7 de febrero de 2012

Polémica en Alemania .Deutsche Bank permite a sus clientes apostar por la muerte de los ancianos

La polémica sobre un fondo de inversión del mayor banco alemán ha estremecido a la opinión pública de Alemania. Se trata de una modalidad de inversión basada en pólizas de seguros que permite a los clientes de Deutsche Bank apostar indirectamente a la esperanza de vida de personas de la tercera edad. El planteamiento del fondo DB Life Kompass 3 (Deutsche Bank brújula de vida 3) es extremadamente simple: si la persona de referencia vive de forma más prolongada, gana el banco, pero si muere prematuramente, gana el inversor. En las dos emisiones lanzadas hasta ahora se ha generado una inversión que ronda los 200 millones de euros. Según informa Frankfurter Allgemeine, la oficina de Defensoría del Pueblo de la Asociación Federal de Bancos alemanes (DBD), al a que no pertenece Deutsche Bank, ha rechazado un proceso de arbitraje solicitado por un abogado de Hamburgo, Tilman Langer, alegando que debe ser un tribunal quien determine si el fondo moral del producto de inversión, que califica como “difícilmente compatible con la dignidad humana”, reviste o no algún tipo de ilegalidad. El presidente de la Asociación de Seguros de Vida Secundaria alemana (BVZL), Christian Seidl, considera sin embargo que “no se debe polemizar sobre este tipo de fondos como una apuesta sobre la muerte”. “El modelo de negocio de dicho fondo es, en nuestra opinión, moralmente aceptable. De lo contrario, podríamos inferir que cualquier compañía de seguros de pensiones se beneficia de la muerte temprana de los asegurados”, justifica”. La diferencia es que en este caso Deutsche Bank no vende póliza de seguro alguna, sino unos certificados basados en una estadística referida a la historia clínica de 500 estadounidenses de entre 70 y 90 años. Según el abogado Lange, que representa a uno grupo de unos 30 inversores, el banco ha utilizado además unas tablas de esperanza de vida obsoletas que perjudican a los compradores.http://www.elmundo.es/elmundo/2012/02/07/economia/1328604385.html

El suelo para la primera vivienda debe de ser público´

En Marinaleda se puede acceder a una vivienda de 90 metros cuadrados construidos y 100 metros de patio por 15 euros al mes. Este es uno de los resultados del sistema cooperativista por el que funciona este municipio en la mayoría de sus ámbitos, según explicó ayer su alcalde, Juan Manuel Sánchez Gordillo, en el Club DIARIO de MALLORCA, en un acto en el que también participaron Miquel Mascaró y Francisco Caro como representantes de Unidad Cívica por la República, y el abogado laboralista Ferran Gomila. Sánchez Gordillo recordó la lucha que se organizó en esta zona de Andalucía, con la ocupación de tierras y la organización de una industria para la manipulación de alimentos. El resultado ha sido una organización que gira en torno a la "democracia directa", con la convocatoria de asambleas para adoptar las decisiones que afectan al municipio, como la aprobación de su presupuesto, o un trabajo que se comparte y por el que todos los vecinos cobran el mismo sueldo: 47 euros diarios por 6,5 horas de actividad. A ello se suma la reinversión de todos los beneficios para crear más empleos, con un incremento del 9% en el último año. Respecto a la vivienda, señaló que los vecinos participan en su construcción y que se levanta sobre suelo público con el fin de abaratar el coste de los inmuebles, algo que en opinión del alcalde debería de ser una norma cuando se trata de una primera residencia. Pero además, Sánchez Gordillo calificó la actual crisis económica como "una gran estafa" a los ciudadanos perpetrada por el capital financiero, las multinacionales y los gobiernos. Tambiém pronosticó una respuesta popular a medida de que la situación se vaya haciendo cada vez más precaria y un aumento de la violencia.http://www.diariodemallorca.es/mallorca/2012/02/07/suelo-primera-vivienda-debe-publico/742469.html

Nicaragua: Ley integral Contra la Violencia hacia la Mujer

Tenemos a bien informar que este 26 de enero 2012, fue aprobada la Ley Integral Contra la Violencia hacia la Mujer en Nicaragua, Los diputados de la Asamblea Nacional aprobaron este mediodía la Ley Integral Contra la Violencia hacia las Mujeres en lo particular, luego de una discusión de más de dos horas la mayoría de los diputados aprobaron los nueve títulos que contempla la ley y los 65 artículo. "La presente Ley tiene por objeto actuar contra la violencia que se ejerce hacia las mujeres, con el propósito de proteger los derechos humanos de las mujeres y garantizarle una vida libre de violencia, que favorezca su desarrollo y bienestar conforme a los principios de igualdad y no discriminación", cita el capítulo I del primer título de la Ley. Esta Ley sanciona el maltrato contra las mujeres y tipifica el “feminicidio” como el delito que comete el hombre que dé muerte a una fémina como resultado extremo de la violencia. Esta normativa también busca establecer medidas de protección integral para "prevenir, sancionar y erradicar la violencia y prestar asistencia a las mujeres víctimas de violencia, impulsando cambios en los patrones socioculturales y patriarcales que sostienen las relaciones de poder". Según la Ley, la violencia hacia la mujer en cualquiera de sus formas y ámbito debe ser considerada una manifestación de discriminación y desigualdad que viven las mujeres en las relaciones de poder, reconocida por el Estado como un problema de salud pública, de seguridad ciudadana y en particular, la violencia física, psicológica, sexual, patrimonial, económica, entre otras. Esta aprobaciòn viene a ser un triufo de las mujeres en Nicargua, esta ley cuenta con los aporte de las mujeres integrantes de la Comisiòn de Mujeres de la Vìa Campesina en Nicaragua, ( ATC, CNOR, ARNIG Y UNAPA), como parte de la Campaña de la Vìa Campesina contra la Violencia hacia las Mujeres en el Campo. http://viacampesina.org/sp/index.php?option=com_content&view=article&id=1310:nicaragua-ley-integral-contra-la-violencia-hacia-la-mujer&catid=20:mujeres&Itemid=39

De sirvientas a trabajadoras con derechos

“La sociedad española no valora a la empleada de hogar. Existe un estereotipo de servilismo en este país hacia su persona, cosa que no ocurre en otros países de la UE como por ejemplo Suecia, Alemania o Francia, países en los que no existe un régimen interno de empleada de hogar”. María, una joven de 28 años de origen boliviano, no es interna, trabaja por horas, pero siente que su labor no se valora lo suficiente. Lleva 4 años viviendo en España en situación irregular. Trabaja 30 horas semanales en dos casas diferentes realizando las tareas del hogar y dando clases de repaso a un niño –estudió Económicas-. Por el trabajo que realiza no cotiza ni un euro en la Seguridad Social. María forma parte de los 700.000 empleados de hogar que hay en España según los sindicatos CCOO y UGT, de los cuales más del 90% son mujeres, el 63% de ellas inmigrantes. El pasado 1 de julio los sindicatos y el gobierno de España llegaron a un principio de acuerdo por el cual las empleadas de hogar pasarán a formar parte del Régimen General de la Seguridad Social. Esto supondrá que si se trabaja en más de un hogar, como es el caso de María, cada uno de los empleadores tendrá que solicitar el alta en la Seguridad Social. Actualmente cuando se da esta situación, ese coste es asumido íntegramente por el trabajador. Por otro lado, se cotizará desde primera hora, independientemente de las horas que se trabaje al mes. En este momento sólo se tiene la obligación de hacerlo siempre que la contratación supere las 20 horas semanales; y como última novedad importante es que la prestación por incapacidad temporal será a partir del cuarto día, no a partir del vigésimo noveno día como ocurre en la actualidad. Con estos cambios, los trabajadores de este sector se equipararán al resto de asalariados, excepto en el derecho de cobrar prestación por desempleo que sigue quedando pendiente. Está previsto que esta Ley entre en vigor el 1 enero de 2012, aunque se establecerá un período transitorio de regularización desde su inicio hasta el 1 de julio de 2012. Al igual que también se establecerá un período transitorio, en este caso hasta 2019, para equiparar las cotizaciones de los empleados de este sector a las del régimen general, todo ello de forma progresiva. “Falta ver que esto se cumpla. Puede que se siga sin dar de alta a la gente, que se trabaje más horas de las que se cotizan. El control sobre lo que suceda no va a ser fácil, ni menos en este sector tan históricamente desregularizado”. Isabel Ochoa es asesora legal y una de las portavoces de la Asociación de Trabajadoras de Hogar de Bizkaia (ATH-ELE http://www.ath-ele.com), probablemente la asociación más antigua de toda España que lucha desde hace ya más de 20 años por los derechos laborales de este colectivo. Su desconfianza sobre el cumplimiento de la ley la justifica en que, tal y como recuerda, el pasado 1 de enero se dio luz verde a la Ley de Presupuestos Generales del Estado por la cual se ofrece protección a las empleadas de hogar en caso de accidente laboral o enfermedades derivadas de su trabajo -anteriormente eran las únicas personas en régimen laboral de dependencia que no tenían dicha cobertura-. “Pero como esta Ley ha quedado pendiente de reglamentación, no se está llevando a cabo. Esperemos que con la nueva, no suceda lo mismo”. El trabajo doméstico se regulariza en nuestro país en el año 1985 y al hacerlo, se estableció un nivel de prestaciones muy inferior al reconocido por el Estatuto de los Trabajadores, como por ejemplo ocurre con el salario, que no alcanzaba ni siquiera el salario mínimo interprofesional estipulado en España, algo que sigue vigente hasta día de hoy. En tiempos de crisis como en el que vivimos, bajan drásticamente los salarios en este sector altamente feminizado, al que la ATH-ELE considera que no han llegado las leyes de igualdad. Luisa es de nacionalidad española y dejó de trabajar como empleada de hogar hace poco más de un año. Desde los 13 hasta los 25 años estuvo interna en una casa que dejó al tomar la decisión de querer formar una familia. Al hacerse sus hijas lo suficientemente independientes volvió al trabajo, esta vez por horas. Así ha estado hasta los 70 años, edad en la que decidió retirarse. Actualmente no cobra nada de jubilación por el trabajo prestado durante todo ese tiempo, porque nunca estuvo dada de alta en la Seguridad Social. “Entonces no se pensaba de la manera en la que se piensa ahora. Yo creí que con la pensión de mi marido tendríamos suficiente”. Luisa forma parte de una generación de españolas que no tuvo la posibilidad de formarse para enfrentarse al mundo laboral, por lo que la sociedad les tenía reservado el único trabajo para el que supuestamente no necesitaban más formación que la ya se les había dado en casa: las tareas del hogar. “Las que trabajábamos internas éramos las chachas, las chicas, las criadas. Existían muchas maneras de llamarnos, todas ellas bastantes despectivas”. Actualmente en España, prácticamente en su totalidad, son las mujeres inmigrantes las que ocupan el empleo de hogar en régimen interno, de las que 1 de cada 3 está en situación administrativa irregular. La Ley de Extranjería les impide estar dadas de alta en la Seguridad Social durante los primeros años de estancia en nuestro país a pesar de estar trabajando, tal como comenta Isabel Ochoa. Transcurridos 3 años pueden formalizar su situación a través del llamado procedimiento de arraigo, para lo que necesitan un trabajo fijo. Muchos empleadores se niegan a asumir los costes de la Seguridad Social y acaban por despedirlas, o bien les hacen el contrato por escrito obligándolas a que asuman el 50%, o incluso el 100% en algunos casos, de todas las cuotas de la Seguridad Social. Algo que es completamente ilegal. Trabajadoras domésticas manifestándose en Puerto Rico (AP) “Las inmigrantes cuya situación es irregular es el colectivo más vulnerable, ya que para conseguir papeles necesitan trabajar y demostrarlo. En muchos casos son ellas las que se costean la Seguridad Social en un 100%, que hasta ahora era una cuota fija de unos 165 euros al mes, se cobrara lo que se cobrara. Con la nueva Ley se cotizará en función del salario que se reciba y tendrán que costearlo los empleadores”. Ana tuvo que pagarse el 100% de su cotización a la Seguridad Social durante todo un año para poder regularizar su situación. En las dos casas en las que trabaja por horas como empleada de hogar, no quisieron asumir el coste. “Necesitaba los papeles para volver a Bolivia. Hace 5 años cuando vine dejé allí con mis padres a mi hija con apenas 5 meses. Si quería volver a verla y regresar de vuelta a trabajar a España, no me quedaba otra que regularizar mi situación”. En septiembre del año pasado al renovar la residencia le dijo a sus empleadores que si no le pagaban la Seguridad Social se buscaba otro trabajo que sí lo hiciera. “Se me iban los 850 euros que cobro al mes entre los 164 euros de Seguridad Social y los gastos del alquiler y los impuestos. Al final accedieron a costearme cada empleador el 50%, el resto lo sigo pagando yo”. Helena, sin embargo, ha tenido más suerte. “Desde 2005, año en el que regularicé mi situación, estoy dada de alta en la Seguridad Social y el coste lo han pagado desde el primer momento íntegramente ellos -los empleadores-. Además, nadie me ha impedido en todo este tiempo que siguiera con mis estudios”. Estudió Ingeniera agropecuaria en Colombia, por lo que se decidió a cursar dos másteres en Madrid relacionados con su formación: uno en Ciencias medioambientales y otro en energías renovables. Cuenta esto con orgullo porque se siente privilegiada de poder hacerlo, ya que conoce a mujeres que están en su misma situación laboral, es decir internas, que no pueden ni tan si quiera leer un libro en la casa en la que trabajan, y si lo leen, tiene que ser a escondidas. “No sea que la chica se les espabile y les empiece a exigir sus derechos”. Desde que llegó de Colombia hace 10 años Helena ha trabajado en la misma casa. Se siente afortunada por haber dado con una familia “medianamente normal. Por eso es por lo llevo 10 años con ellos”, comenta con una sonrisa. A Helena tampoco le descuentan de su salario el denominado pago en especie, es decir, el porcentaje que muchos empleadores descuentan a sus empleadas de sus salarios por la manutención y el alojamiento, con el beneplácito legal. Desde mayo de 2010 sólo se permite descontar de pago en especie un 30% del salario -salvando el salario mínimo interprofesional-. Antes de esta fecha, el descuento que se podía llegar a aplicar era de un 45%. También son legales las jornadas de 24 horas en el trabajo de régimen interno, ya que la ley se limita a decir que se deben respetar 8 horas de descanso entre una jornada laboral y otra. El tiempo restante están a disposición de los empleadores, sin que eso se compute como trabajo que haya que pagar. De hecho legalmente también se admite la posibilidad de que se pueda obligar a dormir a la empleada en la casa en la que trabaja y sin embargo esta presencia obligatoria durante las noches, no tiene fijado un precio. Es el caso de Helena que comenta al respecto: “cuando comencé a trabajar en esta casa los niños eran apenas unos bebecitos. Uno de ellos nació con problemas bronquio-respiratorios por lo que había que atenderlo permanentemente, incluso por la noche. Era yo la que me levantaba la mayor parte de las veces”. En los casos en los que las empleadas de hogar desempeñan labores que deberían ser responsabilidad de un auxiliar de enfermería, como fue el caso de Helena en su día, tampoco se les contempla en el salario un plus adicional por hacerlo. Ana, en la casa en la que trabaja por las mañanas se dedica a cuidar a un señor de 50 años que no puede valerse por sí mismo debido a una enfermedad que los médicos no le han acabado de diagnosticar.“ Yo lo levanto, lo baño, lo cambio cuando se hace sus necesidades, lo muevo. La verdad es que es muy duro para mí este trabajo, porque apenas puedo cargar con él”. Cuando se le pregunta si cree que tiene los suficientes conocimientos sanitarios como para atenderlo adecuadamente, vacila unos segundos antes de responder en un suspiro: “sí, por tantos años como llevo haciéndolo”. Isabel Ochoa cree que eso es “abandonar a la gente a su suerte”, ya que estas mujeres no tienen la formación que deben para poder desempeñar esa labor, ni tampoco se les ofrece la posibilidad de que la adquieran, ya que de ese modo habría que pagarles más por su trabajo. Este principio de acuerdo entre los sindicatos mayoritarios y el gobierno de España queda enmarcado en los cambios exigidos el pasado junio en la Convención de Ginebra por el Convenio y las Recomendaciones que la OIT acordó sobre trabajo doméstico, y que cada Estado miembro tendrá que ratificar por separado para que se cumpla en su país. Entre los cambios exigidos por la OIT se destacan: la obligación de un contrato escrito de trabajo en el que se especifiquen, entre otras cosas, las tareas a realizar, descansos diarios y semanales y la remuneración, incluido el precio de las horas extraordinarias; en el caso de quienes realizan habitualmente trabajo nocturno, se adoptarán medidas específicas, incluidas compensaciones económicas apropiadas; se deberá garantizar al empleo doméstico el salario mínimo interprofesional establecido para el resto de los sectores en cada país; y con respecto a las agencias de colocación se pondrán en marcha inspecciones periódicas y severidad en caso de infracción, incluso prohibición de quienes incurran en abusos. Sobre este último asunto, el de las agencias de colocación, se dan varias situaciones en España: la primera es que hay agencias que piden dinero simplemente por meter en su base los datos de las mujeres que acuden a ellas en busca de trabajo, sin adquirir ningún tipo de compromiso con ellas; En segundo lugar, están las agencias que se llevan un porcentaje determinado de dinero al conseguirles un trabajo; y en tercer lugar, las agencias que se quedan con un porcentaje del salario de la empleada al mes, que en ocasiones puede llegar a ser del 50%. Tal como comenta Ochoa, “en cualquier caso hasta diciembre de 2010 todas estaban prohibidas por ley. Eran ilegales. Ahora, para legalizar su funcionamiento necesitan permisos administrativos que la mayoría, que a nosotras nos conste, no tienen. Por lo que siguen funcionando de manera ilegal: siguen ofreciendo a las empleadas sin Seguridad Social, con unos horarios ilegales, etc.”. En referencia al Convenio y las Recomendaciones de la OIT, la Directora Ejecutiva de ONU mujeres, Michelle Bachelet, lo considera un hecho histórico ya que en su opinión, se sienta un precedente al tratarse del primer Convenio referido exclusivamente al trabajo doméstico en el que se define como ‘trabajo’, convirtiéndolo en un elemento central del desarrollo. “Se estima que las trabajadoras y los trabajadores domésticos representan entre el 4 y el 10% de la fuerza laborar en los países en vías de desarrollo y cerca del 2% en los países industrializados. Detrás de esas cifras existen personas, en la mayoría de los casos una mujer o una niña que trabaja infatigablemente para que otros puedan desempeñarse en el empleo remunerado, aumentar el bienestar material y emocional, y llevar una vida con relativo nivel de confort. Allí donde la prestación estatal de servicios de cuidado y otros de carácter social es insuficiente, el trabajo doméstico viene a cubrir ese vacío, permitiendo un mayor equilibrio entre la vida laboral y familiar para muchas familias. Esas mujeres a menudo son la cuerda de salvamento para sus familias y comunidades, ya sea en su patria o el extranjero, contribuyendo al desarrollo por medio de sus destrezas, el trabajo, el consumo y los gastos tributarios, así como por medio de las remesas financieras y sociales”. María, Helena y Ana son un claro ejemplo de ello. ONU Mujeres se ha comprometido a trabajar en estrecha colaboración con los gobiernos y demás partes interesadas para apoyar la ratificación del Convenio y sus Recomendaciones y para apoyar la formulación e implementación de legislaciones, políticas y programas que promuevan el trabajo decente para las trabajadoras domésticas de todos los países del mundo. España de momento no se ha pronunciado al respecto. En el plazo de un año tendrá que decidir si ratifica o rechaza el Convenio y las Recomendaciones de la OIT. De rechazarlo sería un descalabro para el sector del trabajo doméstico por el que se viene luchando desde hace muchos años en nuestro país, una lucha con la que poco a poco se han ido alcanzando algunos logros. “Para empezar ahora la empleada de hogar tiene mucha más información de la que tenían en el año 86, cuando empezó a funcionar la ATH-ELE”. Una Información que es de vital importancia, según Isabel Ochoa, ya que es el primer paso para tomar las medidas oportunas en la defensa de los derechos que les corresponden a todas y cada una de las empleadas de este sector-estén o no en situación regular-, en el que bastante más de la mitad de las personas que lo conforman, siguen estando en la economía sumergida de este país. Periodismo Humano

PSOE, 21 años de gobierno y ahora quieren denunciar los acuerdos con el Vaticano

Los dos personajes de la foto suman 21 años de gobierno (14+7), sin embargo, no tuvieron tiempo en denunciar los acuerdos con el Vaticano. .Ahora, Rubalcaba, que participó de los gobiernos de ambos sin hacer nada, tiene el atrevimiento de hacerse el muy laico. La organización Europa Laica ha dado la "bienvenida" al anuncio de Alfredo Pérez Rubalcaba en el Congreso Federal del PSOE de un posible replanteamiento de los Acuerdos con la Santa Sede cuando recuperen La Moncloa, pero le recordó que "los socialistas han podido hacerlo durante años en el Gobierno o incluirlo en su último programa electoral, y no lo han hecho". Rubalcaba dijo el sábado en el cónclave socialista que si el Ejecutivo del PP insiste en "retroceder 30 años", como a su juicio están haciendo con medidas como la reforma de la ley del aborto, el PSOE se planteará "seriamente" revisar el convenio con el Vaticano. El presidente de Europa Laica, Francisco Delgado, dijo a Servimedia que las palabras de Rubalcaba suenan "bien", pero "obras son amores y no buenas razones", y "en las pasadas elecciones, sólo Izquierda Unida se comprometió en su programa" a denunciar los Acuerdos con la Santa Sede. Para Europa Laica, hay que revisar sin más demora la financiación que se sigue inyectando desde el Estado español a la Iglesia católica, sacar la enseñanza de las religiones de las escuelas públicas, acabar con la financiación pública de los colegios con ideario propio y que el Estado pase a ser propietario de todo el patrimonio de la Iglesia católica que mantiene o repara. Insurgente PSOE, 21 años de gobierno y ahora quieren denunciar los acuerdos con el Vaticano

La 'capitana' de la Guerra Civil .Mika Feldman fue la única mujer que estuvo al frente de un batallón republicano

Foto de la Fundación Andreu Nin........ Fue la única 'capitana' en la incivil guerra española, la única mujer que comandó un batallón de milicianos republicanos. Se llamaba Mika Feldman (1902-1992), era argentina de origen ruso-judío, y su memoria quedó arrumbada en los recovecos de la historia hasta que otra argentina, Elsa Osorio (Buenos Aires, 1952), se fajó con una historia que le rondó durante muchos años. Desde que supo por Juan José Hernández de la existencia de Feldam, "un personaje real que parece de ficción" cuya peripecia vital ha reconstruido en 'La Capitana' (Siruela). Es una novela con mucho de historia que alterna los anhelos revolucionario de una mujer excepcional y con sus pasiones emocionales e intelectuales y sus temeridades. Concienciada por sus padres rusos, que habían huido de los pogromos, Feldman fue una ardiente revolucionaria desde su adolescencia. Odontóloga de profesión, agitadora y activista por convicción, antes de aterrizar en Madrid poco antes del estallido bélico había combatido la opresión y los abusos del poder y luchado por la igualdad, la justicia en la Patagonia, en el Berlín del ascenso nazi, en el París libertario, en la revolución de la minería asturiana en 1934 y en el Madrid republicano, recorriendo junto a su marido Hipólito Etchebéhère, puntos calientes de la gran aventura ideológica del siglo XX. Nacida como Micaela Feldman en Santa Fe, adoptaría el apellido de su marido y compañero de militancia. Comprometida con el anarquismo, con 15 años da su primer discurso. Licenciada como dentista en la universidad de Buenos Aires, donde conocería a su esposo, se bautiza en el activismo con el grupo 'Insurrexit' en la Patagonia argentina, sin dejar de arreglar dentaduras tras una brutal represión militar que se llevó la vida de cientos de obreros. Tras saltar de París a una Asturias en llamas en 1934, llegó a Madrid en el verano de 1936, conoció a 'Pasionaria' y se metió de lleno en el huracán político que vivía España. Mika se enroló con su marido en una temeraria columna motorizada del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) que acabaría comandando a su pesar. Sin saber nada de técnicas y estrategias militares, expulsada del PC, sin ligazón a ningún poder y mujer en un universo radicalmente machista, las circunstancias le marcarían el camino. En Atienza, en la cruenta batalla de Guadalajara en agosto del 36, una bala fascista parte el corazón de su marido. Mika quiere matarse, "pero le puede su propio compromiso", dice Osorio. Son los mismos milicianos de su batallón quienes la eligen capitana y le dan el capote hurtado a un guardia civil, el fusil y la pistola del marido abatido como símbolos de mando. "Lo acepta con temeridad, pero su carisma y su talento para comprender a los otros y tomar decisiones la vuelven indispensable ante estos 150 combatientes republicanos", resume Osorio. Protagoniza Mika proezas bélicas en Sigüenza, Moncloa, Pineda de Húmera y arriesga cada vez más. Martilleada por sus propias dudas, perseguida por los fascistas como "una que manda entre los rojos", acusada por el feroz estalinismo de "desafecta a la República" y acosada por un siniestro agente de la GPU, el conmovedor relato de Osorio sobre su vida se lee como una apasionante novela. Acción A pesar de que ella misma daría su visón de aquellos años en 'Mi guerra de España' -publicado aquí en 2003 y en Francia en 1976-, Mika Feldman es un personaje poco menos que secreto, conocido solo en su círculo más próximo. "Quizá por no haberse mantenido en ningún partido, ni aceptado componendas de nadie, como el ser libre y revolucionario que siempre fue", diagnostica Elsa Osorio. "Su vida fue acción. Era plenamente libre y quería cambiar el mundo", resume la escritora, que ha tratado de ofrecer las luces y las sombras de un personaje tan tierno como implacable "capaz de abofetear y tirar de los pelos a uno de los mismos milicianos acobardado que impulsaba a combatir y que en la retaguardia trataba como hijos, preocupada por su alimento, su salud o su higiene". "Supo tomar decisiones duras en momento muy duros y ganarse el respeto de los suyos, revolucionarios pero muy machistas". "La guerra la cambió radicalmente. La militante intelectual acabó en medio de la refriega esquivando balas y consciente de que se enfrentaba con sus hombres a una muerte más que segura cuando sus ineptos jefes militares le obligaron a luchar por una posición en el cerro del Águila, un episodio que fue una escabechina para su batallón", explica Osorio, que cierra la novela con el fin de la guerra pero que ha investigado toda la vida de Mika. Acabada la guerra, tras ser detenida por los franquistas, se refugia en el liceo francés de Madrid, gracias a su pasaporte. Se enfrentará a otra guerra en la Francia ocupada a la que regresó. Estudiante de Arte en la Sorbona, amiga de André Breton, de Alfonsina Storni, de Silvina Ocampo y luego de Copi o Cortázar, en la segunda mitad de su vida mantuvo una notable actividad intelectual, aunque eligió mantenerse en segundo plano. Publicó con seudónimo en revistas francesas y brasileñas, y colaboró con publicaciones argentinas como la conservadora revista 'Sur' que dirigía Ocampo. "Toda un paradoja", destaca Osorio. Combativa hasta el final de sus días en París, peinaba canas cuando enseñó a los jóvenes de mayo del 68 a alzar barricadas y qué debían hacer con las piedras que levantaban de los bulevares parisinos. Acogió a un buen puñado de aquellos que buscaban la playa bajo los mismos adoquines que arrojaban a los gendarmes. "Tuvo el cuidado de aleccionarles para que los cogieran con guantes, como ella, y los churretones en las manos no les delataran ante la Policía", explica Elsa Osorio, que no llegó a conocer personalmente a Mika, pero que conoció su casa en las afuera de París y tuvo acceso a sus papeles, custodiados por un amigo. Como su personaje, Elsa Osorio ha alternado su vida entre Madrid y su Buenos Aires natal. Profesora de talleres literarios, había publicado antes 'Ritos privados', 'Reina mugre', 'Beatriz Guido', 'Mentir la verdad', 'Las malas lenguas' y 'A veinte años, Luz'.http://www.ideal.es/granada/rc/20120129/cultura/capitana-guerra-civil-201201290111.html