7 de noviembre de 2012

Cayo Lara recibido por Rajoy


Público-


Cayo Lara ha pisado tres veces el palacio de la Moncloa. Dos en los años de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente, en 2009y en 2011. Y una con Mariano Rajoy, hoy mismo. Las tres se prolongaron más tiempo de lo previsto la de este miércoles duró casi hora y media, las tres fueron cordiales y en las tres hubo "franqueza, sinceridad" y propuestas de Izquierda Unida sobre la mesa. Pero de las tres salió el coordinador federal sin ningún gran compromiso bajo el brazo.
Hoy Lara presentó al presidente del Gobiernoun plan para una "salida social" a la crisis,compuesto por 20 iniciativas [leer aquí]: unprograma de choque inmediato por el empleo, derogación de la reforma laboral, un paquete de propuestas contra la pobreza de 1.500 millones de euros, persecución efectiva del fraude fiscal y la economía sumergida, reforzamiento de la Agencia Tributaria, reforma tributaria progresiva,revalorización de las pensiones... Planteamientos de sobra conocidos en IU, porque lleva años haciendo bandera de ellos. "No veníamos a decirle lo mal que lo está haciendo, que ya conoce nuestra posición y las críticas que hacemos en sede parlamentaria, sino a traer propuestas concretas para poder dar esa salida de esperanza que necesita mucha gente en este país", señaló, empeñado en mostrar el afán constructivo con el que acudió a la cita. 
Pero, lógicamente, el coordinador incluyó en su carpeta una cuestión de "alta sensibilidad" para IU: los desahucios y las ideas para resolver una auténtica tragedia social: supresión "inmediata" de los desalojos, especialmente en los casos de bancos intervenidos por el Estado, creación de un parque de vivienda de alquiler barato con parte del stock del llamado banco malo y una reforma de la Ley Hipotecaria y del Código Civil para garantizar el derecho a la vivienda y la dación en pago.

El caso de sus dos hijos
Más aún. El líder pidió su sitio en la negociación, su silla, "por respeto democrático"Que no se lo guisen y coman sólo elPSOE y el PP, que justo hoy tenían programado un primer encuentro para abordar el asunto. Lara reclamó que se sienten IU y el resto de grupos políticos, así como las plataformas y asociaciones que "han dado la cara" por los afectados y que tanto han luchado en la calle. "Lo contrario sería muy mal visto. Sería además dar un baluarte al PSOE, que ha sido responsable de más de 300.000 desahucios mientras estaba gobernando en este país". Hizo valer que su formación ha estado también combatiendo el problema "en las instituciones y en la calle" desde hace años"Rajoy lo sabe y lo debe saber", de modo que alumbrar un "acuerdo bipartidista por la puerta de atrás", y sin contar con todos los partidos representados en la Cámara, "sin excepción", y sin contar con toda la gente "que tiene mucho que opinar", diría, a su juicio, "muy poco del presidente del Gobierno".
Según el relato proporcionado por Lara la Moncloa no ofreció ninguna versión de la entrevista a través de algún portavoz, Rajoy no se comprometió a atender la petición de IU, pero tampoco se cerró en banda. Acogió todas las propuestas "con receptividad", prometiendo estudiarlas pero sin darle una respuesta inmediata. Tampoco le comentó el jefe del Ejecutivo hasta dónde estádispuesto a llegar. "La sensibilidad la veremos en las medidas que tome. Ningún ser humano puede ser insensible a esta situación", correspondió el líder de IU, que ilustró el drama social de los desahucios con el recuerdo de ciudadanos desesperados que ven su vida arruinada, con hombres y mujeres hurgando "en los contenedores" en busca de comida.

Lara subray
ó que incluso las durísimas medidas que está adoptando el Gobierno no dan respuesta ni a los objetivos que las guían. Y en ese marco comentaron "globalmente" las previsiones para 2013 y 2014 que la Comisión Europea ha hecho públicas hoy y que tiran por tierra los números del Ejecutivo, al augurar un desvío de las cuentas públicas mayor del esperado por la Moncloa (8% frente al 6,3% comprometido) y una caída del PIB para el año próximo del 1,4%, casi el triple de lo apuntado por Hacienda (0,5%). "Estas medidas no resuelven el problema del déficit, están detrayendo el consumo, acelerando la destrucción de empleo... Por este camino no vamos a ninguna parte", analizó. Incluso le puso como ejemplo su propio caso, el de sus dos hijos, Cintia y Olmo, ambos con carreras universitarias, como tantos otros jóvenes en el país. "Una se marcha del país probablemente y el otro está en paro". El coordinador se colocó a sí mismo como reflejo de otras familias españolas, para mostrarle que "no se alegra" de los malos datos de paro porque eso le valga para hacer oposición, sino porque muchos como él se ven tocados de lleno por la crisis. "Hay que arremangarse, hay que mojarse", apremió.El primer encuentro entre el presidente y el coordinador de IU en la Moncloa sirvió para evidenciar lo obvio, que las soluciones a la crisis distan muchísimo de converger. Rajoy le trasladó supreocupación por "el déficit y la deuda", una inquietud que la federación comparte, pero que entiende que sobre todo hay que dar una ventana de "esperanza" a los ciudadanos, una salida: trabajo, vivienda, un futuro mejor en el que no ganen "los poderosos".

Sin hablar del rescate


Mucho ha llovido desde
 la primera reunión en la Moncloa con Zapatero hasta la de hoy con Rajoy. Con uno y otro, dijo Lara, las entrevistas fueron "francas y sinceras". Pero hubo diferencias. Revelóque el presidente socialista "tenía mucho miedo y estaba muy asustado" con la posibilidad de un rescate a España. Le vio como un jefe del Ejecutivo que "defendía" una gestión "que hizo mucho daño al país". En Rajoy no percibió ese miedo a la intervención. Según el relato de Lara, ni tan siquiera hablaron de un posible auxilio de la UE a España. Sólo de que un país no puede "mantener un déficit tan alto, una deuda creciente y unos intereses que para 2013 se acercan a los 39.000 millones de euros". "Necesitamos autonomía política para tener independencia política", remachó.Por ello Lara insistió mucho en las propuestas de IU , en los diversos planes que la federación ha ido presentando y que hoy compendió en 20 puntos. Empleo, desahucios, plan contra la pobreza, prolongación de la ayuda de los 450 euros, reforma fiscal... Y exigencias a la UE: auditoría de la deuda soberanapara saber qu é parte de ella es "ilegítima", insistencia en que se supriman los billetes de 500 euros, reclamación de que el Banco Central Europeo (BCE) puedacomprar de forma directa bonos españoles y lucha para que el presupuesto de la Unión para el próximo sexenio suba.

Lo dicho. No hay compromisos concretos. Ni pactos. S
í la esperanza en que el presidente del Gobierno haya palpado "una realidad distinta de la que puede tener en la cabeza". Una visión más cruda de cómo está el país.   Posteriormente, desde el ámbito del Gobierno se apostilló que la cita había resultado "cordial, sincera y constructiva", pero no puntualizaron más allá de lo expresado por el coordinador federal de IU. Sobre la mesa sí figura el compromiso de "estudiar" las propuestas e intentar llegar a acuerdos. Acerca de la posibilidad de que la federación entre a negociar sobre el drama de los desahucios, en el Ejecutivo sólo enfatizaron, a instancias de Público, que la voluntad del presidente es que el consenso crezca e incluso se alcance la unanimidad. De la cordialidad, por cierto, queda una prueba gráfica: Rajoy salió a recibir a Lara en la escalinata del palacio, gesto que no tuvo Zapatero en su encuentro de febrero de 2011
http://www.publico.es/espana/445047/lara-reclama-a-rajoy-una-silla-en-la-negociacion-sobre-los-desahucios