23 de octubre de 2012

La clase obrera y el hecho nacional

La clase obrera y el hecho nacional






Artículos de Opinión
Maite Mola y Paco Jiménez *
21-10-2012


La izquierda (me refiero a la anticapitalista, no a la que es una pieza del capitalismo neoliberal) apuesta por que Cataluña, Euskadi y Galicia se constituyan como ESTADOS SOBERANOS, y por lo tanto con Derecho de Autodeterminación. Así se ha visto en el Congreso de los Diputados cuando Izquierda Unida ha apoyado la cesión de la Competencia sobre Referendums a Cataluña, junto a los partidos nacionalistas. Hasta ahí mis afinidades con las derechas catalanas, vascas y gallegas. El resto del artículo se dedica a las discrepancias.



En primer lugar, lo táctico. CiU, en plena crisis, plantea que la situación económica que atraviesa Cataluña es por causa de sus relaciones con España. Estos señores de CiU han apoyado todas las propuestas del capitalismo español y europeo: Tratado de Maastricht, Tratado de Lisboa, Reforma Constitucional de Agosto del 2011 (para pagar las deudas antes que la Sanidad y la Educación). Asimismo, han apoyado todas las reducciones de impuestos al capital: eliminación del Impuesto de Patrimonio, deducciones a los Impuestos de Sociedad, creación de las SICAV y la venta de empresas públicas rentables y generadoras de ingresos para el Estado. De aquellos polvos vienen estos lodos. El Estado, tanto Central como Autonómico, incluida Cataluña, no generan suficientes ingresos y es una de las causas del incremento del déficit publico. Ahora culpan a “España” en general (pero no a las clases dirigentes de España), de que Cataluña no tiene dinero. Estos mismos nacionalismos de derechas han sido avanzadilla de los recortes en Sanidad y Educación en Cataluña, con una dureza a veces más implacable que la del PP. Ahora se envuelven no sólo en la “Senyera” sino en el “anti-españolismo” para tapar su corresponsabilidad en la situación actual. Es muy antiguo que los explotadores echen las culpas a otros en momentos de crisis (judíos, inmigrantes…). Así, no se habla de la crisis-estafa, de los parados, del hambre, ni en los medios catalanes ni en los españoles: ¡como coinciden en sus intereses!



Pero vayamos a la estrategia. Hoy existe una oligarquía financiera mundial, que maneja fondos financieros a veces superiores al PIB de muchos Estados. En Europa esas oligarquías financieras controlan las instituciones y colocan a las personas que las dirigen: Draghi, Barroso, Almunia, y a veces ponen directamente a los jefes de Gobierno, como en Italia o anteriormente en Grecia. En España las empresas del Ibex 35 son un gobierno en la sombra, y están compuestas en buena parte por burguesía de esas mismas naciones periféricas: Banco de Bilbao, Caixa, Iberdrola, etc…



Para enfrentarse a ese enemigo que pretende recortar los salarios y los derechos conseguidos a lo largo de los años, los trabajadores deben abanderar las luchas nacionales, en vez de permitírselo a esas burguesías. Y además unirse con toda la clase obrera, que al final es única, en la lucha, con huelgas generales a nivel de España y Europa. Y mantener en lo concreto aquello que les une, como es la Caja Única de la Seguridad Social, que es el más apetitoso negocio de esa “banca sin patria” que pretende primero su descentralización y luego su privatización.



Otra diferencia entre las burguesías nacionalistas y los intereses de la clase obrera respecto a un Estado soberano, es que a ésta última le interesa que el Derecho de Autodeterminación se extienda a lo económico y lo social, para que el pueblo decida no sólo sobre la unión o no a España, sino sobre si acepta los recortes y las políticas neoliberales. Es casi seguro que esas derechas nacionalistas que claman por el Derecho de Autodeterminación, se negarían a que el pueblo determinara la política económica en un referéndum. También es contradictorio que apuesten por la soberanía frente a España, pero no discuten la cesión de soberanía a instituciones no democráticas como las europeas, que pretenden imponer las decisiones del capitalismo (lo que se está llamando “la gobernanza”), sin pasar por la decisión popular. Por eso SOLAMENTE LA CLASE OBRERA PUEDE ENCABEZAR LA LIBERACIÓN REAL DE LOS PUEBLOS, que para ser auténtica debe acabar con el sistema capitalista, causante de la crisis, de la miseria del enfrentamiento entre pueblos, de las guerras, y apostar por el SOCIALISMO DEL SIGLO XXI.



La propuesta, desde la soberanía de los Estados, pasa en España por una República Federal que haga frente a esas oligarquías, apostando por la amistad y la solidaridad de los pueblos. Federalismo que parte de la libre decisión, para acordar cómo debe ser el nuevo Estado, qué competencias se adjudican al Estado Federal y cuáles se mantienen en los Estados Federados. Garantizando siempre la igualdad en derechos y deberes de la ciudadanía. Una República Española de los pueblos, de los trabajadores, laica, con participación democrática, que ponga la economía al servicio del pueblo, heredera de aquella que se enfrentó al fascismo y que nada tiene que ver con la España de la monarquía, del 12 de Octubre, del nacional-catolicismo, y del “Una, Grande y Libre”.



Pamplona 17 de octubre del 2012



* Maite Mola y Paco Jiménez PCE-EPK y IUN-NEB