12 de octubre de 2012

Navarra dejará de concertar a nuevos alumnos en los centros segregacionistas

Diario Noticias de Navarra 
Navarra dejará de financiar a los centros educativos que únicamente admitan alumnos de un solo sexo o que impartan la enseñanza en grupos separados de niños y niñas. El Parlamento foral aprobó ayer la reforma legal impulsada por Izquierda-Ezkerra, y matizada en parte por una enmienda conjunta pactada con PSN, NaBai y Bildu.


De esta forma, el Gobierno de Navarra deberá dejar de concertar nuevos alumnos con los colegios segregacionistas, aunque se mantendrán las subvenciones públicas hasta que los estudiantes afectados terminen su ciclo de educación obligatoria. Hasta los 12 años si son menores de esa edad, y hasta los 16 si son mayores de 12. Este último matiz fue introducido durante el debate de ayer a instancias del PSN, que inicialmente planteaba que los conciertos se mantuvieran en todos los casos hasta los 16 años.

La reforma afecta a tres centros vinculados al Opus Dei. Dos masculinos, El Redin e Irabia, y otros dos femeninos, Miravalles (asociado con El Redín) e Izaga, este último vinculado a Irabia y todavia en construcción. No obstante, la financiación pactada para este curso no se verá afectada, y quedan abiertas muchas dudas sobre sus consecuencias prácticas para el curso que viene. Fundamentalmente por la postura esgrimida por UPN, que no oculta su voluntad de seguir financiando estos centros convenidos hasta 2015. Un acuerdo que podría servir de argumento para mantener las ayudas al menos hasta esa fecha. Además, y a raiz de la sentencia del Tribunal Supremo que considera que financiar con dinero público estos colegios atenta contra la Ley de Igualdad, el PP trabaja en una nueva reforma que blinde a los centros afectados, unos 70 en el conjunto del Estado.

A partir de ahí se abre una batalla política con múltiples vertientes, que puede acabar incluso con el Parlamento recurriendo al Gobierno foral por entender que no cumple la ley, o con el propio Ejecutivo de UPN acatando gustoso una norma estatal que pasa por encima de la capacidad de autogobierno en materia de Educación.

Debate parlamentario
Es, en cualquier caso, una cuestión que tiene un gran peso político motivada por la vinculación ideológica y religiosa de los centros afectados. Algo que quedó en evidencia durante el debate de ayer, que llevó a UPN y al PPN a denunciar lo que consideran una "ataque a la libertad" impulsado por el "odio" de los impulsores de la reforma legal.

El regioalista Carlos García Adanero, siempre comedido e irónico, sacó a relucir ayer su verbo más duro, en ocasiones indignado, para denunciar lo que lo tildó de "insulto" a miles de familias. "Es una aberración", enfatizó el portavoz regionalista, que consideró que con esta ley solo podrán ir a estos centros "los ricos". "Así solo consiguen fastidiar a 4.000 familias. Les mueve tal odio que no pueden ser felices así. Es una desgracia. Hoy 27 parlamentarios se irán a dormir a pierna suelta y mañana 4.000 se levantarán sin saber cuál es su futuro. Ya lo han conseguido", criticó. Igualmente molesta se mostró la parlamentaria del PPN, Amaya Zarranz, que entiende que "no hay motivos pedagógicos y educativos" que avalen la reforma.

Algo en lo que sí insistieron los defendores de la ley. En especial su promotora, Marisa de Simón (Izquierda-Ezkerra), que subrayó que la modficiación sólo pretende "impulsar el principio de coeducación y que no haya discriminación por razón de sexo en los centros educativos". "La transmisión del valor de igualdad está en los fines de la educación pública y por tanto en la educación concertada", subrayó.