27 de diciembre de 2012

2012 Iba a ser el año de la recuperación, pero ha acabado siendo el de los recortes generales y sin discreción

Ibai Fernandez/JAVIER ENCINAS
CONSUME sus últimas horas un año que pocos echarán de menos, pero que en la memoria colectiva perdurará como aquel en el que los cimientos del Estado de bienestar temblaron de forma definitiva. Se cumplen 12 meses desde que el Gobierno de Rajoy llegara a La Moncloa. Lo hizo con una anunciada agenda de reformas que no ha sido sino un continuo recorte de gasto, aplicado con calculadora, con el objetivo ya constitucionalizado de la estabilidad macroeconómica.
Con el manido argumento de que la Administración no puede gastar un euro más de los que ingresa, la austeridad se convirtió un dogma priorizado ante cualquier otro. De ahí vinieron luego subidas de impuestos (primero IRPF, luego IVA y otros con forma de tasas universitarias, sanitarias o judiciales después); la reforma laboral que facilita el despido y fulmina los convenios colectivos y los recortes de personal en colegios y hospitales.
Nadie se ha librado de este horrendo 2012. Pensionistas doblemente víctimas del recorte en sus prestaciones y del copago farmaceútico, inmigrantes sin derecho a las sanidad pública, trabajadores despedidos flagelados a impuestos y ciudadanos deshauciados por la avaricia financiera. Todos son un triste recuerdo de un año para olvidar, pero que tal vez convenga mantener vivo en el recuerdo para que el afilador de la guadaña no nos intente convencer de que todo esto no ha ocurrido.

También en Navarra, donde el complaciente discurso oficial ha optado por la amnesia política. Como si la comparación numérica con el resto de comunidades mitigara una crisis económica que se ha llevado por delante a Caja Navarra, y de la que ahora nadie quiere responsabilizarse. La caja ha sido otro de los tristes protagonistas en un año en el que se ha consumado su desaparición, no sin antes dejar un reguero de polémicas y escándalos que se han cobrado las dimisiones del consejero Jesús Pejenaute y del diputado Santiago Cervera.
Aniversario de conquista, 2012 es una triste ironía de la historia de Navarra, hoy víctima de la recentralización competencial impuesta desde Madrid a un Gobierno foral que cierra el año con una fatigante minoría parlamentaria. Unos presupuestos prorrogados y el horizonte oscuro son la herencia para un año entrante en el que seguiremos hablando de recortes disfrazados de reformas, confiando en una recuperación económica tan deseada como tantas veces prometida.

La protesta social inunda la calle con tres huelgas generales y múltiples manifestaciones
Este 2012 ha sido un año marcado por la contestación social. Durante los últimos 12 meses se han celebrado en Navarra cerca de 4.000 las manifestaciones, concentraciones y protestas varias, reflejo de una conflictividad social y laboral creciente. Tres de estas protestas han tenido el carácter de huelga general. La primera de ellas, el 29 de marzo, tuvo una masiva respuesta ciudadana –como se aprecia en la imagen de la plaza del Castillo– al tratarse de una convocatoria coincidente, que no unitaria, de todas las centrales sindicales. Después, el 26 de septiembre y el 14 de noviembre, los principales sindicatos convocaron jornadas de huelga por separado y el seguimiento se resintió.

Barcina expulsa al PSN del Palacio de Navarra y deja en minoría el Gobierno foral
Sin aviso previo y de madrugada, la presidenta Yolanda Barcina cesa el 15 de junio al líder socialista y vicepresidente, Roberto Jiménez. Es la abrupta ruptura del Gobierno foral, inestable y controvertido desde su formación, y del que saldría después Álvaro Miranda. La expulsión del PSN ha dado paso a una nueva legislatura, con un Gobierno internamente cohesionado pero débil en el Parlamento, donde ha visto decaer varias de sus propuestas. Entre ellas el Presupuesto de 2013, que queda prorrogado a expensas de un variado juego de mayorías que aprieta al Gobierno de Barcina pero sin llegar a ahogar. Suficiente para abrir la especulación sobre un posible adelanto electoral.

Fin a 91 años de Can como entidad financiera
2012 ha puesto fin a los 91 años de Caja Navarra tras comprar CaixaBank el grupo Banca Cívica en marzo. La reestructuración ha arrasado con las cajas de ahorros y desde ahora la actividad financiera de Can la gestiona CaixaBank. Así, en este proceso, la Caja se ha convertido en una fundación, que destina los dividendos de su 1% en Caixa a obra social. Con esta operación, Caixa es la primera entidad en Navarra.

Navarra conmemora la Conquista de 1512
Las calles de Pamplona se llenaron el 16 de junio con miles de personas que conmemoraron el aniversario de los 500 años de conquista de Navarra. Fue el acto central de un año repleto de actos organizados por colectivos como Nafarroa Bizirik dirigidos a divulgar que lo acontecido en Navarra en 1512 no fue una anexión sino una conquista sangrienta, que supuso el fin al Reino de Navarra y su soberanía.

Jesús Pejenaute y los billetes de 500 euros
El 19 de octubre, la asociación Kontuz! denuncia que el consejero de Políticas Sociales, Jesús Pejenaute, había intentado blanquear en 2007, siendo subdirector de Can, entre 144.000 y 180.000 euros de la venta de una vivienda en Barcelona. Nadie del Gobierno de Navarra sale públicamente en su defensa, por lo que presenta su dimisión solo dos días después, tras menos de cuatro meses en el cargo.

Roberto Jiménez, reelegido líder del PSN
El 21 de abril, Roberto Jiménez logró ganar el Congreso Regional del PSN y revalidar su cargo de secretario general. Lo hizo, sin embargo, con un apoyo del 60,57% –10 puntos menos que en 2008–. Sumó 126 votos por 80 su contrincante, Manuel Campillo, que aglutinó al 38,4% de los delegados. La ponencia aprobada endurecía la posición del PSN en el pacto de gobierno que mantenía con UPN, que se rompió poco después.

El nacimiento de EH Bildu finiquita NaBai
El 15 de septiembre, EH Bildu presentaba en Pamplona la coalición que iba a concurrir el 21 de octubre a las elecciones de la CAV y anunciaba que el trabajo de la izquierda abertzale, EA y Aralar se haría a través de esta organización. Su impulso suponía de facto el final de Nafarroa Bai, cuyo grupo parlamentario se rompió el 22 de octubre con la expulsión de los aforados de Geroa Bai.

El extraño 'caso Cervera'
El pasado 9 de diciembre, Santiago Cervera era detenido al ir a recoger un sobre al fortín de San Bartolomé donde supuestamente le iban a dejar información sobre Caja Navarra. Ocurrió que para entonces el presidente de esta entidad, José Antonio Asiáin, había sido objeto de una extorsión y le pedían que dejara 25.000 euros en este miso lugar. Un oscuro y extraño caso que de momento no se ha resuelto.