16 de diciembre de 2012

Cientos de voces rechazan los recortes y piden un cambio de sistema en Nafarroa

Gara
Centenares de personas de diversos colectivos sociales y profesionales recorrieron ayer el centro de Iruñea en demanda de unos presupuestos sociales y participativos y de un cambio en el sistema político y económico que tenga más en cuenta las demandas ciudadanas.
 
La manifestación había sido convocada por la Iniciativa Social Herri Ekimena, que agrupa a agentes sindicales y sociales, a los que se sumaron funcionarios, las trabajadoras afectadas por el cierre de las cocinas hospitalarias o el colectivo de jubilados Sasoia. Todos ellos marcharon tras una pancarta con el lema «Por unos presupuestos participativos y sociales. Sistema aldaketa orain».


Tras salir del Parque de Antoniutti, la marcha recorrió diversas calles del centro de la capital hasta llegar al Paseo de Sarasate, donde a su término se les unieron los participantes en otra manifestación, la de los trabajadores del Hospital San Juan de Dios que protestaban contra el recorte de los servicios que prestan al Gobierno de Nafarroa y que hace peligrar su viabilidad.

En declaraciones a los periodistas antes de iniciar la marcha, en nombre de los organizadores Xabier Barber recordó que la Iniciativa Social Herri Ekimena empezó a trabajar hace un año «intentando coordinar grupos y reivindicaciones» y a recoger su visión de las necesidades sociales, «ver qué habría que cubrir con preferencia y de dónde se puede sacar el dinero para ello». «No tenemos un presupuesto alternativo global pero sí criterios diferentes. Pensamos que la ciudadanía debe participar en la decisión de en qué se gasta el dinero público, y esperemos que para el año que viene así sea», dijo.

«Solicitamos un cambio político ya, vistas cómo están las cosas; visto el desgaste del gobierno, el número de parados que sigue creciendo, los desahucios que no se frenan, la precariedad laboral cada vez mayor, las privatizaciones que continúan, o los recortes que se arreglan».

«Este gobierno debe dimitir, y dar paso a elecciones de las que salga un gobierno que atienda las necesidades de la gente», incidió Barber.

En todo caso, y de no convocarse elecciones, dado que los Presupuestos de 2013 serán los prorrogados de este año, reconoció que «no hay margen para cambiar los presupuestos en sí, pero hay muchas formas de trabajar con ellos».