21 de julio de 2012

La izquierda plantan al PP, aislado en sus recortes.

Ver vídeo adjunto. El PP se quedó solo y aprobó, con la única abstención de UPN, el paquete que incluye el incremento del IVA o la disminución de ayudas a parados. Montoro reconoce, tras un mes negándolo, que Europa lo impone para salvar a los bancos. Amaiur, el grupo de La Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), ERC, BNG y Compromís abandonaron ayer el hemiciclo durante la votación de los dos decretazos que imponen el mayor recorte a los derechos sociales del Estado español.El PP se quedó solo y aprobó, con la única abstención de UPN, el paquete que incluye el incremento del IVA o la disminución de ayudas a parados. Montoro reconoce, tras un mes negándolo, que Europa lo impone para salvar a los bancos. «¡No pasarán!», advirtió Sabino Cuadra desde el estrado del Congreso español, en referencia al hachazo social aprobado ayer en Madrid. Lo repitió Xabier Mikel Errekondo, ya fuera del hemiciclo. En ese mismo instante se procedía a la votación. Junto a la coalición abertzale, el grupo Izquierda Plural (IU, ICV y CHA), ERC, BNG y Compromis abandonaron sus escaños para «no participar» en el mayor recorte de derechos sociales conocido en la historia reciente del Estado español. Un gesto que no gustó a la bancada del PP, que abroncó a los diputados del mismo modo que había hecho previamente durante el discurso de Cuadra. Al partido que sustenta el Gobierno español le bastó su holgada mayoría absoluta para sacar adelante unas medidas que ya estaban en vigor desde el pasado sábado, después de que fueran impuestas mediante decreto-ley. Aunque, en esta ocasión, el PP se quedó solo. Únicamente UPN se abstuvo, mientras que el resto (PSOE, CiU, PNV, UPyD, Foro Asturias, Coalición Canaria y Geroa Bai) votaron en contra. En la votación del otro decretazo, el relacionado con la liquidez de las administraciones públicas, el Ejecutivo sí que obtuvo el apoyo de UPN y la abstención de CiU, PNV, UPyD y CC. El presidente español, Mariano Rajoy, ni siquiera apareció en todo el debate y únicamente accedió al Congreso pasadas las 13.30 horas, cuando solo faltaba una hora para pulsar el botón. «No vamos a ser cómplices de este ataque brutal contra los trabajadores», resumió Errekondo, quien instó a la movilización contra los recortes, realizando una mención expresa a la huelga general convocada por la mayoría sindical vasca para el próximo 26 de setiembre. En la misma línea, Cayo Lara (IU) y el resto de portavoces que abandonaron el hemiciclo llamaron a salir a las calles como respuesta. No hubo aplausos Al contrario de lo que ocurrió hace una semana, cuando la bancada del PP jaleó con aplausos las medidas de recorte enumeradas por Rajoy, en esta ocasión los miembros de la derecha española optaron por la prudencia. Impusieron los recortes, que ascienden a los 65.000 millones de euros, pero no los celebraron. Una actitud más en consonancia con la «inevitabilidad» que trató de vender desde la tribuna el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. «No hay dinero para pagar los servicios públicos», aseveró el titular de Hacienda, que añadió que «hay que prescindir de aquello de lo que podemos, no todo cabe en la oferta de servicios públicos». En contraste con la opacidad mostrada por el Ejecutivo desde que llegó a Moncloa, Montoro abogó retóricamente por «hablar claro». Y recurrió, nuevamente, al discurso de la «herencia recibida», lo que motivó el ya tradicional rifi-rafe con el portavoz del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. Dirigiéndose a los funcionarios, Montoro rebatió que «trabajar más» revierta en la calidad de los servicios, al tiempo que negaba que se haya eliminado una paga. Lo que ocurre, según el ministro, es que se ha producido un «retraimiento de la paga de diciembre que queda postergada a su inclusión en el fondo de pensiones». En el interior de un Congreso fuertemente blindado por decenas de agentes antidisturbios (casi una treintena de sus furgonetas amanecieron con las ruedas pinchadas en el interior de una comisaría), el resto de grupos opuestos al recorte también afearon al Gobierno su decretazo. En el caso del PSOE, Rubalcaba lanzó el enésimo guante apelando a la colaboración. Una actitud similar a la de CiU, habitual apoyo del PP pero que censuró la falta de diálogo. Por parte del PNV, Aitor Esteban vaticinó más recesión. El resto cuestionó una pérdida de derechos que también fue reivindicada por las miles de personas que se manifestaron por la tarde en Madrid. El Eurogrupo firma hoy el memorándum del rescate Una cuestión sí que asumió ayer Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda. Que el paquete de recortes impuesto esta semana viene como consecuencia de las condiciones fijadas por el Eurogrupo para rescatar a la banca española por un máximo de 100.000 millones de euros. Después de un mes negando que la inyección de dinero para salvar a las entidades bancarias fuese a tener «condiciones macroeconómicas» o consecuencias en el bolsillo de los ciudadanos, Montoro asumió ayer que las «recomendaciones» planteadas por la UE son «obligaciones» en el caso del Estado español. Paradójicamente, todavía no se conoce la letra pequeña del memorándum que hoy firmará el Eurogrupo a las 12 del mediodía. De hecho, los detalles que han salido a la luz han sido a través de parlamentos como el alemán, que ayer dio el visto bueno al rescate fijando como condición que sea el Estado español (y no los bancos, tal y como insistía el Gobierno) quien asuma la deuda. En principio, está previsto que el lunes comparezca el ministro de Economía, Luis de Guindos, en la comisión del Congreso, por lo que será dentro de tres días cuando puedan saberse más detalles sobre en qué afectará a los ciudadanos el rescate a la banca. Además, el paquete de reformas no se detiene. De hecho, el Gobierno ya ha fijado tres fechas para celebrar el Consejo de Ministros en agosto, según indicaba ayer la agencia Europa Press citando fuentes de Moncloa. En concreto, serán los días 3, 24 y 31 del próximo mes, aunque tampoco se descartaba que pudiese celebrarse alguno más. En la sesión del gabinete de hoy se aprobará el techo de gasto, primer paso para poner en marcha los presupuestos de 2013, y que será convalidado por el Congreso el próximo día 24. En principio, no está previsto que se reúna el pleno durante el mes de agosto aunque esto podría variar, ya que los decretos-ley deben de ser convalidados en un plazo concreto, por lo que no se descarta que pudiese convocarse alguna sesión durante el mes estival. A.P.Alberto Pradilla en GARA

¿Seremos capaces de dar un paso adelante?

Pedro Casas-- La crisis del sistema está llegando a unos niveles insostenibles, de casi colapso, tanto en el terreno económico como en el terreno político y social. Los elementos acumulados son muchos y muy diversos. Algunos creyeron que con el dominio absoluto de la derecha reaccionaria del PP a casi todas las esferas del poder político, la situación general, “los mercados” y los poderes financieros europeos y mundiales se tranquilizarían, al conseguir el control de todos los resortes de dominación, con los que están dando un auténtico golpe de estado contra los limitados derechos políticos, sociales y democráticos que hasta ahora disfrutábamos. El colapso económico, lejos de relajarse, está llegando a unas cotas realmente insostenibles, descubriendo las verdaderas fragilidades de la llamada octava potencia económica mundial, que presumía, hace pocos años, de tener el sistema bancario más sólido del mundo, trágica ironía que abría paso al rescate bancario poco tiempo después. En lo político la mayoría absoluta del PP en las instituciones, lejos de tranquilizar las relaciones institucionales, ha supuesto una de las mayores deslegitimaciones habidas en los 35 años de elecciones parlamentarias, al haber adoptado el actual gobierno, en los 7 meses que lleva en el poder, las medidas totalmente opuestas a las que defendía estando en la oposición, y que no figuraban en su programa electoral. Esta deslegitimación gubernamental se suma al desprestigio, en grado hasta ahora desconocido, de instituciones que parecían intocables, como la monarquía, máxima garante del orden social y político constituido. El gobierno ha decidido realizar una batería de ajustes agresivos en casi todos los ámbitos de la vida económica, social y política de este país, no dejando prácticamente ningún sector social sin afectar, lo que está generando desconcierto, y también indignación, entre sus propios votantes. Ha traspasado líneas “rojas” que parecían sagradas, al menos en un llamado estado del bienestar (que por cierto aquí nunca llegó a ser tal), como el repago de recetas a los jubilados, la eliminación de la negociación colectiva y convenios, o la supresión de la paga de navidad a los empleados públicos. Estos recortes nuevos del gobierno de Rajoy, se suman, no sólo a los recortes ya iniciados por el gobierno del PSOE y de muchas administraciones locales y autonómicas, sino también al malestar acumulado durante más de tres décadas por una monarquía parlamentaria que no ha sido capaz de avanzar en el estado social y de derecho que consagra su constitución, y que se revela presa de las ataduras de la herencia franquista y de los poderes económicos que la sustentaron, y que con el actual sistema ampliaron enormemente sus cotas de beneficio económico y de poder. La crisis desatada a partir de 2007 por diversos factores mundiales, y que en nuestro país tuvo como mecha el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, no ha hecho más que agravar todo este malestar, latente desde hacía años. El movimiento surgido tras las manifestaciones y acampadas del 15 de mayo de 2011 (el llamado 15-M), heredero sin duda de movimientos juveniles precedentes como V de vivienda, ha sido uno de los más expresivos síntomas de este descontento larvado, expresión de una juventud sin futuro, que ve cómo su acceso a la sociedad (por el trabajo, o la emancipación familiar), se encuentra prácticamente bloqueado, y sus perspectivas más optimistas significan hipotecas que se extienden hasta la edad de una jubilación, cada vez más lejana e incierta. La explosión de este malestar que se vivió el 15 de mayo del pasado año y los meses siguientes, no ha hecho más que aumentar con los injustos recortes decretados al dictado de unas autoridades europeas que no hacen otra cosa que servir los intereses de grandes corporaciones bancarias y empresariales. Ni siquiera el aumento de la represión y el endurecimiento de leyes está siendo capaz de frenar este descontento popular que alcanza a sectores que hasta ahora no habían participado de las movilizaciones. Cada vez da más la sensación de que este gobierno no sólo ha perdido la supuesta legitimidad que le habrían dado las urnas un fatídico 20-N (conviene no olvidar que sólo un tercio de los votantes dio su respaldo al PP), sino que parece haber perdido el control de la situación. Hasta los empleados de las administraciones públicas están sembrando el caos en numerosas ciudades con cortes de calles y carreteras, en muchos casos con la complicidad de las fuerzas del orden, cuyos componentes son también objeto de los mismos recortes. Va llegando la hora de la verdad, de que seamos capaces de dar un paso adelante, de que no sólo nos limitemos a una lucha de resistencia y defensa de derechos pisoteados. Va llegando el momento de lanzar una ofensiva, que esté a la altura de la envergadura de los recortes, que colapse el sistema y obligue, no sólo a la dimisión del gobierno, sino al cambio del sistema político y económico. Es el momento en que deben encontrarse, estratégicamente, las dos corrientes de lucha que todavía hoy no terminan de confluir. Me refiero de un lado a las organizaciones veteranas, que no terminan de ser capaces de traducir sus acertados análisis de la evolución de la crisis y sus sesudos comunicados, en consignas concretas que sirvan para dar un paso más en la lucha y resistencia popular hacia la transformación, ahora, del sistema. Y de otro me refiero a los movimientos surgidos en los últimos tiempos, que deben ser capaces de que sus descaradas, transgresoras y más o menos espontáneas movilizaciones, tengan un objetivo que vaya más allá de la mera protesta inmediata, y sea más concreto que la lejana utopía del hombre y mundo nuevos. De la materialización de esta confluencia estratégica y plural de movimientos de procedencia y tradición diversa, dependerá que seamos capaces de que este caudal de movilizaciones que el gobierno no es capaz de paralizar ni controlar, desencadene una transformación profunda, que no sólo restituya los derechos pisoteados, sino que siente las bases para un nuevo ordenamiento político y social, que dé respuesta a las demandas acumuladas y no resueltas por el actual régimen que, surgido de una transición tramposa, muestra ya graves síntomas de agotamiento, y por ello es preciso superar cuanto antes.http://anticapitalistas.org/Seremos-capaces-de-dar-un-paso

CNT rinde homenaje a quienes lucharon contra el fascismo

El sindicato CNT ha homenajeado este jueves en Artxanda a quienes hace 76 años se defendieron del fascismo. Según ha destacado esta organización, "con este acto queremos recordar a las mujeres y hombres de CNT que lucharon por un mundo nuevo". Durante el acto se recordó la respuesta dada por la clase trabajadora ante el ataque fascista y la puesta en marcha de la alternativa real para vivir sin capitalismo, comparando aquella crítica situación y la que vivimos actualmente. En tal sentido, CNT ha rescatado lo que queda por aprender de aquella generación. “El capitalismo de aquella época y el actual es el mismo, sólo ha cambiado su forma de actuar, según la respuesta de la clase obrera”, ha señalado. “Los hombres y mujeres de CNT –ha añadido esta organización- demostraron que se puede hacer frente al fascismo y al capital gracias a la organización, formación y conciencia de clase. ¡No os olvidamos!”. http://www.cnt-sindikatua.org/index.php/es/todas-las-noticias/400-cnt-rinde-homenaje-a-quienes-lucharon-contra-el-fascismo.html

Queman 18 camiones en un sabotaje en las obras del AVE en Antequera

Fue un acto de sabotaje perfectamente planificado. Taladraron los depósitos de combustible de cada uno de los vehículos para asegurarse de que arderían por completo. Luego, lanzaron artefactos incendiarios para prender las llamas y, con ellas, el caos. El resultado: 18 camiones, una retroexcavadora y una furgoneta completamente calcinados. Los vehículos se encontraban estacionados en las inmediaciones del cruce entre la línea del AVE Antequera-Bobadilla y el río Guadalhorce. La flota contra la que iba dirigido el ataque pertenece a varias subcontratas que llevan a cabo los trabajos de acondicionamiento de la plataforma para la construcción del tramo entre la ciudad del Torcal y Granada. Las alarmas saltaron a las cinco y media de la madrugada del domingo al lunes, cuando los vigilantes -hay tres guardas para controlar el recinto- se percataron del incendio. El Consorcio Provincial de Bomberos (CPB) de Málaga movilizó cuatro dotaciones con seis vehículos autombomba para extinguir el fuego. Cuando llegaron, las llamas se habían extendido a una veintena de vehículos. Entre ellos había tres camiones cisterna, dos destinados al transporte de combustible y uno de agua. Afortunadamente, solo uno estaba lleno, y llevaba gasoil. Aun así, los gases que contenían los depósitos provocaron sendas explosiones. Los bomberos evitaron que se vieran afectados una apisonadora, dos grúas de gran tonelaje, una cadena de tractores con remolque, dos retroexcavadoras y una motoniveladora -se usa para allanar el terreno- que se encontró con el cristal roto y el tanque agujereado, según fuentes consultadas, que apuntaron que en una de las dos retroexcavadoras que se salvaron del fuego se halló un artefacto incendiario consistente en una mecha hecha con madejas de lana y tres tubos de cartón que no llegó a arder. También utilizaron botes de 'spray' cubiertos de petardos para prender las llamas, lo que les garantizaba un tiempo mínimo para huir y ponerse a salvo antes de que se iniciara el incendio. Las obras se reanudan hoy Salvo un camión, todos los vehículos afectados pertenecen a Nivecotrans S. L., una empresa radicada en la localidad granadina de Baza y que cuenta con una plantilla de 86 empleados, 24 de los cuales están en el tajo del AVE. Fuentes de la compañía estimaron que el valor de mercado de la flota incendiada superaría los 700.000 euros. «Había dos camiones bastante nuevos y el resto son de los 2005 y 2006», explicaron. El coste de reposición es mucho mayor, por encima de dos millones de euros. «Es difícil recuperarse de un palo así, con los tiempos que corren», confesaron las fuentes, que, no obstante, anunciaron su intención de reanudar mañana mismo los trabajos. El fuego quedó extinguido sobre las ocho de la mañana. Varias dotaciones de bomberos permanecieron en el lugar para realizar labores de refrigeración y control del derrame de combustible de los vehículos, ya que todos los que han ardido tienen los depósitos perforados, según el jefe provincial del CPB, José Espinosa. De hecho, hubo que improvisar un muro de contención para evitar que el combustible derramado por el siniestro pudiera llegar al río. Un equipo de la Guardia Civil especializado en investigación de incendios está elaborando un informe técnico sobre el suceso. Fuentes cercanas al caso apuntaron como hipótesis más plausible que el sabotaje estuviese motivado por un conflicto laboral o una rivalidad empresarial, aunque de momento no se descartan otras líneas de trabajo.http://www.diariosur.es/v/20120717/malaga/queman-camiones-sabotaje-obras-20120717.html

Cataluña también quiere el rescate

El Confidencial. La Generalitat catalana está estudiando acogerse al mismo rescate que ayer solicitó la Comunidad Valenciana, según han confirmado fuentes de la Conselleria de Economía del gobierno de Artur Mas. Los problemas financieros de la Generalitat son de dos tipos: a corto y a muy corto plazo. A muy corto plazo ha de hacer frente a los pagos de julio de funcionarios, intereses, consorcios hospitalarios, escuelas concertadas y el retorno de un crédito a corto de 400 millones que ha solicitado. A corto plazo y durante este 2012 ha de hacer frente al vencimiento de 13.477 millones, de los que 6.824 vencían a finales de junio. Hasta ahora a muy corto plazo la Generalitat catalana ha estado afrontando los vencimientos de deuda a costa de pagar la nóminas de sus funcionarios con avances del Gobierno central de unos 400 millones. Pero el último crédito no llegó y la administración catalana tuvo que pedir un crédito a La Caixa a muy corto plazo y que vence a finales de este mes. La deuda total de la Generalitat catalana es 48.000 millones, incluyendo las empresa públicas dependientes de la administración autonómica, según los datos del Banco de España. En medio políticos y económicos no se descarta la posibilidad de que la Generalitat solicite el rescate en los próximos días aprovechando que se ha aprobado el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), un mecanismo de rescate para las CCAA. Este fondo ha sido la alternativa a los hispabonos que había solicitado el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, y que, precisamente, iban a servir para mutualizar la deuda autonómica y evitar los rescates como el de la Comunidad Valenciana. Mecanismo de intervención El FLA es en la práctica un mecanismo de intervención autonómica por parte del Gobierno central que impone condiciones leoninas de control de las competencias y las finanzas de los gobiernos regionales. Según el decreto aprobado por el Gobierno, este mecanismo implica desembolsos a las CCAA por tramos con duras condiciones tanto de limitación presupuestaria como financiera. También supone una tutela exhaustiva de la información del gobierno autonómico que se acoja a este fondo. No se sabe qué cantidad solicitaría Cataluña. Tampoco se ha cuantificado la que necesita la Comunidad Valenciana ni cuáles serán las regiones que finalmente pidan la ayuda al Estado. Pero podría darse el caso de que los 6.000 millones que el FLA solicita en préstamo a Loterías no sean suficiente. La situación de falta de liquidez de la Generalitat se ha ido reflejando en los últimos días en una escalada verbal entre los representantes de gobierno catalán y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Tras el último Consejo de Política Fiscal y Financiera, Andreu Mas-Colell se refirió a solicitar el amparo de Bruselas. Posteriormente, Artur Mas habló de que Cataluña estaba amenazada de intervención. Y finalmente el portavoz Francesc Homs acusó a Montoro, simple y llanamente, de “planteamiento macarra”. Un clima de desencuentro que puede tener graves consecuencias. “Estoy convencido de que una gran mayoría de comunidades autónomas se van a adherir a la ayuda del Gobierno, porque es lo más sensato”. Máximo Buch, consejero de Economía de la Comunidad Valenciana, cifró, sin dar nombres, en “más de la mitad” las autonomías que pedirán el mecanismo de la liquidez autonómica para poder afrontar las necesidades de tesorería aprobado por el Consejo de Ministros el 13 de julio. Cataluña, que llegó a amenazar con anticipar elecciones si el Gobierno interviene la región, podría ser la siguiente en solicitar formalmente el rescate, según han confirmado fuente de la conselleria de Economía del gobierno de Artur Mas. Seis autonomías más, en el punto de mira-- Aunque el Gobierno se niega a identificar cuáles son las autonomías que más se desvían del objetivo de déficit, las regiones con más necesidades de liquidez son, además de las dos citadas, Baleares, Andalucía, Murcia, Asturias, Extremadura y Castilla y León. Seis de ellas, todas excepto Baleares y Murcia, rechazaron el objetivo de déficit regional del 0,7% para 2013 impuesto por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera celebrado el jueves de la semana pasada. Las dos del PP, Castilla y León y Extremadura, no votaron en contra, como el resto, sino que se abstuvieron al considerar que implicará un mayor esfuerzo presupuestario. Una vez que Valencia se atrevió a solicitar ayer públicamente la ayuda al Gobierno, todas las miradas se centraron en cuál de las autonomías amonestadas en la última reunión con Hacienda seguirá el modelo valenciano. Extremadura, la segunda comunidad con un mayor déficit al cierre del ejercicio 2011, no se plantea tener que acudir al fondo de liquidez que el Gobierno pone a disposición de las regiones con un único objetivo: garantizar que reducen el déficit al 1,5% este año. De hecho, José Antonio Monago defiende que dispone de liquidez para pagar las nóminas y los pagos de aquí hasta final de ejercicio. “Somos una de las regiones con más solvencia y cumpliremos con el déficit seguro”, reconocen fuentes del Gobierno extremeño. Preguntado por las condiciones que puede imponer el Ejecutivo central, el conseller de Economía valenciano afirmó que el único requisito es “cumplir nuestro compromiso de déficit”. Además, cree que el control del Gobierno sobre las cuentas valencianas “es lo mejor, para ver que todas autonomías cumplen”.