28 de marzo de 2012

Cerrado. Huelga General

El 29 de marzo podemos parar la Reforma laboral y los recortes sociales. Por la Huelga General

Los trabajadores y trabajadoras que logren un nuevo empleo firmarán un contrato con una indemnización máxima por despido de 33 días por año trabajado en vez de los 45 días actuales. Los trabajadores que ya tuvieran un contrato no se escapan de la reforma, ya que a partir de ahora los años que siga trabajando le acumulará una indemnización de 33 días, y no de 45, que le puede llevar a perder —dependiendo de los casos— hasta un 50% de indemnización. La Reforma laboral también permitirá una rebaja general de nuestros salarios. Con esta reforma el empresario podrá bajar el sueldo a los trabajadores sin necesidad de acuerdo simplemente por “razones económicas técnicas, organizativas o de producción”. De esta forma se abre la puerta a que se rebaje el sueldo de los trabajadores casi a capricho de la empresa, así como los horarios, la jornada, los turnos y el sistema de trabajo, al permitir el descuelgue del convenio colectivo superior. Mientras el Gobierno reconoce que en 2012 el paro afectará a 5,7 millones de trabajadores, aprueba una Reforma laboral que generaliza el despido de 20 días y 12 mensualidades por causas económicas. Para ello bastará una caída de las ventas durante tres trimestres para que una empresa utilice el despido procedente, tanto individual como a través de un ERE que ya no necesitará de autorización previa (ERE exprés). Despidos colectivos que abren la posibilidad de despidos masivos en la Administración pública al permitir el ERE exprés a los entes, organismos y entidades del sector público que aduzcan nueve meses de “insuficiencia presupuestaria” y que pone en riesgo los puestos de trabajo de 700.000 empleados públicos y de 150.000 que trabajan en empresas públicas en todo el país. En cuanto a los jóvenes, la Reforma laboral condena a la juventud a una precariedad laboral de por vida, al permitir a las pequeñas empresas contratar a jóvenes menores de 30 años por un periodo de prueba de un año que pueden despedir sin que tengan derecho a indemnización, así como la ampliación hasta los 30 años del contrato de formación y aprendizaje. En un momento en el que se necesita apostar por la creación de empleo, el Gobierno del PP lo que hace es crear una autopista para que se destruya más empleo en nuestro país, se pierdan derechos y se bajen salarios. Con más paro y menos salario jamás saldremos de la crisis. Reforma laboral y recortes sociales hacen que el futuro de España sea el presente de Grecia. Con la unidad y la movilización podemos parar la Reforma laboral, por lo que el PCE llama a apoyar la Huelga General convocada por CCOO y UGT para el próximo 29 marzo en contra de la reforma laboral y por una Alternativa democrática, social y anticapitalista a la crisis. EL DIA 29 HUELGA GENERAL. NI UN TALLER NI UNA FABRICA NI UN COMERCIO NI UN BAR ABIERTO. ESE DIA NI TRABAJES NI COMPRES NI CONSUMAS-- EL DIA 29 CONCENTRACION CONVOCADA POR LOS SINDICATOS A LAS 11 EN LA CALLE NAVARRO VILLOSLADA Y A LAS 18 EN ANTIGUA ESTACION DE AUTOBUSES. PCE/EPK

Declaración conjunta de Gorripidea – Antikapitalistak ante La Huelga General.

El 29 de marzo iniciemos la rebelión popular ! La ofensiva contra los derechos laborales y sociales que estamos viviendo en los últimos años, no tiene precedentes. Los mercados, es decir, las multinacionales, los grandes bancos y las instituciones internacionales que actúan a su servicio (Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo y Unión Europea) han encontrado en la crisis económica que ellos mismos provocaron la excusa perfecta para poner fin a las conquistas sociales conseguidas por las clases populares a lo largo de los dos últimos siglos. No estamos en crisis por un exceso de derechos laborales, ni por disponer de unos servicios públicos que tengan un coste insostenible. Los millones de personas en paro tampoco son consecuencia de una legislación laboral que proteja en exceso a la gente trabajadora, sino más bien al contrario. La crisis se ha traducido muy rápidamente en incremento del paro porque el despido es muy fácil y barato y los contratos temporales son multitud, condiciones creadas por las sucesivas reformas laborales. Los mercados han visto en esta situación unas posibilidades increíbles de negocio. Tras años de llevarse la producción allá donde los salarios y las condiciones laborales fueran peores, se encuentran con la posibilidad de implantarlas aquí. Han dado con el negocio redondo de obtener dinero del Banco Central Europeo al 1,30 % para vendérselo a los estados al 5%. Y, como nuestras posibilidades de comprar bienes de consumo no son ilimitadas, pretenden convertir en ámbito de sus negocios los servicios públicos esenciales (pensiones, sanidad, educación). No van a parar. Son insaciables. Habrá que pararles. Hay que rebelarse. El 29 de marzo tenemos una ocasión inmejorable para plantarles cara. Ese día tenemos que paralizarlo todo: las empresas, las instituciones, los colegios, el comercio, la hostelería, el cuidado, los hogares familiares y el consumo. Y saldremos a la calle a decirles bien alto: ¡Basta ya! No haremos huelga para iniciar un simulacro de negociación sin contenidos. Iremos a la huelga para iniciar un camino continuado de presión mediante huelgas sectoriales, manifestaciones, y todo tipo de movilizaciones que culminen con una Huelga General en toda Europa. Además, tenemos que hacer uso de la fuerza que tenemos como personas trabajadoras y como consumidoras, mediante acciones de presión y/o boicot a las empresas que apliquen la reforma laboral. Porque esa será la única forma de contrarrestar la presión de los mercados y defender los derechos y los servicios conseguidos a través de muchos años de lucha. El 29 de Marzo, Huelga General, el 30 de marzo, la lucha continúa.