17 de febrero de 2012

Vídeo. Lucha heroica del pueblo griego contra la Troika y el gobierno.

Vídeo impresionante: "Yo vote al PP pero me he arrepentido" Durisimas palabras de un afectado por la crisis

China .Crisis creciente y reforma política

Zhang Kai---- El 14 de septiembre de 2011, el primer ministro chino, Wen Jiabao, pronunció un sonado alegato a favor de la reforma política durante la Asamblea Anual de los Nuevos Campeones del Foro Económico Mundial, también llamado Foro de Davos de Verano, en Dalian, una ciudad costera de la provincia de Liaoning, en el noreste de China. Wen presentó sus “cinco puntos de reforma política”: 1)instauración del Estado de derecho, asegurando la separación de Gobierno y partido; 2)fomento de la justicia social frente al reparto desigual de los ingresos y a la diferencia entre ricos y pobres; 3)establecimiento de un poder judicial imparcial e independiente; 4)protección de los derechos democráticos de la población y generalización de las elecciones desde la base; 5)lucha contra la corrupción, con la obligación de los cargos públicos de declarar sus intereses económicos. Durante los dos últimos años, Wen estuvo repitiendo su idea sobre la reestructuración política en diversos actos públicos. Wen se presenta como un reformista moderado en el seno del Partido Comunista Chino (PCC), donde defiende posiciones cercanas a las de Zhao Ziyang. En 1989, Zhao, acompañado de Wen, visitó a los estudiantes y manifestantes de la plaza Tiananmen. Más tarde, Zhao dimitió y Wen desapareció del escenario durante mucho tiempo. Los discursos del presidente Hu Jintao durante la celebración del 30º aniversario de la Zona Económica Especial de Shenzhen supusieron hasta cierto punto un apoyo a Wen. Hu recalcó que China debía impulsar reformas económicas, políticas, culturales y sociales. Por otro lado, el ala conservadora de la dirección descartó toda idea de reforma política. Wu Bangguo, presidente del Congreso Nacional Popular, defendió los “cinco noes”: “no al pluripartidismo, no a la diversificación de los principios rectores, no a la separación de poderes, no al sistema federal y no a la privatización”. Los reformistas moderados como Zhao y Wen plantearon la necesidad de resolver urgentemente las graves tensiones entre la burocracia y el pueblo. Pero sigue siendo extremadamente difícil reestructurar el sistema político. El contexto de los discursos de Wen A falta de toda reforma política, el descontento social se manifiesta por todas partes. El Instituto Internacional de Desarrollo Urbano de Pekín publicó hace poco el primer informe del sistema de índices de evaluación del riesgo para la estabilidad social de China con motivo del Foro Internacional de las Ciudades 2011, celebrado el 15 de septiembre en la capital china. Lian Yuming, presidente del instituto, advirtió de que debido al periodo de incubación y a la incertidumbre que rodea a tales riesgos, si estos no se resolvían de inmediato podían estallar crisis expansivas y amplificadas masivamente. Es más, Lian señaló que la diferencia entre ricos y pobres estaba aumentando y que el coeficiente Gini superaba el nivel de 0,5, tensando gravemente la cuerda de la tolerancia social. En segundo lugar, cada vez más afloraban las contradicciones sociales. En tercer lugar, los problemas de seguridad ciudadana eran graves y crecían las señales de descontento entre la población. En cuarto lugar, la mentalidad social de resentimiento contra los ricos, los funcionarios y las autoridades podría dar pie a crisis sociales. En quinto lugar, finalmente, los riesgos de seguridad no convencionales estaban convirtiéndose en las principales amenazas para la sociedad. Lian también señaló que había nueve tipos de conflictos —sobre tierras, traslados de empresas, propiedad, reestructuraciones, cuestiones sanitarias, condiciones laborales, contaminación ambiental, créditos y conflictos entre locales y extranjeros— que podrían transformarse fácilmente en una amenaza social. Según él, estos conflictos se derivan de las complejas y profundas raíces del proceso de desarrollo económico y social. La proliferación de conflictos ciudadanos y tragedias sociales forzaron al Tribunal Supremo a emitir una circular urgente el pasado 9 de septiembre indicando que todos los tribunales debían abordar seriamente los casos y resolver las disputas con arreglo a las leyes. Sin embargo, continuamente ha habido enfrentamientos entre policías y manifestantes. Por ejemplo, los habitantes de Wukan, en la provincia de Guangdong, protestaron contra el acaparamiento de tierras por parte del ayuntamiento y un capitalista de Hong Kong. Los vecinos de Longtou también se quejaron de la confiscación ilegal de terrenos por parte de promotores inmobiliarios. Irritados por las disputas en torno a unos terrenos, los habitantes de Yilong atacaron el parque industrial del promotor. Hay todavía muchos conflictos sociales sin destapar. Consecuencias del capitalismo El PCC ha cometido una grave falta instaurando el capitalismo, acompañado de corrupción y desprecio por la población. La proliferación impetuosa de fábricas no solo trajo quebrantos para la salud de la población, sino también para el medio ambiente. Por ejemplo, las protestas en Dalian en torno al paraxileno (PX), un producto tóxico fabricado por una empresa química instalada en la ciudad, desembocó en una manifestación de 80.000 personas. El Gobierno aceptó el traslado de la fábrica fuera de la ciudad, aunque sin anunciar su nueva ubicación ni la fecha del traslado. Más de cien personas bloquearon la carretera principal de la comarca de Gutian, en la provincia de Fujian, para protestar por la muerte de toneladas de peces del río Min, causada por el vertido de residuos químicos. Todavía peores son las sustancias contaminantes más dañinas y extendidas, las partículas denominadas PM 2,5. De acuerdo con las investigaciones del Instituto de Ciencias Ambientales de China, las ciudades del delta del Perla y del Yangtsé, de la llanura de Sichuan y de la región del noreste, están gravemente afectadas por las PM 2,5. Las partículas atmosféricas de 2,5 micras de diámetro o menos (de ahí “PM 2,5”) tienen graves consecuencias para la salud, ya que son tan pequeñas que pueden atravesar el tejido pulmonar humano y provocar asma, cáncer de pulmón y enfermedades cardiovasculares. Los investigadores declaran que el 58% de las ciudades chinas han llegado a quintuplicar el nivel de PM 2,5 fijado por la Organización Mundial de la Salud. En 2004, la contaminación atmosférica segó la vida de 358.000 personas. Una sanidad pública deficiente Los servicios sanitarios se han deteriorado. La Televisión Central de China ha informado de que los hospitales han quintuplicado sus beneficios con la venta de los 20 medicamentos más populares, algunos incluso los han multiplicado por 65. También hay médicos que han participado en el reparto del pastel. En su edición del 1 de septiembre, el Diario del Pueblo informó de dos crueles sucesos hospitalarios. En la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, un médico volvió a abrir de inmediato una herida recién suturada cundo el paciente, un jornalero, admitió que no tenía dinero suficiente. En la ciudad de Anguo, de la provincia de Hebei, una niña de la calle mentalmente discapacitada fue abandonada por el hospital en una zona alejada y murió poco después. No es únicamente una cuestión moral, sino también un problema de la sanidad pública a causa de la instauración de la economía de mercado, en la que la generación de beneficios es la máxima prioridad. Decadencia moral La economía capitalista ha hecho cundir la indiferencia social, la decadencia moral, la codicia y el egoísmo. En la ciudad de Foshan, provincia de Guangdong, una niña de dos años de edad, Yueyue, fue atropellada por dos coches, pero todos los pasajeros miraron para otro lado. En la provincia de Shandong, un niño de cinco años de edad quedó medio enterrado bajo los escombros de se casa, que se derrumbó, pero nadie de echó una mano. Estos hechos provocaron sendos debates nacionales sobre la decadencia moral. Wen Jiabao criticó el declive de la moralidad, pero una editorial del diario Guangming negó los hechos. No obstante, según el Wen Wei Po (un periódico editado en Hong Kong) del 23 de octubre, un sondeo realizado por Global Net y el Centro Global de Investigación de la Opinión Pública reveló que le 86% de los encuestados pensaban que los criterios morales se han deteriorado mucho en la China actual, y que los funcionarios, los médicos y los empresarios son considerados los grupos más inmorales. Otras cifras demuestran que se está ampliando la distancia entre pobres y ricos en China. El coeficiente Gini ya ha superado la cota de 0,4, que es el umbral aceptable. [El coeficiente Gini es una cifra situada entre 0 y 1 y refleja matemáticamente la desigualdad de ingresos. En EE UU se sitúa, después de impuestos, en torno a 0,38. Por tanto, la desigualdad en China es ahora un poco mayor que en EE UU.] De acuerdo con el Wen Wei Po del 6 de diciembre, la diferencia entre el grupo de renta más alta y el de renta más baja también está aumentando en la ciudad, pasando de un factor de 2,9 en 1985 a 8,9 en 2009. Según el diario Xinjing del 8 de diciembre, el sondeo realizado por el Centro de Investigación de la Opinión Pública Popular de Guangzhou demostró que en Pekín, Shanghái y Guangzhou, las élites que perciben una renta elevada tienen un grado de satisfacción del 81% con la situación actual, mientras que entre el pueblo llano solo alcanza el 18%. Mientras, Fang Xiaojian, jefe de la Oficina de Mitigación de la Pobreza del Consejo de Estado, calculó que a finales de 2011 habría 128 millones de pobres en el ámbito rural, que representan el 13,4% de toda la población rural. Según un sondeo realizado entre campesinos sobre la situación actual de desarrollo, realizado por la Universidad Normal Central de Wuhan, el porcentaje de agricultores que piensan que son respetados por los médicos, los funcionarios y los ricos era del 4,7%, 3,7% y 2,5%, respectivamente; incluso cuando iban de compras, solo el 10,7% tenían la sensación de ser respetados. No les interesaba la política nacional que no tuviera que ver con los campesinos, y únicamente la mitad de ellos habían oído hablar del 12º Plan Quinquenal. De todo ello se deduce que el sistema político ha tenido graves consecuencias y debería reformarse totalmente. Sin embargo, los conservadores del partido se negaron a cualquier cambio incluso cuando reformistas como Zhao y Wen propusieron reformas modestas. L solución del problema pasa necesariamente por una reforma radical. Posdata En los últimos 20 días, los habitantes de Wukan han estado protestando sin cesar y después se han autoorganizado en el “Consejo representativo temporal”. Otras poblaciones han seguido el ejemplo. Parece que ha hecho su aparición un nuevo movimiento campesino. Al final, el vicesecretario del partido en Guangdong, Zhu Mingguo, se ha reunido con el dirigente de la protesta y ha hecho algunas concesiones: 1) liberar a los detenidos en el plazo de tres días; 2) publicar la autopsia de Xue Jinbo, que murió en una comisaría; 3) reconocer la legitimidad del Consejo representativo temporal. Esta es sin duda una victoria del pueblo, que repercutirá en la lucha por la democracia y el sustento en China. 2/12/2011 http://www.october-review.org/ Traducción: VIENTO SUR