22 de julio de 2012

Encierro de la villavesa o cuando el estado policial se hizo más evidente

POR PAZ FRANCÉS LECUMBERRI-- NO sé a ustedes, pero a mí estos Sanfermines 2012 me han dejado un muy mal sabor de boca. Y esta sensación me surge fundamentalmente por la desproporcionada presencia policial que ha habido en la ciudad a lo largo de los nueve días de fiesta. Ya se advirtió al inicio de éstas, que los días 6 y 14 de julio toda la plantilla de los tres cuerpos policiales del orden de los que dispone Pamplona/Iruña estarían al servicio de los ciudadanos y ciudadanas para luchar contra el mal. Pero no solo en estos dos días los dispositivos policiales han sido impresentables (por desproporcionados). Entre el bullicio de la fiesta, la presencia policial no ha pasado nunca desapercibida y esto ha dado lugar, desde mi punto de vista, a situaciones realmente penosas e insostenibles desde parámetros sociales y humanos. Ejemplos claros de ello, entre otros muchos, han sido la persecución permanente y sin cuartel de los popularmente llamados manteros o varias actuaciones de la policía nacional y municipal para llevar a cabo la detención de personas en los que no ha faltado la violencia al más puro estilo fascista. En concreto, yo he presenciado como la policía municipal el día 8 de julio detuvo a un grupo de menores sin respetar ni siquiera mínimamente las reglas procedimentales cuando a quien se detiene es a un menor de edad: los esposaron delante de todas las personas que pasaban por la calle y a varios de ellos los tiraron al suelo y les propinaron empujones y golpes. Algunos de ellos no tenían siquiera 14 años. Y esto por no hablar de la presencia exagerada de policía para custodiar el encierro (dentro y fuera del recorrido) y especialmente a lo largo de la Cuesta de Labrit. ¿A ustedes no les daba la sensación de estar en una trinchera? ¿No se han planteado que si para mantener esa tradición hace falta un dispositivo policial semejante tal vez ésta no sea sostenible como sociedad, como ciudad, y por tanto tendría que desaparecer? Lo sucedido en el encierro de la villavesa ha sido, sin duda, otro ejemplo de lo que comentaba. Para quien no lo sepa, el encierro de la villavesa nace en los años 80 por un grupo de gente que haciendo caso omiso al hecho de que las fiestas habían acabado se juntaban nostálgicamente en la cuesta de Santo Domingo a las 8 de la mañana para emular un encierro con toros de cartón, coches, bicicletas conducidas por el magliote amarillo, etcétera. Un acto, fuera del programa de fiestas, totalmente pacífico, en el que, al menos este año, ni se cortó el tráfico, ni se rompió mobiliario urbano, ni se hizo un estruendo insoportable. Pues bien, en este ambiente absolutamente tranquilo y festivo, la policía municipal y la policía nacional, siempre en el ejercicio de la mínima fuerza indispensable, a la altura de la calle Estafeta decidió cargar contra los asistentes de manera indiscriminada y sin que previamente hubiera habido ni una sola provocación. Cuatro fueron los detenidos y muchos los heridos, tal vez más que los oficialmente calculados porque quienes padecieron los efectos nada desdeñables de la pimienta que disparaba la policía municipal, optaron (tal vez por lo extraño de este nuevo arma) en no acudir a los servicios médicos. Las imágenes de la carga policial, que se pueden encontrar en varios sitios web, dejan sin duda sin palabras y no solo por la violencia de las mismas, sino por las frases que espeta la policía, la actuación de la policía municipal (preparada con el disfraz de antidisturbios) al servicio de la policía nacional etcétera. Por mucho que, como dice la canción (y así sea para algunos) "no haya en el mundo entero unas fiestas sin igual" yo me pregunto: ¿Una ciudad se puede permitir para el mantenimiento de sus fiestas esta desproporcionada presencia policial? ¿Por qué la manifestación de lo diferente y nacido más que cualquier otra cosa de la espontaneidad de un grupo de gente autóctona se reprime de una manera tan brutal? ¿Alguien se va hacer responsable de lo sucedido? ¿Nadie de la Delegación del Gobierno o Ayuntamiento va a asumir o solicitar responsabilidades? Pero más importante todavía ¿Cuáles son realmente los objetivos de semejante represión? Piénsenlo. Yo desde luego los tengo muy claros y creo que hay que decirlos alto y claro: cuando en el encierro de la villavesa, un acto absolutamente pacífico, se reprime sin tapujos, sin vergüenzas, con semejante brutalidad, se hace todavía más evidente el estado policial en el que vivimos, que reprime la autogestión de cualquier cosa, incluidas las fiestas populares de una ciudad, la iniciativa espontánea de los jóvenes de hacer algo suyo, y por qué no decirlo, entre esos objetivos se encuentra también la represión de determinadas ideas y llevanza de vida. Porque creo que no podemos seguir sosteniendo unas fiestas borregas, como la que progresivamente se están queriendo construir por parte del Consistorio municipal y porque también en fiestas tenemos mucho que decir, compañeros y compañeras, el año que viene tenemos dos posibilidades: quedarnos en casa o volver a las 8 de la mañana del día 15 de julio al encierro de la villavesa. Yo, desde luego, allí estaré, otra vez.Noticias de Navarra.

Misa ultra en Iruñea/Pamplona junto a los restos de Mola

Aritz INTXUSTA, Iñigo GORRAIZ--Una hermandad ultracatólica tiene las llaves de la cripta donde se encuentra la tumba del general Mola y realiza misas ensalzando a los golpistas del 36 los días 19 de cada mes. Un equipo de GARA se infiltra en la celebración y obtiene imágenes inéditas del mausoleo de Mola, que se halla en un edificio municipal. El día 19 de julio los Caballeros Voluntarios de la Cruz celebraron su rito más importante del año. Esta hermandad ultracatólica recuerda en ese día a los golpistas del 36 y reza por ellos bajo el Monumento a los Caídos, con el permiso del Arzobispado (que tiene usufructo a perpetuidad de la cripta donde se encuentran los restos del general Mola) y la colaboración directa de la Parroquia de Cristo Rey, que es de donde obtienen los elementos necesarios para celebrar la eucaristía, según comprobó este periódico. Estas misas se celebran los días 19 de cada mes, pero la de julio es la más relevante, porque lo que conmemoran es la publicación del bando de Emilio Mola en el «Diario de Navarra» hace ahora 76 años. La cita de los hermanos es sumamente discreta y se difunde a través de medios ligados a la Comunión Tradicionalista. «Rezaremos con devoción y gozo por nuestros padres y abuelos, que lucharon por la Religión y España tan unida a ella, frente a la revolución marxista y el separatismo. Rezaremos también -como aquellos hicieron- por los que lucharon contra ellos», afirma el llamamiento. Esta segunda parte se les olvidó en esta ocasión, o eso pareció, pues el sacerdote -un hombre mayor y delgado, de gesto duro e ideas firmes, que vestía traje negro y alzacuellos- solo tuvo loas para quienes se levantaron en el bando fascista e incluso arengaba a los asistentes para estar prestos, si la cosa empeora, para «servir a la Iglesia como ella quiere ser servida». La ceremonia no puede ser más discreta. Una puertecita trasera de la Parroquia de Cristo Rey, en el ala izquierda del complejo de Los Caídos, se deja entreabierta unos diez minutos antes de comenzar. Para acceder a la entrada se baja una rampa y, tras empujar la puerta de metal, se accede a un pasillo estrecho, sucio y desordenado, que gira hacia la izquierda y que lleva justo debajo de la cúpula principal. Entonces el pasillo se abre y se convierte en una sala circular, de entre ocho y doce metros de diámetro. En el centro se encuentra la enorme tumba del jefe del Ejército del Norte, coronada por una laureada y la inscripción «Navarra a Mola». Encima tiene una cúpula con una inscripción dorada que reza «Más nos vale morir en el combate que ver el exterminio de nuestra nación y del santuario», sacada del Evangelio de Mateo. La frase concuerda con el espíritu de un general que firmó órdenes como ésta: «Es necesario crear una atmósfera de terror, hay que dejar sensación de dominio eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todo el que no piense como nosotros. Tenemos que causar una gran impresión, todo aquel que sea abierta o secretamente defensor del Frente Popular debe ser fusilado». Junto a la lápida, también hay un cartelito explicativo, con un panegírico de Mola, describiéndole como un hombre recio, valiente y viril. «Era un hombre así, así era el general», comenta uno de los asistentes tras pararse a leer la tablilla. Ocho «caballeros» con túnicas pardas La ceremonia comenzó con un vía crucis alrededor de la cripta, que tiene en la pared catorce cruces marcando las estaciones. Entre una estación y otra se intercalan en la pared otras tumbas de carlistas y falangistas navarros, con epitafios rimbombantes: «Venció a la edad con su fe» o «Fue el primero en dar su vida». Guiaban la marcha y el rezo dos personas; una llevaba un cristo y la segunda agarraba el mástil de una bandera española con un crespón blanco y la cruz de Borgoña bordada en rojo. La escasa luz y el eco añadían teatralidad y un aire de tenebrismo al acto. Poco a poco iban llegando los hermanos. Lucían una túnica marrón, austera -como si fueran de arpillera-, con una cruz inscrita sobre el corazón. Algunos de ellos calzaban alpargatas de esparto. Entraron unos ocho «caballeros»; en total, el sótano albergó a una veintena de personas. La estructura circular de la cripta se rompe en un pequeño ábside, que convierte al mausoleo en capilla. El que llevaba la bandera española clavó el mástil en una agarradera al lado del altar y comenzó la eucaristía. El sacerdote, además de ensalzar a los «mártires», animó a reforzar los lazos de la hermandad, a apoyarse los unos a los otros para mantener «el espíritu de los fundadores de los Caballeros de la Cruz». Además, insistió en que la Iglesia no ha olvidado a quienes «se rebelaron contra la injusticia». Aseguró que El Vaticano ha beatificado a cientos de estos luchadores y que los obispos «tienen un compromiso firme» con ellos, y anunció el próximo año el Papa elevará a beatos a más golpistas. También insistió en la necesidad de buscar a más adeptos para que participen en esta «nuestra cita mensual» y reforzar una hermandad de la que, a tenor de sus expresiones, él también es miembro. La élite de la extrema derecha navarra fundó los Caballeros Voluntarios de la Cruz tras la guerra. Esta hermandad creó la Javierada. Su sede social sigue siendo esta cripta que guarda los restos de Mola y por eso tienen las llaves. En 1998, la Iglesia entregó el edificio de Los Caídos al Ayuntamiento, pero se quedó la cripta en usufructo a perpetuidad. Por tanto, es la Iglesia la que permite, tolera y oculta este acto. Y, además, colabora con él.GARA

"El Régimen monárquico ha traicionado a nuestro país. Es la hora de la III República"

Escrito por Miguel Pastrana, /UCR--- Intervención del Secretario Federal de la asociación Unidad Cívica por la República (UCR), Miguel Pastrana, en el acto público "Aniversario de la Resistencia republicana al Golpe de Estado fascista de 1936". Ateneo de Madrid, 20 de julio de 2012 Buenas tardes, compañeros y compañeras. Un año más, la Coordinadora para la Memoria Histórica y Democrática de Madrid y la Agrupación Ateneísta "Juan Negrín" conmemoramos, en este Ateneo, la heroica resistencia del Pueblo español republicano al Golpe de Estado fascista de julio de 1936. No por muchas veces que recordemos esta efeméride, pierde sentido. Al contrario; lo gana. Nos ubica en la concepción profunda de unos valores democráticos, humanos, sociales... que constituyen la base de cuanto de mejor hemos logrado como Pueblo -como federación de pueblos- en nuestra Historia. Hoy estamos aquí para rendir Homenaje a héroes de verdad, a patriotas de verdad. Es decir, a hombres y mujeres que se jugaron la vida por el prójimo y por un Ideal colectivo donde, parafraseando el adagio, nadie fuese más que nadie. Por la República. (JUSTICIA PARA LOS Y LAS ANTIFRANQUISTAS ES TAMBIÉN JUSTICIA PARA NOSOTROS) Siempre hemos tenido clara la importancia de recordar esa fecha. Por eso, en cuanto hemos tenido algunos medios, aquí en el Ateneo, desde hace algunos años, la recordamos. Es un motivo de salud democrática. Pero este año, además, con el brutal ataque que está sufriendo el Estado Social; que estamos sufriendo los ciudadanos y ciudadanas de este país, el acto de hoy cobra una especial y necesaria significación. Porque la defensa de nuestros compañeros y compañeras de 1936 es nuestra defensa, y la injusticia que sufrieron -que siguen sufriendo- tras la victoria franquista, es también la nuestra; forma parte de la injusticia de la cual estamos siendo objeto ahora, y la explica: su origen, sus antecedentes... Por eso su Verdad, su Justicia y su Reparación, son también las nuestras. ¡También! Lo hemos dicho siempre y hoy cobra más sentido que nunca. (UNAS PALABRAS SOBRE LA LABOR DE LA AGRUPACIÓN ATENEÍSTA “JUAN NEGRÍN”) La situación que padece este país, que estamos padeciendo, la conocéis. No me explayo por tanto sobre ella. Pero sí quiero señalar que también aquí, en el Ateneo, la estamos sufriendo. También aquí estamos empeñados en una tremenda, feroz batalla por la supervivencia. Por mantenernos como institución social, independiente y democrática. Y esto, os lo refiero por dos cosas: La primera, para comprender que no siempre conseguimos atender todas las peticiones que quisiéramos, o estar en otros sitios que nos gustaría, frentes de lucha necesaria, estando -como estamos- enfrascados en éste. Y el segundo motivo, es para que permanezcáis en alerta, por si vuelve a ser necesaria la intervención de la Agrupación Negrín, vuestra intervención, para garantizar que el Ateneo siga siendo lo que es, lo que históricamente ha sido. Ya hace algunos años lo conseguimos, recordad. Habrá, ya hay, dificultades. Pero vosotros y vosotras sois el Ejemplo de la superación. La vanguardia. (AGRADECIMIENTO A UN DIPUTADO REPUBLICANO) Decir "Negrín" es decir lucha, resistencia, no-capitulación. Esto adquiere mayor relieve frente a un Gobierno -el de la Nación- y un Régimen -el de la Monarquía-, que han capitulado; que se han rendido a la Dictadura de los Mercados. ¡Que se han rendido! ¿Cómo van por tanto esas personas, este Régimen, a hacer Justicia con los hombres y mujeres que lucharon hace 76 años? Es imposible. Son el espejo de su propia carencia. Por eso, también, hace falta otro Régimen: la III República. Vosotros sabéis que siempre hemos dado un matiz patriótico a esta conmemoración, entendiendo -como entendían los republicanos históricos- que el patriotismo verdadero es el del Pueblo internacionalista; la España federal y plurinacional, republicana, en nuestro caso. Quiero aprovechar en este momento para agradecer al diputado Iñaki Anasagasti, que nos ha expresado su apoyo a este acto y lo ha anunciado en su blog. (EL REY ENCABEZÓ EL CONSEJO DE MINISTROS EN EL QUE SE HA VENDIDO A ESPAÑA) Hablaba, de patriotismo. Algunos no acababan de comprender que lo incorporásemos como un valor republicano, social, democrático -de izquierdas, si se me apura- en estos actos. Pero hoy, cuando el Rey en persona ha encabezado el Consejo de Ministros en que España ha capitulado, aparece nítido aquello que decía Antonio Machado: "en los trances duros, los señoritos invocan la Patria, pero la venden. El Pueblo la compra con su sangre, y la salva". Amigos y amigas -esto lo añado yo-, con independencia de los Gobiernos, nunca imaginé oír a un Presidente diciendo en el Congreso - y son palabras literales- "que los españoles no podemos elegir", que "no tenemos libertad de elección". ¡Qué vergüenza, amigos míos, qué vergüenza! Y ver al Comandante en Jefe de nuestras Fuerzas Armadas, al que todavía es Comandante en Jefe, el Jefe del Estado, al Rey, avalando eso: la rendición de nuestro país. ¡Qué bochorno! Lo digo también como soldado que fui durante varios años. Han traicionado a nuestro país, vendido a nuestro Pueblo. ¡Qué vergüenza! No hay Mundial ni Eurocopa que redima eso. Que se vayan, por favor, ¡fuera! Hasta Pedro J. Ramírez escribía en su editorial en "El Mundo" del 15 de julio: "España se ha convertido en un Estado Fallido, en un Protectorado". Demos gracias al Rey -esto lo digo yo-, a su Régimen, a su Constitución. Sí, la suya. Que nadie olvide nunca, por favor, la imagen del Rey -es el símbolo- en el Consejo de Ministros en que se vendió a nuestro país. ¡Que nadie la olvide! (LA ÚNICA SOLUCIÓN PARA NUESTRO PAÍS ES UNA REPÚBLICA DIGNA DE TAL NOMBRE) ¿Qué hacer en esta hora? Indignación, con motivo, tenemos mucha. Luchas sectoriales, con justicia, todas. Pero hace falta el elemento vertebrador y constructivo. El objetivo que unifique. Y ese objetivo es la República. La República como queremos que sea, como sabemos que es: solidaria, participativa, democrática... Llena de potentes contenidos sociales. Lo que sabemos, lo que queremos. El Régimen monárquico dice que no puede hacer otra cosa sino rendirse a la Dictadura de los Mercados. Nosotros, por republicanos y republicanas, afirmamos que no podemos sino luchar. ¡Luchar! Nuestro objetivo, por tanto, es la substitución del Régimen. No, desde luego, su reforma. Tampoco un contrapoder o poder alternativo, aunque puedan constituir etapas. Pero nuestro objetivo, abiertamente, es la conquista democrática del Poder y la instauración de un Régimen republicano que sirva al Pueblo y sea del Pueblo. ¡Ese es nuestro objetivo! El Régimen de la Monarquía ha traicionado a nuestro país. Es la hora de la III República. Lo afirmo solemnemente y como Secretario Federal de una de las principales asociaciones republicanas de este país. Nada ni nadie nos apartará de la lucha por la III República española. Muchas gracias. ¡Viva la República!