16 de julio de 2012

CCOO de Euskadi llama a la movilización el jueves 19 de julio.

El sindicato recuerda la importancia de la manifestación del próximo jueves ante los duros recortes acometidos por el gobierno popular. • CCOO de Euskadi anima asimismo a acudir a las concentraciones y caceroladas que se producirán este miércoles en Euskadi y el resto del estado. El próximo día 19 de julio se han convocado manifestaciones para responder de forma contundente a los recortes del Gobierno que son la mayor agresión de la democracia. Para ello debemos buscar que esta iniciativa sea lo más amplia posible e implique al conjunto del movimiento sindical. Igualmente la implicación del movimiento social y las distintas plataformas que puedan existir es importante. Para ello CCOO de Euskadi ha mantenido conversaciones con el conjunto de organizaciones sindicales. · De momento participan como convocantes en la manifestación del 19 de julio los sindicatos CCOO, UGT, SATSE, CSIF, UTS y SAE. · Estamos esperando la confirmación de USO. · Nos hemos dirigido a LAB y a ELA que nos han trasladado su negativa a participar en convocatorias conjuntas. En vista de la existencia de otras convocatorias hechas desde el movimiento social para esta semana, en la que aparecen otras organizaciones sindicales, CCOO de Euskadi considera que estamos en un momento de tal gravedad que cualquier sectarismo es incomprensible para la ciudadanía, para los trabajadores/as y para los propios afiliados/as a los sindicatos. En consecuencia animamos a participar en las concentraciones que se den ante las oficinas de los servicios de empleo (Lanbide) y en la cacerolada convocada para el miércoles tanto en Euskadi como en el conjunto del estado. CCOO seguirá trabajando en la búsqueda de espacios comunes de respuesta a las agresiones que el conjunto de las trabajadoras/es y la ciudadanía sufra. Si las direcciones de otros sindicatos no están por la labor, tenemos que llegar a sus bases para convencerles de la necesidad de la unidad. Los planes que el Gobierno tiene para los próximos meses, actuando al dictado de los poderes financieros, afectarán a la clase trabajadora vasca igual que a la española. Igual que a la griega, la portuguesa, la irlandesa o la italiana. Es hora de buscar lo que une en lugar de exacerbar lo que nos diferencia. En CCOO de Euskadi vamos a trabajar en esa clave y eso lo deben saber el conjunto de la sociedad. Concluimos recordando la importancia que este sentido tiene acudir a las manifestaciones que tendrán lugar el jueves 19 de julio, a las 19 horas, y que partirán de la Virgen Blanca (Gasteiz), Alderdi Eder (Donosti) y Gran Vía 85 (Bilbao).

19 J: manifestación en IRUÑA/Pamplona y Tudela contra las medidas de Rajoy

El secretario general de CCOO de Navarra, José María Molinero, y el secretario general de UGT, Juan Goyen, han ofrecido hoy una rueda de prensa para valorar los últimos recortes anunciados por el Gobierno de Mariano Rajoy y anunciar la movilización conjunta que tendrá lugar el próximo jueves 19 de julio a las 20 horas en Pamplona y en Tudela. José María Molinero ha afirmado que "los recortes que plantea el Gobierno atentan contra las rentas medias y bajas, contra los desempleados, los pensionistas y los empleados públicos y son una barbaridad económica y social que va a profundizar en la destrucción de empleo y de la economía". El líder sindical ha recalcado que esto ya no es un problema estrictamente laboral sino que afecta al conjunto de la ciudadanía: "Por ello, tenemos que sensibilizar y concienciar a la sociedad de que es posible hacer otras políticas y de que hay que reclamar esas políticas que en otros países ya están funcionando". Según Molinero, esta espiral de recortes está hecha en la clave ideológica de la derecha europea. "El Gobierno quiere que unos pocos tengan mucho y muchos tengan poco, quieren convertirnos en el país de la miseria, en un país donde se cambian derechos por la beneficencia, donde lo individual prima sobre lo colectivo y sobre el Estado de Bienestar". El secretario general de CCOO de Navarra ha afirmado que los recortes anunciados por Rajoy no pueden quedar sin respuesta: "Pararemos el tsunami de medidas del señor Rajoy con una movilización sostenida en el tiempo a la que debe sumarse el conjunto de la sociedad y en especial los empleados públicos, que son los que más agresiones están sufriendo". La manifestación de Pamplona, convocada por CCOO y UGT con el apoyo de la Plataforma Social para la defensa del Estado de Bienestar y los Servicios Públicos en Navarra, partirá el jueves a las 20 horas desde la antigua estación de autobuses y la de Tudela, también convocada por Solidari, saldrá a la misma hora desde la Plaza de los Fueros.

Los suicidios aumentan un 10% en Catalunya y las tentativas un 22% durante 2011

por Catalunya Press-- Los suicidios aumentaron un 9,95% durante 2011 en Catalunya, mientras que las tentativas lo hicieron en un 21,81%, con excepción de las zonas monitorizadas en la Derecha del Eixample de Barcelona y Sabadell (Barcelona), donde se lleva a cabo un programa europeo pionero en España de prevención. Las cifras remitidas por la Conselleria de Interior de la Generalitat en una respuesta parlamentaria a la diputada socialista Marina Geli, apuntan que el número de suicidios fue de 541 el año pasado, frente a los 492 de 2010, y añade que las tentativas pasaron de 1.953 en 2010 a 2.379 en 2011. Los datos reflejan que cada día intentan quitarse la vida 6,5 personas de media y lo logran 1,5, a la luz de los datos del departamento. El presidente de la Sociedad Catalana de Psiquiatría y director del centro de Salud Mental del Parc Taulí de Sabadell, Diego Palao, ha evitado atribuir directamente el aumento de suicidios a la crisis, aunque ha establecido una relación con el paro que ha sacudido España y empobrecimiento como elementos de riesgo que predisponen a la población a sufrir una depresión, factor clave en más del 60% de los casos de suicidio. "El 75% de las personas que se suicidan no acceden a las consultas especializadas", ha recalcado el psiquiatra, que ha apostado por aumentar los mecanismos de prevención en la atención primaria, con un seguimiento especial de las personas que han tratado de quitarse la vida con anterioridad, por acumular el mayor número de factores de riesgo. La falta de apoyo social, el estrés severo, la soledad, enfermedades crónicas e incapacitantes son otros elementos que envuelven una situación extrema como el suicidio, que se ha convertido en causa principal de muerte juvenil, después de los accidentes de tráfico, por la bajada de la siniestralidad al volante en esta franja de edad desde 2008.Kaosenlared

Una cámara graba como nunca has visto una dura carga policial en Pamplona

Roberto Arnaz--lainformación.com---- Querían correr un encierro y acabaron corriendo para escapar de los pelotazos de la policía. Sobre las ocho de la mañana de ayer domingo, unas 1.000 personas se reunieron en las calles de Pamplona para celebrar el encierro de la Villavesa, una singular tradición con la que los jóvenes despiden los sanfermines. En lugar de delante de los cuernos de un toro, en esta cita festiva los mozos corren delante de un ‘clon’ de Miguel Induráin, que les persigue enfundado en su mallot amarillo a lomos de su bicicleta. El encierro discurría entre risas y cánticos hasta llegar a la entrada de la famosa calle Estafeta, donde la policía municipal les impidió el paso. Los jóvenes siguieron cantando y bailando delante de los agentes hasta que llegó el grupo de antidisturbios de la Policía Nacional, que inició una dura carga para desalojar los mozos que intentaban culminar el recorrido del encierro. Lo que ocurrió a partir de ese momento quedó grabado por la cámara de un periodista navarro del colectivo Ateak Ireki, que colgó las imágenes en YouTube para dar testimonio de la desmedida intervención policial, que dejó varios heridos y cuatro detenidos. El ambiente se empieza a caldear en el minuto 3.13 del vídeo, cuando un agente de la Policía Municipal rocía con un spray de pimienta a algunos de los jóvenes, mientras otro graba toda la escena con una microcámara. Los ánimos parecen tranquilizarse algo, pero la cosa empeora con la llegada de los antidisturbios. Al menos 15 policías pertrechados con porras y escopetas para lanzar pelotas de goma forman detrás de los policías locales. En cuanto estos se abren comienza la carga. Tras las primeras refriegas, se puede escuchar claramente (min. 6.15) como el agente que parece dirigir la acción grita a sus compañeros “vamos a por ellos, mecaguendios. ¡Vamos! Venga, joder, ¡esa bocacha! (como se conoce al artilugio que se acopla al cañón de la escopeta para lanzar pelotas de goma). A quemarropa Según muestran las imágenes, la tensión va en aumento hasta el punto de que uno de los agentes se encara con una mujer que les pide que se relajen (min. 7.30): “quítate de aquí que te vas a llevar una somanta de ostias que te vas a acordar”. La mujer trata de calmar los ánimos asegurando que lleva “bandera blanca” pero lo único que obtiene es un “a mí me come la polla tu bandera blanca, quítate de aquí” como respuesta. Sin embargo, el momento de mayor peligrosidad se vive poco después, como se puede apreciar en el minuto 10.18 de la grabación, momento en el que un policía antidisturbios dispara un pelotazo a bocajarro, y a muy corta distancia, a un grupo de jóvenes que miraban lo que estaba sucediendo. La web del colectivo Ateak Ireki afirma que el que recibe el brutal impacto es un joven de la localidad vecina de Berriozar, al que el pelotazo le rompió una costilla. Este hecho ocurre sólo tres meses después de la muerte de Iñigo Cabacas por el impacto de una pelota de goma lanzada por la Ertzaintza tras el partido de Europa League entre el Athletic y el Schalke 04.---------------publicado en ---http://noticias.lainformacion.com/policia-y-justicia/policia/una-camara-graba-como-nunca-has-visto-una-dura-carga-policial-en-pamplona_OSHZe9phv17XSiUIyjFdk6/

ELLAS, mujeres de la clase obrera .Inessa Armand

Barbara Funes.. Injustamente, Inessa Armand es más conocida por los historiadores como amante de Lenin que como dirigente bolchevique. Lo cierto es que también fue amiga y camarada de Nadhezda Krupskaia, la compañera de Lenin y, lejos de las intrigas pasionales que algunos chismosos de la historia hubieran preferido, ésta –conociendo el amor que había nacido entre su compañero y su amiga– les ofreció hacerse a un lado. Sin embargo, el respeto y el cariño que tanto Inessa como Lenin le profesaban hicieron que resignaran una posible relación amorosa y mantuvieran, hasta la temprana muerte de Inessa, una intensa colaboración política revolucionaria. Lo que no destacan los historiadores es que, a pesar de su corta vida, Inessa Armand mostró ser una de las más destacadas dirigentes del proletariado internacional. Inessa nació el 8 de mayo de 1874. A los 19 años, se casó con Alexander Armand y juntos abrieron una escuela para niños campesinos. Inessa organizó también un grupo de ayuda para las mujeres de sectores populares. Cuando las autoridades le prohibieron establecer una escuela dominical para trabajadoras, murió su ilusión en la posibilidad de reformas sociales. Entonces, se unió al Partido Socialdemócrata Ruso para luchar por la emancipación de la clase obrera. Inessa distribuía propaganda ilegal y, luego de ser arrestada en 1907, se la sentenció a dos años de exilio en Siberia. Logró huir a París, donde encontró a Lenin y otros bolcheviques. En 1911, fue nombrada Secretaria del Comité de las Organizaciones Extranjeras establecido para coordinar a los grupos de bolcheviques del oeste europeo. También ayudó a Lenin a establecer una escuela partidaria de formación marxista en Longjumeau (Francia). En julio de 1912, regresó a Rusia para organizar una campaña que les permitiera, a los bolcheviques, obtener diputados en la Duma. Dos meses más tarde fue encarcelada. Luego de su liberación fue a vivir con Lenin y Nadezdha Krupskaia. En esa época inició su trabajo como editora del periódico Rabotnitsa (Mujer Trabajadora), una publicación del Partido Bolchevique destinada a las obreras. Ya para entonces resonaban los tambores de la Iº Guerra Mundial, ante la cual la mayoría de los socialdemócratas se transformaron en socialpatriotas, apoyando a sus burguesías nacionales en la conflagración bélica en la que murieron millones de trabajadores. Ante esta crisis de la socialdemocracia, Inessa distribuyó propaganda urgiendo a las tropas aliadas a volver sus armas contra su propia burguesía y dar inicio a la revolución socialista. Fue a Suiza, en marzo de 1915, para organizar la Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas contra la guerra. Y fue parte también de la delegación bolchevique en las Conferencias de Zimmerwald y Kienthal que reunieron a los socialistas internacionalistas. Luego de la Revolución Rusa, en octubre de 1917, Inessa fue miembro del Comité Ejecutivo del Soviet de Moscú. En el Congreso de Mujeres Obreras y Campesinas de 1918 dio un discurso sobre la necesidad de liberar a las mujeres de la esclavitud doméstica. "Bajo el capitalismo, la mujer obrera debe soportar el doble fardo de trabajar en la fábrica y luego realizar las tareas domésticas en el hogar. No solamente debe hornear y tejer para el patrón, sino que también debe lavar, limpiar y cocinar para su familia… Pero hoy es diferente. El sistema burgués está en vías de desaparición. Nos acercamos a la época de construcción del socialismo. Para reemplazar los millones y millones de pequeñas unidades económicas individuales, de cocinas rudimentarias, malsanas y mal equipadas y el incómodo lavado a colada, debemos crear estructuras colectivas ejemplares, de cocinas, comedores y lavanderías". En febrero de 1919, integró la Misión de la Cruz Roja Rusa para repatriar a los prisioneros de guerra. A su regreso a Petrogrado, Inessa fue elegida para la dirección del Genotdel, el organismo de las mujeres del Partido Comunista de la Unión Soviética. Desde allí, apoyó la legislación a favor del aborto, combatió la prostitución, impulsó la protección social de madres e infantes y la participación política de obreras y campesinas. En 1920, dirigió la Iº Conferencia Internacional de Mujeres Comunistas, pero al poco tiempo contrajo cólera y murió a los 46 años.La Verdad Obrera/REbelión

La Junta de Andalucía retira su rebaja de sueldo a los funcionarios

El Gobierno andaluz acordará el mecanismo para la retirada de la rebaja salarial a los empleados públicos que aplicó en su Plan de Ajuste y que incluía un recorte de entre el 5% y el 10%, según ha anunciado hoy el vicesecretario general del PSOE andaluz, Mario Jiménez. El Ejecutivo de José Antonio Griñán (PSOE) y Diego Valderas (IU) pretende así evitar que los funcionarios sufran un doble recorte: el impuesto por el Gobierno central con la supresión de la paga extra de Navidad, acordada el pasado viernes, y la rebaja acordada por la Junta, que será finalmente eliminada. "El Consejo de Gobierno ha decidido no aplicar dos sanciones" a los empleados públicos, ha justificado Jiménez. "No habrá dos quebrantos en las nóminas de los funcionarios y los empleados públicos de Andalucía", ha añadido. - - "El Gobierno andaluz defenderá a los trabajadores públicos" El anuncio de Jiménez se ha producido tras una reunión con los secretarios regionales de CC OO, Francisco Carbonero, y de UGT, Manuel Pastrana, a quienes el vicepresidente de la Junta, Diego Valderas (IU), les prometió el sábado la retirada del plan de ajuste adoptado por la Junta. “Hay que evitar que el sacrificio doloroso de los funcionarios venga por dos partes”, justificó. Valderas también se comprometió con los dirigentes sindicales a participar activamente en las acciones de protesta que las centrales van a convocar en Andalucía, empezando por la gran manifestación que se prepara para el día 19. “Hay una coincidencia casi total y vamos a caminar juntos frente a los ataques del Gobierno”, dijo Valderas. El plan de ajuste de la Junta contempla un recorte de 2.500 millones de euros de las partidas de gasto del Presupuesto autonómico y preveía la rebaja de sueldos a los más de 260.000 empleados públicos de la Junta para lograr un ahorro de 747 millones este año. La inversión pública disminuye en 507 millones. Griñán ya admitió que la medida más dura de este recorte era la bajada de sueldos a los empleados públicos, pero la justificó en la necesidad de mantener las plantillas. No obstante, el propio Griñán adelantó que Andalucía iba a revisar el plan de medidas fiscales, administrativas, laborales y en materia de hacienda pública tras el nuevo recorte del gasto público anunciado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Congreso. Valderas ha añadido esta mañana que, además de la petición de retirada que debate mañana el Consejo de Gobierno, llevará al Parlamento de Andalucía la "paralización, derogación y retirada" del plan de ajuste. El proyecto de ley que incluía los ajustes está actualmente con plazo abierto para las enmiendas. IU pedirá un pleno extraordinario la próxima semana.

Toxo ve "inevitable" una huelga general si el Gobierno "la fuerza". ¿No le parecerá aún suficientemente "forzada"?

Agencias--- El secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, ha afirmado que es normal que la sociedad española está enfadada con el nuevo paquete de recortes aprobado por el Gobierno, al que ha acusado "de atizar el fuego" y al que ha pedido que rectifique de manera urgente estas medidas. Toxo, en declaraciones a RNE, ha criticado al Ejecutivo por desvelar "a medias" el contenido de lo aprobado el viernes, ya que a medida que "uno se adentra" en las 90 páginas publicadas el sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) se da cuenta de que el calado de las medidas es aún más profundo. "Estas medidas no sólo amenazan con retrasar la recuperación, sino que supondrán un empobrecimiento generalizado de la sociedad española", ha afirmado el dirigente sindical, que ha señalado que el Gobierno, además de entender que la gente esté enfadada, lo que debería hacer es rectificar de manera urgente estas medidas. Para el líder de CC.OO., lo primero que debe hacer el Ejecutivo es reconocer que está gobernando con un "programa impostado" porque, según ha señalado, "se diga lo que se diga", la economía española está "intervenida" y se siguen las directrices del Fondo Monetario Internacional (FMI). Lo segundo que tiene que hacer el Gobierno es convocar un referéndum para someter a consulta popular sus políticas, según Toxo. El dirigente sindical ha subrayado que muchas de las medidas contenidas en el decreto "se ocultaron" y ha puesto como ejemplo las relacionadas con el sistema de protección por desempleo y las que afectan a los funcionarios. "Se toca el Fogasa de una manera brutal, se toca a los empleados públicos mucho más allá de lo que es una paga extra", ha advertido. Toxo ha indicado que los servicios jurídicos del sindicato están estudiando el contenido del decreto y que harán un informe para saber si algunas medidas son recurribles ante el Tribunal Constitucional. No obstante, los sindicatos no pueden ir por su cuenta ante este Tribunal, tienen que hacerlo a través del Defensor del Pueblo. Lo que de momento ha dejado claro el líder de CC.OO. es que las movilizaciones no van a parar ni en agosto. Habrá protestas durante todo el verano, algunas espontáneas, como las que se están realizando ya, y otras organizadas. La primera gran cita de esta campaña de movilizaciones será la manifestación del próximo jueves 19 de julio que, según ha dicho Toxo, servirá de 'test' para saber hasta dónde está dispuesta a llegar la sociedad española para combatir los recortes y la política de austeridad. "Vamos a reunirnos con todos los sindicatos, profesionales, confederados y con otras organizaciones sociedad civil para promover una amplia respuesta ciudadana", ha explicado. El dirigente sindical no descarta que al final se vaya a convocar una huelga general contra estas medidas, pero insiste en que es un tema que hay que examinar "con calma y con detalle" porque los bolsillos de los ciudadanos ya han sufrido mucho. "El Gobierno tiene en sus manos evitarlo. Yo no renuncio a la huelga porque la sociedad tiene derecho a la autodefensa. Si el Gobierno lo fuerza y obliga a ello, y me temo que lo está haciendo, será inevitable que se produzca". Para Toxo, todas estas protestas reflejan un malestar creciente en la sociedad, "mezclado con la indignación del que se jodan". "Da la sensación de que se estuviera actuando con venganza contra determinados sectores a los que se les culpa de la situación y luego se les recortan derechos", subraya. El líder de CC.OO. ha avisado de que los recortes no acabarán aquí porque "la segunda oleada" vendrá con los Presupuestos de 2013, "que van a ser durísimos". En su opinión, que el Gobierno diga que estas medidas no le gustan pero que tiene que aplicarlas "no es más que una cortina de humo para justificar lo injustificable" y ha señalado que estas medidas sólo benefician a la élites del mundo financiero y a las grandes empresas.De Kaosenlared

Telefónica renueva el contrato a Urdangarin por 1,5 millones anuales

Iñaki Urdangarin, por ahora, no se quedará sin trabajo. Telefónica ha acordado renovarle el contrato hasta julio de 2013, por el que el Duque de Palma recibirá 1,2 millones de euros, más otros 300.000 en concepto de bonus, según informa El Mundo. El sueldo del marido de la Infanta, imputado por prevaricación, malversación, falsedad, fraude y blanqueo de capitales, no acaba aquí. También percibe otros 1,2 millones en concepto de retribución en especies, como por ejemplo alquiler de la casa, decoración, billetes de avión, parque móvil... En caso de ser despedido, Urdangarin percibiría una indemnización de 4,5 millones de euros. Según El Mundo, en la compañía se generó un importante debate acerca de la conveniencia de renovarlo o no, si bien al final apostaron por "no condenarle de antemano". La operadora de telecomunicaciones, sin embargo, ha advertido al Duque de que, en el caso de verse sentado en el banquillo, se le rescindirá el contrato o, como mínimo, se le suspenderá de empleo y sueldo hasta que se dicte sentencia.http://www.huffingtonpost.es/2012/07/16/telefonica-renueva-un-ano-contrato-urdangarin_n_1675335.html?ncid=edlinkusaolp00000003&utm_hp_ref=fb&src=sp&comm_ref=false

España entra en la espiral de la muerte

Antoni Domènech--- El pasado viernes, 13 de julio, el Consejo de Ministros aprobó el radical paquete de medidas de austeridad fiscal procíclica anunciadas por Rajoy en sede parlamentaria dos días antes. “No disponemos de más ley ni de más criterio que el que la necesidad nos impone. Hacemos lo que no nos queda más remedio que hacer, tanto si nos gusta como si no nos gusta. Soy el primero en estar haciendo lo que no le gusta”: palabras literales de un presidente más nervioso, más inseguro y con peor dicción que de costumbre. Es la segunda vez en dos años que una escena así se produce en las Cortes: el 11 de julio de 2012 de Rajoy es el 10 de mayo de 2010 de Zapatero. Zapatero se dio un autogolpe de Estado para evitar, supuestamente, el golpe de la intervención de la Troika. Con el resultado de todos conocido: todo fue a peor, como no podía ser de otro modo con unas políticas procíclicas de consolidación fiscal y recortes de derechos sociales e ingresos populares en un país, entonces, con un desempleo superior al 20%, el 45% de los jóvenes en paro y la demanda efectiva en rápido proceso de contracción. Ahora se anuncia un recorte anual para los próximos tres años de más del 2% del PIB, en un país con más del 25% de su población activa desempleada, más del 50% de los jóvenes en paro –decenas y decenas de miles convertidos ya en emigrantes— y una demanda efectiva en caída libre. De ideas milagreras, retóricas electorales y agendas ocultas Rajoy subió al poder con la idea milagrera –avalada por toda una corte de tertulianos, todólogos mediáticos y pseudoeconomistas diz-que-profesionales— de que bastaba poco más que un gobierno conservador de gentes de viso en la Moncloa para recuperar la “confianza” de los mercados financieros internacionales y la benevolencia de los burócratas de Bruselas y de Francfort. Esa era la idea “técnica” básica. Había, además, una retórica de campaña electoral rectificadora del giro antisocial de Zapatero: no se tocaría a los pensionistas, no se tocaría a los funcionarios públicos, no se recortarían derechos ni en educación, ni en sanidad (¿quién dice copago?), ni en la cobertura del paro; habría austeridad y consolidación fiscal, por supuesto, pero se trataría de una “austeridad expansiva” (sic), facilitadora del crecimiento económico (no se subiría el IVA, ¡claro que no!). Contra el entreguismo de Zapatero, se defendería la soberanía nacional; España sabría hacerse respetar en la UE y ante la Troika: el Reino, en fin, no sería intervenido, ni informal ni, menos, formalmente. Por fin alguien haría valer la “marca España”. Y había, por supuesto, una agenda oculta. Con la excusa de la necesidad de bienquistarse a los mercados financieros y recuperar la “confianza” perdida por la calamitosa gestión del PSOE, acometer un conjunto de contrarreformas –incoadas ya por el gobierno Zapatero y largamente anheladas por la derecha social española— que alteraran radical e irreversiblemente la relación de fuerzas. Que reconfiguraran la constitución social del país, particularmente la regulación del mercado de trabajo. Que reordenaran pro domo sua, a favor del poder político-económico del PP, la fatalmente dañada estructura bancaria (lo que pasaba crucialmente por convertir a Bankia en un coloso financiero privado promiscuamente vinculado al partido). Que terminaran de poner en almoneda y desmantelar el sector público, pusieran proa a la conversión de la vida económica de nuestro país en un rimero interminable de peajes privatizados, cobrables por rentistas improductivos de toda laya, nacionales y extranjeros, y entraran por uvas en la más o menos disimulada tarea de recentralizar administrativamente y jibarizar el “Estado de Medioestar” español, como atinadamente lo ha llamado en alguna ocasión Gaspar Llamazares. La agenda oculta, en una palabra, consistía en aprovechar la crisis para consolidar hasta las últimas consecuencias el tipo de capitalismo oligopólico de amiguetes políticamente promiscuos construido por el PSOE y el PP en las últimas décadas y reubicar al núcleo político dirigente conservador en la nueva situación. Si se quiere, y por servirnos del neologismo muy a propósito inventado por el académico de la lengua Emilio Lledó, pasar de la economía política del capitalismo oligopólico de amiguetes, al casino de negocios público-privados de los “amigantes” (que rima con mangantes). Del fracaso, también, de la agenda oculta En tan sólo 6 meses de gobierno, la realidad de la crisis se ha llevado ya por delante la idea “técnica” básica del programa electoral del PP, la de la “confianza”: la prima de riesgo no ha dejado de subir, la renta variable no ha dejado de bajar, el interés de los bonos españoles se ha disparado hasta rebasar todos los niveles de alarma (7%), y lo que es más grave y perentorio, ha comenzado a acelerarse una fuga masiva de capitales y depósitos bancarios, cuyo ritmo anual se estima ahora mismo en un ¡50% de nuestro PIB! Un pánico bancario desatado, peligrosísimo para España y para el conjunto de la UE, al que no son ajenas las sucesivas torpezas del gobierno Rajoy en el manejo de la crisis de solvencia de la banca española. Y a todo eso, la unión bancaria y la garantía europea de depósitos –única medida eficaz para contener la hemorragia—, siguen ahora tan lejos, si no más, que antes de la famosa cumbre del pasado 28/29 de junio. Han pasado sólo dos semanas, y parecen meses. Tiempo suficiente, en cualquier caso, para que varios sedicentes “europeístas” demostraran una vez más su incapacidad para comprender la naturaleza de la crisis política europea y se cubrieran con el más bobalicón de los ridículos. Como previsto por todo el mundo, de desmentir la retórica electoral se encargó el propio gobierno no bien entró en ejercicio. Pero lo verdaderamente interesante es la suerte que ha corrido en sólo 6 meses el desarrollo de la agenda oculta del PP. Porque la puesta por obra del “programa oculto” se fundaba también en la necia idea de la restauración de la “confianza” (y en el pésimo diagnóstico –compartido con el núcleo dirigente del PSOE— de la naturaleza de la presente crisis europea que subyace a esa idea). La realización del programa oculto de Mariano Rajoy pasaba decisivamente por evitar la intervención de España por la Troika; intervenido el Reino, todo cambia. No importa el grosero jaleo forofesco de los diputados del PP a cada anuncio de recorte declarado por el jefe, ni siquiera el obsceno “que se jodan” los parados de una pijilla descerebrada que calienta escaño en las Cortes. Harto más significativo se antoja el rostro desalterado del Presidente del gobierno. Porque, si bien se entiende, de lo que verdaderamente se despedía era de su agenda oculta. Y despedirse de la agenda oculta no era sólo despedirse del verdadero programa partidista con que accedió al gobierno. Es mucho más. Es despedirse de toda una época política y económica que ese programa trataba de salvar, y a su modo, perpetuar, rectificándola por la vía de escorar irrreversiblemente, hasta donde se pudiera, su centro de gravitación hacia la derecha. Es muy significativo que el Consejo de Ministros del pasado viernes comenzara no en Moncloa, sino en la Zarzuela, con el monarca en persona presidiendo la sesión del reconocimiento oficial de todos los fracasos. Como agarrándose a un clavo ardiendo, precisamente al amparo de un Rey de todo punto desacreditado ante la opinión pública y convertido en los últimos meses en la cara visible del fracaso nacional y del fin de época. En el símbolo mismo de la agónica fatiga política, social y moral del régimen de la Segunda Restauración borbónica que fue la Transición democrática. Res ipsa loquitur: ministros que filtran secretos de su cartera (el escándalo de la ministra Báñez y el ERE del PSOE); una red gigantesca de espionaje a empresas y ciudadanos y compra y venta de datos privados protegidos por la ley con la connivencia de las instituciones privadas y públicas –incluidos los servicios secretos— encargadas de protegerlos; socialización de la corrupción de lo público a lo privado con las preferentes, como se ha visto con la apertura de la causa contra los gerentes de Bankia, la CAM y CaixaNovaGalicia; el bloqueo de un poder judicial incapaz de autogobernarse, carente de la legitimidad democrática que solo pueden otorgarle los ciudadanos, y no el escalafón de la judicatura y los acuerdos bajo mano entre el PP y el PSOE; unos incendios pavorosos que no se pueden extinguir por los recortes del gasto público; amnistía a los depredadores urbanísticos de la propiedad común de las costas; amnistía a los defraudadores fiscales… ¿Qué más? La espiral de la muerte Con las medidas de recortes y austeridad fiscal que ha impuesto la Troika al gobierno, España entra en la espiral de la muerte. Es decir, se aventura por la senda que ha llevado al suicidio económico, social y político a las naciones hasta ahora intervenidas (Grecia, Portugal, Irlanda). La dinámica es harto conocida: las drásticas medidas procíclicas de austeridad fiscal encaminadas a reducir la deuda y el déficit públicos generan destrucción de empresas y de empleo, desplome de los salarios, caída de la demanda agregada, descenso de los ingresos fiscales del Estado y, para cerrar el círculo vicioso, ulterior crecimiento del endeudamiento público, acrecida desconfianza de los acreedores internacionales y nuevas y más desapoderadas exigencias de austeridad y consolidación fiscales y consiguiente degradación del Estado social, de la enseñanza, de la sanidad, de la cobertura del desempleo. En esa perspectiva, perdida la soberanía monetaria y sin autoridad fiscal común en la UE, el círculo vicioso sólo podría romperse con una enérgica mejora de la exportación. Los últimos datos al respecto no son nada halagüeños. Y no cabía esperar otra cosa. Primero, porque a diferencia de Portugal, por ejemplo, en donde el sector exportador representa cerca del 50% de su economía, la exportación española significa apenas un tercio, es decir que al menos dos tercios de la demanda de los productos de las empresas españolas vienen de un mercado interior deprimido por el paro creciente, por el tremendo estado de endeudamiento de las familias y de las empresas españolas, por los recortes salariales públicos y privados, por el terrible aumento del IVA, por las nuevas tasas universitarias, por el copago sanitario, por presentes y venideros peajes de usuario en el acceso a los bienes públicos o comunes; en una palabra, por las extremistas políticas de austeridad fiscal. Y segundo: porque las políticas de austeridad incompetentemente impuestas a escala europea han deprimido la demanda continental, y el grueso de nuestras exportaciones –como las de los alemanes, dicho sea de pasada— van a parar a una eurozona devastada por esas suicidas políticas procíclicas de consolidación fiscal. Es evidente que el núcleo dirigente del PP es a estas alturas perfectamente consciente de todo eso. El fracaso estrepitoso de Montoro es el fracaso de la agenda oculta de una derecha política española que era todavía orgánica en intereses oligárquicos más o menos nacionalmente arraigados, y que tenía intereses electorales propios. Es aventurado –y acaso necio— decir que estamos asistiendo al triunfo del “independiente” y “cosmopolita” De Guindos, ese fracasado gestor europeo de los intereses del quebrado banco norteamericano Lehman Brothers. Pero de lo que no cabe la menor duda es de que decidir –o allanarse a— meter a España en la espiral de la muerte trae consecuencias devastadoras para la identidad de quien lo propone (el PP). Para la identidad de quien lo aplaude, jactándose incluso de haberlo propuesto antes (Duran i Lleida). Para la identidad de quien lo tolera “responsablemente” y aun lo acompaña como “inevitable” y “necesario” con dos que tres salvedades y matices y tres que cuatro lagrimitas impostadas (Rubalcaba). Y desde luego para la identidad política de quienes, aplaudiéndolo en el fondo, sólo pretenden aprovecharse del río revuelto para promover aquí o allá su propia agenda superficialmente populista (el desmantelamiento del Estado de las Autonomías, à la Rosa Díez; el fantasma del pacto fiscal catalán sin contenido social para justificar, à la Mas, su cruel ofensiva en toda regla contra los derechos de las clases populares). Como las elites políticas coloniales tradicionales Las medidas de choque decididas –“sin libertad”— por Rajoy la semana pasada van contra los intereses mediatos e inmediatos de la inmensa mayoría de la población española, incluidas esas clases medias madrileñas abrumadoramente votantes del PP que habrán perdido todos sus ahorros con la estafa de Bankia y Caja Madrid. La espiral de la muerte al estilo griego no sólo tiene consecuencias económicas y sociales devastadoras; tiene también consecuencias para las propias elites políticas que se allanan de mayor o menor grado al suicidio de la nación. Porque pierden su identidad política como representantes fiduciarios más o menos legítimos de distintos intereses sociales más o menos encontrados, para convertirse paulatinamente en castas políticas de tipo colonial, sin arraigo social en la población. Franz Fanon describió hace ya muchos años a ese tipo de elites coloniales en Los condenados de la Tierra, una obra maestra de la literatura anticolonialista de los años 60. Este era el tenor literal de su descripción: las elites coloniales, cualquiera que sea el matiz de su color político: - niegan a los pueblos la seguridad en los puestos de trabajo; - reducen los ingresos del grueso de la población al nivel de subsistencia; - llevan a los pobres a la desesperación; - buscan con denuedo desmantelar a los movimientos y a las organizaciones sociales, señaladamente a los sindicatos obreros; - se empeñan en degradar el sistema educativo, de modo que solo las elites puedan tener acceso a la educación superior; - hacen leyes a la medida de las empresas transnacionales saqueadoras; - criminalizan el disenso, la crítica y a la oposición política no acomodaticia. El corolario de esa clásica descripción del hacer de las elites coloniales era el comportamiento que buscaban inducir en la población: el miedo y la sensación de inestabilidad generados por esas políticas garantizaban la pasividad de la población, forzada a derivar hacia la propia supervivencia personal todas las energías disponibles. Lo mejor del buen discurso parlamentario de Cayo Lara –convertido de facto en el jefe de toda la oposición en las Cortes, incluidos, verosímilmente, los parlamentarios socialistas desolados por las frívolas payasadas de Rubalcaba— es que entendió perfectamente este punto. No sólo ha traicionado Rajoy a su propio electorado al violar groseramente las promesas de su programa, no sólo, esto es, ha fracasado como político democrático, sino que ha fracasado también en la promoción de su agenda oculta “soberana”, es decir, ha fracasado como político tecnocrático. Doble fracaso. Se impone la consulta popular. Hasta un periodista tan cargantemente circuelocuente como Pedro J. Ramírez se ha visto en la necesidad de reconocer sin reservas lo obvio, aunque sea para salir cínicamente al paso: “En otras circunstancias el reconocimiento de esta súbita pérdida de autonomía democrática debería llevar aparejada la dimisión del gobierno de turno, la disolución del Parlamento y la convocatoria de nuevas elecciones. Pero nadie está pidiendo que Rajoy haga eso porque su rotundo triunfo electoral ha sido muy reciente y, como indican todos los sondeos, no se percibe ninguna alternativa fiable. Más bien existe el consenso de que al líder del PP le toca cargar con la cruz de lo que será una creciente impopularidad, gestionar con la mayor solvencia posible la ejecución del diktat de Bruselas y tratar de que la desagradable travesía del desierto concluya cuanto antes.” [“Protectorado de ’soberanía suspendida’”, El Mundo, 15 julio 2012.] Quien comprenda mínimamente la naturaleza de la crisis política europea, o quien al menos sepa algo de macroeconomía elemental, o quien, si más no, se haya molestado en informarse un poco de la experiencia de Grecia, Irlanda y Portugal desde su intervención, sabe ya que lo que viene no es “una desagradable travesía del desierto” destinada a “concluir cuanto antes”. Sino la entrada en una verdadera espiral de la muerte. Que la población sea, o no, presa del pánico, que se entregue, o no, a una inerme pasividad política cruzado el portalón de esa espiral, dependerá de la decisión con que el conjunto de la izquierda social y política de este país –sindicatos obreros, 15 M, colectivos de parados y trabajadores precarizados, representantes institucionales (locales, autonómicos y estatales) de las izquierdas federalistas y soberanistas, asociaciones ciudadanas, colectivos culturales, investigadores y académicos comprometidos, grupos de apoyo a los desahuciados, afectados por las estafas bancarias, pequeños comerciantes arruinados por el IVA, autónomos acorralados por la inopinada subida de su IRPF, etc.— sepan aunar voluntades y plantear como una necesidad perentoria la convocatoria de un referéndum democrático que, manifiesta y clamorosamente fracasadas las elites rectoras dominantes, permita a los pueblos de España elegir libremente su destino en uno de los momentos más dramáticos de nuestra historia, que, como bien dijo hace muchos años el poeta, es la más triste de todas las historias. Antoni Domènech es el Editor general de SinPermiso. Gustavo Búster y Daniel Raventós son miembros del Comité de Redacción de SinPermiso.Publicado en Sinpermiso

Los sindicatos advierten de una “contestación fortísima” y de una posible Huelga General

República.es--- Los secretarios generales de UGT y CC.OO., Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, respectivamente, han advertido este sábado de que los ajustes aprobados por el Gobierno “no son la hoja de ruta para salvar a España”, sino para hundirla más, y han afirmado que no descartan en absoluto recurrir a la huelga general para expresar su rechazo a estas medidas. “En septiembre habrá una gran movilización. Ya veremos de qué tipo. Queremos consensuarlo. Pero esto va a tener una contestación fortísima”, ha dicho Toxo, que ve normal que la gente haya empezado a salir a las calles para expresar su indignación. “Hay que pasar de la resignación a la lucha activa contra estas políticas. En septiembre, la sociedad española tiene que volver a expresar su rechazo y nosotros pondremos el cauce”, ha apuntado Toxo, que ha avisado de que habrá nuevas “entregas” de recortes cuando se presenten los Presupuestos de 2013 y cuando comunidades y ayuntamientos tengan que corregir sus cuentas para cumplir con los objetivos de déficit. De momento, a falta de concretarse el formato de esa gran movilización de septiembre, en la que los sindicatos quieren introducir “innovaciones”, los líderes sindicales han hecho un llamamiento a la sociedad española para movilizarse y participar en las más de 70 manifestaciones que se celebrarán el próximo 19 de julio. Pero las protestas por las últimas medidas del Gobierno no acabarán aquí. Los sindicatos quieren pactar un calendario de movilizaciones hasta final de año con otros actores de la sociedad civil porque lo que está pasando “sobrepasa las responsabilidades de CC.OO. y UGT”, según ha admitido Toxo. En una rueda de prensa conjunta en la que han comparecido junto a Juan Ignacio Bartolomé, de Economistas frente a la crisis, y de Luis Barriga, miembro de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, los dirigentes sindicales han alertado de que las medidas aprobadas por el Ejecutivo empobrecerán aún más a la sociedad española y ahondarán en la recesión económica, y todo ello hecho con “ocultismo” y en contra del programa por que el Mariano Rajoy fue elegido presidente del Gobierno. Los dirigentes sindicales han denunciado que los ajustes aprobados son “clasistas”, van contra los parados, contra los empleados públicos, contra autónomos y profesionales, contra las pymes, causará un incremento “muy serio” del desempleo, supone un “golpe brutal” a las capas medias y aventura un “nuevo asalto a las pensiones”. “Aquí prácticamente no se salva ni Dios, sólo las grandes empresas de la CEOE”, ha señalado Méndez, a lo que Toxo ha añadido que “no hay ninguna medida para favorecer el empleo, ni de los parados ni de los jóvenes” en todo el decreto. Los dirigentes sindicales, que han pedido mesura en los despliegues policiales que están acompañando las manifestaciones de los últimos días, han insistido en que Rajoy debe convocar un referéndum para someter a consulta social sus políticas de ajuste y han criticado que se haya mezclado al Rey en este asunto. “Se ha utilizado al Rey y él se ha dejado utilizar. Podrían haberse ahorrado el espectáculo”, ha denunciado Toxo.

Los mendigos de la Castellana ya llevan Lacoste

Quico Alsedo-- La miseria ya atrapa a la clase media, denuncian la UE y las ONG Esquina del paseo de Recoletos con la calle Prim, a dos pasos de la plaza de Cibeles, del Ayuntamiento de Madrid y del Banco de España. Ocho de la mañana, cualquier día de la semana pasada. Un hombre de pelo negro y polo Lacoste del mismo color pide, con una mochila a los pies, y delante la leyenda: "Español. Sin ingresos. Sin recursos. Acepto trabajo". "Todos los días ha estado viniendo, siempre por la mañana", explican en el contiguo Café Gijón. "Ha cogido un buen sitio, ahí ha habido otra gente antes", dice uno de los parroquianos. Sólo que esta vez, simbólicamente, el necesitado lleva un polo Lacoste, antaño símbolo de acomodo. Cáritas lleva meses avisando de que la clase media se asoma al abismo. La entidad se declaraba recientente a este diario "desbordada" por la asistencia, a veces multitudinaria, a sus comedores sociales, cuya prestación en algunos casos se había reducido de dos platos a uno solo. Del total que acude a los comedores sociales, «un 75% viene por desempleo, un 58% por problemas de alimentación, un 41% por no poder pagar el alquiler y un 40% por no poder pagar suministros», explicaba un responsable de la institución. Desde el Samur Social gestionado por el Ayuntamiento de Madrid se puntualiza: "Hay que diferenciar entre exclusión y precariedad. La exclusión es estar fuera de la sociedad y ahí se llega no sólo por los condicionantes, sino por un proceso de destrucción personal... Y ese número no ha crecido", dice Darío Pérez. "Lo que sí es cierto es que ha aparecido un número nuevo de personas en situación de precariedad, muchos de ellos inmigrantes porque no tienen ni red familiar ni accede a la ayuda pública... Es gente que si pasa mucho tiempo en precariedad, puede pasar a exclusión. Ahora combaten la situación vendiendo pañuelos o lo que pueden, pero en poco tiempo pueden pasar a exclusión", explica el responsable del Samur Social. ElMundo.