19 de diciembre de 2012

La irracionalidad del ministro Wert

La irracionalidad del ministro Wert....Rosa Cañadell




Psicóloga, profesora e integrante de Socialismo21



En momentos en que nuestra educación pública está en “cuidados intensivos” por culpa de los recortes que contra ella han hecho las administraciones centrales y autonómicas, ¿tiene algún sentido aumentar las dificultades con nuevos cambios que en nada mejoran pero, sí, crean polémica? En momentos en que el proyecto de Ley del Sr. Wert (LOMCE) ya ha sido ampliamente contestado, por remitirnos a tiempos predemocráticos (reválidas estatales, direcciones autoritarias, religión como asignatura, privatización, etc.), ¿tiene algún sentido aumentar el rechazo de la comunidad educativa con nuevas medidas cada vez más polémicas? En un momento en que el grito de independencia suena más fuerte que nunca en Cataluña, ¿tiene algún sentido aumentar la tensión con un añadido al proyecto de ley que es un ataque frontal al modelo de escuela catalana?



¿Es pura provocación? ¿Se trata de azuzar el tema nacional para poder tapar las vergüenzas de los recortes y demás medidas que plantea la ley? ¿O realmente estamos asistiendo a unos planteamientos totalmente retrógrados respecto a la educación? No tengo respuestas, pero todo ello es altamente preocupante.



Nuestro sistema educativo tiene en este momento suficientes problemas para que el máximo responsable de la educación actúe con este grado de irresponsabilidad.



El modelo de inmersión lingüística, que durante más de 30 años se viene aplicando en Cataluña, ha tenido un éxito total, tanto por lo que se refiere a los resultados escolares en lengua castellana (nuestros alumnos terminan la educación obligatoria con un nivel de competencia en lengua castellana igual o superior al del resto de alumnos/as de otras comunidades del estado), como en su objetivo de ser una herramienta imprescindible para la igualdad de oportunidades y la inclusión social de todo el alumnado. En Cataluña existe un porcentaje muy alto de alumnado que proviene de familias que no tienen el catalán como lengua propia, los cuales sin inmersión nunca podrán tener la competencia suficiente en un idioma oficial Cataluña. Así pues, desmantelar este modelo implica, no solamente un ataque a la lengua catalana, sino un ataque a la igualdad de oportunidades para todo el alumnado.



Proponer, como ha hecho el Sr. Wert, la posibilidad de escolarización en castellano en centros privados, pagados con dinero público, es otra de las irracionalidades de nuestro ministro. Si no hay dinero para el funcionamiento correcto de los centros públicos, ¿de dónde saldrá el dinero para subvencionar estas nuevas escuelas privadas? ¿No tenemos ya suficiente con pagar con el dinero de todos y todas centros privados que segregan por razón de sexo y/o de clase social, como para añadir nuevas segregaciones por cuestión de lengua? Esta nueva propuesta, además de profundizar en la privatización, abre las puertas a un sistema fracturado en la educación: escuelas en catalán y escuelas en castellano.



Es evidente que, desde los centros escolares, el profesorado y toda la comunidad educativa está cada vez más soliviantado. Necesitamos recursos y un poco de paz en nuestras escuelas e institutos. Necesitamos que las luchas partidistas no terminen por desmantelar definitivamente nuestra educación pública, necesaria, ahora más que nunca, para atender a todo tipo de alumnado en igualdad de condiciones. Por ello, es del todo necesaria la movilización para que esta ley no se apruebe, ni por lo que se refiere al ataque a nuestro modelo de escuela catalana, ni por todos los otros aspectos por los que está siendo ya altamente contestada por la comunidad educativa de todo el Estado.



Finalmente Sr. Wert: ¿por qué no deja la educación en paz y se dedica a otros menesteres? Muchos ciudadanos y ciudadanos se lo agradeceríamos.