1 de agosto de 2012

El ‘hachazo’ a las pensiones que vendrá será de 10.000 millones de euros y no de 5.000 millones

ELPLURAL.COM publicó en su información que el Gobierno y la dirección del PP están preparando los argumentarios para explicar la “reforma” de las pensiones, que basan en la “sostenibilidad” del sistema. Fátima Báñez, intentará buscar “consenso” en el Pacto Toledo. El 16 de julio, ELPLURAL.COM desveló que el Gobierno prepara un hachazo a los pensionistas de 5.000 millones de euros, hoy el diario ‘La Nueva España’ duplica esa cifra, al afirmar que “intentará consensuar” un recorte equivalente a 10.000 millones. De acuerdo con esa información, la titular de Empleo, Fátima Báñez, intentará buscar tal “consenso” en el Pacto Toledo. Tratándose de la ministra que impuso la reforma laboral sin escuchar ni a los sindicatos ni a la oposición y del Gobierno del PP que impone sus recortes a golpe de decretazos ya se sabe a qué tipo de “consenso” puede referirse. Las correcciones del Gobierno El Gobierno tendrá que aportar 6.683 millones a la Seguridad Social en 2013 para que el sistema público de pensiones pueda atender todas sus obligaciones. En los Presupuestos corregidos para este año aumentó sus aportaciones en un 9,3 por ciento (8.891 millones) e incrementó en un 35 por ciento las aportaciones para financiar los complementos de las pensiones mínimas (3.085 millones). Caballo de batalla contra Zapatero ELPLURAL.COM publicó en su información que el Gobierno y la dirección del PP están preparando los argumentarios para explicar la “reforma” de las pensiones, que basan en la “sostenibilidad” del sistema. Lo cierto es que el Partido Popular tiene difícil defender lo que fue uno de sus caballos de batalla contra el anterior Ejecutivo socialista, a partir de mayo de 2010, cuando Zapatero se vio obligado a congelar las pensiones, excepto las mínimas. El propio Rajoy, y su plana mayor en la oposición, entonces, acusaron al PSOE de romper el Pacto de Toledo. Precisamente lo que amenaza con hacer el Gobierno. El Pacto de Toledo se queda fuera La “reforma” que planea el Gobierno pasa porque las pensiones no suban de acuerdo con el IPC, tal y como está definido en el Pacto de Toledo, sino cuando el Ejecutivo lo decida, de acuerdo con la coyuntura económica. http://www.elplural.com/2012/07/31/el-hachazo-a-las-pensiones-que-vendra-sera-de-10-000-millones-de-euros-y-no-de-5-000-millones/

El Historiador E. H. Carr( ya fellecido): del conservadurismo al marxismo

Pepe Gutiérrez-Álvarez Nos hemos acostumbrado a ver cómo amplios sectores de la intelectualidad de izquierdas se instala entre los que prefieren la injusticia al “desorden”, pero hubieron otra veces que fue al revés. Ocurrió con el anciano Víctor Hugo, y también con un historiador británico que escribió el estudio más completo que hasta ahora se haya realizado sobre la historia de la Rusia soviética. Estamos hablando de Edward Hallett Carr [1], quien además de ser un marxista tardío puede ser justamente considerado como uno –sino el que más- de los historiadores más exhaustivos y rigurosos sobre la compulsiva historia de la Rusia Soviética, tema al que dedicó buena parte de su vida. Esta obra culminante de una historiografía situada más allá de la denigración y del oficialismo apareció publicada en castellano en la segunda mitad de los años setenta, en una fase en la que autores como Carr, se imponían tanto a la escuela de falsificaciones oficialistas que comenzó a instaurarse en la URSS después de la muerte de Lenin, y a la “sovietología” dedicada a descalificar una experiencia en la que querían ver el estigma totalitario como algo inherente a su propia existencia... La monumental Historia de la Rusia Soviética, a la que el minucioso historiador británico dedicó aproximadamente un tercio de su larga existencia [2]. La última entrega se cerró con la edición del estudio sobre las relaciones exteriores de la Rusia soviética durante los años que van desde 1926 a 1929, concluye la entrega del cuarto apartado, cuyo título general es Bases de una economía planificada. Sobre la importancia de esta obra escribió muy tempranamente (1954). Isaac Deutscher, su crítico inicial, pero que fue posiblemente el autor que más influyó (su compañera Tamara Deutscher pasó a ser la principal colaboradora de Carr tras la muerte de Deutscher) sobre E.H. Carr: “El mérito notable de Carr consiste en que él ha sido el primer genuino historiador del régimen soviético, Ha emprendido una tarea de enorme alcance y a gran escala [...] Contempla la escena con la imparcialidad del que está, si no au-dessus de la melée, al menos au-delá de la mêlée. Desea dejar a sus lectores la comprensión, y él mismo investiga los hechos y las tendencias, los árboles y el bosque. Es tan austeramente concienzudo y escrupuloso como penetrante y agudo. Tiene instinto especial para ver el esquema y orden de las cosas, y presenta sus hallazgos con lucidez. Su Historia tiene que ser estimada como un logro verdaderamente notable [3]. La Historia del profesor Carr cobró en su momento nuevos relieves en un momento como el presente en el que con la reedición de la "guerra fría", la cuestión del comunismo y de la URSS ha recobrado sus añejas connotaciones demoníacas, y en la que -como ya ocurrió en los años cincuenta una hornada de antiguos liberales izquierdistas renegados se citan a la hora de descalificar como "muy sospechosa" una obra como la suya en la que se ve el perverso deseo de justificar la URSS, la actuación de un falso demócrata y científico a la manera de los viejos "compañeros de viaje" (categoría de la que formaron a veces la peor parte algunos de los anticomunistas más furibundos de la época), y lo en el mejor de los casos, de un "ingenuo optimista" ante las conquistas del sistema soviéticos. El propio Carr en una de sus contadas declaraciones públicas ha replicado con vigor estas acusaciones y ha subrayado su tras fondo [4]. Uno de los méritos incuestionables de Carr es de por sí la propia obra. Se trata, sin lugar a dudas, del trabajo más documentado y riguroso que se ha escrito hasta el momento sobre la formación de la URSS y su publicación marca un antes y un después en una bibliografía que por su amplitud sobrepasa a cualquier otro acontecimiento del siglo, y dentro de la cual el capítulo de los que merecen el olvido es muy superior a los títulos imperecederos. El mérito siguiente radica en el equilibrio analítico del autor, tiene su capacidad para no ceder a más presiones que las exigidas de su propia y exhaustiva investigación. Se puede hablar en este sentido de un tour de force gigantesco no sólo por la extrema amplitud de la empresa cuya complejidad desbordó el proyecto inicial de ocho volúmenes, sino también del esquema mental de un hombre que empezó su viaje como un conservador opuesto a la utopía revolucionaria y lo concluyó dominando una concepción de la historia renovada tal como se manifiesta en su obra teórica ¿Qué es la historia?, que "representó en su época un valiente ataque contra las ortodoxias de la "guerra fría" y durante dos decenios ha gozado de merecido renombre por ser la crítica más radical y accesible de los supuestos que subyacen en la práctica histórica ortodoxa. Es una mezcla rara de elegancia de viejo estilo y compromiso con el cambio revolucionario"[5]. El propio Carr estima en el prefacio de uno de sus volúmenes que todavía queda mucho por hacer, particularmente en lo que se refiere a los problemas de la política exterior soviética (no en vano su obra póstuma tiene como eje el VII Congreso del Komintern), sobre la que existe una inmensa documentación dispersa en los archivos de numerosos países (por ejemplo, todavía se está por escribir un estudio serio sobre el papel de la URSS en la España de los años treinta), sobre todo en los soviéticos que, como es sabido, tienen bloqueado su acceso. Esto último ha obligado a Carr a investigar en base a un material por lo general ya conocido, problema que en opinión de expertos como Isaac Deutscher, Carr ha resuelto, pudiendo afirmar que "es dudoso que los archivos, cuando sean abiertos, obliguen al historiador a revisar fundamentalmente el cuadro que ahora puede formar sobre la base de los materiales ya publicados" [6]. En otro de sus prefacios Carr hace constar las inconveniencias pero también las ventajas que conlleva analizar un tiempo históricamente tan próximo: en pocas vicisitudes históricas se reflexionó tanto y tan abiertamente sobre los hechos, y nunca una dirección revolucionaria ha poseído una conciencia histórica tan extremadamente desarrollada como la tuvo la élite militante y dirigente del bolchevismo y del primer comunismo internacional. En su concepción inicial, que tan claramente se trasluce en los tres primeros tomos de la obra, Carr es un historiador tradicional, especialmente interesado en las instituciones -por ejemplo, se explaya con particular interés en la Constitución soviética y en los problemas diplomáticos, en tanto que los grandes aspectos de las ideas revolucionarias quedan relegados a pequeños capítulos aparte-, y asiste con cierto estupor a los grandes avatares revolucionarios, a las impresionantes acciones de masas, y se orienta hacia los problemas de la construcción del Estado. Esto resulta bastante más claro en los primeros volúmenes en los que se encuentran grandes lagunas. Algunas de ellas se refieren a corrientes políticas importantes como la de los partidos que se reclamaban del socialismo, otras a acontecimientos como el de Kronstadt de 1921 que "iluminaron la realidad como un relámpago la noche" (Lenin), y otras realidades por lo general poco consideradas pero de indudable importancia como lo fueron la vida cotidiana, los intentos de emancipación de la mujer o la integración de la cultura judía. El lector interesado en todas estas cuestiones tendrá que buscar necesariamente lecturas complementarias [7]. Acusaciones similares se han hecho a los apartados siguientes respecto a la importancia de la Oposición de Izquierda, pero esto resulta ya a nuestro juicio más discutible. Como hemos señalado más atrás, Carr opera un auténtico tour de force para escapar de una concepción de la historia en la que no habría margen o en la que los márgenes serían muy estrechos. No hay duda que hay la tentación de una explicación institucional -la revolución encontró su raison d'étre cuando halló su raison d'État-, que ha seducido a tantos historiadores. Según esta explicación, y al igual que ocurrió con otras grandes revoluciones, la época institucional y burocrática fue la continuación objetivamente inevitable de la época heroica de la revolución. Dicho con otras palabras: Stalin fue el realismo y Trotsky la utopía. Quizás sea este el problema más complejo y difícil que se le presenta a todo el que trata de analizar el proceso revolucionario soviético, y representa una auténtica piedra de toque a la que buena parte de especialistas trata de eludir o de zanjar en función de un parti pris. Carr se enfrenta con el problema con valor y rehuye cualquier simplificación. Desmantela minuciosamente todas las concepciones doctrinarias que hacen concluir el ciclo revolucionario en una fecha tópico: con Brest-Listovk (los eseristas de izquierda), en 1920-1921, fechas de la represión del Ejército insurgente de Ucrania de Makhno y de la insurrección de Kronstadt (definitorias para la escuela anarquista), instauración de la NEP (para los consejistas), fallecimiento de Lenin, expulsión de Trotsky, etc... Para Carr está claro que existe una simultaneidad, una continuidad y una negación, pero trata más de investigar los hechos que de sacar conclusiones. No descarta - en su famosa entrevista para la New Left Review- que hay un cambio cualitativo trascendental en la década ulterior a la que comprende su estudio, pero sigue manteniendo su ponderación subrayando las dificultades para analizar todo lo que ocurrió. A lo largo de toda la Historia, Carr atenúa su inclinación hacia una historia hecha para arriba y no para abajo. En este esquema hayal mismo tiempo un imperativo objetivo y una opción reformada por parte del autor. No hay que olvidar que Carr, apegado al protagonismo de la documentación, se encuentra con un material escrito verticalmente, o sea en el que la historia es hecha por los grandes personajes. Los soviets, por ejemplo, aparecen como núcleos activos y bulliciosos encabezados por grandes cabezas. Luego no se hace notar su desvanecimiento y la caída de estas grandes cabezas (en especial la de Trotsky) parece ser producto de condiciones ajenas a la decadencia del movimiento de masas. El Estado y los gobernantes no aparecen, a nuestro juicio, claramente vinculados a la sociedad y a los movimientos sociales. Naturalmente" este método resulta tanto más insuficiente cuando lo... que se está estudiando es una revolución, dicho de otra manera, la quiebra de un Estado ante el embate de una movilización de masas impresionante. Como diría Lenin, una revolución social se produce cuando hasta los sectores sociales más atrasados quieren hacer valer sus exigencias políticas. Naturalmente, Carr no ignora esto, pero se acerca a ello con la mentalidad de un profesor apasionado por las medidas políticas. Entiende que, inexorablemente, la utopía tiende a convertirse en un gobierno estable. Como toda obra maestra, la de Carr es susceptible de muy diversas lecturas y su esquema va asumiendo mayor grado de matización y de complejidad en la medida en que avanza. Esto resulta perceptible en el capítulo de los personajes protagonistas, quizás porque en el retrato que ofrece planean la influencia de las famosas biografías de Stalin y Trotsky que escribió Deutscher y que para Carr son lo más capacitado que se ha escrito sobre la historia de la URSS. Se ha dicho con cierta insistencia que hay un culto en Carr hacia Lenin -alguien dijo que ocupaba en la obra un papel análogo al que juega Julio César en la Historia de Roma de Mommsen-, y que tiende a justificar al propio Stalin. Esto es un disparate" a menos que se contemple con ojos como los de David Shub o de Robert Conquest (al que un cínico Martin Amis lee de rodillas ante el gozo de los expertos mediáticos del anticomunismo tipo del excomunista Antonio Elorza), para los que Lenin fue ante todo el antecesor de Stalin y éste último la simple encarnación del mal. También en este apartado hay mucho que decir y serían necesarias más reflexiones para comprender la posición de Carr. Es bien conocido el debate (indirecto) que Deutscher desarrolla con Trotsky sobre e carácter imprescindible de Lenin, que para el historiador anglo polaco viene a ser una subestimación del propio Trotsky y una concesión de éste al culto leninista. Carr no entra en la polémica, sin embargo en la obra la figura de Lenin predomina el escenario de la revolución y el Estado, y parece que es esta acción la que justifica su actuación previa a la revolución. Su Lenin es ante todo un gran hombre de Estado y mucho menos un revolucionario, un gran negador, Es esta tendencia de Carr la que ha hecho que su descripción de Stalin hayal aparecido como suave (si no positiva) paral muchos comentaristas, aunque está claro que no esconde ninguna de las deformaciones, barbaridades y traiciones del "teórico" del "socialismo en un sólo país", una idea que por lo demás, es plenamente deudora de la fase más moderada de Nikolai Bujarin. También puede aparecer que hay una cierta tendencia en ver las huellas de éste en el período “clásico” leninista con todas sus convulsiones, comenzando por una guerra civil que sitúa la Rusia soviética al borde del abismo. Esta orientación se hace más nítida a la hora de juzgar actuaciones políticas como el tratado de Rapallo, la revolución internacional o actitudes como la de Trotsky que renuncia a emplear su autoridad en el Ejército Rojo para desplazar del poder a unos adversarios que no se caracterizaban precisamente por su limpieza política. Las tremendas dificultades con que se encontró el proceso revolucionario -la guerra civil, las malas cosechas, el descoyuntamiento de la clase obrera, etc- , llevó a la dirección bolchevique un poco a quemar todo lo que antes adoraban y adorar lo que antes quemaban. En este contexto hay que situar actuaciones como la de Kronstadt, la prohibición de las tendencias organizadas y la búsqueda de salidas internacionales. Deutscher ve un marcado pesimismo en la incomprensión en Carr; éste plantea que también puede ocurrir un poco lo contrario: que Deutscher fuera excesivamente optimista. La cuestión es compleja, y el hecho es que Carr nunca fuerza los datos en pro de una argumentación apriorística. Lo mismo se puede decir de su actitud ante el drama de la revolución mundial. Su estudio revela la grave incorrespondencia existente entre el planteamiento revolucionario y la realidad objetiva. Los bolcheviques que se enfrentaron ante la gigantesca tarea de una Internacional para la revolución aquí y ahora, se dieron de bruces con una situación infinitamente más compleja que la de 1917 y su sustituismo involuntario de primera hora evidenciaba las carencias de los grupos revolucionarios locales. Aquí el bosque es particularmente espeso, y asombra la capacidad de Carr para al menos no perderse en sus vericuetos más inesperados aunque mantiene una notable sensación de desbordamiento seguramente inevitable ante una tarea imposible de abarcar en el actual estadio de la documentación y de investigaciones realizadas. También es comprensible la sensación de que la trascendencia y la importancia política de la Oposición de Izquierda desfallece ante la inclinación institucionalista del autor. Sin embargo, hay que considerar que Carr se atiene a los años veinte y que los pesos y medidas no pueden los mismos que los que tendrían que comprender una extensión de la historia hacia la década siguiente en la que el dilema entre la instauración del "socialismo en un sólo país" y la “revolución permanente" apareció con mayor nitidez, sobre todo con el ascenso resistible del nazismo y los desastres de los frentes populares. El balance que se desprende del conjunto de la obra es una visión detallada y concienzuda de una revolución que planteó la actualidad del socialismo, pero que no lo pudo resolver. Detalles de mayor o menor importancia podrán ser cuestionados en su tratamiento, pero difícilmente alguien podrá hablar de falsificación, deformación o amputación. Se pueden encontrar lagunas y errores en los enfoques, pero no se podrá subestimar el hecho de que la obra de Carr sea la primera auténtica visión de conjunto de la formación del Estado soviético, la primera que trata de abarcar tanto los hechos revolucionarios y antirrevolucionarios, de las instituciones -incluidas las menos favorecidas habitualmente por la mirada del historiador- y las personas, de las organizaciones y las ideas... Cuando se ha cumplido cerca de siete décadas desde aquel 1917 que todavía conmueve al mundo, del acontecimiento más trascendente y subversivo del siglo, el querer aproximarse con el máximo rigor y honestidad a su verdad, a su rico y complejo significado -el primero de los cuales es que la revolución socialista es posible y necesaria-, viene a ser tan difícil como lo pudo ser en la época el hacerlo sobre revoluciones que, como la inglesa de Cromwell y los puritanos o la francesa de 1789, señalaron el comienzo de una nueva era, No podemos por menos que considerar como un síntoma de su vigencia "subversiva" el hecho casi inaudito de que, después de todo el tiempo transcurrido, no se haya producido en el país en donde ocurrió -y por extensión en todo el "campo socialista"- ni una sola aportación histórica digna de mención, y que los personajes que se opusieron rotundamente a Stalin sigan siendo un "tabú", También resulta ilustrativo que sea desde la disidencia interna donde hayan surgido las primeras aportaciones de gran valor [8]. Tampoco resulta mucho más relevante la bibliografía producida por los adversarios del bolchevismo, Se pueden encontrar diversos testimonios importantes en la derecha, así como entre los mencheviques y los anarquistas [9], pero en ningún caso una obra decisiva. Tampoco es diferente el caso de la historiografía occidental, que si bien no ha pecado de omisiones sí lo ha hecho por una continúa labor de amputación tendente a descalificar la obra revolucionaria. Incluso en los casos más notorios de esta última escuela se trata de títulos que no han soportado nunca la prueba del tiempo. Efectivamente, nadie se acuerda actualmente de los producidos durante la primera guerra fría y no se dan en estos momentos aportaciones para que sean recordadas en el porvenir. Este carácter perecedero ha resultado especialmente breve en el caso de los diversos revisionismos" post-estalinianos. La más estricta versión kruschoviana duró exactamente una década, y las rectificaciones ulteriores siguen manteniendo lo esencial del viejo manual de Stali--Jdanov con la particularidad de que Stalin, aunque pasa a un segundo plano sigue ostentando la representación del "leninismo" [10]. Tampoco ha sido muy diferente el destino del maoísmo europeo, sobre todo del notable esfuerzo que desarrolló especialmente Charles Bettelheim, todo un andamiaje que le permitieran encontrar las fórmulas metodológicas puras y "'correctas" para producir una versión en la que el "marxismo leninismo" de Mao apareciera como la “superación” de un balance global en el que el saldo de Stalin resultaba obligatoriamente positivo. Tras la muerte de Mao, el propio Bettelheim operaría un notable giro antiestalinista que ponía por tierra su propia obra sobre la URSS, y denunció el estalinismo sin piedad [11]. Un caso muy diferente ha sido el de la escuela "trotskista", en la que no solamente sobresalen Trotsky y Deutscher sino también un buen número de escritores políticos e historiadores de gran valor. En este cuadro, la Historia de la Rusia soviética de Carr tiene una primacía apenas compartida, Se mantendrá al cabo del tiempo como un hito incuestionable a pesar de las iras de la nueva derecha. Todos los que quieren conocer lo que ocurrió en Rusia entre 1917 y 1929, todos los historiadores honestos, se verán obligados a volver sobre ella [12][/b]. De muy pocas empresas similares se puede decir lo mismo. La pena es que esta titánico esfuerzo resultó sepultado por la ola conservadora de los años ochenta, y en la cual emerge –desde Francia, “faro” del pensamiento neoliberal- una historiografía que se afirma a partir de Alexander Soljenitsin, y cuya máxima expresión será El pasado de una ilusión, de François Furet, que sigue el camino inverso al de Carr. Furet es muy representativo del comunista estalinista de la última ola, del renegado que se convierte a en defensor a ultranza de las ideas dominantes, y cuyo objetivo pasará por desplazar la izquierda desde el antifascismo hacia el anticomunismo, hacia un área que tan bien representa el partido demócrata norteamericano. Historiográficamente es actualmente un autor que no se aguanta, pero no hay más que ver el estado de la izquierda transformada para percibir que su influencia en este punto sigue siendo muy considerable. Para la nueva izquierda que comienza a recuperar la historia, la memoria de las gestas y de los logros culturales de las generaciones más combativas que precedieron la claudicación de sus padres, la lectura de la obra de Carr –todavía asequible en ciertas bibliotecas públicas, y con paciencia, en los mercados de segunda mano-, puede resultar todo un descubrimiento. (Y si la suerte nos acompaña, posiblemente este año podremos reeditar una antología sobre Carr y Deutscher centrada en la creativa relación entre ambos). NOTAS [1] La obra está dividida en cuatro partes con un total de 14 tomos que Alianza Universal empezó a publicar en 1972. La primera parte, La revolución bolchevique (1917-1923) consta de tres volúmenes. Le sigue El interregno (1923-1924), en uno solo; prosigue con El socialismo en un sólo país (1924-1926) con cuatro. La última parte es la más amplia con siete tomos bajo el título común de Bases para una economía planificada (1926-1929), en los que también ha trabajado R. W. Davles, director del Centro de Estudios para Rusia y Europa Oriental de la Universidad de Birmingham. [2] E. H. Carr (1892-1982), fue educado en Trinity College, de Cambridge donde hizo una brillante carrera académica. En 1916 ingresó en el servicio diplomático británico y ocupó puestos de responsabilidad en París y Riga (Letonia). Al terminar la I Guerra Mundial tomó parte en el Congreso de Paz de Versalles junto con Arnold Toynbee. Ulteriormente fue nombrado asesor de la Sociedad de Naciones, cargo que le impulsó a una dura crítica del utopismo de la política británica desde 1919. Abandonó el cargo en 1936 para ocupar la cátedra Woodrow Wilson de Relaciones Internacionales de la Universidad de Cardiff (Gales). Influenciado por Reinhold Niebuhr (que crearía tras la II Guerra Mundial una escuela de pensamiento basado en el análisis del poder en el sentido de que la política es, en un sentido, siempre política de poder". Carr criticó a los metafísicos de la Sociedad de Naciones y apoyó los acuerdos de Munich de 1938. Un breve paréntesis en su vida académica tuvo lugar desde 1941 a 1946, ocupando el cargo de subdirector del The Times. Desde este prestigioso diario conservador Carr reconoció los nuevos cambios en el reparto de los poderes en Europa y en el mundo y criticó la fe idealista de los norteamericanos en las Naciones Unidas. Aunque muy a su manera, Carr fue siempre un conservador adversario de las utopías. Por esta razón fue subestimado por quienes, como los discípulos de Bettelheim, lo consideraron ideológicamente incapacitado para ofrecer una visión “correcta" de la URSS, [3] En Herejes y renegados (Ed. Ariel, Barcelona, 1970, p, 110). El libro está prologado por Carr que se referirá a Deutscher en otros trabajos suyos (por ejemplo en 1917: Antes y después) y al que se refiere constantemente tanto en la revisión de parte de su Historia como en bastante de las notas de la obra, Durante las campañas de criticas contra su obra, Carr ha sido comparado con Deutscher. El hubiera considerado esto como un gran homenaje. [4] Véase al respecto la entrevista aparecida en la New Left Review de septiembre de 1977 y que aparece al final de la recopilación De Napoleón a Stalin publicada por Crítica. [5] Raphael Samuel en Historia popular y teoría socialista (Ed. Crítica, Barcelona, 1984, p. 65) [6] Deutscher, Ibidem, p. [7] La bibliografía sobre la mayoría de estos capítulos parciales es inmensa, aunque sé que en los casos mencionados no parece ser así, Son pocas las obras que enfocan la vida cotidiana (quizás la más interesante sea la de Anatole Kopp, Arquitectura y urbanismo soviéticos en los años 20 (Lumen, Barcelona, 1974), o la cuestión judía (para la que hay que leer la Historia del antisemitismo, de León Poliakov que editó Muchnick... Aunque no haya sido analizado a fondo no significa que tengan poca importancia, por ejemplo, el "desencanto" hebreo de la revolución tal como la encauzó un Stalin antisemita fue decisivo para que el sionismo se impusiera entre la importante izquierda judía. [8] En concreto la obra de Roy A, Medevev, No es ajeno a ello el hecho de que para éste la verdad sobre la historia de la URSS es un elemento para regenerar el socialismo y no para derrocarlo. [9] Entre los primeros sobresalen las Notas sobre la revolución de Nicolai Sujanov (hay una edición abreviada en Luis de Caralt), miembro del ala martoviana, y entre los segundos los escritos de Volin (La revolución desconocida) y de Pietr Archinoff (Historia del movimiento macknovista), pero en tanto que Sujanov sólo pretende ofrecer un retrato periodístico fiel, los anarquistas tratan de establecer un balance entre el bien y el mal siguiendo una línea que separa el autoritarismo del antiautoritarismo. Pero el gran historiador de la causa anarquista rusa es Paul Avrich: Los anarquistas rusos (Alianza, Madrid, 1967), Kronstadt 1921 (recientemente reeditada por Utopía Libertaria, Madrid, 2006), capítulos a los que me he referido en otros artículos para Kaos [10] Para una critica sobre estos revisionismos ver Ernest Mandel, 20 preguntas y 20 respuestas sobre la historia de la URSS, incluido en la recopilación Sobre la historia del movimiento obrero, Ed. Fontamara, Barcelona, 1980). [11] Sobre la pretenciosidad de la obra de Bettelheim el lector puede consultar el número extra de la antigua revista El Cárabo, ligada a la ORT y dirigida por Joaquín Estefanía con el título de "Tiempo de Stalin", y que puede considerarse como el canto del cisne de la tentativa de rehabilitar el estalinismo historiográfico. Los discípulos del estructuralista galo dividen la historiografía en tres campos fundamentales: el burgués, el trotskista y el marxista-leninista, o sea, el correcto que ellos representan. Carr es reconocido como un investigador incapacitado de "comprender" y Deutscher como un autor aplaudido por los universitarios anticomunistas. Tal como hemos indicado, Bettelheim revisó drásticamente toda su obra “soviética” a raíz de la caída de la “banda de los cuatro” que había sucedido a Mao. [12] Actualmente lo más asequible es sin duda el magistral breviario que hizo el propio Carr con el título de La revolución rusa, 1917-1929, De Lenin a Stalin, reeditada por la colección de kioscos de Alianza, y luego por diversas colecciones de libros de kioscos. Como nota curiosa se puede decir que la primera influencia de Carr en una obra escrita en castellano fue en la de Juan García Diez, URSS, 1917-1929: de la revolución a la planificación, Guadiana Publicaciones; Madrid, 1969, García Díez, posteriormente ministro de UCD, había sido militante del FLP. La obra es una buena síntesis escrita desde una posición prorrevolucionaria.Publicado en Kaosenlared

Borbones, jamás, jamás jamás

Escrito por Javier F. Hernández Sánchez / UCR-- Es indignante e indecente como la bestia mediática, a la que tan bien le va con el régimen actual, pretenda falsearnos la Historia concediendo a los Borbones (sufridos por este país desde 1.714), los beneficios de la "bondad, caridad e incluso competencia". Es odioso como se tergiversa el devenir de una dinastía abyecta que cuenta entre sus monarcas con genocidas monstruosos como Felipe V y Fernando VII, con simplemente asesinos de la ralea de Isabel II, Alfonso XII, y Alfonso XIII, que firmaron cientos de condenas a muerte con absoluta tranquilidad; este Borbón que soportamos desde hace cuarenta años, que salía con el infame Franco al balcón del Palacio de Oriente para decir a las masas que matar era una cosa correcta. Claro que aquellas masas estaban con ellos. Si Don Juan Prim, en su tumba, supiera que en pleno siglo XXI tenemos a un Borbón en el machito, pensaría que esto sólamente es posible en España, donde la parte negra de la población adula a los monstruos. En 1968, cuando este país había conseguido echar a patadas a Isabel II, dijo el general Prim las palabras históricas de que "jamás, jamás, jamás" volvería a reinar en este país un Borbón. Estos magníficos deseos se vieron frustrados a los seis años, debido, por supuesto, al asesinato del general en 1870. Los catalanes, y concretamente los barceloneses, son los ciudadanos que mayor odio pueden sentir por esta dinastía, ya que con ellos los Borbones han sido particularmente bestiales. Recuerdan como después de una defensa heroica, Barcelona cayó en las garras de Felipe V un 11 de septiembre, que amputó de raíz toda la idiosincrasia de este valiente pueblo, asesinándole a miles de ciudadanos y llenando de cadenas a la admirable Catalunya. Los siguientes "monarcas" aplastaron a sangre y fuego las aspiraciones del pueblo catalán, y este comportamiento fue sintéticamente canallesco en la persona del abuelo del actual estulto Borbón, el amigo Alfonso XIII, el cual además de condenar a muerte a numerosos hombres admirables de la talla de un Ferrer, masacraba Barcelona en la "Semana trágica". El monstruoso asesinato de Lluis Companys cometido por Franco fue ilustrativo de que los métodos borbónicos le gustaban al dictador gallego, y por eso nos endosó a un Borbón para que le aguantaramos, como mínimo, el tiempo que le soportamos a él. Es conocido que la repulsiva adulación que las cadenas de televisión (sobre todo la pública), tiene algo que ver con la "simpática" presión que hace el Borbón, directamente a las cadenas, sobre todo a la pública, por supuesto. En este orden de cosas, además de padecer la miseria a que nos han conducido los multimillonarios Ppsoe, tenemos que soportar esta odiosa falsificación de la Historia, realizada por los favorecidos de este régimen, empezando por el Borbón, políticos dinásticos (Ppsoe lógicamente), empresas mediáticas, militares, jueces, y en fin todos los que contribuyen desde hace casi cuarenta años a convertir a este país en el más putrefacto del universo. No nos engañemos, este régimen solo es posible en un pais despolitizado e ignorante. El día que este sufrido sesenta por ciento de la población tome conciencia de la ignominiosa situación del país, el régimen borbónico caerá, y la maldita dinastía desaparecerá para siempre, como quería el glorioso General de Reus hace ciento cuarenta y cuatro años.