21 de junio de 2012

Tras la legalización de Sortu, Aguirre plantea eliminar el Constitucional

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha cargado hoy contra el Tribunal Constitucional (TC) tras su decisión de aceptar el recurso de Sortu a su ilegalización. "Hoy es un día muy triste para la democracia", ha afirmado, antes de apuntar directamente al Alto tribunal: "A lo mejor hay que empezar a pensar" en que se convierta en "una sala del Supremo". Antes de intervenir en la sesión de control al Gobierno en la Asamblea, Aguirre se ha referido al fallo que dio a conocer ayer el Constitucional, un tribunal cuya existencia, ha dicho, hay que replantearse. "Ha llegado el momento de plantearse muy seriamente por qué tiene que haber un Tribunal Constitucional nutrido de políticos que se llaman magistrados pero que no lo son, y si hay que hacer recortes a lo mejor hay que empezar a pensar que el TC sea una sala del Supremo", ha dicho. La presidenta regional ha aseverado que es un día "muy triste para la democracia española" porque el TC ha decidido "enmendarle la plana" al Supremo "de nuevo" y legalizar Sortu, "un partido político que no ha querido condenar los asesinatos de ETA y se ha negado a pedir su disolución". El Constitucional está "nutrido de políticos que se llaman magistrados", según Aguirre Aguirre se ha referido al hecho de que a la magistrada del Tribunal Constitucional Elisa Pérez Vera, encargada de redactar la sentencia sobre Sortu, fuera también en el pasado ponente de las resoluciones sobre el Estatuto de Cataluña y Bildu. "¡Qué casualidad!", ha exclamado la presidenta, que ha añadido: "Hace año y medio que se sabía (que el Tribunal Constitucional debía resolver el recurso de Sortu contra la prohibición de inscribirse como partido político) y a mí me parece una vergüenza". EFE.http://www.publico.es/espana/437821/tras-la-legalizacion-de-sortu-aguirre-plantea-eliminar-el-constitucional

Mineros, ecología, 15-M

Carlos Taibo. El rescate de la UE ha hecho que pase, injustificadamente, a segundo plano la lucha de los mineros. Obligados estamos —parece— a rescatarla, y ello aunque resulte difícil evaluar cuál es la intensidad del debate que han suscitado, en los últimos días, y en el mundo que resiste, las protestas correspondientes. En esas condiciones, y aunque uno corre el riesgo de otorgar relieve excesivo a lo que probablemente no lo tiene, no me queda más remedio que apuntar una intuición: algo hemos hecho mal todos cuando no parece que tengamos otra cosa que discrepancias sobre cuestiones de fondo. Empezaré diciendo lo que creo que es, en estas horas, lo principal: sobran los motivos para apoyar, con todo lo que esté a nuestro alcance, la protesta minera. ¡Faltaría más! Si en todas partes intentamos hacer frente a agresiones y recortes, cómo habría de faltar nuestro apoyo a quienes, en el mundo de la minería, denuncian los efectos de unas y otros. Señalado eso, que repito es lo principal, no queda más remedio que pronunciarse sobre algunas disputas que están en la trastienda. Estoy pensando ante todo, claro, en la que se pregunta por la actitud —no de ahora: de siempre— que la resistencia minera ha asumido en relación con una cuestión tan vital como es el respeto del medio natural y los derechos de las generaciones venideras. Tengo la impresión —la certeza, por mejor decirlo— de que las protestas de estas horas apuntan directamente al legítimo propósito de garantizar salarios y preservar puestos de trabajo. Pero, aunque no ignoro la delicadísima situación de muchas familias, echo de menos, inequívocamente, algo más. Algunos compañeros me dicen que, aun compartiendo mi preocupación por el silencio que la dimensión ecológica de la crisis provoca en el movimiento minero, no es éste el momento para airear esas desavenencias. Puede que tengan razón. Pero me veo obligado a preguntar cuándo llegará, entonces, ese momento. Llevamos treinta años con la misma trifulca. Primero fueron las discrepancias que el futuro de la industria militar levantó entre nuestros pacifistas y lo que hoy llamamos sindicatos mayoritarios; los primeros reclamaban el cierre de las fábricas correspondientes, en tanto los segundos exigían, sin más, que se preservasen los puestos de trabajo. Luego llegaron las disputas en lo que hace a una sangrante industria, la automovilística, descaradamente subvencionada por los sucesivos gobiernos españoles. Ahora nos topamos con una discusión —creo yo que insorteable— sobre el porvenir de muchas de las industrias extractivas, lamentablemente lesivas para el medio natural y no menos lamentablemente vinculadas con un estilo de vida insostenible (el nuestro, claro, no el de los mineros). Cuando se me dice que la revuelta de hoy obedece al propósito de exigir que se cumpla lo que nuestros gobernantes dieron por bueno años atrás, quiero preguntarme si no es prudente discutir eso que unos y otros acataron. También he oído con frecuencia estos días que la responsabilidad en lo que se refiere a la sinrazón de buena parte de la actividad extractiva no es de los trabajadores de ésta, sino de las empresas o, más aún, del sistema. Me gusta poco el argumento. Si, como productores o como consumidores, acatamos las reglas del juego que impone ese sistema, somos al cabo corresponsables de la lógica de éste. Y estamos renunciando a la tarea de transformar la realidad. Cuando algún colega, de buen tono, ha sugerido que entre los ecologistas no faltan las gentes que, obsesionadas con el medio natural, han olvidado lo que significa la lucha social de siempre, no me queda más remedio que darle la razón. Para a continuación preguntarme, eso sí, cuántos son los trabajadores que, a más de mantener viva esa lucha social, muestran conciencia plena y consecuente en lo que respecta a nuestros deberes con el planeta y con las generaciones venideras. Todos somos parte del sistema que padecemos, y no sería saludable que olvidemos que nuestra conducta no siempre está a la altura de las circunstancias. Otra cara de la discusión de estos días la ofrece una colisión, sospecho que un tanto artificial, entre el 15-M y los mineros. En algún caso intuyo que nace de un malentendido. No le daré mayor relieve a las frases proferidas por algunos mineros que, ante la policía, consideraron conveniente afirmar que no eran como esos pacifistas del 15-M. Y no se lo daré porque no lo tiene, aun cuando me parece que lo suyo es recordar que lo que los periodistas llaman indignados no son moco de pavo. No está de más que recuerde al respecto lo que con mucho tino nos dice Raimundo Viejo: “Estudiantes e indignados, contrariamente a esa flipada de los mineros que rula por la red, no sólo consiguieron echar a los mossos de plaça catalunya; lo hicieron, además, sin necesidad de cohetes, dinamita, capuchas, ni toda la parafernalia: puro aikido de la multitud”. Me preocupa más la actitud de quienes, las más de las veces desde fuera —ni son mineros ni son quincemayistas—, han procurado airear eventuales diferencias entre unos y otros. Estas gentes, claramente sobrepasadas por lo que el 15-M ha acabado por suponer, parecen decididas ahora a recuperar el terreno perdido y escudarse detrás de los mineros. Por fin la clase obrera habría reaparecido para dejar a cada cual en su sitio y, de forma más precisa, para revelar bien a las claras la condición de un movimiento, el del 15 de mayo, en el que faltan la conciencia de eso, de clase, y la voluntad de transformación revolucionaria. ¡Caramba! Bien puedo imaginarme la reacción de un indignado que lo esté de verdad: sean cuales sean las carencias del 15-M —le preguntará al avispado zorrocotroco de turno—, ¿desde qué púlpitos hablarán estas gentes que ahora me ocupan? ¿Será que los mineros, legítimamente entregados a la tarea de defender empleos y salarios, están a punto de tomar el Palacio de Invierno? ¿Lo harán con ellos las direcciones, entumecidas, de CCOO y UGT, luego de aceptar, durante decenios, lo inaceptable? ¿Escucharemos por fin que reaparecen las palabras alienación y explotación en el lenguaje sindical al uso? ¿Nos llegará algún mensaje que invite a concluir que el objetivo de acabar con el capitalismo empieza a recobrar peso? ¿Tendremos conocimiento de alguna iniciativa en la que la palabra autogestión revele bien a las claras la perspectiva de superar el mundo del trabajo asalariado y la mercancía? En fin, ¿recibiremos noticias de que la conciencia de los límites medioambientales y de recursos del planeta invita a poner sobre la mesa otros valores y otras actitudes? No conviene que nos engañemos. La protesta minera es un interesantísimo ejemplo de que algo empieza a explotar entre nuestros trabajadores. Y el 15-M refleja bien a las claras que una parte de la gente ha empezado a percatarse de lo que tenemos entre manos. Hagamos lo que esté a nuestro alcance para acercar posiciones. Y consigamos al respecto, en particular, dos cosas. Por un lado, que el 15-M rompa definitivamente con los espasmos meramente ciudadanistas que siguen operando en su interior. Y por el otro que cada vez sean más los trabajadores que se sumen a la tarea de una resistencia frente al capitalismo que incorpore los valores de la autogestión, la lucha antipatriarcal, la contestación antiproductivista y el internacionalismo solidario. Tarea no nos va a faltar. http://www.carlostaibo.com/articulo...

Iruña se manifiesta contra los recortes, la reforma laboral y en defensa del Estado de Bienestar

Las calles del centro de Pamplona acogieron ayer de nuevo una multitudinaria manifestación contra los recortes, la reforma laboral y en defensa de los servicios públicos y del Estado de Bienestar. La manifestación, convocada por CCOO y UGT a nivel nacional bajo el lema ‘No te calles! Defiende tus derechos’ y apoyada por las organizaciones que forman parte de la Plataforma Social para la defensa del Estado de Bienestar y los Servicios Públicos en Navarra, partió a las 19.30 horas desde la antigua estación de autobuses de Pamplona y, tras recorrer las calles del centro de la ciudad, terminó en el Paseo Sarasate. Estas manifestaciones se repitieron a lo largo de la jornada de ayer, 20 de junio, en todas las capitales de provincia de España. Los trabajadores y trabajadoras de Inasa se sumaron a la manifestaron de Pamplona tras anunciarse el cierre de la planta de Irurzun, que deja en la calle a más de 150 familias, con una pancarta en la que se leía ‘Inasa+reforma laboral= 155 despidos’, y tras la marcha leyeron un comunicado en el que denunciaron la situación a la que les había llevado la reforma laboral y animaron a los trabajadores en estos duros momentos. El secretario general de CCOO de Navarra, José María Molinero, ha criticado el deterioro de la situación económica que vivimos: "El Gobierno se ha obsesionado con recortar derechos para atajar el déficit, pero se está demostrando que esa no es la solución, que hay que salir de esta crisis con otras políticas que sean justas y equilibradas".http://www.navarra.ccoo.es/webnavarra/menu.do?Inicio:364302

EE. UU. e Israel ‘bombardearon’ Irán con un virus-ladrón

El virus Flame fue diseñado para recoger información sobre instalaciones nucleares iraníes. Estados Unidos e Israel crearon conjuntamente el complejo virus informático Flame para recabar datos con vistas a un cibersabotaje dirigido contra Irán, afirma el diario The Washington Post. Según funcionarios occidentales informados citados por el diario, el virus rastreaba y controlaba los ordenadores de los funcionarios iraníes, enviando un flujo constante de información con la idea de preparar el terreno para una guerra cibernética. El esfuerzo conjunto de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense, la CIA y representantes militares de Israel, se centró en el uso de un software destructivo como el virus Stuxnet para causar fallos en el equipo de enriquecimiento de uranio de Irán. “Se trata de preparar el campo de batalla para otro tipo de acciones encubiertas”, dijo a The Washington Post un ex alto funcionario de los servicios de inteligencia de EE. UU., agregando que Flame y Stuxnet son elementos de un ataque más amplio que ahora se percibe. Flame salió a la luz en mayo pasado, después de que Irán detectara una serie de ataques cibernéticos en su industria petrolera. El trastorno fue orquestado por Israel en el marco de una operación unilateral que, al parecer, tomó por sorpresa a su aliado, EE. UU., según varios funcionarios occidentales y estadounidenses que hablaron bajo condición de anonimato. Los portavoces de la CIA, la NSA y la Oficina del Director de Inteligencia Nacional, así como la Embajada de Israel en Washington, han declinado hacer comentarios. Según los expertos, Flame es uno de los programas “más sofisticados y subversivos” diseñado hasta el momento para replicar información de redes, incluso de alta seguridad, y controlar las funciones cotidianas de un ordenador enviando la información a sus creadores. “La mayoría de los investigadores de seguridad no tienen las habilidades o los recursos necesarios para hacer algo así”, dijo Tom Parker, director de tecnología de FusionX, una empresa de seguridad especializada en la simulación de ataques cibernéticos patrocinados por el Estado. Parker asegura que no sabe quién está detrás del virus. “Uno sólo podría esperar que se tratara de los criptomatemáticos más avanzados, como los que trabajan en la NSA”. Imagen: Corbis http://actualidad.rt.com

El Vaticano ataca a los periodistas

Elena Llorente desde Roma-- Muchos periodistas “quieren imitar a Dan Brown”, el famoso autor de novelas sobre un misterioso Vaticano que han causado furor, como El código Da Vinci y Angeles y demonios. Por esta razón “se inventan historias y proponen leyendas” sobre la Santa Sede. En una entrevista concedida a la revista católica Familia Cristiana de Italia, el número dos del Vaticano, cardenal secretario de Estado, Tarcisio Bertone, fue demoledor al referirse a los periodistas que han dado a conocer documentos secretos, varios de ellos presuntamente robados en el departamento de Benedicto XVI. Es bastante raro que un secretario de Estado –rol equivalente al de primer ministro– conceda entrevistas, lo que habla de cuánto el Vaticano está preocupado por la evolución de la investigación sobre el llamado Vatileaks y/o la publicación eventual de nuevo material secreto. A este escándalo se le agrega ahora el dictamen no positivo de la comisión antilavado de dinero de la Unión Europea sobre el IOR (Instituto para las Obras de Religión), más conocido como Banco Vaticano. Por el robo de documentos en el departamento de Benedicto XVI está actualmente en la cárcel el mayordomo del Papa, Paolo Gabriele, pero se sospechaba de otras personas e incluso de cardenales que podían haberse prestado al juego. En cambio, Bertone fue terminante en este sentido: “Personalmente no tengo ninguna información de que algún cardenal esté implicado o de luchas entre personalidades eclesiásticas por la conquista de un supuesto poder. Como ha dicho también el cardenal Angelo Sodano –secretario de Estado durante el papado de Juan Pablo II–, es lógico que discutiendo en las distintas reuniones se puedan generar diferentes opiniones”, dijo Bertone a Familia Cristiana.... “La Iglesia está unida en torno del Papa”, aunque muchos tratan de dividirla a través de la difusión de “mezquindades” y “mentiras”, subrayó el secretario de Estado. Desde hace meses algunos medios italianos vienen publicando documentos vaticanos, aparentemente secretos o de circulación exclusiva dentro de los muros de la Santa Sede. Un periodista en particular, Gian Luigi Nuzzi, publicó un libro (Su Santidad) revelando una serie de escritos, incluso cartas privadas firmadas por el Papa. El mayordomo fue arrestado hace unos veinte días, luego de que en su casa se encontraran fotocopias de numerosos escritos. Se lo acusa, entre otras cosas, de haber entregado esos papeles a la prensa. “El Santo Padre sintió mucho dolor, no sólo por la traición de una persona que él consideraba de su familia sino también por la difusión de los documentos y además porque la normal y legítima dialéctica que debe existir en la Iglesia asume la forma de una contraposición entre amigos y enemigos”, contó Bertone en la entrevista. El purpurado piensa que hay en acto una agresión contra la Iglesia para desestabilizarla e incluso una operación orquestada para aislar al Papa de sus colaboradores. “La verdad es que hay una voluntad de división que viene del maligno. La unidad en torno del papa es fundamental porque da fuerza a las obras de la Iglesia”, subrayó, sin aclarar a quiénes aludía como responsables de la agresión, aunque algunos suponen que se refiere a una agresión de los medios de difusión. El secretario de Estado no pudo evitar referirse al otro escándalo que se produjo casi paralelamente al del mayordomo: la dimisión obligada del presidente del IOR, Ettore Gotti Tedeschi, economista cercano al Opus Dei, a quien la comisión de vigilancia del IOR le dio el bien servido por varias razones, entre otras cosas por la incapacidad de cumplir con sus deberes de presidente, por falta de prudencia y de precisión en relación con las políticas del instituto, por la difusión de noticias imprecisas sobre el instituto y la incapacidad de ofrecer explicaciones sobre la difusión de documentos que estaban en su poder. La cuestión de Gotti Tedeschi, según Bertone, “es clara”. Su alejamiento de la institución no se debe a la supuesta voluntad de transparencia en las operaciones del IOR que él decía defender, sino más bien “al deterioro de las relaciones entre los consejeros y a la toma de decisiones no compartidas” que llevaron a la destitución. El IOR, mientras tanto, sigue siendo objeto de polémicas. Según un documento del Comité de Expertos para la evaluación de las medidas contra el lavado de dinero (Moneyval, comité creado en 1997 por la comisión de ministros del Consejo de Europa), publicado ayer por el diario Il Fatto Quotidiano, el IOR respeta apenas ocho de las dieciséis normas principales antilavado de dinero y por eso no puede ser colocado en la llamada “lista blanca”. En 2011, el Vaticano, que no es miembro sino sólo observador del Consejo de Europa, pidió ser evaluado por el comité. En diciembre de 2010, la Santa Sede había aprobado una ley antirreciclado impulsada por Benedicto XVI, que entró en vigor en abril de 2011. Pero en 2012, el Vaticano emitió otra norma por la cual los poderes de un ente interno que había sido creado para el control antilavado (AIF) pasaban a manos de la Secretaría de Estado, presidida por el cardenal Bertone. Además se establecía que el IOR no daría información sobre el movimiento de las cuentas de sus clientes precedentes a abril de 2011, dijo Il Fatto Quotidiano. http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-196776-2012-06-20.html.http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/22276-el-vaticano-dice-que-los-periodistas-inventan-historias.html