5 de julio de 2012

¡¡VUELVEN LOS GOLPES DE ESTADO!!

Ante el cínico e infame Golpe de Estado parlamentario implementado por el Imperio y las viejas oligarquías paraguayas descendientes directas de la brutal dictadura de Alfredo Stroesner, nuestro Partido (MLM) tiene la obligación de alertar a los pueblos de nuestra América Latina y en especial a los pueblos y naciones oprimidas de Bolivia, frente al peligro latente de nuevas asonadas golpistas de parte de las derechas cavernarias al amparo y protección del Imperio Maldito.Efectivamente, en el Paraguay, aprovechándose de una fraudulenta mayoría parlamentaria, la derecha de ese país ha implementado un Golpe de Estado “express”, como lo ha calificado el presidente legítimo Fernando Lugo. El Imperio ya defenestró a Zelaya en Honduras, intento vanamente derrocar a Hugo Chávez, lo mismo pretendió con Rafael Correa y dos veces con Evo Morales, en 2008 con el complot prefectural y en 2009 con la banda terrorista de Rozsa Flores.En cuanto a Bolivia, actualmente se viene orquestando raudamente la tercera intentona golpista. La tramoya infame tiene las siguientes características. Se aprovecha todas y cada una de las legítimas reivindicaciones que tienen los sectores populares postergados por centurias para sobornar dirigentes, y de este modo desnaturalizar y distorsionar esos movimientos convirtiéndolos en asonadas subversivas contra el proceso de cambio.Con estos nefastos propósitos se ha conseguido que una dirigencia “indígena” que se atribuye falsamente la representación de las naciones originarias moxeñas, yurakares y chimanes, pretende con su marcha, levantar a los sectores más reaccionarios de la ciudad de La Paz, para provocar un alzamiento antigubernamental, producir los infaltables “muertitos” para acusar al gobierno de “masacres” y “genocidios” y de este modo posibilitar un derrocamiento violento del Gobierno. Es ese, precisamente el objetivo final de la famosa marcha novena de los indígenas jefaturizados por narcotraficantes, madereros, y otros mercaderes.Ahora se suma el increíble “Motín Policial”. Es cierto y evidente que las condiciones de trabajo y los salarios de los policías de tropa y de baja graduación son miserables, sin embargo esas condiciones vienen de mucho tiempo atrás y jamás se ha producido un levantamiento tan masivo lleno de reprochables saqueos, incendios, asaltos, agresiones y otrosdesmanes en medio de exclamaciones políticas de “derrocamiento” del Gobierno. Un policía, por ejemplo, furiosamente sostenía que como ellos “derrocaron a Goni, lo mismo harían con Evo”. ¡Falso señor policía!, fue el valeroso pueblo del El Alto y la gran Nación Aimara los que pusieron en fuga al oligarca SánchezLozada y no así una policía corrupta hasta la médula sobre todo en sus altos mandos.Como se ve, una legítima reivindicación se convierte en una asonada política por la mano negra de la reacción y el imperialismo que aprovechan ladinamente estas circunstancias favorables para ellos y desfavorables para las fuerzas patrióticas, democráticas y populares que pretenden continuar profundizando el proceso de cambio.¡Alerta bolivianos y clases y naciones oprimidas, se está gestando un nuevo Golpe de Estado y la obligación de la IZQUIERDA REVOLUCIONARIA es frenarlo y volverlo a derrotar!¡¡Muera el Imperialismo y las clases derechistas bolivianas!!¡¡El Fascismo cavernario, no pasará!! ¡¡Muera el Imperialismo y las clases derechistas bolivianas!!¡¡El Fascismo cavernario, no pasará!! Partido Comunista Marxista Leninista Maoista

CIA, Italia y Banco del Vaticano implicados en la venta de armas a Bachar al Assad( Siria)

Diario Público
Una vez neutralizado Julian Assange, a Wikileaks se la daba por muerta. Hoy renace de sus cenizas, pese al forzado refugio de su fundador en la embajada de Ecuador en Londres, y revela al mundo entero otro de los secretos mejor guardados del planeta: casi 2,5 millones de mails internos del régimen sirio de Bashar el Asad, que revelan todas sus actividades reservadas entre 2006 y 2012. Público.es ofrece a partir de hoy los resultados de esa investigación periodística en exclusiva mundial para los lectores en lengua española, ya que es uno de los siete medios de comunicación (cinco occidentales y dos árabes) que tienen acceso al contenido de ese nuevo 'scoop' de la célebre red de filtraciones dedicada a la defensa de la libertad de información. El estudio de esos 2.434.899 correos electrónicos cruzados entre los más altos funcionarios del Gobierno de Siria y sus aliados en el exterior continuará durante las próximas semanas, ante la complejidad de la tarea, pero ya ha dado sus primeros frutos al descubrir la hipocresía de determinadas multinacionales armamentísticas europeas, que han seguido vendiendo alta tecnología destinada a las Fuerzas de Seguridad sirias mientras las potencias occidentales proclamaban un duro embargo contra Damasco en respuesta a las grandes matanzas de civiles cometidas desde que estalló la revuelta inspirada por la Primavera Árabe, en marzo de 2011. En concreto, del examen detallado de esos e-mails Público.es ha obtenido pruebas de que el gigante italiano de la industria militar Finmeccanica –octavo proveedor de armas del Pentágono– ha continuado proporcionando a Siria equipos de alta tecnología del avanzado sistema de telecomunicaciones TETRA incluso durante este año 2012, a pesar de que ese Terrestrial Trunk Radio es empleado en todo el mundo por el Ejército y la Policía con el fin de coordinar sus acciones armadas. La multinacional no sólo es plenamente consciente de ello, sino que ya tuvo problemas con Washington cuando decidió vender ese sistema a los cuerpos policiales de Irán en 2006-2007, otro conflicto diplomático secreto también desvelado por Wikileaks a través de su célebre Cablegate. La multinacional italiana no puede alegar ignorancia de las matanzas de civiles en Siria Finmeccanica, que está facilitando el TETRA a Siria a través de su filial Selex en sociedad con otra multinacional de capital ruso y griego, aduce que ese sistema puede ser también utilizado en operaciones de rescate y de protección civil en caso de grandes catástrofes, como terremotos o huracanes, ante su capacidad para operar en esas condiciones. Pero es evidente que Siria no ha padecido ninguno de esos desastres en los dos últimos años y que el único fenómeno de proporciones sísmicas que sufre la población de ese país son los bombardeos sistemáticos del Ejército y las matanzas de civiles cometidas por grupos paramilitares estrechamente coordinados con las Fuerzas Armadas. Además, la investigación de Público.es ha encontrado correos que demuestran que los comunicadores de radio y los repetidores del TETRA fueron a parar, en gran número, precisamente a los cuarteles militares y policiales de las poblaciones donde (y cuando) se estaban produciendo masacres. La proveedora de esos equipos, Selex, podría alegar ignorancia de esos hechos (pese a que el mundo entero estaba observándolos horrorizado) pero resulta que desde el primer momento actuó tratando de mantener en secreto sus operaciones en Siria. Tanto es así que, tras el primer viaje a Grecia de una delegación de cuatro directores de las Telecomunicaciones sirias, ya en noviembre del 2006, para iniciar los trámites de la compra del TETRA, ni siquiera la delegación en Damasco de Intracom (la compañía greco-rusa que hace de intermediaria de la tecnología italiana) tiene al principio conocimiento de esa visita al más alto nivel de la Seguridad siria. La demostración radica en el mail en el que el responsable de Intracom en Siria inquiere confundido qué le están diciendo (“¿Por qué me preguntan eso a mí?”, escribe) cuando su empresa en Atenas le solicita aclaraciones sobre las especificaciones técnicas de las antenas necesarias para el “cliente sirio de TETRA”. Finmeccanica fabrica el nuevo cazabombardero estratégico de EEUU Dos años después, en marzo de 2008, el tránsito de los ingenieros sirios ya no se limita a Atenas, sino que celebran importantes reuniones en Florencia con los directivos de la propia Selex, filial del coloso armamentista italiano que está participando con Lockheed Martin en la fabricación del nuevo Joint Strike Fighter F-35B STOVL (el cazabombardero de última generación de EEUU) y que incluso obtuvo la concesión para colaborar en el equipamiento del helicóptero del propio presidente Barack Obama, el Marine One. Pero lo verdaderamente grave es que en julio de 2011, cuando es de dominio público que la represión en Siria está causando decenas de muertos diarios, Selex Communications e Intracom Telecom siguen garantizando el mantenimiento y actualización de la red TETRA en ese país, como prueba el texto del acuerdo que esas dos compañías envían a Damasco el día 16 de ese mes. Todo ello como parte de un negocio de Finmeccanica, que está bajo el control del Gobierno de Roma (pues el Ministerio de Economía posee más del 30% de sus acciones) y de otros “inversores institucionales italianos” que cuentan con casi el 24% de la propiedad. Y estas relaciones inconfesables con Siria no son las únicas operaciones escandalosas de Finmeccanica, pues en sus presuntos pagos de comisiones y sobornos investigados por las fiscalías de Roma y de Nápoles están involucrados agentes de la CIA, capos mafiosos y hasta el Banco del Vaticano. Público.es les ofrece todos los detalles en la amplia cobertura que dedicará hoy y los próximos días a la nueva macro-filtración de Wikileaks.http://www.publico.es/internacional/439049/wikileaks-pone-al-desnudo-el-correo-electronico-interno-del-regimen-sirio

Europa: ¿Qué programa de urgencia frente a la crisis?

Damien Millet, Eric Toussaint--- De acuerdo con las exigencias del FMI, los gobiernos de los países europeos han tomado la decisión de imponer a sus pueblos políticas de estricta austeridad, con recortes en los gastos públicos: despidos en la función pública, congelación o incluso bajada de los salarios de los funcionarios, reducción del acceso a ciertos servicios públicos vitales y de la protección social, retroceso de la edad de jubilación.... El coste de las prestaciones de los servicios públicos aumenta (transporte, agua, salud, educación...). El recurso a subidas de impuestos indirectos particularmente injustos, sobre todo el IVA, aumenta. Las empresas públicas del sector competitivo son masivamente privatizadas. Las políticas de rigor puestas en pie son llevadas a un nivel jamás visto desde la Segunda Guerra Mundial. Los efectos de la crisis son así multiplicados por pretendidos remedios, que intentan sobre todo proteger los intereses de los poseedores de capitales. La austeridad agrava claramente la ralentización económica y ha desencadenado el efecto bola de nieve: dado el débil crecimiento, cuando existe, la deuda pública crece de forma mecánica. Como ha escrito Jean-Marie Harribey, el tríptico Austeridad salarial+Austeridad monetaria+Austeridad presupuestaria da su fórmula de triple A. Pero los pueblos soportan cada vez menos la injusticia de estas reformas marcadas por una regresión social de gran amplitud. En términos relativos, son los asalariados, los parados y los hogares más modestos los que más están obligados a contribuir para que los estados continúen engordando a los acreedores. Y entre las poblaciones más afectadas, las mujeres ocupan la primera fila, pues la organización actual de la economía y de la sociedad patriarcal hace recaer sobre ellas los efectos desastrosos de la precariedad, del trabajo parcial y subpagado |1|. Directamente concernidas por la degradación de los servicios públicos sociales, son las que más lo pagan. La lucha para imponer una lógica diferente es indisociable de la lucha por el respeto absoluto de los derechos de las mujeres. Esbozamos las grandes líneas de lo que planteamos para esta lógica diferente. La reducción del déficit público no es un objetivo en sí mismo. En ciertas circunstancias, el déficit puede ser utilizado para relanzar la actividad económica y realizar gastos a fin de mejorar las condiciones de vida de las víctimas de la crisis. Una vez relanzada la actividad económica, la reducción de los déficits públicos debe hacerse no reduciendo los gastos sociales públicos, sino mediante la subida de los ingresos fiscales, luchando contra el gran fraude fiscal y poniendo más impuestos al capital, las transacciones financieras, el patrimonio y las rentas de las familias ricas. Para reducir el déficit, hay también que reducir radicalmente los gastos provocados por la devolución de la deuda pública cuya parte ilegítima debe ser anulada. La compresión de los gastos debe también afectar al presupuesto militar así como a otros gastos socialmente inútiles y peligrosos para el medio ambiente. En cambio, es fundamental aumentar los gastos sociales, particularmente para paliar los efectos de la depresión económica. También hay que aumentar los gastos en las energías renovables y en ciertas infraestructuras como los transportes públicos, los establecimientos escolares, las instalaciones de salud pública. Una política de relanzamiento mediante la demanda pública y la demanda de la mayoría de las familias genera igualmente una mejor entrada de impuestos. Pero más allá, la crisis debe dar la posibilidad de romper con la lógica capitalista y de realizar un cambio radical de sociedad. La nueva lógica a construir deberá dar la espalda al productivismo, integrar la situación ecológica, erradicar las diferentes formas de opresión (racial, patriarcal...) y promover los bienes comunes. Para esto, hay que construir un amplio frente anticrisis, tanto a escala europea como localmente, a fin de reunir las energías para crear una correlación de fuerzas favorable a la puesta en práctica de soluciones radicales centradas en la justicia social y climática. 1.- Poner fin a los planes de austeridad, son injustos y profundizan la crisis Poner fin a las medidas antisociales de austeridad constituye una prioridad absoluta. Mediante la movilización en la calle, en las plazas públicas, mediante la huelga, el rechazo de los impuestos y tasas impopulares, hay que forzar a los gobiernos a desobedecer a las autoridades europeas y a derogar los planes de austeridad. 2.- Anular la deuda pública ilegítima La realización de una auditoría de la deuda pública efectuada bajo control ciudadano, combinada, en ciertos casos, con una suspensión unilateral y soberana del pago de la deuda pública permitirá llegar a una anulación/repudio de la parte ilegítima de la deuda pública y reducir fuertemente el resto de la deuda. En primer lugar, no se trata de apoyar las reducciones de deuda decididas por los acreedores, particularmente a causa de las severas contrapartidas que implican. El plan de reducción de una parte de la deuda griega puesto en práctica a partir de marzo de 2012 está ligado a la aplicación de una dosis suplementaria de medidas que pisotean los derechos económicos y sociales de la población griega y la soberanía del país |2|. Según un estudio realizado por la Troika, a pesar de la reducción de deuda concedida por los acreedores privados, ¡el endeudamiento público de Grecia alcanzará el 164% del PIB en 2013! |3| Hay pues que denunciar la operación de reducción de la deuda griega tal como ha sido realizada, y oponerla una alternativa: la anulación de deuda, es decir su repudio por el país deudor, es un acto soberano unilateral muy fuerte. ¿Porqué el estado endeudado debe reducir radicalmente su deuda pública procediendo a la anulación de las deudas ilegítimas? Primero por razones de justicia social, pero también por razones económicas que todo el mundo puede comprender y asumir. Para salir de la crisis por arriba, no hay que contentarse con relanzar la actividad económica gracias a la demanda pública y a la de las familias. Pues de contentarse con una política de relanzamiento así, combinada con una reforma fiscal redistributiva, el suplemento de ingresos fiscales sería apropiado en gran medida por la devolución de la deuda pública. Las contribuciones que serían impuestas a las familias más ricas y a las grandes empresas privadas serían en gran medida compensadas por la renta que sacarían de las obligaciones estatales de las que son de lejos sus principales tenedores y beneficiarios (razón por la que no quieren oír hablar de una anulación de deuda). Hay pues, claramente, que anular una muy gran parte de la deuda pública. La amplitud de esta anulación dependerá del nivel de conciencia de la población víctima del sistema de la deuda (a este nivel, la auditoría ciudadana juega un papel crucial), de la evolución de la crisis económica y política y sobre todo de las relaciones de fuerza concretas que se construyen en la calle, en las plazas públicas y en los lugares de trabajo a través de las actuales movilizaciones y de las que vengan. En algunos países como Grecia, Portugal, Irlanda, España, Italia y Hungría, la cuestión de la anulación de la deuda es una cuestión de la mayor actualidad. Para Francia, Bélgica, está a punto de serlo. Y, pronto, el tema será un punto central del debate político en el resto de Europa. Para las naciones ya sometidas al chantaje de los especuladores, del FMI y de otros organismos como la Comisión Europea, conviene recurrir a una moratoria unilateral de la devolución de la deuda pública. Esta propuesta se está haciendo popular en los países más afectados por la crisis. Tal moratoria unilateral debe estar combinada a la realización de una auditoría ciudadana de los empréstitos públicos, que debe permitir aportar a la opinión pública las pruebas y los argumentos necesarios para el repudio de la parte de la deuda identificada como ilegítima. Como ha mostrado el CADTM en numerosas publicaciones, el derecho internacional y el derecho interno de los países ofrecen una base legal para tal acción soberana unilateral |4|. La auditoría debe también permitir determinar las diferentes responsabilidades en el proceso de endeudamiento y exigir que los responsables tanto nacionales como internacionales rindan cuentas ante la justicia. En todos los casos, es legítimo que las instituciones privadas y los individuos de altas rentas que poseen títulos de esas deudas soporten el peso de la anulación de deudas soberanas ilegítimas pues tienen en gran medida la responsabilidad de la crisis, de la que además se han beneficiado. El hecho de que deban soportar esta carga no es más que una justa vuelta hacia más justicia social. Es pues importante levantar un catastro de los poseedores de títulos a fin de indemnizar de entre ellos a los ciudadanos y ciudadanas de rentas bajas o medias. Si la auditoría demuestra la existencia de delitos ligados al endeudamiento ilegítimo, sus autores deberán ser severamente condenados a pagar reparaciones y no deberán escapar a penas de cárcel en función de la gravedad de sus actos. Hay que demandar cuentas ante la justicia a las autoridades que hayan lanzado empréstitos ilegítimos. En lo que se refiere a las deudas que no están manchadas de ilegitimidad según la auditoría, convendrá imponer un esfuerzo a los acreedores en términos de reducción del stock y de las tasas de interés, así como un alargamiento del período de devolución. Aquí también, será útil realizar una discriminación positiva en favor de los pequeños poseedores de títulos de la deuda pública a quienes habrá que pagar normalmente. Por otra parte, a la parte del presupuesto del estado destinado a la devolución de la deuda deberá ponérsele un techo en función de la salud económica, de la capacidad de los poderes públicos para devolver y del carácter no reducible de los gastos sociales. Hay que inspirarse en lo que se hizo en el caso de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial: el acuerdo de Londres de 1953 que consistía particularmente en reducir un 62% el stock de la deuda alemana estipulaba que la relación entre servicio de la deuda y rentas de exportaciones no debía superar el 5%. |5| Se podría definir una ratio de este tipo: la suma asignada a la devolución de la deuda no puede exceder el 5% de los ingresos del estado. Hay también que adoptar un marco legal a fin de evitar la repetición de la crisis que comenzó en 2007-2008: prohibición de socializar deudas privadas, obligación de organizar una auditoría permanente de la política de endeudamiento público con participación ciudadana, imprescriptibilidad de los delitos ligados al endeudamiento ilegítimo, nulidad de las deudas ilegítimas, adopción de una regla de oro que consiste en decir que los gastos públicos que permiten garantizar los derechos humanos fundamentales no se pueden reducir y priman sobre los gastos relativos a la devolución de la deuda... Las pistas alternativas no faltan. 3.- Por una justa redistribución de la riqueza Desde 1980, no han dejado de bajar los impuestos directos a las rentas más elevadas y a las grandes empresas. Centenares de miles de millones de euros de regalos fiscales han sido en lo esencial orientados hacia la especulación y la acumulación de riquezas por parte de los más ricos. Hay que combinar una reforma en profundidad de la fiscalidad con un objetivo de justicia social (reducir a la vez las rentas y el patrimonio de los más ricos para aumentar los de la mayoría de la población) con su armonización en el plano europeo a fin de impedir el dumping fiscal.2 El objetivo es un aumento de los ingresos públicos, particularmente vía el impuesto progresivo sobre la renta de las personas físicas más ricas (la tasa marginal del impuesto sobre la renta puede ser llevada por entero hasta el 90%) |6|, el impuesto sobre el patrimonio a partir de un cierto montante y el impuesto sobre las sociedades. Este aumento de los ingresos debe ir parejo con una bajada rápida del precio de acceso a los bienes y servicios de primera necesidad (alimentos de base, agua, electricidad, calefacción, trasportes públicos, material escolar...), particularmente por una reducción fuerte y bien dirigida del IVA sobre esos bienes y servicios vitales. Se trata también de adoptar una política fiscal que favorezca la protección del medio ambiente poniendo impuestos de forma disuasiva a las industrias contaminantes. Varios países pueden asociarse para adoptar un impuesto sobre las transacciones financieras, particularmente en los mercados de cambios, a fin de aumentar los ingresos de los poderes públicos, de limitar la especulación y de favorecer la estabilidad de las tasas de cambio. 4.- Luchar contra los paraísos fiscales Las diferentes cumbres del G20 han rechazado, a pesar de sus declaraciones de intención, atacar realmente a los paraísos judiciales y fiscales. Una medida sencilla a fin de luchar contra los paraísos fiscales (que hacen perder cada año a los países del Norte, pero también a los del Sur, recursos vitales para el desarrollo de las poblaciones) consiste para un Parlamento en prohibir a todas las personas físicas y a todas las empresas presentes en su territorio realizar cualquier tipo de transacción que pase por paraísos fiscales, bajo pena de una multa de un montante equivalente. Más allá, es preciso erradicar esos agujeros negros de las finanzas, de tráficos criminales, de corrupción y de delincuencia de cuello blanco. Las grandes potencias, que les avalan desde hace años, tienen todos los medios precisos para hacerlo. El gran fraude fiscal priva a la colectividad de medios considerables y juega contra el empleo. Medios públicos consecuentes deben ser asignados a los servicios de hacienda para luchar eficazmente y de forma prioritaria contra el fraude organizado por las grandes empresas y las familias más ricas. Los resultados deben ser hechos públicos y los culpables fuertemente sancionados. 5.- Meter en cintura a los mercados financieros La especulación a escala mundial representa varias veces las riquezas producidas en el planeta. Los montajes sofisticados la hacen totalmente incontrolable. Los engranajes que suscita desestructuran la economía real. La opacidad sobre las transacciones financieras es la regla. Para tasar a los acreedores en la fuente, hay que identificarlos. La dictadura de los mercados financieros debe cesar. Conviene prohibir la especulación sobre los títulos de la deuda pública, sobre las monedas, sobre los alimentos. |7| Las ventas a descubierto |8| y los Credit Default Swaps deben ser igualmente prohibidos. Hay que cerrar los mercados de productos derivados que son verdaderos agujeros negros que escapan a toda reglamentación y a toda vigilancia. El sector de las agencias de notación debe igualmente ser estrictamente reformado y encuadrado. Debe estar prohibido a las agencias de notación notar a los estados. Lejos de ser la herramienta de una estimación científica objetiva, esas agencias son estructuralmente parte interesada de la mundialización neoliberal y han desencadenado en numerosas ocasiones catástrofes sociales. En efecto, la degradación de la nota de un país puede implicar una subida de las tasas de interés que el estado debe pagar para lograr tomar prestado en los mercados financieros. Debido a esto, la situación económica del país concernido se deteriora. El comportamiento de rebaño de los especuladores multiplica las dificultades que pesarán aún con más fuerza sobre las poblaciones. La fuerte sumisión de las agencias de notación a los medios financieros hace de estas agencias un actor importante a nivel internacional, cuya responsabilidad en el desencadenamiento y la evolución de las crisis no está puesta a la luz de forma suficiente por los medios. La estabilidad económica de los países europeos ha sido colocada en sus manos, sin protección, sin medios de control serio por parte de los poderes públicos, por lo que hay que prohibirles continuar haciendo daño. A fin de prohibir otras maniobras de desestabilización de los estados, hay que restaurar un control estricto de los movimientos de capitales. 6.- Transferir bajo control ciudadano los bancos y los seguros al sector público A causa de las decisiones que han tomado, la mayor parte de los bancos hacen frente a una situación de insolvencia y no a una crisis pasajera de liquidez. La decisión de los bancos centrales de concederles un acceso ilimitado al crédito sin imponerles un cambio de las reglas del juego agrava el problema. Hay que volver a lo fundamental. Los bancos deben ser considerados como servicios públicos, debido, precisamente, a su importancia y al efecto devastador que su mala gestión puede tener sobre la economía. El oficio de la banca es demasiado serio para ser confiado a banqueros privados. Como utiliza dinero público, goza de garantías por parte del estado y hace un servicio de base fundamental a la sociedad, la banca debe convertirse en un servicio público. Los estados deben encontrar su capacidad de control y de orientación de la actividad económica y financiera. Deben igualmente disponer de instrumentos para realizar inversiones y financiar los gastos públicos reduciendo al mínimo el recurso al empréstito ante instituciones privadas. Para esto, hay que expropiar sin indemnización a los bancos para socializarlos transfiriéndoles al sector público bajo control ciudadano. En ciertos casos, la expropiación de los bancos privados puede representar un coste para el estado debido a las deudas que han podido acumular y los productos tóxicos que han conservado. El coste en cuestión debe ser recuperado sobre el patrimonio general de los grandes accionistas. En efecto, las sociedades privadas que son accionistas de los bancos y que les han llevado hacia el abismo a la vez que hacían jugosos beneficios tienen una parte de su patrimonio en otros sectores de la economía. Hay pues que hacer una punción sobre el patrimonio general de los accionistas. Se trata de evitar al máximo socializar las pérdidas. El ejemplo irlandés es emblemático, la forma en que la nacionalización del Allied Irish Banks ha sido efectuada es inaceptable pues se ha hecho a costa de la población. La opción que defendemos implica la eliminación del sector bancario capitalista, tanto en el crédito y el ahorro (bancos de depósito) como en el terreno de la inversión (bancos de negocios o de inversión). En esta opción, no quedarían más que dos tipos de bancos: bancos públicos con un estatuto de servicio público (bajo control ciudadano) y bancos cooperativas de talla moderada. Incluso si su estado de salud está menos mediatizado, el sector de los seguros está también en el corazón de la crisis actual. Los grandes grupos de seguros han llevado a cabo operaciones tan arriesgadas como los bancos privados con los que numerosos de ellos están estrechamente ligados. Una gran parte de sus activos está constituida de títulos de la deuda soberana y de productos derivados. A la búsqueda del máximo de beneficio inmediato, han especulado peligrosamente con las primas pagadas por los asegurados, con el ahorro recogido bajo la forma de seguro de vida o de cotizaciones voluntarias con vistas a una jubilación complementaria. La expropiación de los seguros permitirá evitar una debacle en este sector y protegerá a ahorradores y asegurados. Esta expropiación de los seguros debe ir pareja con una consolidación del sistema de jubilaciones por reparto. 7.- Socializar las empresas privatizadas desde 1980 Una característica de estos treinta últimos años ha sido la privatización de numerosas empresas y servicios públicos. Desde los bancos del sector industrial pasando por correos, las telecomunicaciones, a la energía y los transportes, los gobiernos han entregado al sector privado sectores enteros de la economía, perdiendo de paso toda capacidad de regulación de la economía. Esos bienes públicos, salidos del trabajo colectivo, deben volver al dominio público. Se tratará de crear nuevas empresas públicas y adaptar los servicios públicos según las necesidades de la población, por ejemplo para responder a la problemática del cambio climático por la creación de un servicio público de aislamiento de las viviendas. 8.- Reducir radicalmente el tiempo de trabajo para garantizar el pleno empleo y adoptar una política de rentas para realizar la justicia social Repartir de otra forma las riquezas es la mejor respuesta a la crisis. La parte destinada a los asalariados en las riquezas producidas ha bajado claramente desde hace varios decenios, mientras que los acreedores y las empresas han aumentado sus ganancias para consagrarlas a la especulación. Aumentando los salarios, no solo se permite a las poblaciones vivir dignamente, sino que se refuerzan también los medios que sirven para la financiación de la protección social y de los regímenes de jubilación. Disminuyendo el tiempo de trabajo sin reducción de salario y creando empleos, se mejora la calidad de vida de los trabajadores, se proporciona un empleo a quienes tienen necesidad de él. La reducción radical del tiempo de trabajo ofrece también la posibilidad de poner en práctica otro ritmo de vida, una manera diferente de vivir en sociedad alejándose del consumismo. El tiempo ganado a favor del tiempo libre debe permitir el aumento de la participación activa de las personas en la vida política, en el refuerzo de las solidaridades, en las actividades benévolas y la creación cultural. Hay igualmente que subir significativamente el montante del salario mínimo legal, de los salarios medios y de las asignaciones sociales. En cambio, hay que fijar un techo muy estricto para las remuneraciones de los dirigentes de las empresas, sean privadas o públicas, remuneraciones que alcanzan niveles absolutamente inaceptables. Se trata de prohibir los bonus, las stock-options, las jubilaciones “doradas” y demás ventajas injustificadas derogatorias. Conviene instaurar una renta máxima autorizada. Recomendamos un abanico máximo de 1 a 4 de las rentas (como recomendaba Platón hace ya 2400 años) con una globalización del conjunto de las rentas de una persona a fin de someterlas al impuesto. 9. Empréstitos públicos favorables a la mejora de las condiciones de vida, a la promoción de los bienes comunes y que rompan con la lógica de la destrucción medioambiental. Un estado debe poder pedir prestado a fin de mejorar las condiciones de vida de las poblaciones, por ejemplo realizando trabajos de utilidad pública e invirtiendo en las energías renovables. Algunos de esos trabajos pueden ser financiados por el presupuesto corriente gracias a decisiones políticas afirmadas, pero empréstitos públicos pueden hacer posibles otros de mayor envergadura, por ejemplo para pasar del “todo automóvil” a un desarrollo masivo de los transportes colectivos, cerrar definitivamente las centrales nucleares y sustituirlas por energías renovables, crear o reabrir vías férreas de proximidad sobre todo el territorio comenzando por el territorio urbano y semi urbano, o también renovar, rehabilitar o construir edificios públicos y viviendas sociales reduciendo su consumo de energía y poniéndoles comodidades de calidad. Hay que definir con toda urgencia una política transparente de empréstito público. La propuesta que planteamos es la siguiente: 1. el destino del empréstito público debe garantizar una mejora de las condiciones de vida, rompiendo con la lógica de destrucción medioambiental; 2. el recurso al empréstito público debe contribuir a una voluntad redistributiva a fin de reducir las desigualdades. Es por lo que proponemos que las instituciones financieras, las grandes empresas privadas y las familias ricas sean obligadas por vía legal a comprar, por un montante proporcional a su patrimonio y a sus rentas, obligaciones del estado al 0% de interés y no indexadas con la inflación; el resto de la población podrá adquirir de forma voluntaria obligaciones públicas que garantizarán un rendimiento real positivo (por ejemplo, el 3%) superior a la inflación. Así si la inflación anual se eleva al 3%, la tasa de interés efectivamente pagado por el estado para el año correspondiente será del 6%. Una medida así de discriminación positiva (comparable a las adoptadas para luchar contra la opresión racial en los Estados Unidos, las castas en la India o las desigualdades hombre-mujer) permitirá avanzar hacia más justicia fiscal y hacia un reparto menos desigualitario de las riquezas. 10. Cuestionar el Euro El debate sobre la salida del euro para una serie de países como Grecia es completamente necesario. Está claro que el euro es una camisa de fuerza para Grecia, Portugal y también para España. Si no le concedemos la misma atención que a las demás propuestas de alternativas, es porque el debate atraviesa y divide tanto a los movimientos sociales como a los partidos de izquierda. Nuestra preocupación central es reagrupar sobre el tema vital de la deuda dejando de lado temporalmente lo que nos divide. 11. Una Unión Europea diferente basada en la solidaridad Numerosas disposiciones de los tratados que rigen la Unión Europea, la zona euro y el BCE deben ser derogadas. Por ejemplo, hay que suprimir los artículos 63 y 125 del Tratado de Lisboa que prohíben todo control de los movimientos de capitales y toda ayuda a un estado en dificultades. Hay también que abandonar el Pacto de Estabilidad y de Crecimiento. El MEE (Mecanismo Europeo de Estabilidad) debe ser eliminado. Además, hay que reemplazar los actuales tratados por unos nuevos en el marco de un verdadero proceso constituyente democrático a fin de llegar a un pacto de solidaridad de los pueblos para el empleo y el medio ambiente. Hay que revisar completamente la política monetaria así como el estatus y la práctica del BCE. La incapacidad del poder político para imponerle crear moneda es un hándicap muy pesado. Al crear este BCE por encima de los gobiernos y por tanto de los pueblos, la Unión Europea tomó una opción desastrosa, la de someter lo humano a las finanzas, en lugar de a la inversa. Cuando numerosos movimientos sociales denunciaban estatutos demasiado rígidos y profundamente inadaptados, el BCE ha sido obligado a cambiar planteamientos en el momento más fuerte de la crisis modificando con urgencia el papel que le fue concedido. Desgraciadamente, ha aceptado hacerlo por malas razones: no para que los intereses de los pueblos sean tenidos en cuenta, sino para que los de los acreedores sean preservados. Es claramente la prueba de que las cartas deben ser barajadas de nuevo: el BCE y los bancos centrales de los estados deben poder financiar directamente a estados preocupados por alcanzar objetivos sociales y medioambientales que integren perfectamente las necesidades fundamentales de las poblaciones. Hoy, actividades económicas muy diversas, como la inversión en la construcción de un establecimiento hospitalario o un proyecto puramente especulativo, son financiadas de forma similar. El poder político debe imponer costes muy diferentes a los unos y los otros: tasas bajas deben ser reservadas a las inversiones socialmente justas y ecológicamente sostenibles, tasas muy elevadas, incluso prohibitivas cuando la situación lo exija, para las operaciones de tipo especulativo, que es igualmente deseable prohibir pura y simplemente en ciertos terrenos. Una Europa construida sobre la solidaridad y la cooperación debe permitir dar la espalda a la competencia y a la competición, que tiran “hacia abajo”. La lógica neoliberal ha conducido a la crisis y revelado su fracaso. Ha empujado los indicadores sociales a la baja: menos protección social, menos empleos, menos servicios públicos. El puñado de quienes se han beneficiado de esta crisis lo ha hecho pisoteando los derechos de la mayoría de los demás. ¡Los culpables han ganado, las víctimas pagan! Esta lógica, que está detrás de todos los textos fundadores de la Unión Europea, debe ser desmontada. Una Europa diferente, centrada en la cooperación entre estados y la solidaridad entre los pueblos, debe convertirse en el objetivo prioritario. Para ello, las políticas presupuestarias y fiscales deben ser no uniformizadas, pues las economías europeas presentan fuertes disparidades, sino coordinadas para que al fin emerja una solución “hacia arriba”. Políticas globales a escala europea, que comprendan inversiones públicas masivas para la creación de empleos públicos en terrenos esenciales (servicios de proximidad con energías renovables, lucha contra el cambio climático, sectores sociales de base), deben imponerse. Una política diferente pasa por un proceso coordinado por los pueblos a fin de adoptar una Constitución para construir una Europa diferente. Esta Europa diferente democratizada debe trabajar para imponer principios no negociables: refuerzo de la justicia fiscal y social, decisiones dirigidas a la elevación del nivel y de la calidad de vida de sus habitantes, desarme y reducción radical de los gastos militares, opciones energéticas sostenibles sin recurso a lo nuclear, rechazo de los organismo genéticamente modificados (OGM). Debe también, resueltamente, poner fin a su política de fortaleza asediada hacia los candidatos a la inmigración, para convertirse en un socio equitativo y verdaderamente solidario de los pueblos del sur del planeta. El primer paso en este sentido debe consistir en anular la deuda del tercer mundo de forma incondicional. La anulación de la deuda es decididamente un denominador común a todas las luchas que es urgente llevar a cabo tanto en el Norte como en el Sur.http://www.cadtm.org/Europa-Que-programa-de-urgencia-- Traducido por Alberto Nadal

Alertan de un nuevo proyecto minero en el Pirineo navarro( en Auritz Berri/Espinal)

Martxelo DÍAZ | IRUÑEA-- Una mina de sílice en Aurizberri es el nuevo proyecto extractivo que amenaza al Pirineo navarro. Lo denunció ayer la coordinadora Monte Alduide, que recordó que Magna sigue sin permiso para explotar Zilbeti. La coordinadora Monte Alduide (formada por las plataformas Erdiz Bizirik, Zilbeti Bizirik y Mendiaundi Bizirik) y SEO/BirdLife alertaron ayer en Iruñea de que se ha resucitado un nuevo proyecto minero en el término de Mendiaundi, situado en Aurizberri, para extraer sílice. Un plan imilar, en la misma zona, fue rechazado en 2007 por el Gobierno navarro por no cumplir las exigencias medioambientales. Ahora, en cambio, se ha comenzado a tramitar administrativamente. El proyecto de Aurizberri, impulsado por la empresa Sílices de Navarra, se une a los de las minas de Erdiz y Zilbeti, elaborados por Magna. Estos colectivos recordaron que la empresa no dispone de los permisos necesarios para la extracción de magnesita en Zilbeti, ya que aunque el Gobierno navarro ha dado su autorización no cuenta con el visto bueno de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), imprescindible al afectar a regatas y cabeceras. «La opinión pública puede pensar que Magna está ya operando en Zilbeti, pero esto no es así, ya que no dispone de todos los permisos que precisa», destacó Ramón Elósegui, portavoz de SEO/BirdLife, que recordó que, además, hay interpuesto un recurso en el Tribunal Superior de Justicia de Nafarroa y la UE ha admitido una queja contra este proyecto. Junto a ello, Elósegui subrayó que Magna ha reconocido que el proyecto de mina de Zilbeti es transitorio a la espera de poder superar las trabas que actualmente le impiden explotar el yacimiento de Erdiz, paralizado por la oposición que provocó en Baztan. Asimismo, el portavoz de SEO/BirdLife destacó que los proyectos mineros van en contra de tratados internacionales, como el suscrito en 1856 entre Madrid y París por el que se ceden los pastos de la vertiente norte del monte Alduide a los pastores de Nafarroa Beherea o al convenio sobre protección de cuencas hidrográficas transfronterizas suscrito en 2006, ya que las minas afectan a cabeceras del Aturri. Junto a ello, recordó que todo el entorno, 9.000 hectáreas, está calificado como ZEC, Zona de Especial Conservación mediomanbiental, en la que anida el pico dorsiblanco, una especie de pájaro carpintero que se encuentra en extinción y que solo anida en el Pirineo navarro. Xabier Errea, de Mendiaundi Bizirik, denunció que «el Pirineo navarro en 30 años no tenido ninguna inversión para desarrollo propio y sostenible y ahora aparecen estos proyectos que impiden que se continúe trabajando en el turismo o en el sector primario».Gara

Theo Francos, 68 años con una bala pegada al corazón

Theo Francos vivió 98 años, los últimos 68 con una bala alojada en el tórax, a escasos milímetros del corazón, que le dispararon en la II Guerra Mundial, en Holanda, en un pelotón de fusilamiento. “Oí el comienzo del tableteo de las metralletas y me dejé caer. Todo se volvió negro. Entonces se produjo el milagro. La bala que debía haberme tocado el corazón fue amortiguada y desviada por una insignia metálica de paracaidista que llevaba en el uniforme. Gravemente herido, caí en la fosa con mis compañeros muertos”, relató a la fotógrafa Sofía Moro en su libro Ellos y nosotros. “Los alemanes no nos remataron ni nos cubrieron de tierra y cal, sino que decidieron dejarlo para el día siguiente. Segundo milagro. Antes de su llegada, al alba, se produjo el tercer milagro. Una pareja de campesinos holandeses pasó por delante de la fosa para empezar su jornada de trabajo en el campo. Eran de la Resistencia. Sorprendidos, descubrieron la carnicería y observando los cuerpos vieron que uno entre ellos se movía todavía un poco. Era yo”. Aquella pareja lo escondió y cuidó hasta que se recuperó. Francos nunca quiso sacarse la bala. Le dio miedo. Cada tres meses pasaba una revisión para comprobar que no se había movido. Solía decir que su vitalidad le venía del metal que aquel proyectil le iba administrando a la sangre. Estuvo viajando hasta hace poco: a una exhumación en Piedrafita de Babia, a Cuba... Su familia le bordaba en las camisetas el número de teléfono porque, cuando Francos estaba fuera, siempre se olvidaba de llamar y temían que le pasara algo. Hijo de emigrantes españoles, nació en Fontihoyuelo (Valladolid), en 1914, pero vivió casi toda su vida en Francia, en Bayona. Allí fue al colegio hasta los 12 años. A los 16 se afilió a las Juventudes Comunistas. Con 22 llegó a Madrid para luchar en la Guerra Civil del lado de los republicanos. Se unió al quinto regimiento, con otros franceses y también belgas, muchos atletas llegados el 17 de julio de 1936 a Barcelona para participar en las Olimpiadas Populares organizadas como respuesta al boicot que en los Juegos Olímpicos de Berlín se había hecho a los deportistas antifascistas. Su primera acción fue la defensa del puerto de Somosierra, para cerrar el paso al general Mola. Más tarde, se unió a la XI Brigada Internacional, donde llegó a ser comisario político. El primer encargo fue la defensa de la Ciudad Universitaria de Madrid. “Fue un combate terrible, cuerpo a cuerpo, edificio por edificio, escalera por escalera. Tirabas un tabique y te encontrabas con un moro de frente. El primero que tiraba era el que se salvaba. Pasamos mucho miedo”, relataba Francos en el libro Ellos y nosotros. Allí le hirieron por primera vez, en un brazo, por metralla de una granada. Radiografía del tórax donde se ve la bala. Ya recuperado, volvió al frente ante la ofensiva franquista por el este de Madrid, en el río Jarama, donde murieron miles de brigadistas. Atravesó a nado el río para recoger a un compañero, un pianista americano al que una granada había arrancado un brazo. Ambos se reencontraron en 1986. Con su única mano, el brigadista al que había salvado la vida tocó El paso del Ebro, una canción que solían cantar los días previos al combate. Francos recordaba este reencuentro con emoción. Después vino la Batalla de Brunete, la de Belchite, Teruel, el Ebro... hasta que los brigadistas internacionales recibieron orden de retirarse. En octubre de 1938, La Pasionaria les despedía en Barcelona: “Podéis marchar orgullosos. Vosotros sois la historia. Vosotros sois leyenda. Sois el heroico ejemplo de la solidaridad y de la universalidad de la democracia. No os olvidaremos”. En su dormitorio de Bayona, sobre el cabecero de la cama, Francos tenía un retrato de La Pasionaria, a la que decidió desobedecer aquel día. No quiso marcharse. Se unió a la 65ª Brigada de choque del Ejército republicano, y en marzo de 1939 terminó en el puerto de Alicante, la gran ratonera donde los perdedores de la guerra esperaban unos barcos extranjeros que nunca llegaron para evacuarles. Allí presenció los suicidios de compañeros que prefirieron quitarse la vida antes de caer prisioneros. A él lo enviaron a la cárcel de Portacelli, donde fue torturado, y después al campo de concentración de Miranda de Ebro del que se fugó y fue capturado de nuevo varias veces. Las torturas fueron terribles. Vio cómo los franquistas cortaban la mano a muchos republicanos: “A ver cómo saludáis ahora con el puño cerrado”, recordaba que les decían. En 1940, gracias a la Cruz Roja, fue liberado. Pensaba que volvía a casa a descansar, pero volvía a otra guerra. Y decidió combatir de nuevo al fascismo. El 21 de junio de 1940 embarcó rumbo a Inglaterra para ingresar en la escuela de paracaidismo de Manchester. En 1942, le enviaron a Libia, donde tuvo que rematar a su mejor amigo, herido por una ráfaga de metralleta. El 15 de septiembre de 1944 se lanzó en paracaídas sobre Arnhem, en Holanda, con otros 36 hombres. Cayeron prisioneros. Les llevaron a una fosa y dispararon. Esa es la bala que aún conservaba en el tórax. Todos le dieron por muerto. Su madre, a la que llevaba nueve años sin ver, ya iba de luto. Su prometida no había perdido la esperanza y ambos se casaron en Bayona en 1946. Ella murió hace unos años. Él hace unos días, con 98 años, una bala a escasos milímetros del corazón y un mal hábito: nunca dejó de fumar en pipa.ElPaís. http://politica.elpais.com/politica/2012/07/05/actualidad/1341440604_744025.html

Los intelectuales con los mineros

Escrito por Arturo del Villar /UCR--- En abril de 1962 comenzaron unas huelgas en España, lo que constituía un delito según la legislación ilegal de la dictadura. Se prolongaron al año siguiente, y alcanzaron resonancia internacional en octubre, cuando 102 intelectuales escribieron una carta al ministro de Información y Turismo, o de Difamación y Cinismo, como se decía popularmente, para pedirle que investigase las feroces represiones llevadas a cabo por la Guardia Civil contra los mineros y sus mujeres. Era el ministro un fascista chulo y prepotente, Manuel Fraga, eficaz ejecutor de las decisiones genocidas del dictadorísimo. En aquellos momentos la dictadura fascista sufría un colosal descrédito internacional por parte de las gentes, ya que no de los gobernantes, aliados del dictadorísimo desde que en 1953 otros dos países dictatoriales, el Vaticano y los Estados Bandidos de Norteamérica, rompieron el embargo impuesto por la Conferencia de San Francisco y aprobado por la Organización de Naciones Unidas. Del 5 al 8 de junio de 1962 se reunió en Munich el IV Congreso del Movimiento Europeo, al que asistieron políticos e intelectuales del interior y del exilio, con el rechazo del Partido Comunista, pese a ser la única fuerza organizada contra la dictadura. Los congresistas abordaron la manera de devolver la democracia a España, pero sin atreverse a tratar sobre la forma del Estado, porque los socialistas estaban en muy buenas relaciones los monárquicos, y aceptaban la restauración de la monarquía. Esta reunión fue denominada “el contubernio de Munich” en los medios de comunicación españoles, todos controlados enérgicamente por el Ministerio de Información y Turismo, ya que las noticias a divulgar debían provenir de dos únicas agencias informativas, Cifra para las nacionales, y Efe para las internacionales. El fascistísimo Fraga impedía con su red de sicarios que se difundiera nada crítico con la dictadura. Las multas y los arrestos, e incluso las suspensiones de periódicos y su clausura eran una amenaza muy real. En la España del crimen En noviembre de 1962 fue detenido en Madrid el comunista Julián Grimau, llevado a la sanguinaria Dirección General de Seguridad, torturado, tirado por una ventana para tratar de justificar sus heridas, y al fin condenado a muerte. Llegaron peticiones de clemencia de todas partes, incluso del Vaticano, cuyos dirigentes son claros enemigos del comunismo. El dictadorísimo no cedió, y el 20 de abril de 1963 fue legalmente asesinado. Cuando le pidieron informaciones sobre su muerte, el ministro Fraga aseguró desconocer a “ese caballerete”. Hubo manifestaciones de protesta ante embajadas españolas en muchas ciudades de todo el mundo. Por todo ello la opinión pública mundial estaba contra la dictadura, aunque no los dirigentes sometidos a la tutela de los Estados Bandidos de Norteamérica. El 9 de octubre de 1963 el presidente Kennedy recibió con todos los honores en la Casa Blanca al ministro de Asuntos Exteriores de la dictadura, Fernando María Castiella. Los medios de comunicación controlados por Fraga, es decir, todos los radicados en España, jalearon esa noticia como demostración del importante papel desempeñado por la dictadura en la defensa de Occidente. La España dictatorial era refugio de criminales de guerra nazis y fascistas, que descaradamente defendían sus ideas. El 12 de octubre de 1963 se reunió en el Valle de los Caídos la asamblea de la Confederación de Excombatientes Europeos, todos ellos de la extrema derecha, que lucharon y seguían luchando en defensa del nazifascismo. El dictadorísimo envió un mensaje, leído por el ministro del Ejército, en el que con su habitual cinismo aseguraba: “Hemos de defender la libertad, la dignidad y la integridad del hombre, y conseguir para él la justicia social en un orden económico en el que lo material no anule los valores humanos”, que es precisamente todo lo contrario de lo que hacía el régimen, al tener convertida España en una inmensa prisión, con total anulación de la libertad, la dignidad y la integridad de los esclavos que la padecíamos. La carta de los intelectuales Aquel mismo día 12 de octubre de 1963 algunos periódicos publicaron la carta dirigida a Fraga por 102 intelectuales, así como la respuesta del ministro. Con absoluta seguridad fue una decisión del fascista Fraga, aprobada por el dictadorísimo y tal vez tratada en el Consejo de Ministros celebrado el día anterior. No les quedó más remedio que discutir el asunto de la huelga minera en Asturias, porque las principales agencias internacionales de Prensa la comentaban. En un país democrático una huelga no es noticia, pero la dictadura consideraba un delito la incitación a la huelga, achacada siempre a las instrucciones emanadas de la Unión Soviética. El tema era más noticiable, desde que se supo que las mujeres de los mineros habían sido agredidas y detenidas por defenderlos. Sigo la información en el diario madrileño Arriba, órgano oficial del régimen. En sus páginas 14 y 15 se leen estos grandes titulares: “Nueva maniobra a costa de los mineros de Asturias: ni torturas, ni sevicias, ni crímenes. Los comunistas orquestan otra campaña contra España.” La dictadura se consideraba identificada con España, y cuando se organizaban manifestaciones y campañas para reclamar la libertad del pueblo español oprimido, sus medios de comunicación aseguraban que era una campaña antiespañola. Dábamos lástima a los ciudadanos libres del mundo. La carta estaba firmada por 102 ilustres nombres de la intelectualidad española. El primer firmante era José Bergamín, director de la revista catolicorromana Cruz y Raya hasta el golpe militar de 1936, un intelectual comprometido con su ideología basada en el cumplimiento del Evangelio predicado por Jesucristo. El segundo firmante era el poeta Vicente Aleixandre, que en 1977 recibiría el premio Nobel de Literatura, y después figuraban los principales representantes de la poesía, como Gabriel Celaya; la novela, como Juan Goytisolo; el teatro, como Antonio Buero Vallejo y Alfonso Sastre en la faceta creadora, y Francisco Rabal y Fernando Fernán Gómez en la interpretativa, y muchos más, incluidos antiguos falangistas desengañados, como Pedro Laín Entralgo y José Luis López Aranguren. La campaña de descrédito El diario fundado por José Antonio Primo como portavoz del fascismo español inició la campaña contra los firmantes al añadir esta apostilla a las firmas: […] en su mayoría son desconocidos. Hasta tal punto, que ni en la Sociedad General de Autores de España ni en la Dirección General de Cinematografía y Teatro ni en otros centros oficiales y privados relacionados con la cultura y el arte han podido dar datos de su personalidad o domicilio cuando ha querido enviárseles la contestación a la carta. Esto muestra hasta qué punto los firmantes no pueden representar en modo alguno ni el criterio ni la actitud de los más calificados grupos de intelectuales españoles. Hace el efecto de que muchos firmantes –algunos de ellos “habituales” en la suscripción de este tipo de escritos— lo que buscan precisamente es salir de su anonimato cultural e intelectual y darse a conocer a través de estos documentos. Los redactores de Arriba ignoraban quiénes eran los más destacados intelectuales de 1963. Es muy lógico que en los dos organismos citados, la Sociedad General de Autores, que agrupa a dramaturgos y músicos, y en la Dirección General de Cinematografía y Teatro, que sindicaba a dramaturgos, guionistas y actores, no tuvieran datos sobre poetas, novelistas, ensayistas, catedráticos de universidades, etc. En el semanario fascista El Español, número 52, fechado también el día 12, que publicó igualmente las dos cartas, se añadía a la información un editorial titulado “El motor oculto de una campaña”, en el que se lee una vez más la obsesión de la dictadura. Al colocar entrecomillada la palabra intelectuales, denotaba que no los consideraba como tales: Es que la carta de los “intelectuales” encaja, como hecha a medida, en la campaña desatada contra España por el comunismo internacional en desahogo del malhumor que les ha producido la conclusión del nuevo acto [sic: errata por pacto] defensivo con Norteamérica. {…} El motor oculto que mueve toda la campaña es el despecho que los éxitos de nuestro Régimen, tanto en el orden internacional, concretados ahora en el pacto con Norteamérica, como en el nacional, representado por la paz, la prosperidad y el desarrollo económico, producen en quienes movidos por los intereses imperialistas de Moscú o por sectarismo propio, desearían que España se hundiera en el caos de la ruina económica y de la subversión civil. Al ser El Español expositor de las consignas de la dictadura, solamente lo leían sus secuaces. Por eso se podía permitir mentar la paz, la prosperidad y el desarrollo económico, en aquella España encarcelada, hambrienta y mendicante. Los que desearon hundirla en el caos fueron los militares monárquicos sublevados, porque cortaron de raíz todos los avances logrados por la República en todas las materias, con sus casi tres años de devastación y guerra derivada de su golpe. El pacto con los Estados Bandidos sí era un apuntalamiento internacional del régimen, pero deducir de ello que el comunismo estaba enrabietado era una estupidez. Lo mismo que llamar imperialista a la Unión Soviética, cuando el único imperialismo entonces como ahora es el de los Estados Bandidos de Norteamérica. En el número siguiente, fechado el 19 de octubre, el director del semanario, coronel de la Guardia Civil y expedicionario de la División Azul en apoyo del nazismo, Ángel Ruiz Ayúcar, uno de los supuestos intelectuales del régimen, utilizaba la última página para publicar su bombita fascista “Intelectuales de firma”, en la que dividía a los intelectuales en hipócritas, arrivistas y tontos. Y no podía faltar la deposición abyecta del diario madrileño monárquico y fascista Abc. Su editorial del 16 de octubre, inserto según moda de entonces en la página 48, se titulaba “Los intelectuales y la política”, con estas atrocidades más sobresalientes: En primer lugar, no se es intelectual por oficio, sino de condición. Autocalificarse intelectual no sólo es un gesto petulante y, en cierto modo, ridículo, sino muy impropio del que lo es de verdad. […] El hecho es que en su inmensa mayoría se trata de personas posiblemente sapientísimas, pero prácticamente desconocidas, no ya para el gran público, sino incluso de las minorías inquietas por los problemas del espíritu. Esto agrava la petulancia de la autodefinición. […] En suma, la carta que comentamos es un raro ejemplo de antiintelectualismo constitutivo: petulancia, politización, mediocridad, falta de rigor, inconsecuencia e irresponsabilidad. Al repasar la nómina de colaboradores entonces de Abc, encabezados por el gran fascista José María Pemán, representante de los peores tópicos andaluces, se comprende que considerase una petulancia que los firmantes se declarasen intelectuales. ¿Y cómo se es “intelectual de condición”? Según el Diccionario de la Real Academia Española, dirigida en la inmediata posguerra por el infecto Pemán, un intelectual es alguien que está “Dedicado preferentemente al cultivo de las ciencias y letras”, lo que hacían absolutamente todos los firmantes de la carta, pero no los colabores del Abc, empezando por la caterva de la familia propietaria entonces del diario, los Luca de Tena, escritores de obras con fondo ideológico integrista, para difundir su ideología ramplonamente monárquica y fascista, jaleada fervorosamente en las páginas de su periódico. Faltaría más. Me consta, aunque en esa época yo estaba estudiando todavía, pero después trabajé en un diario provinciano, que la Dirección General de Prensa remitió editoriales de obligada inserción a los periódicos. La frase tópica era “los llamados intelectuales”, con intención de negar que lo fueran realmente. Ningún medio de comunicación podía negarse a cumplir las instrucciones emanadas del Ministerio de Información y Turismo dirigido por el fascistísimo Fraga. Pude comprobarlo. Los hechos denunciados La carta enumera en diez puntos las detenciones, humillaciones y torturas sufridas por los mineros, y menciona a los verdugos: el capitán de la Guardia Civil Fernando Caro, y el cabo después ascendido a sargento Pérez. Se dan los nombres de los mineros que padecieron el salvajismo de los represores. Además se añaden las sevicias infligidas a algunas mujeres por defender a sus maridos, golpeadas y peladas al cero para que sirvieran de escarnio a la población. Incluso una embarazada fue golpeada repetidamente en el vientre, y el citado capitán resumió así su acción: “¡Un comunista menos!” Los firmantes solicitaban respetuosamente al ministro ordenase una investigación sobre los hechos denunciados. En su respuesta Fraga aprovechó la oportunidad para insultar a Bergamín, por algunos de sus escritos durante la guerra, desde luego todos en defensa del Gobierno legítimo y del Ejército del pueblo. Conforme a la obsesión del dictadorísimo por “la conspiración judeomasónica orquestada desde Moscú”, su ministro mantuvo la misma línea argumental: Las orquestaciones propagandísticas, basadas en razones humanitarias, coreadas por prensa y radio de partido, con conciencia de su inexactitud, pero sabiendo que arrojan un cierto saldo positivo en cuanto siembren inquietud o dudas, las estamos viendo realizar en todos los países donde el comunismo busca unos objetivos de agitación. A continuación examinó los casos denunciados, para reconocer que los mineros habían sido efectivamente detenidos, siempre por realizar actividades comunistas, pero siempre tratados con todo respeto, sin que jamás de los jamases se les infligiera ninguna tortura, por lo que concluía que las denuncias “son fruto de una mendaz utilización del hecho de haber sido detenidos e interrogados y puestos después en libertad sin ninguna de las brutalidades” enumeradas en la carta. No obstante, admitía que quizá fuera posible que tal vez sí se hubiera cortado el pelo a algunas mujeres, “acto que de ser cierto sería realmente discutible”, escribe el ministro con un absoluta falta de sentido común, porque si era cierto no podía ser discutible: o lo uno o lo otro, pero no dos posibilidades antagónicas. Sucesos del pasado Las agresiones de la Guardia Civil contra los mineros y sus mujeres ocurrieron hace cincuenta años, en plena dictadura fascista. Es una terrible estampa del pasado, durante la más tétrica etapa de la historia de España. ¿Hace cincuenta años? El 22 de junio de 2012 partió una marcha a pie de mineros desde Mieres, Villablino, Bembibre y Andorra, en dirección a Madrid, para reclamar la continuidad de su rudo trabajo. En todos los lugares por los que pasan son recibidos con vítores, mesa puesta para que repongan fuerzas, y albergues para que descansen. El pueblo español está con ellos, y los apoya decididamente en sus reivindicaciones. Sin embargo, la Policía Nacional y la Guardia Civil cargan violentamente contra ellos, hay muchos detenidos, se les trata como a terroristas, en vez de reconocer que son trabajadores que solicitan únicamente seguir siéndolo, en un oficio que no tiene nada de envidiable. Es mucho más cómodo el de los policías, bien protegidos por cascos y escudos y armados con porras, pelotas de goma y pistolas. El 3 de julio de 2012 las mujeres de Ciñera (León) se manifestaban pacíficamente en apoyo de sus maridos, cuando la Guardia Civil cargó contra ellas. Otras mujeres que intentaron hacerse oír en el Senado para reclamar el mantenimiento de los puestos de trabajo de sus maridos fueron enérgicamente desalojadas. El dictadorísimo murió, pero había dejado el recambio para continuar su régimen vivo: todo quedó atado y bien atado, como él mismo anunció. Su ministro Fraga murió, pero dejó en marcha un partido fundado por él para continuar su ideología viva. Ninguno de los servidores de la dictadura ha sido juzgado, a pesar de ser culpables de un genocidio sistemático contra los españoles de izquierdas. Aquí no ha cambiado nada. Por eso la historia se repite. Por eso los intelectuales debemos volver a manifestarnos en apoyo de los mineros, porque tienen razón en sus reivindicaciones. Igual que hace 50 años. Entonces estaba vigente el Fuero del Trabajo, promulgado en 1938, que en su título I, artículo 5 declaraba: “El trabajo, como deber social, será exigido inexcusablemente, en cualquiera de sus formas, a todos los españoles no impedidos, estimándolo tributo obligado al patrimonio nacional.” Ahora está vigente la Constitución de la monarquía del 18 de julio, promulgada en 1978, que en su artículo 35 declara: “Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.” Se les olvidó añadir: “Quedan exceptuados los mineros.”

III Encuentro de Organizaciones Republicanas de Aragón

Escrito por Aragón por la Tercera El pasado fin de semana se celebró el III Encuentro de organizaciones republicanas de Aragón en la ciudad de Zaragoza, organizado por el Movimiento por la Tercera República (mp3 Aragón) en el Centro Cívico La Estación del Norte. Reunió a una quincena de representantes del Círculo republicano “Manolín Abad” de Huesca, del Ateneo republicano “Josefina Buil” de Monzón, del Ateneo republicano de Binéfar y Comarca, del Círculo republicano del Alto Gállego, de la Asociación Sobrarbense “La Bolsa de Bielsa” y del mismo mp3, que informaron de las actividades realizadas por cada organización en su territorio, que debatieron las propuestas planteadas para una mejor coordinación y organización del movimiento republicano aragonés, y que alcanzaron acuerdos en materia de organización y potencialización de esfuerzos comunes y colectivos de trabajo en todo el territorio. Dicho encuentro, tuvo como objetivo principal el profundizar en la coordinación de las distintas organizaciones republicanas existentes en la región, con un compartido compromiso de vertebrar el trabajo, las actividades, las propuestas, por medio de varias iniciativas y se acordó celebrar acciones unitarias en torno al día 14 de abril, tanto de homenaje a la memoria democrática de la II República (por justicia, dignidad y reparación histórica), como de reivindicación de la III República. Así se potenciará la actual página web, fruto de uno de los acuerdos surgidos en el I Encuentro (realizado en Teruel), Cierzo Tricolor, que pasará a administrarse entre varias personas de las distintas organizaciones presentes en el encuentro para una mejor coordinación y funcionamiento. Se acordó, así mismo, constituir finalmente la FARA (Federación de Asociaciones Republicanas de Aragón), cuyo objetivo es la coordinación efectiva y la posibilidad de organización de actos y actividades comunes en todo el territorio. Otro de los acuerdos o iniciativas aprobadas, tras debatirse una de las propuestas presentadas en el marco del III Encuentro, por medio del Manifiesto “Es la hora de la Marea Tricolor”, es constituir dicha marea para sumarse como parte integrante de las movilizaciones cívicas articuladas en defensa de lo público y como protesta contra las medidas antisociales que, con la excusa de la crisis, están siendo implementadas por las diversas instituciones representativas. La constitución de la Marea Tricolor quiere dar respuesta al considerar que existe una alternativa social y política republicana que tiene propuestas y respuestas globales más eficaces para tratar de salir de la crisis; en ese sentido, hacen un llamamiento a una unidad de acción lo más amplia posible entre todas las diversas “mareas”, plataformas, asambleas, convocatorias, al objeto de lograr una conjunción de fuerzas más efectiva con el que lograr frenar las agresiones, los recortes, los retrocesos sociales impuestos (y por imponer) con la excusa de salir de la crisis. También por medio del Manifiesto “Es la hora de la Marea Tricolor”, se suman a la reivindicación de un proceso concluyente y constituyente que inicie el camino para superar a la actual Monarquía parlamentaria mediante la restitución de una III República Democrática, como sistema económico, político y ético integral al servicio de las necesidades de la población. Se informaron de los proyectos que se estaban llevando a cabo, como el monolito a Galán y García en la ciudad de Huesca, cuyo proyecto está llevando a cabo el Círculo republicano “Manolín Abad” y cuya inauguración será para final de año (14-16 diciembre), o el Monolito a la guerrilla antifranquista en Las Hoces del Cabriel (Cuenca), cuya elaboración por parte de AGE (Archivo, Guerra y Exilio), asociación que engloba a la mayor parte de las y los guerrilleros antifranquistas, está llevando a cabo por suscripción popular; también se presentó el proyecto “Gobierno de la República”, cuya elaboración y posibilidad de participación ciudadana real causó expectativas. En el encuentro se presentó, así mismo, la Junta Republicana Estatal por medio de la Sª de Movimiento Republicano y memoria histórica del PCE, Gloria Aguilar; dicha Junta (de la que el mp3 es miembro), representa a más de 50 colectivos republicanos, memorialistas y laicos de todos los territorios, y pretende coordinar el trabajo colectivo y unitario en todo el estado. Se terminó la jornada del sábado cenando en Casa Emilio, restaurante que ha acogido multitud de cenas reivindicativas, políticas y republicanas a lo largo de todos sus años de existencia, brindando por la próxima y esperada Tercera República. Al día siguiente, un recorrido didáctico con la gente que no había regresado a su casa a primera hora de la mañana o de la noche anterior, permitió visitar y conocer tres de los lugares de la represión nazi-fascista con que cuenta Zaragoza: Valdespartera (monolito a las víctimas allí fusiladas), Memorial del Cementerio de Torrero (en memoria de las víctimas del franquismo y la Guerra Civil), y Cabezo de Buenavista del Parque Grande (monumento a los aragoneses deportados a campos nazis de concentración y exterminio). En resumen, el III Encuentro ha querido potenciar la coordinación entre los distintos ateneos, círculos y resto de organizaciones republicanas de la región, y pretende cohesionar y organizar actos con las idea de fijar una unidad de acción que visibilice el movimiento republicano en auge en la región aragonesa. Fotografías por cortesía de “neofato”