6 de noviembre de 2012

prohibición de protestar en edificios públicos

prohibición de protestar en edificios públicos


UPN dice que las protestas contra los recortes "no responden a la realidad social que hay en Navarra"

Barcina considera que es como si ella pusiera en la sede del gobierno "vote a upn"



Los grupos de la oposición de izquierdas rechazan la medida de los regionalistas por ir en contra de la libertad de expresión



elena urabayen - Martes, 6 de Noviembre de 2012 - Actualizado a las 05:10h






Pancarta en el colegio público Virgen Blanca de Huarte.




A pesar del clamor popular que lleva meses latente en la Comunidad Foral en contra de los recortes del Gobierno, UPN valoró ayer que las protestas "no responden a la realidad social que ahora mismo hay en Navarra" para justificar así la orden que prohíbe los mensajes de protesta en los edificios públicos y en la vestimenta de los trabajadores del sector.



pamplona. Así lo defendió el portavoz de UPN, Carlos García Adanero, pese a que su Gobierno trabaja en minoría. Quien sí tiene mayoría en el Parlamento son los grupos de la oposición, que rechazaron mediante una declaración institucional la orden del Gobierno hecha pública el pasado miércoles.



Adanero criticó la declaración aprobada por el resto de grupos (excepto el PP) y defendió que los servicios públicos "están al servicio de todos los ciudadanos". A su juicio, es una "barbaridad" utilizar los servicios públicos para "hacer cualquier propaganda o crítica al Gobierno" y sostuvo que "si tanto gusta que se pueda decir cualquier cosa, si nos atenemos a las mayorías, nos lo repartimos con la Ley D'Hondt y cada uno pone la publicidad que estime conveniente". "En ese caso a UPN nos tocaría mucho más que al resto para alabar nuestra gestión, seguro que si lo hiciéramos así al resto de grupos no le haría gracia", dijo Adanero.



En los mismos términos se expresó la presidenta, Yolanda Barcina, que, según declaraciones recogidas por Europa Press, apuntó que los edificios públicos son "de todos los navarros" y que "hay que respetarlos institucionalmente". "Igual que un policía no puede hacer publicidad en un uniforme consideramos que los edificios públicos tampoco son un lugar donde de alguna forma no mantener tu neutralidad e imparcialidad. Nunca se me ocurriría poner en el Palacio de Navarra, aunque esté en él, 'vota a UPN", defendió Barcina.



oposición Por contra, los grupos de la oposición consideraron tras la reunión semanal de la Mesa y Junta de Portavoces de la Cámara foral que UPN quiere silenciar la protesta porque no está de acuerdo con ella y, además de aprobar la declaración institucional en contra de la orden del Gobierno, anunciaron que seguirán promoviendo iniciativas para paralizar las intenciones del Ejecutivo de acallar la protesta.



El socialista Roberto Jiménez señaló que desde su grupo defienden la libertad de expresión "como un bien jurídico a proteger" y consideró que "las cosas se tienen que hacer con sentido común". "El Gobierno no puede matar moscas a cañonazos", dijo, para agregar que "sería deseable que la libertad de expresión se practique con mesura y sin intentar molestar".



Desde NaBai, Patxi Zabaleta criticó que el Ejecutivo foral "pretende coartar la libertad que se ha ejercicio durante años" y valoró que, con la declaración aprobada, "ha prevalecido el derecho a la libertad de expresión sobre una concepción del orden anticuada y restrictiva".



Por su parte, Maiorga Ramírez, de Bildu, tildó de "inaceptable" la regulación en este tema realizada por el Gobierno y valoró que es "un exponente claro de las convicciones democráticas del Gobierno de UPN, al que le molesta que la ciudadanía pueda expresar su descontento".