8 de diciembre de 2012

Nuclenor planifica parar definitivamente la central de Garoña este mes

Naiz.info
Según ha informado en su edición del jueves ‘El Diario de Burgos’, Nuclenor evitaría parando la planta este mes el pago de un nuevo impuesto que tendría que abonar por extraer combustible gastado del reactor a partir del 1 de enero. Así lo señala una de las enmiendas introducidas por el PP a la nueva Ley de Medidas Fiscales para la Sostenibilidad Energética durante la Comisión de Industria celebrada en el Senado el pasado martes.


Tras analizar las consecuencias de esta enmienda que hace «absolutamente inviable económicamente a la central», la dirección de Garoña empezó a planificar una posible parada definitiva del reactor a mediados de este mes, en torno al día 16, pese a que cuenta con licencia de actividad hasta el 6 de julio de 2013.
El motivo es evitar el pago de un millonario impuesto por la producción de residuos nucleares que entrará en vigor en enero si el Congreso español no rechaza los cambios introducidos por el Senado en el proyecto de ley que determinará la nueva fiscalidad de las eléctricas.

Los directivos de Nuclenor mantuvieron ayer una reunión con los miembros del comité de empresa para transmitir a los trabajadores esta situación, con el fin de ir planificando las tareas necesarias para la parada definitiva del reactor.

Si la normativa se aprueba con la enmienda introducida por el PP, la planta tendría que pagar 2.190 euros por cada kilogramo de metal pesado (uranio y plutonio) contenido en el combustible nuclear gastado que se extraiga definitivamente del reactor para su trasvase a la piscina una vez que este haya parado.
En cambio, si el reactor se detiene definitivamente antes de que acabe el año y se extrae todo el combustible gastado antes de que entre en vigor la nueva ley, Nuclenor evitará el pago de ese nuevo impuesto.