22 de junio de 2012

Niño Becerra contra Krugman: "Los orígenes del desastre griego y no-griego se hallan en EEUU"

Eleconomista.es-- El economista Santiago Niño Becerra ha vuelto a mostrarse en contra de unas declaraciones de Paul Krugman. En esta ocasión, el Premio Nobel de Economía destaca en El País que los orígenes del "desastre griego" no se encuentran en el país, sino "más al norte, en Bruselas, Fráncfort y Berlín". Niño Becerra: "Krugman parece portavoz de alguien que busca el fin del euro". Allí, según el economista "las autoridades crearon un sistema monetario profundamente defectuoso -y quizás abocado a morir- y luego agravaron los problemas de ese sistema sustituyendo el análisis por las lecciones de moral. Y la solución a la crisis, si es que existe alguna, tendrá que llegar de los mismos lugares". Pues bien, Santiago Niño Becerra no está para nada de acuerdo con estas declaraciones. "Disiento", afirma el economista en La Carta de la Bolsa. Para él, "los orígenes del desastre griego y no-griefo se hallan en USA, que a finales de los 80, obligó al planeta a firmar un pacto por el que el resto del mundo sostendría y financiaría su economía a cambio de que USA consumiera de ese resto del mundo todo lo que no pudiera venderse y comprarse entre si". En este sentido, el experto recuerda que ese contrato "se retorció a principios del año 2000", cuando en Estados Unidos se puso en marcha una economía "hiperfinanciera con vida propia e independiente". "A principios de los 2000. Mmm, ¡justo cuando nació el euro!" puntualiza. Y ahora, explica el Catedrático, como el modelo está más que agotado, todo está fuera de control. "La salida no está en que se rompa el euro ni en imprimir billetes, sino en más coordinación y en mucha más optimización", señala Niño Becerra, al tiempo que agrega que lo que ha sucedido en Grecia se ha debido, en gran medida, a que "les dijeron que si querían la Luna podían tenerla, porque quienes podían les iban a dar los medios para que la tuvieran". "¿La culpa en Bruselas, Frankfort y Berlín?, OK, siguiendo por ese ahí también en Chicago, NYC, Boston, London, Tokyo y Taskent. Y seguro que me dejo algún sitio", sentencia el experto.http://www.eleconomista.es/interstitial/volver/hp_7jun12/economia/noticias/4062814/06/12/Nino-Becerra-contra-Krugman-Los-origenes-del-desastre-griego-y-nogriego-se-hallan-en-EEUU-.html

Las exiliadas españolas en México

Escrito por INAH-- La historia de vida de cinco españolas desterradas de su país por la Guerra Civil (1936-1939), que refleja el sentir y las experiencias del grueso de la población ibérica acogida en México, son contenidas en el libro Varias voces, una historia. Mujeres españolas exiliadas en México, en el que se revela el papel que tuvieron las mujeres como el principal sostén económico de sus familias en nuestro país, ante la dificultad de sus maridos por encontrar trabajo. A través de las vivencias de estas cinco personas, Enriqueta Tuñón, historiadora de la Dirección de Estudios Históricos (DEH) del INAH, explica en esta publicación el movimiento armado español en contra del gobierno de Francisco Franco, y narra cómo las mujeres ibéricas durante su exilio se incorporaron a la actividad económica mexicana, al ocuparse en cocinas económicas, tiendas de abarrotes, cociendo o tejiendo, y en la labor educativa en México, ante la imposibilidad de volver pronto a su patria al prolongarse la dictadura franquista. La publicación, editada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), fue presentada el pasado 21 de junio en la DEH, y destaca por contener entrevistas que forman parte de un proyecto de mayor alcance, el Archivo de Historia Oral. Refugiados Españoles en México, impulsado por la Dirección de Estudios Históricos en 1979, que sigue vigente. El archivo tiene más de 120 testimonios de españoles (trabajadores, intelectuales, maestros y amas de casa), quienes a pesar de las diferencias de profesión e ideologías políticas, compartieron el desarraigo a su patria y la añoranza de sus hogares. "Si el exilio significa un salir sin querer, huir para salvar la vida, vivir entre dos realidades; para las mujeres españolas simbolizó un quebranto irremediable en sus vidas, ya que representó la pérdida del espacio en el que se desenvolvían: su hogar, aunque si bien formaron nuevos en México, añoraban su cultura y el lugar donde nacieron", comentó la historiadora Tuñón. Esta reciente publicación del INAH representa el primer volumen de cuatro -que saldrán bianualmente- que conformarán una colección sobre el exilio español en voz de sus protagonistas. Cada uno de los siguientes ejemplares se conformará de cinco entrevistas biográficas, en las que los actores narrarán una "serie de hechos clave de la historia de España y México durante el siglo XX, desde los años 30 hasta los 80". "En este primer volumen se aborda el tema del exilio familiar, el cual se caracterizó por el abandono de las mujeres españolas de su país, para seguir a sus maridos y padres, más que por convicción propia", refirió la experta del INAH. "Algunas de ellas -agregó la historiadora-, a la caída del gobierno de Francisco Franco en 1975 tras su muerte, regresaron a España con la ilusión de recuperar aquella vida que habían dejado, sin embargo, se encontraron con la sensación de sentirse extranjeros en su propia nación, y de extrañar aquel sitio que los acogió por casi cuatro décadas". "Esto es la tragedia del exiliado, aquel que pierde arraigo e identidad y no se siente parte ni de su país de origen, ni de aquel que lo recibió y amparó, en el que solamente se percibe como un invitado que es bien recibido, pero que no forma parte de ese hogar", comentó la especialista. Ese, dijo, fue el caso de la entrevistada Estrella Cortichs, quien siempre tuvo una enorme nostalgia por España y nunca se adaptó del todo a México, y de quien incluso se puede leer en el libro "...me sentía en México como en una estación de ferrocarril, esperando siempre el tren...". Las vicisitudes de los exiliados durante la Guerra Civil y al término de ésta, en 1939, cuando casi medio millón de militares y civiles españoles cruzaron los Pirineos y llegaron a Francia pasando frío, hambre y bombardeos de los fascistas, son contadas por Carmen Parera y Silvia Mestre, quienes fueron separadas de sus maridos y padres en la frontera, y llevadas a casas de refugio o establos, mientras que ellos fueron dirigidos a los campos de concentración. En su testimonio, Parera refiere parte de sus actividades dentro del Partido Obrero de Unificación Marxista, para el cual conducía durante las contiendas un vehículo en búsqueda de municiones. A su llegada a México, era el sostén económico de su familia al trabajar en un expendio de pollo y después lograr poner su propia tienda de abarrotes. Posteriormente, ambas mujeres se reencontraron con sus familiares y lograron ponerse en contacto con el Servicio de Evacuación de los Republicanos Españoles (SERE), que financió los viajes de los más de 20 mil ibéricos que llegaron a México; dicho órgano en nuestro país recibió el nombre de Comité Técnico de Ayuda a Republicanos Españoles (CTARE), dirigido por José Puche. Estas mismas españolas, además de Angelines Dorronsoro, en sus entrevistas refieren la ayuda proporcionada por el CTARE y el gobierno mexicano, para buscar alojamiento y organizar comedores, además de crear empresas y escuelas que sirvieran como fuentes de trabajo, muchas de ellas aún vigentes, como las de los ramos farmacéutico y editorial. Asimismo, se crearon los colegios españoles, como el Instituto Hispano Mexicano "Juan Ruiz de Alarcón", la Academia Hispano Mexicana, el Colegio Madrid, el Patronato Cervantes y el Instituto Luis Vives, este último aún en funcionamiento; fueron creados con la intención de dar trabajo a los diversos profesores exiliados (como fue el caso de Estrella Cortichs), así como otorgar a los niños españoles educación basada en los valores, creencias y cultura del país europeo. Además, se abrió la Hacienda Santa Clara, en Chihuahua, con la que el gobierno mexicano buscó impulsar la actividad agrícola entre los refugiados, al mismo tiempo que se buscaba desconcentrarlos de la Ciudad de México, y dispersarlos a lo largo y ancho de la República Mexicana. Cabe destacar la historia de Silvia Mestre, una cubana de ascendencia española que vivió tanto en la isla como en Barcelona, ciudad que abandonó durante la Guerra Civil junto con su esposo anarquista para refugiarse más tarde en México, donde publicó gran cantidad de cuentos para niños y fue autora de la primera novela mexicana sobre el exilio español, Éxodo. Diario de una refugiada española. ----------------- Fuente: Televisa