18 de noviembre de 2012

Julio Anguita apuesta por dejar el euro y no pagar la deuda para salir de la situación actual


Antonio Teruel / Diario información
El excoordinador general de IU Julio Anguita apostó ayer por abandonar el euro y dejar de pagar la deuda como forma de superar la situación económica y social actual. En su opinión, ésa es la única manera para evitar "morir lentamente", ya que, según dijo, "con lo que se está aplicando no hay salida, salvo que la gente esté adscrita desde que nazca a una hipoteca". Por ello, defendió que hay que "afrontar la decisión de llevar al enfermo a la sala de operaciones", y que eso pasa por salir del "disparate" de la moneda única y "declarar una moratoria unilateral de la deuda y someterla a auditoría".


Anguita presentó ayer en el Club INFORMACIÓN su último libro, "Combates de este tiempo", una recopilación de textos escritos entre 1977 y 2011 sobre cuestiones de actualidad en esos momentos y cuyo contenido sigue vigente ya que "lo que ocurre hoy tiene sus bases en el ayer". El carismático exdirigente de IU abarrotó la sala, e incluso unas 400 personas se quedaron sin poder entrar y escuchar frases como que una parte de la sociedad es presa de "una mentalidad de sumisión cultivada por el régimen", que le ha "transmitido un sentimiento de culpa por algo de lo que no es responsable".

El exsecretario general del PCE reivindicó la nacionalización de la banca y los sectores estratégicos como medidas obligadas para salir del "estado de emergencia económica, social y moral" en la que se encuentra "un país con un 57% de paro juvenil". Ante esta situación, consideró que "una mayoría tiene que hacer valer su peso en la calle; sin violencia, pero ocupándola" y haciéndose ver. Por otro lado, sobre los desahucios apeló a aplicar la Constitución y "que nadie se mueva de su vivienda cuando no tenga otro sitio donde irse".

También, a preguntas del público, Anguita respondió a cuestiones como la transición a la democracia, que calificó de "tomadura de pelo que no arregló ningún problema". Asimismo, defendió que Cataluña sea "libre para decidir", pero advirtió que "un proyecto capitaneado por la derecha neoliberal de Mas está condenado al fracaso".