9 de mayo de 2012

ÚLTIMA HORA.- SEVILLA LA ÚNICA CIUDAD DE ESPAÑA DONDE PROHÍBEN LA MANIFESTACIÓN DEL 15-M

El Movimiento 15M ha lamentado que la Subdelegación del Gobierno en Sevilla haya prohibido este miércoles la concentración y el desarrollo de actividades culturales que, con motivo del primer aniversario del 15M, están previstas en la Plaza de la Encarnación, conocida popularmente como 'Las Setas', desde el próximo 12 de mayo y hasta el día 20, aunque si permite las manifestaciones que se llevarán a cabo por las calles de la capital andaluza. Según apunta la web www.sevilla.tomalaplaza.net, en su resolución la Subdelegación dispone que "el derecho a utilizar el espacio público para expresar unas ideas queda plenamente garantizado con la manifestación que se llevará a cabo por diversas calles de Sevilla el día 12 de mayo, y en su caso, los días 15 y 17 una vez comuniquen el recorrido y horario. Sin embargo, la prolongación indefinida en el tiempo de la concentración en un espacio de uso público y con una importante actividad cultural, comercial y de ocio en la ciudad de Sevilla, excede en mucho el derecho constitucional de reunión reconocido en la Constitución y desarrollado en la Ley Orgánica 9/1983". En este sentido, fuentes del Movimiento han indicado a Europa Press que tras hacer una notificación a la Subdelegación del Gobierno en tiempo y forma, "nos han prohibido la concentración porque dicen que es una acampada encubierta, cuando no hemos convocado ninguna acampada". "Lo que hemos hecho --continúa-- es que las diferentes comisiones dentro del Movimiento 15M organizaran mesas redondas, charlas, debates, talleres, para desarrollar en 'Las Setas' durante el día", una cuestión "por la que no tenemos que pedir permiso, aunque sí notificarla, acogiéndonos a nuestro derecho constitucional de reunión", destaca. "Todos los días de 12,00 a 00,00 horas hemos organizado grupos de trabajo para llevar a cabo estas actividades", pero "la semana pasada nos dijeron que las manifestaciones sin problema, pero que la concentración indefinida no, y nos exigían una horas de cierre". Finalmente, continúa, esta semana "le hemos comunicado el programa, lo que estábamos preparando, etcétera, pero este miércoles nos ha respondido la Subdelegación denegándonos la concentración; es más, nos hemos enterado de que ha sido el alcalde, Juan Ignacio Zoido, el que ha negado personalmente la acampada, y pretende cobrar tasas", explican, al tiempo que informa de que el Movimiento "interpondrá un recurso ante el Tribunal Supremo, para lo que tenemos 48 horas, y en el que ya están trabajando los abogados".

Spain is pain.

Publicado En el blog Olimpia. http://olimpia-w.blogspot.com.es/2012/05/spain-is-pain.html----- La juventud española, a pesar de no saber ya quién fue Franco, ha vivido indirectamente las consecuencias de la Guerra Civil, guerra cuyos vencedores impusieron un régimen fascista. Al mando de un militar, Francisco Franco, sometieron a un pueblo que había elegido democráticamente la República como forma de gobierno, vieron aniquilados su derechos, torturados sus militantes y represaliados y muertos muchos de sus defensores. Siempre terrible una guerra civil. Una guerra que mató inocentes, que deshizo familias y que enfrentó a hermanos, a amigos, a vecinos. Una posguerra en la que los vencedores continuaron asesinando y persiguiendo y en la que se fraguó una resistencia que fue arrasada. La llamada “transición” que se produjo a la muerte del dictador con la legalización de los partidos políticos, hasta entonces en la clandestinidad, y la promulgación de una Constitución, hicieron pensar en una transformación no traumática de la sociedad. Demasiado dolor y miedo se arrastraba todavía de la guerra. Daba que pensar que la forma de gobierno fuese una “monarquía parlamentaria” y que el Rey lo nombrase el dictador. Pero fue la teórica amenaza de una involución por el intento de golpe de Estado por parte de militares franquistas el 23 de febrero de 1981, la excusa que frenó la reforma y dejó instalados en la retaguardia a los mismos de siempre. La Iglesia católica tuvo y tiene un papel importante y sigue siendo un poder fáctico al servicio de los poderosos. Sus prebendas la continúan haciendo poderosa económicamente e influye en la ideología al controlar parte de la educación. Sus mensajes de no al aborto, a los preservativos, a los matrimonios gay, a la investigación con células madre, a la eutanasia por una muerte digna, siguen ocasionando que muchos de los creyentes estén en conflicto dentro mismo de su propia Iglesia. Cada vez más, nuevas religiones se arraigan entre la población y vienen a unirse a la oficial. Los mensajes de criminalización de los musulmanes enrarece la convivencia y radicaliza posturas, siendo las religiones un mecanismo de sumisión que lo único que hacen es conformar o enaltecer odios y olvidarse en la mayoría de los casos de los discursos de igualdad y de amor que predican. Otro sector busca en las explicaciones esotéricas y supersticiosas un asidero a su situación. Casi un 70% de los jóvenes vive con sus padres y la cifra parece aumentar. La reforma de las pensiones, la última reforma laboral, los recortes en educación, los recortes en sanidad, la falta de asistencia sanitaria a los mayores de 26 años sin trabajo y a los inmigrantes, traerá más miseria y que el peso de la crisis descapitalice a las familias nucleares y conlleve a otro tipos de familias extendidas para poder afrontar el peso de la falta de empleo. La mayor parte de la población se ha quedado sin derechos, dejando obsoletos los planteamientos de la Constitución, de la que se habían cuidado bien en que su redacción fuese ambigua -fruto del "necesario consenso"- y dejase la puerta entreabierta para que a lo largo de 35 años se desmantelase nuestro sistema sanitario y de seguridad social. La incostitucionalidad está a la orden del día, pero como se basa en interpretaciones, pues eso, donde dije digo digo Diego... La educación se ha ido deteriorando, ofreciendo pocas posibilidades de prosperar a las clases más humildes. El Plan Bolonia, que nos ha unificado con las titulaciones europeas (sin información alguna que trascendiese y tachando a los estudiantes que protestaron simplemente de "anti-Bolonia") ha homogeneizado la educación ofreciendo mano de obra barata y dejando para la burguesía la formación especializada con másteres y cursos de elevado coste, perpetuando el poder en manos de los mismos. La anunciada subida de las tasas académicas, el aumento de alumnos por clase, más horas lectivas para el profesorado y menos sueldos, no parecen cambiar la situación a mejor. La Constitución dio carta de validez a las autonomías, regiones que históricamente ya habían gozado de sus propias leyes, cultura e idioma y que el franquismo había reprimido, pero también a otras a las que no antecedía la misma historia. Catalunya y el País Vasco fueron desde el principio las zonas con más desarrollo industrial, lo que ocasionó una fuerte inmigración de trabajadores de otras zonas y el crecimiento de una potente burguesía que rivalizaba con los ricos terratenientes de los grandes latifundios andaluces y de Castilla, fuentes de enorme poder. Los gobiernos de la derecha nacionalista, han sabido rentabilizar el sentimiento nacional reprimido durante el franquismo, y lo han convertido en un elemento distorsionador. La organización armada ETA, que durante el franquismo tuvo un papel destacado contra la dictadura y que contó con la simpatía del pueblo vasco, se convirtió después en el centro de atención por sus sangrientos atentados, siendo la excusa para distraer de otros serios problemas que se barajaban. El nacionalismo, como todo, si se eleva en contra de otros, se convierte en odio y sinrazón, es decir en fanatismo. Y el fanatismo se retroalimenta y es contagioso, sea del cariz ideológico que sea. Los partidos “nacionalistas”, se han apoderado de un “sentimiento” y así parece que los enfrentamientos de clase quedan suavizados y la lucha es una lucha entre nacionalismos-centralismo, distrayendo del problema que afecta por igual a las clases oprimidas, pertenezcan a una autonomía u otra. Pero el PP pisa fuerte y está quitando atribuciones a las autonomías, ahora ya a cara descubierta y sin ningún tipo de recato. Mientras en Catalunya su partido en el poder, CiU, en una avanzadilla de recortes y de represión, se lanza a la conquista de un lugar de prestigio en Europa (menudo prestigio). Son los mismos perros pero con diferentes collares. Pero la guerra de achacar todos los males al centralismo, o a las autonomías, o a los anteriores en el poder, tiene su efecto en los ciudadanos que, como siempre, buscan enemigos fáciles y, así, se olvidan de quiénes son los responsables de sus desgracias. La historia tendría que hacernos abrir los ojos. Ver quiénes han sido los que han salido ganando y quiénes son los que han perdido en todos los conflictos nacionalistas. Es el pueblo quien pierde siempre, porque a los de arriba les importa bien poco manipular el sentimentalismo cuando lo que les mueve es el poder y la riqueza. Los sindicatos de clase se han convertido en “empresas de servicios”, olvidándose de la concienciación de clase, perdiendo sus planteamientos revolucionarios. Las negociaciones con gobierno y empresarios han generado resquemor y dejado descontentos a muchos trabajadores. Los acuerdos sobre pensiones, la desidia de impulsar movilizaciones, la falta de información de las negociaciones y un sinfín de actuaciones han hecho que pierdan crédito y que se fortalezcan aquellas organizaciones sindicales, que a pesar de tener motivaciones válidas se mueven por sentimentalismos y parecen carecer de alternativas viables. Los argumentos de que las empresas y los capitales irán a otros países más rentables, es la espada de Damocles que se cierne sobre los trabajadores para cercenar sus derechos y moderar sus reivindicaciones. Los empresarios poderosos ya hace tiempo que tienen el dinero en “paraísos fiscales” y que utilizan mano de obra más barata de otros países cuando les hace falta. La banca se ha fortalecido y es la que manda actualmente en el mundo; los gobiernos neoliberales se dedican a dar ayudas a los que después les venden el dinero más caro y son los que, por su afán desmesurado de lucro, nos han llevado a esta situación (producto del sistema capitalista). Pero todo es beneficiar a los de arriba y hacerles pagar menos por la crisis. Tenemos un bipartidismo fruto del liberalismo, que en la actualidad ha venido alternando a PP y PSOE, que no ha permitido que la izquierda, salvo en los primeros años de la transición, tuviese una presencia importante. Los socialdemócratas en el poder, con sus teorías neoliberales, han convencido a la población de que la única salida es ir a por un “estado del bienestar” -ese paraíso de felicidad que nos venden a diario las series norteamericanas, la televisión y los medios- generando desconcierto el que a esta alternativa se hayan unido otras fuerzas, lo que ha hecho confundir a la población. Pero el llamarse "socialistas" encandiló a muchos y no ha sido hasta ahora que se ha evidenciado su política neoliberal, en la misma línea del criticado PP. Europa ha marcado la directriz económica y los partidos socialdemócratas las cumplen a rajatabla. Un mundo en que manda el FMI y en el que sus lacayos europeos se reparten el pastel a la sombra de Obama y sus amigos sionistas, empeñados en meternos en otro grave conflicto en la futurible guerra contra Irán en la que les mueven los mismo intereses que les movió en Irak, Afghanistán, Libia, están intentando en Siria y un largo etc. La situación de EEUU pronto repercutió en Europa y el Banco Central Europeo se asustó. Con la “crisis financiera” los países gastaron importantes cantidades de dinero en “ayudar a los bancos” y aparentar tranquilidad, y entró en juego la calificación de riesgo por parte de las agencias privadas (como Moody's, Standard & Poor's o Fitch) de las situaciones de algunos países, lo que ocasionó y ocasiona la alarma de los "mercados" y la “necesidad” de ayudarlos con nuevos préstamos que a la larga producen mayor endeudamiento. Todo ello obliga a vender nuestro patrimonio, a privatizar las pensiones y la sanidad, recortar derechos, disminuir gastos en educación, en investigación. Mientras, sorprendentemente, se disparan los gastos en Defensa. Los objetivos a seguir no son otros que hacer pagar a sus conciudadanos las ayudas a la Banca. La ciudadanía está harta de que siempre les toque a los mismos pagar la crisis, pero algunos y sobre todo los votantes del PP, se creen el discurso y esperan pacientes a que pase el chaparrón. ¡Y mientras, recorta que recortarás con el respaldo de sus votos! Existe un descontento generalizado pero, a pesar de ello, la gran mayoría es temerosa, incapaz de alzar la voz. Llevan dentro todavía el poso de tantos años de franquismo, ese franquismo que rezuma en cada esquina de la vida cotidiana. Figuras destacadas del franquismo dando nombre a calles de localidades españolas; ministros franquistas recién fallecidos con honor y gloria y homenajes y todo. Familiares de las víctimas de la Guerra Civil, que no han conseguido recuperar aún el reconocimiento de sus muertos. Perdura el miedo de las clases oprimidas hacia sus amos, miedo que heredaron de sus padres, ese conformismo atávico al que tuvieron que acostumbrarse sus abuelos y que ahora pesa como una losa sobre ellos. Tras años de bombardeo ideológico existe el temor a la “manipulación”, a ser dirigidos y se ve con recelo cualquier participación en actividades de izquierda que lleven algún tipo de jerarquización. España presenta una altísima burocracia con numerosos cargos públicos. Esta característica hace que sea difícil llegar al fondo de muchas cuestiones porque nadie es culpable de nada, siempre es culpa otro y nunca nadie dimite. Cada día se destapa alguna corrupción y muchos consideran incluso que forma parte de la idiosincrasia de los españoles. El trato de favor, el amiguismo y el clientelismo todavía están arraigados con fuerza en la sociedad española y raro es el día que algún caso no salpica a políticos de uno u otro partido. El consumo desmesurado e inútil, producto de un bombardeo publicitario que inunda la televisión, en una sociedad en el que único aliciente es ir de compras para evadirse; la falta de gratificaciones personales, frustración laboral; un ritmo de vida alienado que venden como panacea de la libertad de nuestro sistema... Beber, divertirse, jugar, evadirse... Consumo costoso que obliga a pedir créditos y entrar en esa rueda que obliga a extenuantes jornadas laborales y al inmovilismo. Al perder derechos, los trabajadores se han vuelto insolidarios. Saben que el empresario puede hacer lo que quiera y prefieren callar para no ser ellos los próximos que despidan, porque ¿quién pagará entonces los créditos? A muchos no les llega información porque la que tienen de los medios llega sesgada; la televisión es una televisión-basura a la que, hipnotizados, siguen casi todas las familias españolas, con mensajes reaccionarios y noticias manipuladas que sumergen en la más absoluta ignorancia y que allanan el camino para los prejuicios y posteriores acciones políticas injustificables, como el apoyo a la OTAN en la guerra de Libia, el apoyo a los rebeldes sirios, el envio de soldados españoles a Uganda para entrenarlos contra los piratas somalies, la instalación del escudo antimisiles en Rota y un larguísimo etc. El consumo de alcohol y el fútbol se convierten en las válvulas de escape. La alternativa verde, la protección del medio ambiente, son parches que no cambian la situación ni la resuelven, pero tranquiliza conciencias. Aumenta la tendencia a lo “natural”, a lo esotérico, a teorías pseudo-científicas que son la salida individualista y fácil a los problemas. Después de la política agresiva llevada por el Partido Popular con su presidente Aznar, los españoles habían albergado esperanzas de cambio con el Partido Socialista, pero poco a poco se fueron esfumando a medida que su política se fue desenmascarando y acercándose a la de su contrincante. Se gobierna con mayoría absoluta y se alterna ese bipartidismo que no ofrece posibilidad de que otras fuerzas de izquierda hagan oír su voz. Al no tener que rendir cuentas a la ciudadanía nada más que cada cuatro años, convierte el periodo electoral en una guerra de insultos, descréditos y bajezas que hacen que la opinión pública no crea ni confíe en los políticos. La izquierda se presenta desmembrada. Y los partidos nacionalistas de derecha que han utilizado siempre los nacionalismos para atizar animadversiones, resaltan las diferencias históricas, culturales o económicas, atribuyéndoles una carga de insolidaridad, que después rentabilizan y les permite conseguir los votos para conservar el poder las mismas clases dominantes. Ya nadie sabe qué partido es realmente marxista (muchos ya no saben ni lo que es) o comunista, quién es socialdemócrata o simplemente nacionalista, o quién de ultraderecha o ecologista. Con una educación que no enseña. Con un partido de derechas que se dice Popular y cuyo presidente se va con un tupper para "no molestar al cocinero"; un Partido Socialista Obrero, que canta la Internacional puño en alto y que colabora con la masacre libia y que de “obrero” no tiene nada; unas centrales sindicales representativas, que pactan a puerta cerrada el recorte de pensiones y otras medidas; un partido de “izquierdas” nacionalista, que renunció a la hoz y al martillo y la cambió por colorines verdes, que dejó de ser marxista y que apoyó nuestra entrada en la OTAN... Con la caída del muro de Berlin, también cayeron la mayoría de las siglas y los símbolos comunistas y se diluyeron estas ideologías en el mar del "bienestar" Al miedo a los “dictadores de izquierda” difundido por los medios, el miedo al “comunismo”, al “terrorismo islámico” promovido por el 11S, el miedo a perder la posibilidad de acceder a esa vida fácil y lujosa de los ricos a la que creen poder llegar (ahora por la lotería o el chanchullo o el famoseo) hay que añadir el discurso feroz de una sociedad derechizada e influenciada por la cúpula de la iglesia católica, que considera que todos los males provienen del ateísmo y que la solución pasa por el catolicismo y la vuelta a los valores tradicionales. Los partidos de derechas intentar hacer creer que la culpa de la crisis la tienen la llegada masiva de emigrantes (musulmanes, claro) que nos roban la sanidad y se benefician de nuestros impuestos, los nacionalistas que no aportan lo que deben, o los otros que se quedan con todo. Da lo mismo; el caso es buscar un enemigo a quien el pueblo haga culpable de sus problemas. Esta derecha es la que alerta también de los del “15 M “ y de los movimientos populares, a los que acusan de estar manipulados. Pese a la situación económica que se vive, con 5 millones de parados, existe un sector importante de la población que aún cree que, solventada la crisis, la sociedad retomará su rumbo. Pero cada vez hay más personas afectadas por la crisis, personas sin casa, sin trabajo, sin futuro; esos “indignados” que tomaron la calle tal vez una día comprendan que no es una crisis pasajera, es una crisis de un sistema llamado a extinguir que es el capitalismo y que organizarse es necesario. Los desencantados y muchos de los que se sentían traicionados por las siglas del PSOE creyéndolos de izquierda, prefirieron no votar o votar en blanco, como voto de castigo o simplemente por falta de alternativas o no creer en esta democracia (cosa lógica); y tenemos instalado así a un prepotente PP, que respaldado por los votos y su ideología de post franquismo, sigue a pies juntillas los dictados de Europa en un afán por ganar puntos y asegurarse su futuro personal apoltronados en algún alto cargo de alguna de las empresas a las que favorecen con sus políticas privatizadoras, como han hecho antes y como también han hecho sus colegas socialistas; si no, veamos a la ex ministra Salgado, sin ir más lejos. Triunfo Frente Popular. Martín Santos Yubero. Anima el pensar que las últimas movilizaciones consiguieron sacar a la calle a centenares de miles de personas, pero no hay mas que ver en qué está quedando “la primavera árabe” para no poder albergar por el momento demasiadas esperanzas. Afecta a toda Europa; afecta al mundo capitalista; afecta a las clases medias que ya no tienen posibilidad de dar un paso para enrolarse en las de arriba. Son clases desclasadas porque no tienen todavía conciencia de que son clases sin esperanza. Los otros, los que ya han sido desposeídos y echados al foso del ninguneo, tendrán que buscar nuevas fórmulas para sobrevivir. Compartir viviendas, comida, solidarizarse en la miseria y cuando afecte a una gran mayoría tal vez se comprenda que no hay remedio, que el capitalismo toca a su fin. Que no hay ya bienes que trasmitir a los hijos, que hay que luchar para darles una sociedad en la que la igualdad y la justicia sea la máxima herencia que se les puede dejar. “Indignados” hay muchos, pero esta indignación aglutina a gente de todo tipo que está harta de este gobierno, que está harta de “todos” los políticos. Muchos de ellos solo pretenden que esta sociedad sea algo más honrada y menos corrupta. Es significativo que su lema sea el de “¡democracia real, ya!” Después de un año y de las trifulcas que se han desatado, veamos si somos capaces de resurgir y demostrar que la unidad es la única herramienta de la que disponemos. Es necesaria una dirección coherente, organizada y capaz, que sepa recoger las demandas y hacer frente a este ataque sin piedad de estos últimos coletazos que el capitalismo está sacudiendo sobre nosotros. Elevar la conciencia, informar y formar, volvernos participativos y solidarios, unirnos, éstas son a mi parecer las únicas alternativas viables. Es triste que se tenga que luchar de nuevo para parar al fascismo. Tenemos que ser capaces de hacernos oír, de levantarnos, de decir basta. No solamente aquí; en Europa, en todos aquellos pueblos oprimidos. Entonces el capitalismo caerá y un nuevo mundo puede abrirse para las nuevas generaciones, hoy sin esperanza. Solamente la unidad hace la fuerza.

La delegada de Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha reconocido que la "reunión" con la que el 15-M tiene previsto empezar este sábado no le gusta pero que la ley no le permite prohibirla.

La delegada de Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha reconocido que la "reunión" con la que el 15-M tiene previsto empezar este sábado sus movilizaciones coincidiendo con el aniversario de la creación de este movimiento no le gusta pero que la ley no le permite prohibirla. En declaraciones a la Cadena Cope, recogidas por Europa Press, la delegada madrileña ha señalado que las concentraciones convocadas a partir de este sábado en la Puerta del Sol "se permiten porque la Constitución así lo dice", en concreto, el artículo 21 sobre el derecho a la reunión y la manifestación. "La mayoría de los ciudadanos cree que la Delegación de Gobierno puede prohibir una manifestación de una manera aleatoria porque me apetezca prohibir", ha explicado Cifuentes, quien ha señalado que "todo lo contrario", que el derecho de reunión es un derecho fundamental y "no está sometido a la autorización previa". Cifuentes ha explicado que solamente puede prohibir una manifestación "cuando tiene una constancia fehaciente de que se va a producir una alteración con daño para bienes y personas". En este sentido, ha apuntado que en los tres meses que lleva en el cargo, ha habido más de 700 manifestaciones en Madrid, y que solo prohibió una, coincidiendo con la huelga general. En este caso, ha recordado, coincidían cuatro marchas en la Puerta del Sol, y la delegada entendió que la confluencia de todas las manifestaciones podría suponer un problema. Sin embargo, ha señalado, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid entendió que no era así y la Delegación tuvo que rectificar. "Yo no puedo prohibir o no a mi antojo", ha señalado Cifuentes, quien ha reconocido que aunque, en concreto, esta reunión no le gusta, la ley le impide prohibirla. "Sí que puedo utilizar todos los mecanismos que la ley pone a mi alcance para que no haya incidentes de orden público, para que no haya violencia y, sobre todo, para que no se produzca una acampada", ha sostenido. EVITAR LA ACAMPADA Y es que Cifuentes ha hecho hincapié en que harán cumplir la ley y evitarán la acampada. "Una cosa es el derecho de manifestación y reunión y otra cosa es permitir lo que ocurrió hace un año, una acampada de tres meses", ha indicado, resaltando que, en su opinión, "la Puerta del Sol estaba tomada". Sobre un posible desalojo del kilómetro cero en el caso de que el sábado decidan acampar, Cifuentes ha señalado que las actuaciones policiales "tienen que ser proporcionadas" y que los sábados es un día que de por sí, en la Puerta del Sol, "hay muchísima gente que va allí a pasear o porque quiere estar", por lo que "en circunstancias normales" no se les desalojaría. Por otro lado, ha explicado que ha dado instrucciones a la Policía para que llevan cámaras y graben todo lo que pasa en las manifestaciones, pues, según ha afirmado, la grabación "es una forma de defenderse para demostrar que en el 99 por ciento la Policía actúa en defensa de la legalidad y no ataca".EUROPA PRESS

Se produjo un terremoto electoral en Grecia

Eric Toussaint--- Syriza, una coalición de la izquierda radical, se ha convertido en el segundo «partido» en importancia pasando del 4 % en elecciones precedentes (2009) al 16,6 % de los votos, con lo que pasa de 13 diputados a 52. El Partido Socialista (PASOK) ha perdido 2/3 de los votos obtenidos en 2009 porque desde el gobierno implementó todas la medidas de austeridad recomendadas por la Troïka (el FMI, el BCE, la Comisión europea), así que ha pasado de tener el 44% al 13,9 % de los votos y de 160 a 41 diputados, habiendo perdido 119. Nueva Democracia, el partido principal de la derecha, es el primero en estas elecciones pero también ha perdido una cantidad enorme de votos ya que ha pasado del 33,5 % al 19,20 %. Sin embargo en cuanto a número de diputados ha progresado porque según la ley el primer partido recibe una prima de 50 diputados! Alba Dorada, un partido neo nazi ha entrado en el parlamento por primera vez. Partiendo casi de la nada ha obtenido el 7 % de los votos y 21 diputados. El Partido Comunista KKE progresa ligeramente, pasando del 7,5 % al 8,4 % y pasa de 21 a 26 diputados. Izquierda Democrática —DIMAR— (una escisión de Syriza producida en 2010-2011) ha obtenido el 6 % de los votos y 19 diputados. Los Verdes no alcanzan el umbral necesario del 3% para poder entrar en el Parlamento, al igual que el partido de la extrema derecha Laos que, de este modo, paga muy cara su participación en el gobierno, teniendo en cuenta que había conseguido 17 diputados en las últimas elecciones. Antarsya (coalición de extrema izquierda) se queda con un 1,1 %. A la izquierda del PASOK tendríamos Syriza + PC (KKE) + DIMAR + Antarsya con 97 escaños (cantidad provisoria) en lugar de los 34 escaños de 2009. En la extrema derecha Alba Dorada tiene 21 escaños en lugar de los 17 que Laos perdio. 2.- Comentarios totalmente parciales: el resultado de los neo nazis es muy preocupante (véase el análisis del contexto, que evoluciona rápidamente, por Yorgos Mitralias http://www.cadtm.org/spip.php?page=...) El resultado de Syriza es muy positivo, ya que esta coalición anunció como propuestas/reivindicaciones: la suspensión inmediata del pago de la deuda griega durante 3 a 5 años, la anulación de las medidas de austeridad impuestas desde 2010, la ruptura de los acuerdos con la Troica, la nacionalización de varios grandes bancos privados... Muchos diputados de Syriza apoyan activamente la auditoría ciudadana de la deuda griega (entre los cuales, Sofia Sakorafa). Syriza es el primer partido en todas las grandes ciudades y en la generación de los 18-35 años. Veremos si Syriza mantiene esta orientación después de haber tenido este gran éxito electoral. Lo que es muy alentador es que una parte importante del electorado (en las grandes ciudades Syriza está a la cabeza) ha apoyado propuestas radicales. El futuro nos dirá si Syriza se mantendrá a la altura de este formidable sostén popular.

Anguita: “Frente al caos, hay que recuperar la República”

Hay tiempos que no vuelan. Se agazapan y comprimen en una Caja de Pandora. La caja mitológica de los males ha explotado. Esta vez, en forma de caos de voracidad financiera que impone el empobrecimiento cultural y económico, el enriquecimiento de los financieros, el desempleo y la sustitución de Gobiernos democráticos por tecnócratas designados a dedo. El comunista Julio Anguita, quien bajo su dirección Izquierda Unida alcanzó sus mayores éxitos electorales, superando ampliamente los dos millones de votos en las generales de 1993 y 1996, alcanzando en este último año más de un 10% de los votos y 21 diputados) propuso el viernes 9 en el Ateneo de Madrid una respuesta: la ruptura que debió haberse producido a la muerte del dictador, la defensa de la República, y la salida de España de la zona euro para recuperar la soberanía nacional. Anguita formuló un plan que atienda al pensamiento para construir un nuevo orden, sin la complicidad de los partidos políticos mayoritarios con el capitalismo descontrolado, incompatible con los derechos humanos. “España ha perdido la guerra en aras de una ilusión ilusionista, la de una Unión Europea (UE) de moneda única. Hemos perdido la soberanía nacional sometidos a una sumisión eterna a la UE, que pretende convertirnos en lacayos: paro laboral, pérdida de la generación de jóvenes mejor preparados de nuestra historia, del derecho a la razón de la democracia”, dijo. Recuperar el mando de la nación Gobiernos que utilizaron las nacionalidades internas para conseguir apoyo en el Congreso a costa de transformar en producto de mercado el voto popular han hecho caso omiso de los intereses de la nación. Todo un trueque propio de fenicios que aplican al presente fórmulas para mantenerse en el poder. El plan rescatador del caos propuesto por Anguita, fruto de un debate que mantuvo en Córdoba con hombres y mujeres deseosos de organizar focos de resistencia, se basa en una justicia social que devuelva los derechos de la democracia, la capacidad de crítica frente a medios de comunicación al servicio de las grandes empresas; otra ley electoral que respete el voto ciudadano a partidos minoritarios y evite que los dos grandes partidos capturen esa voluntad de voto; ética cívica, pública, colectiva; otra cultura, inteligente, crítica y participativa. Del discurso de Anguita se desprendió una llamada a una formación de los alumnos que no sea solapada con un pretendido saber contaminado por ideología mercadista, que confunde un contenido de altura de los programas con la construcción de nuevas universidades y la proliferación de másteres a la americana, pagados por las familias, y que han desembocado en un destino fijado por los mercados: el aumento de las cifras de paro en los universitarios y, encima, pagando. Todo un caos. Anguita reclama recuperar el mando de la nación. “Una rebeldía con causa”, afirmó. “Hoy los vientos que corren son contra la UE, que no ha logrado una convergencia entre lo político y lo económico. Sin unidad política sólo hay un Gobierno: el capital”. En 1985, Julio Anguita, por aquel entonces, alcalde de Córdoba, se rebeló en un artículo publicado en Mundo Obrero, contra la intención del entonces presidente del Gobierno, Felipe González, de invitar a los ayuntamientos a dar licencias de construcción para erradicar el paro. Estupor e indignación manifestó el alcalde ante lo que consideró una medida que daba “vía libre a la inversión privada sin control que se hace con criterios de beneficio inmediato y voraz depredación, propia de gobernantes de derechas”, afirmó. En 2008, y como rebote de la crisis hipotecaria estadounidense impuesta por el sector financiero globalizado, la diosa designada por Zeus destapó su caja en España con la explosión de la burbuja inmobiliaria, delatora de una burbuja general manejada por los bancos especuladores en la bolsa, que recurrieron a resarcirse de sus pérdidas de casino con créditos e hipotecas tramposas apoyadas por la ley que les concede no solamente sustraer viviendas impagadas sino que obliga a atacar a las familias que avalaron un crédito a los hijos. Victimas dobles, como en tiempos del Medioevo que castiga al engañado. Bancos, especulación financiera, empresas constructoras ávidas de dinero y ayuntamientos corruptos que se saltaron los criterios urbanísticos han demostrado “el fracaso del modelo del ladrillo que ha terminado con el tejido productivo”, señaló Anguita. El artículo de Anguita en Mundo Obrero, y otros muchos de su autoría rebelándose contra la política derechista de la socialdemocracia a la que se han apuntado los sucesivos gobiernos socialistas, aparecen en el libro ‘Combates de este tiempo’ que el exdirigente comunista presentó en el Ateneo de Madrid el pasado viernes. Nueva época esclavista “¿A quién engaña el Gobierno del PP cuando afirma que puede rebajar el déficit de 8,5 por ciento al 4,4 por ciento? Es imposible. Nos están devolviendo a la época esclavista que coloca a hombres y mujeres en la función de trabajar por la vida. Se nos ha prohibido pensar con un exceso de información y de imágenes. La UE y los mercados nos llenan siempre con el mismo discurso. La Historia se repite. Los problemas de hoy vienen del pasado. La angustia y el miedo es ver cómo avanzan la marea negra y el fascismo que niegan el pensamiento”, dijo Anguita. El formateo de las mentes por los medios de comunicación, la sumisión de los partidos políticos a una ideología única, la del capitalismo, conducen a “la lógica que el PSOE apoya asumiendo la lógica del PP y que le ha conducido a autoderrotarse. Un limbo de resignación y miedo cultivado en el que proliferan entre los ciudadanos el `no quiero saber’ y el `hemos vivido por encima de nuestras posibilidades’, convirtiendo a las víctimas en culpables”. ¿Rubalcaba contra la reforma laboral? Rajoy le contestó: “¡Pero si usted lo empezó!”. “Una lógica del suicidio que quiere arrastrar a los demás con las redes de la sumisión” y que, para Anguita, “sólo se puede eliminar combatiéndola con otra lógica: la que devuelve la utopía y el pensamiento en el marco de una auténtica República”. La nueva situación requiere, para el exdiputado comunista, una “ruptura con movilizaciones preparadas con la cabeza”. “En las de hoy”, dijo, “hay más siglas que ejército”. Un pensamiento que haga que la economía, como disciplina científica, retorne a ser dependiente del mandato político, convertido hoy en soldado de “un Estado de excepción que se ha comido la democracia representativa”. Para Julio Anguita, España se encuentra en “una fase prerrevolucionaria que, paradójicamente, no tiene sujeto revolucionario”, derrotado éste por el miedo y la resignación. “Pero que saldrá adelante”, asegura, “con las personas dispuestas a plantear una guerra nueva (sin tácticas del pasado) con un ejército plural y una acción de ética política alternativa, que entienda la ruptura como algo mental”. “Algún día”, dijo, “la gente se dará cuenta de que todo esto tiene un nombre: La República”. Carlos París, filósofo y presidente del Ateneo de Madrid condujo la presentación del libro ‘Combates de este tiempo’. En un ambiente de solidaridad con el movimiento 15M, Miguel Pastrana, poeta, y secretario Segundo del Ateneo; Pedro García Bilbao, sociólogo y presidente de Unidad Cívica por la República, Agustín Moreno, sindicalista de CCOO en la Enseñanza, y Ricardo González Mestre, director de la editorial El Páramo, también participaron en el acto. En sus intervenciones apoyaron la República y la política del pensamiento frente al golpe de Estado financiero.http://ecorepublicano.blogspot.com.es/2012/03/anguita-frente-al-caos-hay-que.html#.T6e4Hrt0jjR.facebook

Referéndum no, democracia si o si.

Ante los últimos vergonzosos acontecimientos protagonizados por la familia real española, son muchas las voces que hasta ahora no se habían posicionado al respecto y que en este momento relaman la abdicación de Juan Carlos I, la necesidad de un referéndum en el que la ciudadanía elija república o monarquía, o la instauración de la III República. Mientras tanto, en los mentideros madrileños se comenta que la Zarzuela ya ha echado a rodar toda su maquinaria protocolo-propagandística para preparar la sucesión de Juanito I y salvar de la mejor forma posible la crisis en la que se haya enfangada la monarquía española. Por lo mencionado en el párrafo anterior, el discurso republicano está hoy más vivo que nunca, y cuestiones como la del referéndum, la abdicación o la instauración de la República son hoy más escuchadas que nunca. Antes que nada, me gustaría aclarar dos conceptos; Referéndum y República. El Referéndum es un mecanismo democrático que da la opción de que la ciudadanía manifieste su voluntad al respecto de una cuestión en concreto, mientras que República es un sistema político sinónimo a su vez de plena democracia, ya que en él todos los ciudadanos del estado en cuestión tienen los mismos derechos y obligaciones de forma totalmente veraz. Al hablar sobre la hipotética y futura instauración de la III República Española, la mayor parte de las voces republicanas (ya sean partidos políticos, asociaciones republicanas o republicanos anónimos) suelen coincidir en la petición de un referéndum que permita a la ciudadanía manifestar su voluntad al respecto. El referéndum que a priori parece indispensable para llegar a la ansiada III República, es una peligrosa arma de doble filo totalmente inadecuada para esta cuestión. En la cuestión republicana, el hecho democrático no reside en la utilización de un referéndum que de la opción de elegir entre república o monarquía, sino que únicamente y exclusivamente el hecho democrático radica en la instauración de la III República Española, y por consiguiente en la instauración de la plena democracia. Por muy mal que suene, podemos afirmar que la ciudadanía española carece de la madurez político-democrática necesaria para responder correctamente ante semejante situación. Esta última no es una afirmación baladí ni un desprecio gratuito hacia el grueso de la ciudadanía, sino que es una realidad que se puede ratificar contrastando los resultados de los últimos procesos electorales acontecidos en este país. En las pasadas elecciones generales del 20 de noviembre, ante una situación de brutal crisis económica, la ultraderecha neoliberal representada por el Partido Popular alcanzo el gobierno gracias a los votos de la clase trabajadora española. ¿Qué ha hecho el señor Rajoy nada más llegar al poder?, estrangular a la clase trabajadora mediante una indecente Reforma Laboral, e iniciar una orgia de desenfrenados recortes. ¿Acaso no aventuraba este oscuro panorama la ciudadanía española?, claro que sí, pero aun así lo alzo al poder. Con el caso de la hipotética instauración de nuevo de la Republica en España podría suceder lo mismo, la practica totalidad de la población reconoce a la monarquía como un ente arcaicamente antidemocrático, corrupto e innecesario, pero aun así gran parte de la población se considera monárquica o juancarlista. ¿Cómo reaccionaría esta población ante un hipotético referéndum? ¿Estarían a la altura de la decisión? Y más aun teniendo en cuenta la probable presión que ejercería tanto la derecha política como la caverna mediática para perpetuar el actual sistema monárquico. Por todo ello, es necesario que los republicanos actualicemos nuestro discurso dejando de lado la cuestión del desdichado referéndum. Nosotros queremos instaurar la plena democracia, no que se nos deje elegir entre democracia o no democracia. A buen seguro que cuando llegue este transcendental momento habrá republicanos de nuevo cuño que pidan un referéndum vinculante (bien por ellos), pero nosotros los republicanos de convencimiento tenemos que exigir la instauración de la III República y por consiguiente la instauración de la plena democracia sin ningún tipo de condición ni tapujo.http://elrincontricolor.wordpress.com/2012/05/09/referendum-no-democracia-si-o-si/

Rusia, 9 de mayo de 1945: Españoles en la victoria contra el nazismo

Escrito por Leoncio Soriano---- Muchos conocen la División Azul, unidad del ejército nazi integrada por voluntarios españoles que participó en la invasión de la URSS durante la Segunda Guerra Mundial, pero pocos conocen la heroica gesta de un puñado de españoles que en aquella guerra entregaron su valor y hasta su vida en contra del fascismo. La Cuarta Compañía marchaba por la Plaza Roja en medio de una densa oscuridad que parecía absorber el paso de los soldados españoles. Hace menos de dos años, poco después de llegar a la URSS, estuvieron aquí, en medio del histórico recinto que tantas veces habían contemplado en las fotos y en el cine. Inundada por multitudes, llena de alegría y risas, la Plaza Roja les pareció mucho más pequeña de lo que imaginaban. Ahora, desierta sumida en el silencio y cubierta de montones de nieve, se hacía inmensa y parecía increíble que a contados kilómetros estuvieran las columnas acorazadas alemanas. Justo cinco años antes, en el asediado Madrid de 1936, vieron por primera vez a las brigadas internacionales y los "chatos" y "moscas" (cazas soviéticos) que defendieron sus cielos. Pero en aquellos momentos, la línea del frente estaba a escasos kilómetros del corazón de Rusia, y la presencia de la unidad española en la Plaza Roja era prueba de la confianza que gozaban en la URSS los "españoles de Stalin". En aquellos días cuando Moscú se preparaba para los combates callejeros los españoles ocupaban posiciones bajo las mismas murallas del Kremlin. No fue fácil conseguirlo. Las leyes soviéticas prohibían el alistamiento de extranjeros en el Ejército Rojo, por lo que la mayoría de los españoles combatieron en unidades especiales destinadas a actuar en la retaguardia alemana, como la Brigada de Misiones Especiales OSMON cuya cuarta compañía estaba integrada solo por españoles. Entre ellos estaba mi abuelo. Recuerdo cómo le pedía que me contara algo sobre la guerra y su voz cuando decía aquello de "cuando estábamos en las `akopas`...", españolizando la palabra rusa "okop" (trinchera). Cuesta imaginar lo que sentían aquellos españoles que apenas dominaban unas cuantas decenas de palabras en ruso cuando se lanzaban en paracaídas en la retaguardia enemiga, donde debían guardarse tanto de los alemanes como de los habitantes rusos, que lo más probable es que los tomasen por rumanos o italianos disfrazados de partisanos. Más mérito aún tienen sus proezas, petrificadas en monumentos sobre las tumbas españolas en Crimea y el Cáucaso, los bosques de Smolensk y Leningrado, y a orillas del Volga convertidas en auténticas leyendas. Españoles en el infierno blanco En la antigua Stalingrado, a escasos metros del Volga, está la tumba del capitán Rubén Ruiz Ibarruri, héroe de la Unión Soviética e hijo de la "Pasionaria", Dolores Ibárruri. Dos combates le cubrieron de gloria. En el primero, cerca de Borísov, al frente de un pelotón de ametralladoras, el teniente Ruiz contuvo el avance de fuerzas alemanas muy superiores hasta perder la última ametralladora y luego sólo con granadas y pistolas lanzó un contraataque que desorientó a los nazis e hizo posible la llegada de refuerzos. Meses después, ya en Stalingrado, tomó el mando de un batallón y poco antes de morir consiguió detener el avance de una división acorazada alemana. También comenzaron a combatir en la guerrilla los pilotos republicanos, pero en 1942 uno de ellos, Juan Bravo, se encontró por casualidad en Moscú con el general Alexánder Osipenko, jefe de la defensa antiaérea soviética que le conocía desde la Guerra Civil Española. Fue así como más de 70 españoles lograron combatir en los cielos de la URSS. Por el número de aviones derribados los nombres de varios quedaron grabados en la lista de los hombres destacados de la Segunda Guerra Mundial. Prueba de ello es el hecho de que en la escuadrilla de cinco cazas que escoltó el avión de Stalin a la conferencia cumbre de los aliados en Teherán, tres eran pilotados por españoles, y la encabezaba el para entonces coronel Juan Bravo. Rusia valoró la aportación de aquel puñado de españoles En la capital rusa está situado el Parque de la Victoria, dedicada a los caídos en la Gran Guerra Patria, como llamaban en la URSS a la contienda de 1941-1945 contra Alemania. Terminado tras la caída del comunismo, el parque alberga una iglesia ortodoxa, una mezquita y una sinagoga, símbolos de las principales religiones de Rusia. En una esquina del parque, en medio de una glorieta, aparece inesperadamente una pequeña capilla católica. Una lápida en ruso y español recuerda al puñado de españoles que combatieron hombro a hombro con sus camaradas soviéticos.-------------------- CIFRAS DE COMBATIENTES - Unos 700 españoles se alistaron voluntarios y combatieron contra los nazis en la Segunda Guerra Mundial - Más de 200 perdieron la vida o se consideran desaparecidos. - Más de 600 fueron condecorados con diferentes medallas: "Por la defensa de Moscú", "Por la defensa de Leningrado", "Por la liberación de Varsovia", "Por la liberación de Praga", "Por la toma de Berlín". - Más de 70 fueron condecorados con las órdenes: "Bandera Roja", "Estrella Roja" y "Gran Guerra Patria". - Tres fueron destacados con las máximas condecoraciones de la URSS: dos con la Orden de Lenin y uno con la Estrella "Héroe de la Unión Soviética". Fuente: Rusia Hoy