9 de marzo de 2012

”Público”: el cepo de los sectarios

Últimamente ando muy atareado con mis quimeras, y no suelo prestar mucha atención a los debates. Pensaba que en el caso de “Público”, ya se habían escrito un buen número de trabajos con firmas como las de Isaac Rosa, Juan Carlos Monedero, Pascual Serrano, además “La Tuerka” había propiciado un enriquecedor debate en el que se habían ajustado las cuentas con la pequeña fracción de sectarios que tratan al diario “público” (los de Intereconomía afirman que de ser “privado” no habría cerrado) de “panfleto sociata”, pero a parecer todas estas aportaciones razonadas no han sido suficientes. A todo esto me llama un amigo para informarme que, entre todas estas firmes, Manuel Navarrete me ha escogido como pretexto para su diatriba, por lo que seguramente los autores citados habrán respirado tranquilo. Dándole vuelta a este artículo en el que Navarrete parece estar hablando del “Arriba” y no de “Público”, parece que la elección proviene del hecho de por una vez no hablaba de Trotsky. No tengo que decir que el acervo me causó la natural preocupación de manera que me fui a mi carpeta vieja de “Colaboradores” (de la nueva aún no me he enterado como va), y repaso: de los últimos treinta artículo publicados, el surtido es en verdad amplio pero no encuentro ni un solo que hable del “profeta desarmado”. Esto sin contar los trabajos publicados en otras páginas, en “Viento Sur” o “El Viejo Topo”, que tampoco van por ahí. Desde la ya lejana edición de “Por un arte revolucionario e independiente” (El Viejo Topo), no he publicado nada sobre el “viejo”. Últimamente ge publicado sobre Jack London, el cine y la Biblia, León Tolstói, si bien es verdad que ya está en imprenta “El fantasma de Trotsky. España, 1916-19402, pero tengo que decir en mis descargo un par de cosas. Primero, que se trata de un análisis crítico que se cuestiona algunas de las apreciaciones centrales de Don León durante la guerra civil. Segundo, juro que lo escribí antes de que Navarrete descubriera que “Trotsky no existe”. De momento yo si que debo de existir porque la parte que me dedica es con mucho, la mejor del artículo. Los lectores que no estén de acuerdo con la sentencia sumaria de Navarrete sobre “Público” (menos crítico con el PSOE que “El País”, etc), ya tienen a la mano suficiente material digamos crítico-constructivo en la línea expresada en “La Tuerka”, con los que comulgo en líneas generales, me limitaré a las partes que Navarrete tiene a bien utilizar conmigo su metodología personalizar sus argumentos. Sí “Público” era un “panfleto sociata”, la verdad es que no sé porque han colaborado en sus páginas toda esa extensa lista de gente que se encuentra a su izquierda, incluyendo Vicente Navarro cuyos análisis no tienen nada que ver con la política económica que ha aplicado Zapatero. Lo que Navarro piense en términos políticos partidartios -posibilistas a mi parecer- no excluye su coherencia analítica…En cuanto a sus ideas sobre los países llamados socialistas me remito al debate que han mantenido con Salvador López Arnal. No es lo mismo que “tolerar” algunos espacios críticos como hacen “El País” o “La Vanguardia” de Barcelona, que mantener una línea de tribunas críticas extensa y constante. No es lo mismo apoyar la huelga general que boicotearla, no es lo mismo apoyar el movimiento por la “memoria histórica” y denunciar montajes como el de la Real Academia que situarse en la llamada “Tercera España”. No es lo mismo publicar “Claves de la Razón Práctica” que difundir literatura revolucionaria e insumisa, divulgar películas propias de los cines Verdi o Rendir. El retrato general nos da un cuadro que abarca desde afines a la izquierda del PSOE hasta la izquierda radical… Todo esto me conduce a una misma impresión: Navarrete no ha leído el mismo diario que los autores que lo han defendido. Sus gafas tienen un único color, todo es una masa reaccionaria, todo aporte crítico es una maniobra. Si eso no es sectarismo que baje Lenin y lo vea. Hombre, lo de “anticapitalista” me parece muy oportuno. Primero porque esto se había olvidado, y segundo porque lo socialista, comunista, etc, se había diluido bastante, por no decir otras cosas. Sin embargo, esa no es la cuestión. La cuestión es que nuestros camaradas en Portugal, Francia o Italia, se han negado a rechazar toda línea de pactos con la izquierda transformada se llame socialista, el “Olivo” o la “izquierda plural”. Niegan que en la actual coyuntura se pueda lograr reformas parciales desde las instituciones, y cree, por el contrario, que el centro de la cuestión radica en crear organizaciones de base, impulsar movilizaciones, crear espacios de debate entre la izquierda combativa… Manuel se pregunta “¿De verdad era tan importante leer a Ignacio Escolar o al Gran Wyoming defendiendo al PSOE? ¿De verdad los multimillonarios de Mediapro podían difundir líneas editoriales que le hicieran el menor daño al sistema? ¿De verdad la desaparición de un panfleto del PSOE puede afectar a cualquier otra tendencia política que no sea esa, la del PSOE?”. Estos son interrogantes con cepo. No creo que Escolar y Wyoming digan lo mismo, no creo que la lista se reduzca a ellos dos (al primero lo leo siempre, al otro lo sigo en parte en la Sexta, y desde luego no dice lo mismo que Zapatero)…La historia social y revolucionaria está llena de señores y señoras que aún perteneciendo a las clases dominantes (¿tengo que citar ejemplos?), han hecho causa común con los de abajo. Los ha habido que también lo han hecho por visión empresarial. Los encontraras en el cine, en las editoriales. Casos como por ejemplo José Ángel Ezcurra con la revista “Triunfo”, y mi conclusión es sencilla: el cierre de “Triunfo” fue una derrota histórica para las izquierdas. En “Público” han publicado representantes y afines de casi toda la izquierda del PSOE, pero ese no es el único problema. El problema es que muchas de las cosas que publicaba en portada “Público” ahora las tendremos que buscar en Internet. Yo también me apunto a la carta a los Reyes de Navarrete, apuesto por “editar nuestros propios libros, nuestros propios periódicos. Construir bibliotecas, editoriales. Recuperar espacios propios, desde el pueblo, con el pueblo, para el pueblo. Crear, al fin y al cabo, Poder Popular”, y puesto a pedir me gustaría ver la revolución antes de irme al otro barrio. Pero el caso es que para avanzar en este sentido, ya nos venía de gloria que de momento existiera un diario en el que todas esas cosas podían tener su espacio, sino por los profesionales citados por Navarrete, si por los demás, que eran un montón. Entre ellos mucho y mucha periodista de a pie. Bueno, Manuel a ver si nos vemos en las Manis y podemos intercambiar un saludo. Pepe Gutiérrez.http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/10705-%E2%80%9Dp%C3%BAblico%E2%80%9D-el-cepo-de-los-sectarios.html

Documental. Armas secretas en Israel

Israel's Secret Weapon (BBC) Documental que examina el muro de secreto en torno a la producción israelí de armas y dispositivos nucleares. Olenka Frenkiel se enfoca en el caso de Mordechai Vanunu, cuyas fotografías dentro del complejo de Dimona en el desierto del Nagev deja en evidencia el programa no declarado de Israel de fabricacion de armas con plutonio