26 de enero de 2012

Aclaraciones a las manipulaciones oficiales sobre las expropiaciones de Quinto Real para la cantera de Zilbeti

El Gobierno de Navarra y MAGNA, han entrado en una clara vía de manipulación informativa, utilizando los medios de comunicación locales, para intoxicar a la opinión pública con falsedades. Magnesitas de Navarra SA tiene previsto construir un túnel minero para poder sacar el mineral de la cantera que promueve en Zilbeti, ya que la Declaración de Impacto Ambiental les prohíbe expresamente que pasen por el casco urbano de la localidad. A través de este túnel minero saldría el mineral para enlazar con la carretera N- 138 en dirección a la cantera actual de Eugui y de allí a la fábrica de Zubiri utilizando el mismo sistema de transporte que tienen actualmente. Pues bien, la boca sur del túnel proyectado tiene el permiso de ocupación dado por la mancomunidad de Oiarmendi propietaria del bosque y cuyos titulares son Concejos de Valle de Erro, partidarios de la empresa minera. Por el contrario la boca norte ocuparía bosque protegidos de utilidad pública propiedad de la mancomunidad de Quinto Real, cuyos cotitulares son el Valle de Erro y la Junta General del Valle de Baztan. Este último propietario se opone al proyecto minero y como se necesita unanimidad en las decisiones de desafectación, se les negó el permiso de ocupación. Sin boca norte no se puede construir el túnel y sin posibilidad de sacar el mineral por esta vía, no se puede instalar la cantera. Por supuesto MAGNA solicitó al Gobierno de Navarra que entrara en la vía de expropiación forzosa y este, en un tiempo record, publico en el Boletín Oficial el anuncio de expropiación al que alegamos el Ayuntamiento de Baztan y SEO/BirdLife. En una Resolución publicada en el BON el pasado 5 de enero, el Gobierno de Navarra acepta en su totalidad una de las tres alegaciones presentadas y considera oportunas parcialmente las otras dos argumentaciones expuestas. Sin embargo si se lee con cuidado la Resolución es evidente que aceptan nuestros tres razonamientos en su totalidad. En estas alegaciones le decimos al Gobierno de Navarra que se ha equivocado en la relación de propietarios, bienes y derechos expropiados y éste reconoce su error. También le adelantamos que la empresa promotora no dispone de las autorizaciones preceptivas de la Confederación Hidrográfica del Ebro y el Gobierno navarro también lo reconoce en su respuesta y por último les comentamos que el camino que comunica la boca norte del túnel con la N – 138 es de uso forestal sin que se haya producido ninguna decisión de compatibilidad de este uso con otros. También aquí nos dan la razón y esta es la noticia que adelantó ayer el Consejo de Gobierno declarando la compatibilidad del uso forestal con el minero para este camino, decisión que recurriremos en Alzada. Situación de las bocas norte y sur del túnel minero Pero quedan desmentidas todas las noticias, de los periódicos locales afines a la causa, que adelantan como definitiva la decisión tomada ayer por el Consejo de Gobierno dando vía libre al proyecto minero. Como vemos no es así, han cumplido con un pequeño trámite administrativo que a su vez es recurrible y MAGNA dista mucho de disponer de todas las autorizaciones y concesiones preceptivas para poder iniciar su proyecto. Indudablemente, el Gobierno de Navarra y los medios de comunicación afines han emitido un comunicado tóxico que sirve a MAGNA para tranquilizar a sus accionistas que ven como pasa el tiempo sin que avance su proyecto. Publicado por SEO

Roca-Marruecos consigue una sección sindical tras 60 días de huelga

El personal de la fábrica de la multinacional Roca en Settat (Marruecos) ha finalizado una huelga que ha durado más de 60 días, para reclamar poder abrir una sección sindical por los trabajadores de la empresa. Después de muchas dificultades para organizarse legalmente, la plantilla de Roca-Marruecos ha conseguido el permiso para abrir un local sindical en la fábrica y libertad para poder repartir información laboral entre el personal. En breve se quieren realizar unas elecciones sindicales para consolidar el proyecto. La huelga de 60 días llevada a cabo por la plantilla de Roca fue causada por la imposibilidad de crear una sección sindical propia. A pesar de que los trabajadores habían conseguido los permisos gubernamentales, la dirección de la fábrica se opuso a ningún tipo de proyecto de organización sindical. Para hacer frente a esta prohibición ilegal, los trabajadores decidieron realizar una huelga indefinida hasta que la empresa aceptara sus derechos laborales. Esta acción no estuvo exenta de problemas: hubo enfrentamientos entre trabajadores, agresiones por parte de individuos pagados por Roca, intento de sobornos y chantajes por parte de la dirección ... Sin embargo, se logró el objetivo de crear una sección sindical, un proyecto que ahora está en pleno desarrollo. Apoyo de la plantilla de Gavá Una de las claves de esta victoria fue la colaboración sindical entre los trabajadores de Roca en Gavà (Barcelona) y los trabajadores de Settat. Concretamente los trabajadores catalanes agrupados bajo el sindicato CGT. Estos hicieron varias acciones de protesta solidaria con el movimiento en Marruecos y presionaron a la dirección de Roca en España para que diera explicaciones sobre la actitud de su filial marroquí. También realizaron visitas a la fábrica de Roca en Settat para poder ver con sus propios ojos la realidad que se vive día a día. Todo ello en un contexto problemático para los trabajadores de Gavà, ya que en las fábricas de Roca del Estado Español se está aplicando un ERE que afectará a unas 1.200 personas. Como dicen los propios miembros de CGT, estas acciones se enmarcan en una "solidaridad internacionalista entre trabajadores, totalmente necesaria en estos tiempos." Los consecutivos EREs en España (ya se habían producido hace unos años) y la actitud de Roca en los países donde ha abierto nuevas fábricas fortalecen la visión que apunta a que la multinacional está realizando un proceso de deslocalización para abrir secciones en lugares donde la legislación laboral sea poco fuerte o no haya experiencia sindical que pueda defender eficazmente los derechos laborales, y por lo tanto, donde se pueda empeorar libremente las condiciones de trabajo sin ninguna resistencia. En este contexto, el intercambio de apoyo y experiencia sindical entre trabajadores de diferentes países abre las puertas a un "sindicalismo internacional" adaptado a la globalización actual, donde la solidaridad entre trabajadoras no entienda de fronteras. Extraido de http://www.directa.cat/

Réquiem sindical (por CC.OO)

Soy afiliado a CCOO desde hace ya mucho tiempo. Durante algunos años de mi vida, fui delegado de este sindicato en el comité de empresa y europeo de una multinacional, secretario general de la sección sindical, y miembro de diferentes ejecutivas de CCOO tanto a nivel federal como en la unión intercomarcal, amén de otras responsabilidades. No digo esto para presumir de currículum sindical ni para marcar paquete, sólo lo hago para que quede claro que lo que voy a decir lo digo desde el cariño y respeto que le tuve a este sindicato al que ya no reconozco como propio, y que al primero que le duele todo lo que voy a decir es a mí. CCOO siempre fue para mí un ejemplo a seguir. Una organización fuerte y sólida, nacida de forma ilegal durante el franquismo, cuando realmente era duro ser sindicalista. Gran parte de la lucha antifranquista pasó por las manos de aquellas pequeñas comisiones de obreros que se atrevían a levantar la voz contra la dictadura. El sindicato de mi abuelo. Crecí con esa romántica idea en la cabeza, y en cuanto se presentó la oportunidad no dudé en encabezar sus listas para unas complicadas elecciones en una empresa durísima en lo sindical. Luché cuanto pude y lo mejor que supe en su nombre, dí la cara por el sindicato donde y frente a quien hizo falta, sin titubeos. Y ahora me pregunto en qué situación me encontraría en este momento si no hubiera abandonado mis responsabilidades sindicales y tuviera que defender al sindicato a día de hoy… sinceramente, no sabría ni por dónde empezar. Un inciso: antes de empezar una crítica que a algunos puede molestar, quiero aclarar que aunque voy a generalizar (porque si no el artículo sería interminable), sé perfectamente que en CCOO hay miles de sindicalistas honestos, buena gente que trabaja a diario por el bien de sus compañeros y de la clase obrera, a los que estas críticas no deben molestar pues no van con ellos. Pero otra cosa distinta es la política pusilánime de la cúpula del sindicato. En ese terreno éste no es, ni mucho menos, el sindicato obrero y orgulloso que un día fue. Otra cosa: todo lo que voy a decir sobre CCOO, es perfectamente aplicable a UGT. Pero como mi sindicato es Comisiones Obreras, y es el que me duele, es a él al que me dirijo. Hace ya mucho tiempo (desde el infame 6º Congreso) que CCOO va cuesta abajo y sin frenos. Cada reforma que se ha firmado era peor que la anterior, cada líder del sindicato era menos comprometido y más moderado que el anterior. Se ha pasado de ser un sindicato de izquierda pura y dura, obrero, de clase, a abrazar de manera bochornosa no ya el capitalismo y la socialdemocracia, sino directamente las políticas liberales. Bien sea por convencimiento, por comodidad, por la dichosa unidad de acción o por puro conformismo. La firma de este último acuerdo con la CEOE (para colmo de indignidad, en el 35º aniversario de la matanza de Atocha, bonita forma de honrar su memoria…) es la gota que colma el vaso. No voy a entrar a analizar en detalle los acuerdos. Doctores tiene la Iglesia y seguro que se hablará mucho (y mejor de lo que lo pueda hacer yo) de cómo nos han quitado la subida salarial del IPC hasta 2015 y de cómo han regalado toda la flexibilidad del mundo a las empresas para disponer de nuestro tiempo, descolgarse de convenios, etc, etc… a cambio de nada. El acuerdo es pésimo para los intereses de los trabajadores, de eso no hay duda. Yo diría que incluso para el país en general, pues creo que agravará la crisis. Pero es que también lo es para los intereses del propio sindicato. Es la puntilla, el tiro de gracia. La poca credibilidad que le pudiera quedar a CCOO se ha ido por el sumidero a velocidad de vértigo. El prestigio perdido a cambio de nada. Algunos me dirán que era mejor salvar lo que se pudiera, que sin acuerdo hubiera sido peor, que hay que tener sentido de la responsabilidad… Y yo les diré que no. Primero, porque no se ha salvado nada. No hay en el acuerdo una sola medida que beneficie a los trabajadores que se supone representan. Segundo, porque la primera responsabilidad de un sindicato es para con los trabajadores. Y tercero, porque una vez has firmado, no puedes echarte a la calle a protestar contra una reforma que lleva tu firma y por lo tanto tu beneplácito, tu consentimiento y lo que es peor, tu complicidad. Las manos atadas. Y la “paz social”, a cambio de nada. La postura lógica, digna y hasta obligada ante este tipo de propuestas, y del continuo vacile de una patronal sabedora de que no necesita negociar, porque tiene un gobierno dispuesto a aplicar todas sus medidas, era levantarse de la mesa y echarse a la calle. Así lo aprendí yo, y lo curioso es que lo aprendí dentro de ese mismo sindicato. Los mismos agoreros de antes me dirán que la gente no se mueve, que la huelga corre el riesgo de fracasar, que no hay conciencia de clase… y yo les diré que tienen parte de razón. Esta sociedad no es la de principios de los 80, está más acomodada y es menos combativa. Pero también les diré que esa falta de conciencia, esa nula confianza de la clase obrera en sus sindicatos, esa resignación y ese derrotismo, son en gran medida culpa de esos mismos sindicatos que lejos de potenciar la lucha de clases, de dar una imagen firme y combativa, y de hacerse valer y respetar; llevan años dando una imagen de complicidad y compadreo con la patronal y el gobierno de turno que en nada ayudan a que los trabajadores puedan sentirse identificados con ellos, seguir sus directrices o depositarles su confianza. He dudado mucho si escribir esto. Porque cuando uno ha sido sindicalista nunca deja de serlo del todo, y porque siempre me ronda la cabeza esa idea de que los sindicatos son necesarios, y darles la espalda significa hacerle el trabajo sucio a una derecha que sería feliz si despareciesen definitivamente. Pero no soy amigo de adhesiones inquebrantables, y además creo que ese miedo a debilitar a los sindicatos es en parte lo nos ha llevado hasta aquí, por ser demasiado tolerantes con su política de recoger migajas a cambio de perder derechos. Necesitamos sindicatos, por supuesto. Son imprescindibles. Lo que ya no tengo claro es si los que tenemos nos sirven de algo. Por lo tanto, prefiero decir lo que pienso y quizá, si lo hacemos muchos, la cosa cambie. Callar no ha funcionado. Aquí queda pues mi mensaje, como afiliado y exsindicalista de CCOO. Escrito en caliente, que a veces es lo mejor. Éste ya no es mi sindicato. Ni el mío ni el de millones de trabajadores que durante décadas se sintieron defendidos y protegidos por CCOO; identificados con estas siglas y lo que representaban. No sé si aún se está a tiempo de recuperar la dignidad, de volver a la raíces y ser lo que nunca debimos dejar de ser. Lo dudo, aunque sé que muchos compañeros opinan lo mismo que yo y están más que hartos de tanto servilismo inútil. Yo ya he hecho mi reflexión. Ahora le toca a otros hacerla. El compañero Marcelino Camacho, un sindicalista de raza, dijo:- “¡Ni nos domaron, ni nos doblaron, ni nos van a domesticar!”.Que piensen los actuales líderes de CCOO si están haciendo honor a esas palabras, o si deben irse a casa y dejar trabajar a los que no estén domados, doblados ni domesticados. Réquiem sindical Miky Corregidor--- http://bitacoradeunnicaraguense.blogspot.com/2012/01/requiem-sindical-por-ccoo.html

Libro. Imerio de Negri y Hardt

Los acontecimientos que se desarrollaron entre 1989 y 1991 -caída del muro de Berlín, desaparición de los regímenes socialistas en la Europa del Este y la desintegración de la URSS- marcaron el inicio de una nueva etapa histórica en la lucha entre la burguesía y el proletariado. Si las clases dominantes aprovecharon ese cataclismo político para proclamar el triunfo definitivo del capitalismo, la muerte del marxismo y el fin de la Historia, la izquierda se sumió en la perplejidad y el desconcierto, de los que aún no ha terminado de salir. Privados del referente histórico y político que era la Unión Soviética, los comunistas iniciaron una especie de travesía del desierto en la que hemos encontrado todo tipo de actitudes: arrepentimientos, giros políticos copernicanos, posiciones numantinas, reflexiones honestas, refundaciones de partidos y lecturas aparentemente novedosas de Marx. A este último aspecto nos vamos a referir. Con el pretexto de actualizar el pensamiento marxista y adecuarlo a las nuevas condiciones políticas, económicas y sociales del siglo XXI, algunos intelectuales lo que han llevado a cabo es una revisión del pensamiento de Marx, vaciándolo de contenido y tergiversándolo hasta eliminar prácticamente su esencia. En esta línea se sitúan las últimas aportaciones del pensador italiano TONI NEGRI, el que fuera dirigente de Autonomía Obrera y profesor en las universidades de Padua y París VIII. En colaboración con Michael Hardt publicó en el año 2000 Empire (hay traducción castellana: Imperio, Barcelona, Paídos, 2002), una obra compleja y ambiciosa que pretende reflexionar teóricamente sobre el mundo en que vivimos, denunciando las atrocidades de la globalización e intentando aportar soluciones para su superación. Las reflexiones aportadas en este texto han continuado en Guide. Cinque lezione su Imperio e dintorni, Milán, Rafaello Cortina Editore, 2003 (hay traducción castellana: Guías. Cinco lecciones en torno a Imperio, Barcelona, Paidós, 2004). En estas Guías, Negri continúa desarrollando algunos de los conceptos fundamentales de su peculiar interpretación de la realidad. Uno de esos conceptos es la superación del imperialismo. Para Negri, el mundo ya no está gobernado por estados nacionales, sino por una estructura descentralizada y desterritorializada a la que denomina IMPERIO. La fase imperialista del desarrollo capitalista habría terminado y nos encontraríamos en un estadio completamente diferente: «Llamamos Imperio al no-lugar en el que se concentra la soberanía que garantiza el desarrollo capitalista sobre la escena global» [ 1 ]. De acuerdo con esta tesis, Estados Unidos no sería ya el centro de un poder imperialista; es más «Estados Unidos se verá muy pronto obligado a dejar de ser imperialista y a reconocerse en el Imperio» [ 2 ]. Si ya no existen potencias imperialistas claramente identificables, sino un Imperio que no se materializa físicamente dentro de unas fronteras nacionales, ¿contra quién dirigir la lucha? Por otra parte, la tesis de Negri se asemeja a la de un superimperialismo capaz de eliminar las contradicciones entre potencias imperialistas. Sin embargo, la realidad desmiente estos ejercicios intelectuales. Las bombas que han destruido Irak han sido arrojadas por aviones estadounidenses. Las multinacionales que saquean el llamado Tercer Mundo son en buena parte de capital estadounidense y son los dirigentes de Estados Unidos quienes defienden las denominadas guerras preventivas. El Imperio defendido por Negri es una abstracción, una idealización que no se corresponde con los hechos concretos. El imperialismo no ha desaparecido ni se ha transmutado en una serie de redes de poder no identificables. Por el contrario, el imperialismo sigue teniendo nombre y apellidos y los millones de manifestantes que en todo el mundo salieron a la calle para denunciar la guerra contra Irak supieron identificar al agresor. Los iraquíes torturados tampoco tienen dudas sobre la nacionalidad de los torturadores. Otro de los conceptos estrella de Negri es el de MULTITUD, entendido como un nuevo sujeto revolucionario diferente a la clase obrera y al pueblo. Mas aún que en el caso anterior, Negri se mueve aquí en unos parámetros filosóficos totalmente ajenos al marxismo. Para el ensayista italiano, «es necesario insistir aún sobre la diferencia que separa el concepto de multitud del concepto de pueblo. La multitud no puede ser aprehendida ni explicada en términos de contractualismo (entendiendo que el contractualismo, más que a una experiencia empírica, se remonta a la filosofía trascendental). En un sentido más general, la multitud desconfía de la representación, ya que es ella una multiplicidad inconmensurable. El pueblo se representa siempre como unidad, mientras que la multitud no es representable, puesto que es monstruosa vis à vis de los racionalismos teleológicos y trascendentales de la modernidad. En oposición al concepto de pueblo, el concepto de multitud es el de una multiplicidad singular, un universal concreto. El pueblo constituía un cuerpo social, no así la multitud, porque ella es la carne de la vida... Del mismo modo que la carne, la multitud es pura potencialidad, la fuerza no formada de la vida, un elemento del ser. Al igual que la carne, también la multitud se orienta hacia la plenitud de la vida. El monstruo revolucionario llamado multitud, aparecido al final de la modernidad, quiere transformar de manera continua nuestra carne en nuevas formas de vida» [ 3 ]. Aunque Negri se define como comunista, creemos que cualquier manual de sociología académica le sería más útil a un militante comunista para analizar la sociedad actual que este tipo de disquisiciones. En la MULTITUD las clases desaparecen, se desdibujan, sustituidas por una masa sin contornos definidos, en un conjunto amorfo en el que ya no se distingue el proletariado de la pequeña burguesía. Aunque Negri se esfuerza por atribuir un potencial revolucionario a este conjunto, es difícil imaginar cómo este conglomerado heterogéneo puede derrotar a un IMPERIO no localizable. En su intento de elaborar una teoría global, Negri no podía dejar de lado un elemento central de la teoría marxista: la ley del valor. Y también encontramos aquí afirmaciones sorprendentes, al defender que «en la sociedad posmoderna el valor del trabajo se presenta bajo forma biopolítica. ¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que el valor ya no se puede analizar ni medir en modo alguno según cantidades temporales simples ni tampoco según consecuencias complejas, porque vivir y producir llegan a ser lo mismo, y tiempo de vida y de producción se han hibridado cada vez más. Cuando decimos biopolítico, significa que la vida está completamente impregnada de condiciones y actos artificiales de reproducción, y significa asimismo que la naturaleza se ha socializado y se ha convertido en una máquina productiva. En este escenario el trabajo se recalifica por completo» [ 4 ]. El valor ya no iría asociado al tiempo de trabajo. Por el contrario, «la unidad temporal del trabajo como medida de base de la valoración es ahora un sinsentido... la ley del valor nos es restituida en el contexto ontológico no ya como medida sino como temporalidad coextensiva de la producción de la vida, como determinación en perspectiva del trabajo vivo...» [ 5 ]. Estas citas me parecen suficientemente orientativas de las ideas defendidas por Negri. Moviéndose siempre en un plano filosófico, y muy influido por Foucault, sus plateamientos carecen de verificación empírica. Si la ley del valor enunciada por Marx se considera superada, habría que demostrar a continuación cómo se forman los precios o si ha dejado de funcionar el intercambio desigual entre países del centro del sistema capitalista y países de la periferia. Bajo el ropaje del marxismo se esconde en realidad un desmantelamiento del pensamiento de Marx y de Lenin. No es la primera vez que ocurre. En períodos de reflujo del movimiento obrero y de desorientación de las fuerzas revolucionarias, aparecen intelectuales dispuestos a revisar y actualizar el marxismo. Fue el caso de Bernstein en la socialdemocracia alemana o de las doctrinas eurocomunistas en tiempos más recientes. El movimiento obrero tiene poderosos enemigos, dotados de formidables medios económicos, represivos y propagandísticos. Estos enemigos son reconocibles, pero hay otros no menos peligrosos. Son los que se encuentran en las propias filas. Menos visibles, pero letales. Notas [ 1 ] NEGRI, Antonio, Guías. Cinco lecciones en torno a Imperio, Barcelona, Paidós, 2004, p. 45. [ 2 ] Ibídem, p. 30. [ 3 ] Ibídem, pp. 133 y 135. [ 4 ] Ibídem, p.210. [ 5 ] Ibídem, p. 201. Carlos Hermida en Rebelión

La Iglesia católica se libra de los recortes: recibirá más millones en 2012

La Iglesia Católica, única institución que se queda fuera de las duras medidas de ajuste del Gobierno del PP. Recibirán los millones de euros que suman todas las subvenciones y asignaciones de dinero de las arcas del Estado que recibe y se librará de la subida del Impuesto de Bienes e Inmuebles (IBI) que no tiene que pagar. Consecuencias de tener media docena de ministros del Opus Dei o Legionarios de Cristo: La Iglesia Católica se ha quedado fuera de las duras medidas de ajuste anunciadas por el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy para combatir el déficit público y recibirá hasta finales 2013 sus habituales 5.000 millones aproximados de euros que suman todas las subvenciones y asignaciones de dinero de las arcas del Estado que recibe. Al igual que ocurría en la España nacionalcatólica de Franco, a la institución se le dota de un “aguinaldo” extra de 13 millones de euros mensuales durante los dos próximos años (página 42 del archivo del BOE). http://www.lasmalaslenguas.es/2012/01/04/la-iglesia-catolica-se-libra-de-los-recortes-2012/