6 de febrero de 2012

2012; españoles en Noruega, mendigando y recogiendo latas de la basura ...

Para algunos solo existen los jóvenes. O para ser exactos, los jóvenes licenciados. Los sobradamente preparados, la generación más competente de todos los siglos... O incluso siendo más exactos todavía, solo existen los jóvenes, licenciados e hijos de la pequeña burguesía, muy listos y aseados todos, sin duda. Nos los muestran constantemente, ya saben, carrera, máster, dos o tres idiomas, incluso algunos hacen el pino sin mayores problemas. Esta gente que se va a trabajar a Inglaterra, Alemania o Suecia. Emigrantes, claro. Pero no emigrantes a la antigua, de eso nada, lo mismo hasta se ofenden si se lo recuerdas, ellos son emigrantes Very Important Person, de vidas bohemias y cosmopolitas, con sueldos elevados, capaces de cumplir fuera el sueño que su país les niega. Ya perdí la cuenta del número de programas televisivos y reportajes que nos enseñan las mieles de sus vidas. Pero al parecer hay más realidad. O mejor, existe la realidad fuera de esa ficción, la realidad de la mayoría, nuestra realidad. La realidad es que existen multitud de jóvenes, hombres y mujeres de mediana edad e incluso mayores, que se han quedado en la puñetera calle con o sin preparación. Yo mismo lo he vivido en Irlanda. Mientras malvivía allí me preguntaba dónde carajo estaban esos de Españoles por el mundo, casi todos los que conocí trabajaban de camareros, limpiando hoteles y cocinas, repartiendo propaganda, friendo patatas y pescado... es decir, en los mejores trabajos, usualmente sin contrato. La mayoría viviendo en casas más frías que una tumba siberiana, aunque los alquileres son de hotel de cinco estrellas. En definitiva, te encuentras a obreros buscándose la vida como pueden, exactamente igual que los repudiados obreros del Vente a Alemania Pepe, de esos que ya no existen ahora que somos todos de clase media. Por cierto, si se fijan cada día estratifican más el concepto clase media, de tanto estirarlo cualquier día les estalla en la cara. Hablan de clase media alta, media y baja. Pero también de clase media-media-alta, media-media-baja, clase media trabajadora... en fin, un derroche de imaginación. Siguiendo con nuestro tema. Esta situación se agravó con la crisis del capitalismo, como es lógico. Esos que ya no son obreros se quedaron sin sus pequeños salarios, y claro, con el pellejo al aire. Y como la televisión nos dice constantemente que los del Norte de Europa viven muy bien (allí tampoco hay obreros) pues los Pepes del siglo XXI se van para Alemania, Noruega, Suecia, Inglaterra... y encuentran una basura similar que la que dejaron a sus espaldas, incluso a veces peor, pues no pocos carecen del apoyo familiar que sí tenían en su país. Y es así para la mayoría de los obreros y no puede ser de otra forma, pues el capitalismo está hecho a mayor gloria de la burguesía, esos parásitos que viven del esfuerzo y el sufrimiento de los trabajadores. Así que menos cuentos de gente viviendo a la orilla del Sena en una buhardilla, porque la mayoría son hijos de explotadores. Vean aquí lo que pasa con los hijos de los obreros en la rica y socialdemócrata Noruega: Cuando regresé de Irlanda me prometí a mí mismo no volver a salir de la Españeta salvo por circunstancias mayores. Para qué. Me van a joder lo mismo en un lugar que en otro, y aquí por lo menos tengo cerca a mis seres queridos. Por otro lado, considero que nuestro deber consiste en quedarnos y hacer la revolución contra nuestros explotadores. Esa es la mejor forma de estar en todos los sitios a la vez. Desde luego que entiendo la motivación de muchos trabajadores cuando deciden irse a probar suerte a otro lugar. Pero por lo que a mí respecta, ya he comprendido que esa suerte es la misma para todos, por algo nuestros amigos barbudos dijeron aquello de "¡proletarios de todos los países, uníos!". Nota: Como ya sabréis el dictador en funciones de Italia, Mario Monti, afirma que tener un trabajo fijo es aburrido. Ya sabemos pues lo que hay que hacer con esta gentuza explotadora: ofrecerles variedad. Unos días talando árboles, otros cavando zanjas o picando piedra, en fin, variedad para que no se aburran. http://elcaminodehierro.blogspot.com/2012/02/la-realidad-para-los-obreros.html

Nuestras tres A: Auditoría, Acción, Anulación

Damien Millet – Eric Toussaint---- AAA… Estas tres letras que resuenan como una risa sarcástica designan la nota máxima concedida por las agencias de calificación. Una empresa o un Estado con nota AAA inspira confianza a los prestamistas y a los especuladores, y le permite pedir préstamos a menor coste. Pero para obtener —o conservar— esta nota emblemática, los gobiernos europeos se aprestan a todo, y aplican políticas de rigor que no hacen más que someter sus economías a lo dictado por los acreedores. Detrás de estas AAA se esconden fuertes regresiones sociales, violaciones de derechos humanos, sangre y lágrimas para las poblaciones más frágiles. AAA…es la risita de las hienas — los acreedores— cuando los derechos de los pueblos son sacrificados con la complicidad activa de los dirigentes de los países europeos, de la Comisión Europea, del Fondo Monetario Internacional (FMI), del Banco Central Europeo (BCE). Prestamistas y especuladores se arriesgaron en forma insensata, seguros que las autoridades públicas irían a rescatarlos en caso de crisis. Hasta aquí tuvieron razón. Se pusieron en marcha planes de rescate de bancos, los Estados aportaron garantías por millares de millones de euros, los deseos de los acreedores fueron satisfechos. Los Estados gastaron sumas colosales para salvar los bancos antes de imponer planes de austeridad masivos. Y contra estos planes, los pueblos se alzan a menudo con determinación. Manifestaciones, huelgas generales, movimiento de indignados, luchas sociales son portadoras de esperanzas cuando consiguen federarse a escala europea. ¡Pueblos de Europa, unámonos! Desde hace tres décadas, las políticas neoliberales elevaron el endeudamiento a un nivel insoportable para las clases medias y modestas sobre quienes pesa lo esencial del reembolso. La deuda pública de los países europeos tiene dos causas fundamentales: por una parte la contrarrevolución fiscal comenzada en los años 1980 que favoreció a los más ricos, y por otra las respuestas dadas por el Estado a la crisis actual, causada por las inversiones desbocadas de banqueros y de fondos especulativos. La desregulación financiera suprimió las indispensables barreras, permitiendo la creación de productos financieros cada vez más complejos que condujeron a graves excesos y a una crisis económica y financiera mundial. Ahora, las políticas aplicadas protegen a los responsables de la crisis y hacen pagar el precio a los pueblos víctimas. Es por eso que esta deuda es ampliamente ilegítima. Mientras dure la lógica actual, la dictadura de los acreedores podrá imponer incesantes retrocesos a las poblaciones. Una Auditoría ciudadana de la deuda pública, acompañada de una moratoria sin penalización del pago, es la única solución para poder determinar la parte ilegítima, incluso odiosa de la deuda. Es evidente que se debe llegar a la Anulación sin condiciones de esa parte ilegítima. Pero para que esto pueda suceder, los pueblos deben continuar con su movilización. Mediante la Acción, deben imponer otra política, que sea respetuosa de los derechos fundamentales y del planeta. Esta Acción nos debe conducir a una Europa construida en base a la solidaridad y la cooperación que dé la espalda a la competencia y a la competitividad. La lógica neoliberal condujo a la crisis y ha revelado su fracaso. Esta lógica, que subyace en todos los textos fundadores de la Unión Europea, con el Pacto de Estabilidad y el Mecanismo Europeo de Estabilidad a la cabeza, debe ser derrotada. No hay que uniformizar las políticas presupuestarias y fiscales puesto que las economías europeas presentan fuertes diferencias, pero deben coordinarse para conseguir que surja una solución que promueva «hacia arriba» esas políticas. Europa debe también terminar radicalmente con su política de fortaleza asediada frente a los candidatos a la inmigración, para convertirse en un socio igualitario y verdaderamente solidario respecto a los pueblos del Sur. El primer paso debe consistir en anular la deuda del Tercer Mundo de manera incondicional. Como es evidente, es necesario derogar los actuales tratados europeos y reemplazarlos por nuevos, en el marco de un verdadero proceso constituyente democrático, que permita echar las bases de «Otra Europa». Auditoría, Acción, Anulación, son las AAA que deseamos, la de los pueblos y no las de las agencias de calificación. Ponemos esta reivindicación en el centro del debate público para afirmar con fuerza que otras opciones políticas, económicas y financieras son posibles. Pero solamente unas potentes luchas sociales permitirán el triunfo de las AAA de los pueblos, y un cambio radical de lógica que esté a la altura de los desafíos planteados. Traducido por Griselda Pinero. — Eric Toussaint www.cadtm.org 345 Avenue de l’Observatoire 4000 Liège Belgique

¿Adónde va CCOO y UGT con Toxo y Méndez?

Más de 5.400.000 personas sin trabajo, más de un millón de núcleos familiares sin ningún ingreso, recortes en todos los servicios públicos, subida de los impuestos a las rentas del trabajo y la amenaza de un tremebundo plan de recortes a la portuguesa. El plan implantado en Portugal consiste en recortar el salario a los trabajadores y trabajadoras de la función pública, la implantación de un impuesto especial sobre los salarios (equivalente al 50% de la paga de Navidad), abaratamiento del despido de 30 a 12 días, subida del IVA de suministros básicos como la luz y el agua, doblar el copago sanitario y el aumento de la jornada laboral en el sector privado. Pues bien, con una situación desesperada para muchas personas y con graves amenazas por parte de los gobiernos, el liderazgo de CCOO y UGT ha llegado al peor acuerdo de la negociación colectiva de la historia del “diálogo social”. Un “pacto” que supone una aceptación casi total de las pretensiones de la patronal. La más importante de todas consiste en la vinculación del salario a las cuentas de resultados de las empresas que, en caso de subidas, se integrarán en las partes variables del salario. Es decir, se renuncia de facto a la consolidación de los incrementos. Además se ha pactado un incremento de un 0,5% para 2012 y un 0,6% para el 2013, a parte de que el IPC de referencia podrá ser el más bajo de los previstos por el Banco de España o el Banco Central Europeo (que nunca ha superado el 2%); en pocas palabras, aquel que más beneficie a la patronal. Además el petróleo no va a contar para calcular el salario, es decir si sube el petróleo y sube todo lo demás no va a contar para las subidas de los sueldos. En cuanto a la jornada laboral, se pacta un 10% de jornada distribuida irregularmente a lo largo del año y se podrá “mover” a personas de un puesto de trabajo a otro dependiendo de las circunstancias. Sobre la negociación colectiva se extiende la cláusula de descuelgue de los convenios colectivos en lo tocante al salario, a la jornada, horarios y turnos. Todas estas concesiones se han hecho a cambio del compromiso genérico de reinversión de beneficios. En resumen, Toxo y Mendez han acatado todas las pretensiones de la patronal y, de hecho, han aceptado la práctica liquidación de la negociación sectorial, su razón de ser en los últimos años. Los Pactos de la Moncloa y la huelga del 29-S ¿A qué se deben este harakiri a cámara lenta de la burocracia sindical mediante la venta de derechos adquiridos de la clase trabajadora? Toxo y Méndez hablan de responsabilidad e intentan vender el “diálogo social” como un gran activo para ayudar a salir de la crisis. Esta argumentación no se sostiene en sí misma, dado que este diálogo ha sido incapaz de arrancar ningún acuerdo que reduzca la precariedad o fomente el empleo. La razón de fondo estriba en dos aspectos. En primer lugar, las direcciones de CCOO y UGT así como gran parte de la clase política y, por qué no decirlo, de la sociedad son rehenes de la mistificación histórica de la Transición. Así se ha hablado tanto de los beneficios producidos por los Pactos de la Moncloa que Toxo y Méndez hacen bandera del esfuerzo común para superar las dificultades; sólo que los trabajadores y trabajadoras llevan a hombros a los empresarios cuyo único esfuerzo es encenderse el puro. Por otro lado la política de CCOO y UGT está marcada por el análisis de la huelga del 29S de 2010. Para Toxo y Méndez ésta fue un fracaso y decidieron retirarse a los cuarteles de invierno. Primero argumentando que no querían facilitar una victoria del PP, y ahora dicen que no hay nada que hacer. Después de años jugando a la negociación, con casi nula movilización, parcializando las luchas, con una huelga convocada sin ningún plan de continuidad, el 29S superó todas las expectativas y mostró una gran combatividad en muchos lugares. Era la chispa que podía haber encendido un ciclo de luchas. En Catalunya CCOO y UGT están frenando la huelga en el sector público, aguardando quizá para convocar una huelga general en caso de una reforma laboral agresiva del Gobierno. Repitiendo el esquema de 2010 donde se dejó sólo al sector público ante el decretazo de Zapatero y luego éste acudió de forma desigual a la huelga del 29S.Òscar Simón. En Lucha