24 de febrero de 2012

Nafarroa se niega a reclamar a Defensa la propiedad de la cárcel franquista de Ezkaba

Ni UPN ni PSN se plantean reclamar al Ejército la propiedad del fuerte de Ezkaba, pese a la destrucción de partes fundamentales del penal que se produjo en la última intervención que realizó Defensa, aprovechando unas obras destinadas a su rehabilitación. El Gobierno de Nafarroa está impulsando un proyecto supramunicipal para intervenir en el monte Ezkaba, que incluye un funicular para acceder hasta la cárcel y una rehabilitación de la infraestructura, pero se niega a hacerse cargo del edificio y a definir cuál será la utilidad que pretende darle. A través de una moción, Nafarroa Bai solicitó en el Parlamento que el Gobierno reclamara a los militares la entrega del fuerte. En su texto, aseguraba que hay cierta disposición por parte del Ministerio de Defensa para entregar esta construcción, ya que no la emplea y, además, se encuentra abandonada, a pesar de que tiene un peso muy importante en la historia reciente de Nafarroa. Ezkaba fue la cárcel franquista más importante del herrialde y el escenario de la fuga más espectacular de toda la etapa franquista. De la misma forma, los partidos de la oposición, salvo el PP, plantearon la necesidad de que el Gobierno y la Mancomunidad de Iruñea se sienten en una mesa junto a los siete Ayuntamientos afectados por el plan de actuación sobre el monte Ezkaba y que, todos juntos, decidan cómo se va a intervenir en el entorno paisajístico, pero también cuál debe ser el futuro para la cárcel. Actualmente, el proyecto sobre el futuro del monte y del penal se encuentra estancado. El proyecto es demasiado costoso y no existe plan de viabilidad. Mientras tanto, organizaciones en favor de la memoria reclaman que el fuerte debe convertirse en un museo que recuerde la represión franquista.GARA

Al menos 10 símbolos franquistas siguen en las calles de Pamplona

Al menos una decena de símbolos franquistas continúan presentes en las calles y edificios de Pamplona. Desde que el pasado mes de enero pusieran en marcha una iniciativa para denunciar la presencia de esta simbología en toda Navarra, el Autobús de la Memoria ha recibido avisos de al menos diez, en el caso de la capital, que los ciudadanos han notificado. Los que se han localizado en Pamplona van desde símbolos expuestos al público como el escudo de Navarra con laureada en la Diputación hasta otros más visibles como el Monumento a los Caídos, pasando en muchos casos por referencias a personajes relacionados con el franquismo como el cardenal Ilundáin o Víctor Eusa. "Nosotros somos conscientes de que estas denuncias están abiertas al debate, a la reflexión de lo que se entiende por simbología, aunque algunos claramente incumplen la ley", apunta Carlos Otxoa, uno de los integrantes del colectivo Autobús de la Memoria. Se trata, sobre todo, de promover la participación de los ciudadanos en la denuncia de estos vestigios. "Hay mucho desconocimiento sobre los nombres de las calles y plazas", destaca José Luis Urtasun, y pone por ejemplo el caso de Víctor Eusa, que da nombre a una calle en el barrio de Buztintxuri. "Muchos lo conocen por su papel como arquitecto, pero hay que saber que fue miembro de la Junta de Guerra Carlista", explica. Hay otros casos similares, como el del colegio público Víctor Pradera, de la Milagrosa, quien fue miembro del bloque nacional y a quien Franco concedió el título póstumo de Conde de Pradera. Fernando Mendiola, otro de los integrantes del Autobús y del colectivo Memoriaren Bidea, apunta también el caso del colegio público Cardenal Ilundáin, en la Rochapea. Una figura "que estuvo en Sevilla mano a mano con Queipo de Llano, quien llevó a cabo una de las represiones más duras", explica Mendiola. Con la aprobación de la Ley de Memoria Histórica se han ido retirando símbolos como la laureada de San Fernando (una condecoración que Franco concedió al término de la Guerra Civil y que se añadió al escudo de Navarra) del edificio de la Can o del Mercado del II Ensanche. Sin embargo, señalan, aún permanecen en otros puntos tan significativos como la Diputación de Navarra. En marzo de 2011 la Cámara del Parlamento exigió su retirada, una petición respaldada por todos los grupos, excepto UPN, que se abstuvo, y que aún no se ha llevado a cabo. Noticias de Navarra