22 de diciembre de 2012

Libertad para Alfon, detenido el 14N y aún en la cárcel

César Pérez Navarro / Tercera Información
Los diputados que siguen el debate de los presupuestos de esta mañana han vuelto a escuchar la exigencia de libertad para Alfonso Fernández Ortega "Alfon", el único detenido durante la Huelga General del 14N que aún sigue en prisión: “Hoy se cumplen 36 días que Alfonso Fernández lleva en prisión preventiva precisamente por estar en una huelga general, por luchar contra políticas económicas que son las que aparecen reflejadas con tanta nitidez en estos presupuestos”, ha denunciado el diputado Alberto Garzón durante su intervención en el Pleno del Congreso.


El diputado de Izquierda Unida ha añadido que "hoy se sienta en el banquillo Rato, que sabe mucho de presupuestos, pero poco de gestión de la economía en Bankia o en el FMI, donde también se le reprochó su mala forma de hacer política económica (...) en cualquier caso es una buena noticia, pero una buena noticia que contrasta con la realidad que es que a causa de la crisis no ha se haya sentado en el banquillo ningún banquero, y se hayan negado en el Congreso comisiones de investigación para saber quiénes eran las personas responsables de que hoy tengamos que presentarnos ante un cambio modelo de sociedad tan radical como el que se está imponiendo".

Alberto Garzón ha concluído: “nuestro grupo pide la libertad inmediata de Alfonso, que lo que realmente hacía era luchar por un mundo distinto y por unos presupuestos antisociales”.

Por su parte, Gaspar Llamazares ha informado de que la presidencia de la cámara del Congreso ha tratado de impedir que se falicitaran a los medios las imágenes en las que aparecen diputados de La Izquierda Plural con pegatinas con el lema #AlfonLibertad, similares a los carteles mostrados por los diputados del parlamento andaluz de IULV-CA.

Además de la Izquierda Plural, diputados de Geroa Bai, BNG, ERC, COMPROMIS, PSOE, PNV y AMAIUR se han sumado a la reivindicación de puesta en libertad de Alfon. Algunos de los firmantes, como los diputados Alberto Garzón (IU), Cayo Lara (IU), Joan Tardá (ERC) o Maite Ariztegi (Amaiur), han querido acompañar esta mañana a Elena Ortega, la madre de Alfon -tal y como le conocen vecinos y amigos-, en la presentación del texto.

Todos han firmado hoy jueves una carta dirigida al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en la que denuncian la detención de Alfonso Fernández durante la pasada huelga general y su permanencia, más de un mes después, en prisión bajo régimen FIES. Asimismo, piden su “liberación inmediata”.

Ayer lo hacían Izquierda Anticapitalista y CC.OO., cuya Comisión Ejecutiva de Madrid denuncia la “kafkiana” situación de este joven detenido. El sindicato denuncia que al recurso del abogado de la familia se alegó “riesgo de fuga”, una alegación ridícula que implica que a Alfon se le imponga el régimen de aislamiento FIES-5, con comunicaciones intervenidas y con vigilancia a familiares y amistades, en una situación difícilmente explicable en un estado de derecho, máxime cuando el propio fiscal reconoce que no existe riesgo de fuga. Según CC.OO., Alfonso está siendo utilizado como “cabeza de turco”, lo que está sufriendo especialmente su madre, Elena, que trabaja incansablemente para que su hijo sea puesto en libertad, insistiendo en que hoy ha sido Alfon pero que “mañana puede ser otro hijo, hija o cualquier persona que sale a la calle democráticamente a pedir justicia o reivindicar derechos”.

Otros colectivos sociales han publicado comunicados exigiendo la puesta en libertad, como es el caso del comunicado unitario de la Coordinadora antifascista de Madrid, o el Sindicato de Estudiantes.

Según publica Diario Progresista, en un artículo en el que se entrevistó a la madre de Alfón (*), "la mañana del 14N “le encontraron” a Alfon material explosivo en la mochila que llevaba cuando, acompañado de su novia (también detenida y acusada de los mismo delitos, aunque no haya sido, afortunadamente, encarcelada), se dirigía a participar en los piquetes informativos de la última Huelga General. La gasolina que, según la Delegación del Gobierno, estaría destinada a no se sabe qué tipo de atentado, no tenía, como el propio fiscal que lleva el caso admite, huellas que incriminaran al joven, que, por cierto, no llevaba guantes encima. Alfon repite una vez que él no llevaba ese material en su mochila, que se lo pusieron. Pero la jueza que lleva el caso consideró que el vallecano de 21 años no podía permanecer en libertad por la alarma social que ello generaría. Poco después se vio obligada a reconocer que el argumento carecía de consistencia, y decidió cambiar este por un presunto riesgo de fuga que, por las propias circunstancias del chaval, con trabajo, familia estable y sin antecedentes, pocos juristas pueden entender.

Además, se encuentra en un severo régimen de aislamiento, el conocido cómo FIES (Fichero de Internos de Especial Seguimiento), y tiene muy limitados los contactos con el exterior y la recepción de visitas. Régimen que en los últimos días ha sido agravado a un nivel superior, lo que, además, ha reducido su derecho a llamar a su familia una vez por semana. Hasta ahora, Alfon ha llevado con estoicismo lo que le está pasando. Se considera un cabeza de turco y que le están utilizando para amedrentar a la ciudadanía, para que la gente tema manifestarse y que le pueda pasar lo mismo que a él. Pero un mes de cárcel es mucho para un joven que nunca se ha visto envuelto en ningún hecho delictivo, y sus fuerzas empiezan a flaquear. Acusa síntomas de ansiedad, y su familia amigos están muy preocupados por él".