13 de septiembre de 2012

Las cifras del 11 de septiembre barcelonés y la otra Diada

López Arnal-- Otros años habían asistido unas 10 mil personas a la manifestación independentista, 30 mil si me apuran y para no calcular por lo bajo. Este 2012 ha sido diferente. Los Mossos d'Esquadra hablan de un millón y medio de manifestantes. La Guardia Urbana barcelonesa dice haber contado minuciosamente y, curiosidades de la vida, le ha salido la misma cifra. Exactamente: 1,5 millones, ni uno más ni uno menos. Las sombras de Puig y de Trías, sin duda, son alargadas, muy alargadas, ambos eran de ciencias, y tienen poder. Como la Barcelona olímpica. La organización convocante, la Assemblea Nacional de Catalunya (ANC), un grupo independentista que fletó unos 1.200 vehículos, habla de 2 millones de personas. Es imposible. Obviamente. La manifestación, sin embargo, pasará a la historia nacionalista con un número similar de asistentes. La Delegación del Gobierno en Catalunya estimó la asistencia en 600 mil personas. Según cálculos de El País, ocho redactores, “cinco desplegados sobre el terreno”, que calcularon la superficie ocupada por la marcha y estimaron al concentración de los asistentes, la cifra ajustada es la dada por la Delegación del Gobierno. No me pronuncio, no estuve, no es fácil el cálculo. Sea como fuere, por razones de espacio, son manifiestamente falsos los dos primeros cálculos ,y por razones sociológicas, en un país de 7 millones de habitantes, conseguir la cifra apuntada por El País o la Delegación gubernamental es un éxito indudable. La manifestación fue un verdadero clamor, sin rizar estúpidamente el rizo. Eso sí, a los asistentes, los 600, 700 o 750 mil, los que fueran, hay que restarles los ciudadanos que comparten la finalidad independentista pero ponen el acento crítico y su praxis política en las denuncias a los desmanes no sólo del gobierno central sino del gobierno Barcelona Wolrd-hachazos sociales. Habría que restar también, que también los hubo, ciudadanas y ciudadanos que fueron a la marcha, sin ningún ánimo independentista, sino para defender el derecho de autodeterminación del pueblo catalán y para denunciar la política económica y social de este gobierno neoliberal que nos lleva al desastre y a la desesperación social, y usa la independencia como un tubo por el que todos y todas debemos pasar con una sonrisa en la cara mientras ellos van a lo suyo. Si me apuran, puestos a hacer bien los cálculos, había que restar los 20 0 30 mil ciudadanos que se apuntarían tras las muy temperadas y responsables palabras del presidente del gobierno, don Mariano, sobre líos y algarabías, y los miles y miles de ciudadanos (no siempre catalanistas y mucho menos independentistas) que llevan años sufriendo una política cultural españolista vomitiva abonada por la mayoría de dirigentes del PP por no hablar del sector bonista-guerrista del PSOE (y grupos afines). ¿Que todo eso no tiene consecuencias importantes? ¿Seguros? Un ejemplo, el testimonio de una mujer trabajadora de un supermercado, Anna Mera, de 34 años: “Llevo esperando todos los 11 S de mi vida para celebrar la jornada nacional”. Un joven estudiante y trabajador de 21 años se expresó del modo siguiente: “Estamos hartos de que se nos meen en la boca y nos digan que llueve”. ¿Quiénes creen que se mean en su boca y les cuentan cuentos lluviosos? Ni Mas, ni Mas-Colell, ni Puig, ni Rigau, ni Ortega, ni Duran i Lleida. No: España, la España que araña. PS. Se me había escapado pero a Javier Aguilera no. A este discípulo y amigo de Manuel Sacristán y Francisco Fernández Buey, a este compañero imprescindible, en absoluto. A Javier no se le escapa nada que tenga que ver con la justicia, la solidaridad y la cultura de los de abajo. Es “La (otra) diada del 12 de septiembre de 2012”, un hermoso texto de otro imprescindible, de Eduardo Galeano. En honor de un “independentista” de otra sustancia. PALABRAS VIVIENTES. Eduardo Galeano-- En este día de 1921, nació Amílcar Cabral en la colonia portuguesa de Guinea-Bissau, en el oeste del África. Él encabezó la guerra de independencia de Guinea-Bissau y las islas de Cabo Verde. Palabras suyas: “Cuidado con el militarismo. Somos militantes armados, no somos militares. La alegría de vivir está por encima de todo. Las ideas no viven solamente en la cabeza. Ellas viven también en el alma y el corazón y el estómago y todo lo demás. Hay que escuchar a la gente, aprender de la gente. No escondan nada ante el pueblo. No digan mentiras: denúncienlas. No pongan máscaras a las dificultades, los errores, las caídas. No canten fáciles victorias”. En 1973, Amílcar Cabral fue asesinado. No pudo celebrar la independencia de los nuevos países que tanto había ayudado a nacer. Publicado en Rebelión

LA OFICINA DE INTERMEDIACIÓN HIPOTECARIA: AL AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA LE PREOCUPAN…. LAS PLATAFORMAS.

Anteayer, 10 de septiembre, el Ayuntamiento de Pamplona ha abierto la Oficina de Intermediación Hipotecaria. OFIMEH, se llama. Y la hacen dependiente del Area de Urbanismo, un detalle más que digno de comentar. ¿Por qué no se ha hecho depender esta Oficina de Servicios Sociales? No hay duda de que el urbanismo es el eje de la política municipal de este Ayuntamiento: derribo expeditivo de la cárcel, arrasamiento de Arantzadi, planes urbanísticos desaforados como los PSIS de Donapea y Etxabacoitz. Pero ¿qué tiene que ver con el urbanismo el problema humano de un afectado por la hipoteca? Nada saben los técnicos de Urbanismo de lo que es acoger, escuchar, compartir y empoderar. Y sí, mucho, los trabajadores sociales. La Oficina de Información, Asesoramiento e Intermediación en materia de ejecución hipotecaria (OFIMEH) se ubica en el Area municipal de Urbanismo, en la 5ª planta de Avenida del Ejército nº 2. No vayáis corriendo a exponer vuestro problema. De entrada, la OFIMEH alarga el brazo para que el afectado no se acerque demasiado. La atención personalizada se dará solo los martes y los jueves de 10:00 a 13:00, previa petición de cita previa llamando al teléfono 948420329, pero ojo, de 8:30 a 10:30 de la mañana. O presentando una solicitud abundantemente documentada. Desde las Plataformas confiamos en las personas a las que se encomienda ese servicio. Confiamos en su empatía, en su sensibilidad social, para que desborden los estrechos límites con los que se ha concebido esta Oficina y den una atención rápida a los afectados. No les pedimos resultados, porque se darán cuenta que mientras no se regule la dación en pago, el problema de dos millones de familias hipotecadas y 350.000 desahuciados no tiene solución. Por lo que respecta al Ayuntamiento de Pamplona y a su Alcalde Enrique Maya, nosotros efectivamente nos hacemos preguntas sobre su sensibilidad social. Nos sorprende esta iniciativa, la de crear la OFIMEH, cuando en las recientes fiestas de Berriozar desairó por dos veces a una persona de la Plataforma que le quería entregar una hoja volante informativa sobre la dación en pago. La opinión pública ha percibido que era la existencia y la actividad de las Plataformas la que ha “causado” la OFIMEH. Fijaos, si no, cómo es la presentación de la noticia por parte de Navarra TV. Todas las imágenes que ilustran la noticia corresponden a movilizaciones en la calle de las Plataformas. Hemos visto nacer estas oficinas en otros municipios y comunidades autónomas. La primera surgió en el Ayuntamiento de Tarrasa. Luego, el modelo se extendió. No hay oficinas -que sepamos- en lugares dónde no han surgido plataformas. Siempre ha habido una colaboración con las plataformas. Lógico, por otra parte, que la administración capte la experiencia y el know-how de los que están afrontando en primera persona el problema de sus hipotecas. No ha sido el caso en Pamplona. No ha habido por parte del Ayuntamiento ningún interés en conocer cómo funcionan las Plataformas, qué respuesta dan a los afectados por la hipoteca. Cómo lo hacemos sin otro presupuesto que la voluntad y la indignación, mucha indignación. No nos han preguntado cómo sacar el mejor rendimiento esos 30.000 con los que dota el Ayuntamiento a la Oficina que nace. Y ello a pesar de que las Plataformas habíamos preguntado por dos veces por este proyecto, ofreciéndonos a colaborar. Cuando lo hicimos, ¡se nos desmintió la noticia!: el Ayuntamiento no tenía ningún plan al respecto. Nosotros sabíamos desde abril que existía el proyecto, por filtraciones desde el Colegio de Abogados. El Ayuntamiento de Pamplona no ha colaborado nunca con las Plataformas. Más bien, juega a la contra. Nos está obstaculizando la recogida de firmas por la dación en pago. Nos deniega los permisos, y cuando los concede nos cobra tasas y hasta nos exige un seguro de responsabilidad civil ¡por 300.000 euros!. En mayo pasado se les solicitó un local para las reuniones semanales de la Plataforma de Pamplona, dado que estamos siempre en precario entre La Hormiga Atómica, Zabaldi y Auzoenea (a veces, en la Plaza de San José). Ni siquiera han contestado. Contrasta esta insensibilidad municipal con la acogida que tienen las Plataformas en Berriozar, Ansoain y Burlada, ayuntamientos que han facilitado a las Plataformas un local estable para reunirse. Por eso nos preguntamos si al Ayuntamiento de Pamplona, si a su Alcalde Enrique Maya y a su grupo político, le preocupan realmente las personas, los afectados por la hipoteca, o lo que le quita el sueño es la actividad las Plataformas, su capacidad para rescatar emocionalmente a las personas afectadas, para hacerles ver que su problema individual es un problema social y lograr, a través del colectivo, el empoderamiento personal. Y si alguien quiere saber qué se consigue con la Plataforma que no se consiga con una Oficina, le proponemos este video reciente de una persona afectada por la hipoteca que se representa y se defiende a sí misma, y a todos. Habla Carolina. http://pahnavarra.org/la-oficina-de-intermediacion-hipotecaria-al-ayuntamiento-de-pamplona-le-preocupan-las-plataformas/

OPINIONES TRAS LA DIADA. Ni comuna catalana ni condado vasco

Jule Goikoetxea (UPV-EHU)- Se abre el telón y aparece un Estado queriendo disimular que tiene soberanía absoluta, pongamos Reino Unido. Se abre de nuevo el telón y aparece otro Estado pretendiendo no tener ninguna soberanía, pongamos España. Se cierra el telón. “La Sodomía europea y sus 27 enanitos”, o algo así hubiera pensado Thomas Hobbes al levantarse de su tumba y ver el patio europeo del siglo XXI. Para Hobbes (siglo XVII) poder político significaba soberanía y la soberanía debía ser el monopolio absoluto del Estado; aspiración que todo Estado europeo ha perseguido desde entonces. La Unión Europea, en cambio, es un buen ejemplo de las múltiples caras de eso que llamamos soberanía, porque muestra por un lado una nueva centralización y acumulación de poder supraestatal, mientras que por otro saca a la luz la descentralización de dicho poder dentro de los estados. Deja claro, en definitiva, que la soberanía es algo por lo que hay que luchar cada día. Pero a pesar del enjambre de esferas de poder y de niveles de decisión que es la Unión Europea (desde el Consejo Europeo hasta el ayuntamiento de Orio o de Tàrrega), siguen siendo los estados los que en pleno siglo XXI detentan la mayor cuota de soberanía, porque son los que en los últimos siglos más poder político han acumulado en consonancia con el postulado hobbesino. Los estados son por ello el nodo, es decir, las entidades cardinales a partir de las cuales se distribuye la soberanía o el poder político en Europa, sea hacia abajo, hacia las regiones y provincias que componen el estado, o hacia arriba, hacia las instituciones europeas. Con los procesos de descentralización acaecidos desde los años 80 en muchos de los estados europeos, regiones y comarcas de toda estirpe han intensificado sus demandas por una nueva distribución territorial del poder, desde competencias compartidas y exclusivas, hasta soberanía plena, es decir, aquella que los estados aún detentan y que se concreta en tener la última decisión (decisión soberana) sobre la propia constitución política. Es evidente que dicho poder soberano implica control sobre el territorio, sus instituciones y sobre los recursos que en él se producen. Y esto deja entrever que la soberanía estatal nunca es absoluta, sino dependiente de múltiples factores, incluidos otros estados, organismos internacionales y entidades sub-estatales. Ahora bien, cuando comunidades no estatales como Cataluña y País Vasco demandan soberanía, se la demandan al Estado al que pertenecen, porque es él quien tiene el poder último sobre su constitución política y organización institucional, con las consecuencias que tiene ello en la producción y distribución de los recursos, etc. de estas comunidades. Aclarado este punto crucial sobre la elasticidad y persistencia de la soberanía, adentrémonos ahora en el meollo de la cuestión. La estrategia del Estado español, con su Constitución armada en mano, de negar taxativamente que en su territorio existe más de un demos o nación, además de la española, tiene como objetivo el restar legitimidad a la demanda de soberanía de Cataluña y del País Vasco. Y este es el eje de la bronca política que nos traemos entre el poder y el sentido. Y es que negar que el pueblo vasco y catalán sean naciones, además de ser grotesco desde un punto de vista politológico, no atiende al principio de realidad, y es que les guste o no a los partidos y gobernantes españoles, en la Europa actual las entidades que demandan soberanía política son (llamadas) naciones. Ni provincias, ni comarcas ni regiones. Y lo divertido del asunto es que esto es así precisamente porque los estados actuales, como el español, llevan siglos repitiendo hasta la saciedad que su soberanía reside en la nación española, que es la que detenta el poder constituyente o soberano. Pero para que este lema de la soberanía popular o nacional funcione (el estado sea viable, democrático, etc.), el pueblo o pueblos del territorio estatal se tienen que sentir representados e identificados con el estado en el que delegan su soberanía. Por tanto, no hay ningún misterio decimonónico en que los pueblos que no se identifican con su estado demanden un estado propio y tampoco nada alucinógeno en que estos pueblos se llamen naciones. Esta lógica de funcionamiento se refleja perfectamente en Canadá-Quebec y Reino Unido-Escocia, donde no se debate si la soberanía es más o menos densa o trivial que hace uno o dos siglos, o si tú eres una gallina (región) que se cree halcón (nación). Y es que la centralidad del debate está en la relación de poder, no en la relación de sentido. En términos foucaultianos la historicidad que nos arrastra y nos determina es belicosa, no parlanchina, por eso la historia y el presente de Europa y de sus pueblos es inteligible a partir de sus luchas, estrategias y tácticas. Así que hablemos ahora de tácticas. La táctica mediática, académica y política de banalizar la demanda de soberanía como si proviniera de seres irracionales que no controlan sus emociones identitarias, táctica esta especialmente querida por el socialismo español entre los que se incluye por supuesto el señor Patxi López, que a pesar de ser hombre, blanco, bilbaíno y español, dice que “la ideología es más racional y la identidad más de tripas” (El PAIS 16-08-2012), demuestra o bien una alta dosis de cinismo, o de ignorancia. Las identidades, ya sean de género, de clase o de nacionalidad, nada tienen que ver con las tripas, sino con prácticas (discursivas) diarias, desde la familia y la escuela hasta el trabajo, la subordinación política y la explotación económica. Lo bonito aunque nada novedoso del tema es que toda identidad se articula mediante el discurso y que todo discurso pertenece a una ideología. Pero además, como españoles, y desde luego como socialistas, deberían saber perfectamente que las ideologías dominantes (nacionalismo español) se articulan mediante identidades dominantes (ser español), es decir, aquellas identidades que más poder político han acumulado. Por ello, cuando se demanda soberanía se reclama poder político, no se demandan tripas ni sangre ni un canal de televisión; y cuando es el pueblo, la nación o el demos quien lo reclama, entonces, lo que se demanda es democracia. Ahora bien, con respecto a aquellas personas que sólo tienen identidad democrática pero no nacional, sería bienvenida alguna explicación en torno a quién es el demos en el que reside la soberanía de la demos-cracia con la que se identifican, es decir, el grupo de personas entre las que los impuestos se deben pagar y las pensiones cobrar. Y con respecto a aquellas otras personas que tienen identidad nacional pero no quieren soberanía, sería también interesante que expusieran cómo plantean construir un sistema democrático propio, sin tener un estado. Por mi parte no creo que haya nada irracional en demandar un principado feminista independiente o una comuna ecologista de animales con pelo, el único inconveniente es que la Europa actual está organizada en estados nacionales, es decir, el Estado alemán, el Estado belga, el Estado francés… Es por eso que cuando se demanda poder político, se demanda un Estado vasco o un Estado catalán, y no un condado cosmopolita de mamíferos demócratas que sepan razonar. Jule Goikoetxea (UPV-EHU)- julegoikoetxea.wordpress.com

La Fundación Francisco Franco lleva a juicio a un artista por una obra sobre la influencia del franquismo en la actualidad

Pedro Antonio Honrubia Hurtado, para Kaosenlared.- España, ese estado donde es posible que exista una fundación en honor a la figura de un sanguinario dictador con centenas de miles de víctimas a sus espaldas y que, para más inri, dicha fundación te puede llevar a juicio si osas hacer una crítica artística a lo que dicho hecho representa. Se llama Eugenio Merino y es uno de esos artistas que ha decidido poner parte de su obra al servicio de la crítica social y política. Que no se casa con nada ni con nadie. Lo mismo presenta una escultura de Fidel Castro caricaturizado como un zombi, que una del coleccionista de arte Damien Hirst pegándose un tiro en la sien, o una dónde un típico candelabro judío sobresale de la punta de una metralleta. Ha realizado también esculturas en las que ha abordado de manera irónica temas religiosos, y en ellas ni el Dalai Lama, ni Bin Ladem, quedan exentos de mofa. Tampoco ha pasado desapercibida para este autor la acción que los EEUU, su gobierno, su ejército y sus multinaciones, ejerce en el mundo. Ni tampoco le han faltado críticas a los diferentes tipos de alienación que siguen siendo de consumo mayoritario en esta sociedad, ya sean mediante el ocio, ya sea mediante la histórica religión como opio del pueblo. Es un artista polémico e irreverente, cuya obra, sin duda, más allá de lo que cada cual pueda pensar de una u otras de sus esculturas, no pasa inadvertida ni puede dejar a nadie indiferente. "Para mi es una obligación como artista hacer trabajos relacionados con nuestra sociedad y su historia. No me interesa la belleza sino la reflexión", afirma Merino siempre que alguien le pregunta por la intencionalidad de sus obras. Este escultor catalán se va a tener ahora que enfrentar, este próximo viernes 14 de septiembre, a un juicio ante los tribunales españoles, demandando por la fundación Francisco Franco. ¿El motivo? El único que parece ser de verdad tabú en este estado nuestro que se dice democrático y de derecho: cuestionar los resultados de la mal llamada transición española y denunciar que aquel franquismo que muchos nos dijeron que se había enterrado durante la misma, sigue estando muy presente tanto en la sociedad como en las instituciones públicas de la España de nuestros días. Fiel a su propia tradición, el pasado febrero Merino presentó en ARCO su obra "Always Franco", en la cual osó meter al dictador del Pardo en un frigorífico decorado con el diseño de Coca-Cola. “Franco sigue siendo noticia, no ha desaparecido. Está más de moda que nunca con la ley de Memoria Histórica, Garzón y el Diccionario Biográfico Español”, dijo entonces el escultor para explicar el significado de su obra. "Franco sigue estando presente en nuestras vidas, nuestra política y en nuestra sociedad. Franco en una nevera es la imagen de su permanencia en nuestra cabeza", insite ahora al ser preguntado al respecto por Kaosenlared. Curiosamente, ha sido la propia fundación Francisco Franco la que se ha empeñado en demostrar lo evidente: que el autor de la provocadora escultura lleva más razón que un santo. La Fundación Francisco Franco consideró la obra una "ofensa, que caricaturiza al anterior Jefe del estado y que constituye una provocación en toda regla", tal y como consta en la denuncia presentada por esta Fundación ante un juzgado de lo civil de primera instancia de la ciudad de Madrid, y a la que Kaosenlared ha tenido acceso. "La obra Always Franco representa para esta fundación un escarnio a la figura de Francisco Franco que no se puede consentir, por representar una denigración de su persona, representando un genuino atentado y daño moral contra esta fundación, además de contra los herederos del señor Franco", expone la demanda. "No se puede amparar en la libertad de expresión una obra que denigra a la figura de la persona que esta fundación debe, según lo dispuesto en sus estatutos, proteger y defender. La obra entra en colisión con el légitimo derecho al honor que tiene esta fundación", añade. La Fundación Francisco Franco solicita en su demanda al tribunal que dirima, pues, cual de los dos derechos (el derecho a la libertad de expresión del autor o el derecho al honor de la fundación Francisco Franco) debe prevalecer. La fundación, que considera vulnerado su derecho al honor, reclama a Merino por ello el pago de una indemnización de 18.000 euros. Casi resultaría de risa de no ser por lo triste que se nos antoja que una fundación que está diseñada expresamente para defender, exaltar, proteger e impulsar la figura de un asesino como Francisco Franco, el mayor represor de la libertad de expresión que ha conocido el estado español en 100 años, se ampare ahora precisamente en la defensa de su derecho al "honor" en nombre del mismo Franco para tratar, nuevamente, de atacar y silenciar la libertad de expresión. Como dato a tener en cuenta, por aquello de que algunos no se esconden ni lo pretenden, en la denuncia de la Fundación Francisco Franco aparece también la respuesta a una carta de la misma dirigida a la figura de José María Álvarez del Manzano, político del Partido Popular que fuese alcalde de Madrid y que actualmente es el presidente de la Junta Rectora de IFEMA, lugar de exposión de ARCO. El señor Álvarez del Manzano expone en ella su criterio al respecto: "La obra es una indignidad. Es absolutamente inadmisble. Comprendo que, en la fundación, estén ustedes sumamente molestos, porque razón tienen". Lo normal, vaya, en quien desde hace muchos años ha sido militante y ha ejercido como representante público de un partido que es heredero directo de la política y los políticos franquistas, y que, por tanto, comparte fines e intereses con la mencionada Fundación Francisco Franco, tal y como demuestran las muchas subvenciones públicas que tal fundación ha recibido de diversos gobiernos del PP. "Que haya tenido que buscar un abogado para defenderme de la Fundación Franco es surrealista. Pero más triste es que haya una Fundación Franco con subvención pública. La demanda es sólo una anécdota", nos dice Eugenio Merino cuando le preguntamos al respecto. "Sobre esta fundación tengo la misma opinión que si fuera Alemán y tuviera que opinar sobre una supuesta Fundación Hitler, imagínense. Pero esto solo es posible en España", añade. Su abogado también deja clara su postura en la carta de respuesta remitida a los juzgados madrileños tras ser requeridos oficialmente por la demanda presentada por la Fundación: "Contrariamente a lo afirmado por la Fundación demandante, la citada escultura no es más que el resultado del ejercicio legítimo por parte de D. Eugenio Merino de su derecho, constitucionalmente protegido, a la creación artística y a la libertad de expresión, sin que se refiera en forma alguna a la Fundación demandante y sin que suponga escarnio, insulto ni ofensa de ningún tipo (...) En todo caso, esta parte no puede dejar de mostrar su mayor indignación ante el intento reiterativo e inconstitucional de la Fundación Francisco Franco de limitar una y otra vez la libertad de expresión de todo aquel que no está de acuerdo con las ideas que promulga y enaltece, es decir, las de un personaje que accedió a la Jefatura de Estado por unos medios no democráticos e instauró una dictadura en la que perseguía a todo aquel que no procesaba la ideas e ideología de su régimen (...) Esta parte nada tiene que alegar respecto a la realidad del objeto para el que fue creada la Fundación, en el año 1976, que, en efecto, no dudamos que sea enaltecer la figura del dictador fallecido. Si bien, ponemos en duda la legalidad de la Fundación demandante precisamente porque no consideramos que en un estado moderno y democrático, sea un objeto lícito el enaltecimiento de la figura de quien no accedió a la Jefatura de Estado por las vías democráticas establecidas, instauró una dictadura y un estado de represión para borrar toda aquella opinión e ideología que fuese en contra de su régimen.". Merino basa así su defensa en que la obra “Always Franco” no se refiere a la Fundación Francisco Franco y ni mucho menos afecta a su prestigio ni a su honor ni a su fama, careciendo por ello la misma totalmente de legitimidad para la interposición de la acción de protección del derecho al honor respecto a una obra de la que no es objeto. Y pone en duda también la capacidad de la misma para respetar y hacer uso de los derechos que son propios de un sistema democrático: "teniendo en cuenta que el objeto de la demandante es enaltecer a la figura de un dictador entendemos que los derechos que impone un estado democrático no entran dentro sus preferencias". El próximo viernes 14 de septiembre tendrán que ser los tribunales quienes se pronuncien. Lo normal debiera ser, vistas las argumentaciones jurídicas de ambas partes, que el señor Merino salga victorioso de la demanda y el juzgado no imponga ningún tipo de sanción sobre él. No obstante, independientemente de que estos den o no la razón a una parte o a la otra, el simple hecho de que exista una fundación dedicada a defender el "honor" de un dictador sanguinario que sumió a todo un estado en una pesadilla fascista que duró cuatro décadas y que dejó a su paso centenares de miles de víctimas entre asesinados, represaliados, exiliados y presos políticos, con capacidad además, reconocida por la actual legislación supuestamente democrática, de interponer demandas contra aquellas personas que se atrevan a denunciar la figura de tal dictador, debiera ser lo realmente relevante en todo este asunto. Lo del viernes, pues, no debería ser un juicio entre el señor Eugenio Merino y la Fundación Francisco Franco, sino entre quienes defienden una verdadera democracia y quienes siguen pensando que todo vale en política si de "salvar a España" se trata. Es decir, entre la dignidad y la indecencia. Entre los que quieren un mundo en paz y libertad, y los que se creen con derecho a imponer sus ideas a los demás por la fuerza de la ley, la violencia o el golpe de estado. Nosotros, por supuesto, aunque algunas de sus esculturas no nos hayan podido gustar, estamos con el señor Merino. Esto es, estamos con la paz y la libertad, con la democracia, contra el fascismo. Y pedimos desde ya la ilegalización de la Fundación Francisco Franco por ser una ofensa, esta sí, a la memoria y el honor de esos cientos de miles de personas, hombres y mujeres, que se vieron afectados por la dictadura franquista y que a día de hoy siguen sin haber recibido justicia, muchos de ellos y ellas aún enterrados por las cunetas de este estado. ¿No es esa acaso la mayor ofensa al derecho al honor que una persona puede recibir? Dejamos como archivos adjuntos, al pie de la noticia, tanto la demanda de la Fundación Francisco Franco como la respuesta remitida al juzgado por el abogado del señor Eugenio Merino.

IU de Navarra. Charla con Kostas Isychos, responsable de relaciones internacionales de Syriza.

Será el próximo jueves día 20 de septiembre a las 19,30 en el Hotel Maisonave. Izquierda Unida de Navarra ha organizado un encuentro con Kostas Isychos, responsable de relaciones internacionales de la coalición de izquierdas Syriza. Los sucesivos gobiernos griegos llevan años aplicando las mismas políticas neoliberales que se están aplicando en España, y ya conocemos el resultado: Desempleo, rebaja de salarios, desahucios, recorte tras recorte en sanidad, educación, dependencia; descrédito de la democracia, aumento de los suicidios y la delincuencia,etc. ¿Qué propone Syriza al pueblo griego? La situación dramática que está viviendo el pueblo griego, ¿Tiene algunos aspectos que podemos considerarlos como el futuro que vamos ha vivir en el Estado español?

OBITUARIO. Adiós a Ginés Cervantes, político y escritor navarro

Palabras viejas, palabras nuevas, fue el título de un libro de poemas que en 2006 publicó Ginés Cervantes. Poemas escritos a lo largo de muchos años, fruto de una de las muchas inquietudes de un hombre siempre inquieto al que la salud jugó la mala pasada, en estos últimos años, de ir minando poco a poco sus energías y limitando su actividad, de convertirle en dependiente de su familia (de su esposa Conchita Martínez, de sus hijos Ginés Pablo, Oihana, Israel -su otra hija, María Belén, falleció joven-) y, lo que más lamentaba, de hacer dependientes a sus familiares de sus necesidades. Pero la actividad pública a la que más empeño dedicó no fue la poesía -aunque seguro que lo hubiera preferido- sino la política. De familia republicana y siempre en la izquierda; en el Partido Socialista Popular durante la transición, luego en el PSOE, con el que fue concejal de Pamplona entre 1987 y 1991, luego en Izquierda Unida, de cuya ejecutiva en Navarra formó parte. Siempre con ánimo de servicio, con espíritu crítico, incómodo en las estructuras de los partidos por los que pasó como ha de ser cualquiera con sus ansias de coherencia. Ahora que tan desprestigiada están la política y los políticos hay que resaltar a personas honestas como Ginés que nunca buscó el medro personal, que no hizo carrera, que no ocupó cargos importantes, que no ganó dinero -más allá de su modesto sueldo de trabajador que siempre fue- ni demasiados aplausos. Pero que sí tuvo siempre el respeto de las personas que le trataron. Y esas personas han sido muchas. Porque otra de las virtudes de Ginés fue su permanente voluntad de diálogo, de escucha, de convivencia. Catalán de nacimiento y navarro de adopción, fue siempre un hombre de horizontes amplios y talante abierto. Ha tenido y seguirá teniendo, allá donde vaya, muchos amigos de los más variopintos colores políticos. En torno a su persona se creó y funcionó durante once años el Foro Iruña, un espacio de encuentro y diálogo de personas de distintos partidos e ideologías, de distintos movimientos sociales empeñados, como Ginés, en hacer posible el acuerdo sobre las diferencias. Una de sus obsesiones, que felizmente ha podido ver ya muy cerca en el último año de su vida, el fin del terrorismo, la paz y la reconciliación. Participó con mucho empeño en la mesa de Egino promovida por Elkarri, uno de los muchos intentos y esfuerzos que han ido construyendo el camino hacia la paz. Y hasta hace bien pocos meses seguía convocándonos de vez en cuando en torno a una mesa para comer y hablar a personas distintas, plurales, hasta contrarias, por el placer del diálogo, del debate y de poder despotricar del mundo de la política y también, con ironía y buen humor, de los políticos que tenía delante compartiendo mantel. Entre los poemas de su libro, uno titulado Palabras para un epitafio: "Un rosa roja pondréis sobre mi silencio. Una rosa roja, cuyos encendidos pétalos, ya marchitos, se llevará el viento. Una rosa roja en mi tiempo sin tiempo. Solo una rosa roja pondréis sobre mi silencio".http://www.iun-neb.org/content/view/3344/40/

Asaltos, carritos, hípers, banco de alimentos, caridad, mercados y monopolios

Salva Torres-- El asalto de dos grandes supermercados por el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) ha supuesto todo un revulsivo para las adormecidas conciencias en esta canícula veraniega. Vaya por delante el agradecimiento a estos sindicalistas por orientarnos a la gente comprometida en el largo “invierno” neoliberal. Como toda acción de desobediencia civil ha tenido sus riesgos pero ha valido la pena aprender de los errores en la acción. Este asalto tenía el evidente objetivo de llamar la atención sobre la situación desesperada que viven, después de años de crisis y recortes, centenares de miles de hogares sin recursos en este país o los millones que viven con menos de mil euros. No se trata de extenderse sobre esto de sobras conocido por la izquierda más comprometida. Lo de Ecija y Arcos era una acción simbólica que pretendía poner el ojo en la situación de miseria que vive mucha gente en los barrios populares de las grandes ciudades y pueblos del país. Después se ha extendido a Extremadura, Catalunya (PAH del Penedès) y otros lugares con cobertura mediática más local. Quitar a los “ricos” para darlo a los pobres siempre ha sido una poderosa arma mediática. La acción del SAT ha demostrando la deslegitimación del discurso neoliberal del Gobierno y la Troika comunitaria en esta crisis. Como ejemplo de ello han sido las frases del ministro del Interior Alberto FERNÁNDEZ: “la ley es igual para todos” o “pagar lo que se debe es una obligación moral”, después de la borrachera usurpadora de las élites financieras estos años de bonanza cuando la fiesta se acabó. Pero debemos profundizar aún más pues no se trata sólo de dar unos paquetes de comida sustraídos a gente sin recursos, deberíamos avanzar en el derecho universal a comer que tiene mucho que ver con la clase de producción de los alimentos, su proximidad y el sistema de distribución de los mismos. ¡Que no quede en agua de mayo! El alquiler, la hipoteca, el IPC, el IVA y la policía se ensañan con los pobres La pobreza no gusta al discurso oficial de las élites político-económicas ahora que nos piden arrimar el hombro en la crisis más dura desde la guerra civil. El Estado español, que fue en tiempos de Zapatero la “séptima” potencia mundial, el turismo y la pobreza no casan en la calle. El poderoso lobby del turismo pide mano dura contra la pequeña delincuencia y la venta ambulante por la mala imagen del país. ¿Qué hacen turistas alemanes y japoneses rodeados de pobres, rateros y rufianes en la Rambla o en la playa de Barcelona? El mismo razonamiento que usó el Ministro del Interior después del asalto al súper.. ¡que poco patriota que es usted sr. Gordillo! La caza del pobre es una orden que tienen las diferentes policías que actúan en las calles de nuestras ciudades y pueblos gastando millones de euros en sueldos mientras arriba de todo de la pirámide social banqueros, políticos y oligarcas de todo pelaje defraudan, evaden y ganan dinero a manos llenas en plena crisis. Se persigue a lateros, a vendedores ambulantes, a recogedores de metal y basura o merodeadores de contenedores. Resulta exasperante ver como las “normativas cívicas” escudriñan y reglamentan hasta el acto más íntimo y personal, como una meada, pero estos políticos reglamentadores, amigotes de los defraudadores, son incapaces de usar una ley, si existe, para poner a un sólo banquero en prisión, siquiera delante de un tribunal de la supuesta justicia que nos gobierna. Desde hace décadas la vivienda, convertida por esas élites en un activo financiero en el ojo del huracán de la burbuja inmobiliaria, madre de toda la crisis, se ha llevado buena parte del salario de las clases trabajadoras. El alquiler y la hipoteca valen la totalidad o buena parte del salario del precariado español que se ve obligado a comer en casa de los abuelos que tienen pensiones miserables. Por ello, el IPC, las subidas del IVA y los infinitos recortes que se avecinan de la mano de Rajoy y la Troika europea van a situar a más familias contra la pared: o pagar el piso y servicios como el agua y el butano o quedarnos sin comer. Los seis millones de parados, el fin del petróleo barato, la sequía inducida por el cambio climático y la carestía de la vida están tensando demasiado, y podría romperse, el sistema de distribución de alimentos en las grandes ciudades. Algunos alimentos recorren ya demasiados kilómetros para llegar a destino mientras las mejores tierras de cultivo al lado de las ciudades se han llenado de cemento o se llenaran (EuroVegas) en el Estado que aspiró en los años 80 a ser el huerto europeo. La miseria ha lanzado a la gente a comprar marcas blancas y los supermercados rivalizan en ofertas sin IVA. Esas cadenas de distribución ya controlan el 75% de la comida que llega a los 45 millones de habitantes de este país. Y son esas grandes cadenas las que rivalizan por reducir los precios de venta a asalariados precarizados a costa de hundir aún más en origen los precios de los productores. Y son esos Hiper los causantes de incrementar el valor de las patatas y las cebollas hasta un mil por ciento entre lo que pagan en plazos de 90 días al agricultor, arruinado entre deudas, y los sufridos consumidores de las ciudades. Señores como Juan ROIG de Mercadona, primer español en la lista FORBES de los más ricos del planeta, que juega después en el mercado de futuros de Chicago apostando a incrementos del 20% en los cereales y la soja a causa de las malas cosechas, ya es dueño del mercado nacional de aceites de oliva en Portugal. Son los Pescanovas que piratean pescado del Índico después de esquilmar los caladeros nacionales y las artes de pesca tradicionales. Son esos que apuestan por el ajo chino para hundir el ajo murciano, hunden la manzana de Lleida trayéndola de Chile o apuestan por variedades transgénicas foráneas mientras el campo español pierde campesinos, saberes ancestrales y valiosísimas variedades genéticas de huertos y de la cabaña ganadera autóctona. Comer se suma a la vivienda en las principales preocupaciones familiares La gente que lucha por el derecho a la vivienda, como las PAH-Plataforma Afectados por la Hipoteca(1) o nuestra Asociación 500×20 (2), hemos comprobado como la gente que llega a nuestras asambleas pidiendo ayuda contra el banco o el casero viven al día en cuanto a comida se refiere. Los problemas del pago de la vivienda están ya asociados a las dificultades de comprar comida y pagar las facturas del agua, energía, etc. En muchos hogares la pérdida del trabajo va asociada a la del piso, a los problemas de pareja, de salud y a la depresión. Después de años de crisis, las llamadas clases medias ya han empezado a sufrir esos azotes que hasta ahora estaban reservados a jóvenes, viejos, inmigrantes y familias monoparentales. Por eso se pide un Plan de Rescate Ciudadano. (3) Los servicios sociales de los barrios populares están recibiendo una avalancha de solicitudes de ayuda para la comida. Cáritas y los Bancos de alimentos están desbordados y carecen de recursos mientras que Sánchez Gordillo denunciaba que toneladas de comida se tiraban en los supers. En las colas para recoger bolsas de comida en los barrios populares ya se juntan la vergüenza de la que fue tendera de la calle con el ecuatoriano que trabajaba en la construcción. Los junta el paro, el alquiler, la hipoteca y la bolsa de comida para llegar a final de mes. En el almacén los voluntarios de Cáritas y otras organizaciones se afanan por dignificar la entrega de las bolsas de comida. Cada mes van al Banco de Alimentos (3) a recoger mercancía que ha sido depositada por aquellas grandes cadenas de distribución de las que hablábamos antes y por donaciones caritativas como hacen el BBVA o el Santander (4). Todos los políticos que se precian han pasado por un Banco de Alimentos, desde el ex-alcalde Barcelona Jordi Hereu hasta el ministro de Agricultura, representante sempiterno de los intereses latifundistas, el sr. Arias Cañete. Los Bancos de Alimentos han sido declarados “entidades de utilidad pública” por el Ministerio del Interior (5) por lo que las caritativas donaciones de Mercadona o del BBVA se las pueden desgravar. Es norma habitual que la gente de bien de este país pague menos impuestos que los sindicalistas maleducados y currantes pedigüeños. ¡Eh! Qué las familias tiramos demasiada comida que serviría para nuestra labor Caritativa El diario El Mundo (6) publicaba dos días después del asalto del SAT las declaraciones del Presidente del Banco de Alimentos -FESBAL-, José Antonio Busto, dando lecciones a Gordillo de lo que debía hacer era apoyarlos “Hay iniciativas mucho mejores para ayudarnos”, aseguró el presidente de la Federación de Bancos de Alimentos. “Pueden trabajar para que la Unión Europea mantenga en vigor el Plan de Ayuda para los más necesitados, que va a desaparecer como ayuda alimentaria para el periodo 2014 a 2020″. Por supuesto que se negó a recibir la comida usurpada por los sindicalistas. Los Bancos de Alimentos que reciben la comida de los Súper no tienen a bien recoger la donada por RobinHoods trasnochados. ¡Entiéndalo sr. Gordillo! En lugar de hurtar por ahí debería unirse a la cruzada del Banco de Alimentos y los de la patronal de los Hípers haciendo “lobby” en Bruselas a codazos para que continuen cayendo migas de la Mesa de los Señores. Los eurodiputados entre las 8000 cucas que cobran, las dietas, el Ipad, Iphone y su Mac se lo agradeceran que se les tenga en cuenta. En el periódico “El Mundo” se recogía también que los datos de Fesbal indican que los culpables del desperdicio de alimentos son en un 42% los hogares y un 38% en origen. Los Hipers sólo desperdician un 5%. Lo confirmaba Ignacio GARCÍA, Presidente de la Federación de Distribuidoras como Mercadona, Carrefour, Día, etc… asegurando que ellos son supereficientes y ahorradores. Vamos que Sánchez Gordillo no sólo roba a los amigos del pueblo sino que es en su propia gente que debería buscar a los desperdiciadores de comida. El populacho más culpable que nunca. Vamos que me siento tan culpable ahora que voy a poner a un pobre en mi mesa a comer las sobras de casa antes de tirarlas miserablemente al container de basura. Mea culpa. En Barcelona, en el Distrito más popular de la ciudad, en Nou Barris, con la calle con más desahucios del Estado, el Ayuntamiento del barrio en manos de Unió Democrática (que vota todos los recortes aquí y en Madrid aplaudiendo el desahucio-express) ha apoyado con toda su energía un centro de distribución de alimentos para los pobres, llevado por voluntariado de la Iglesia. ¿Alguien en su sano juicio asaltará un súper de mi barrio habiendo realizado la Administración una labor ímproba por los pobres y hambrientos? Pero hay quién aún se pregunta si mucha de esa gente gorda y con coche que se lleva la bolsa de comida realmente la necesita. Para ser pobre hay que serlo y además demostrarlo. Hay quién incluso cree que hay aprovechados. Yo he llegado a oír que las abuelas con el cajón lleno de medicinas son las culpables del euro por receta. Los pobres tenemos derecho a los bombones Ferrero-Rocher caducados de la Preysler ¿Los gordos pasan hambre? En esta sociedad de la productividad, de la prisa, de la desesperación, de la miseria intelectual y moral, de la inmigración y muchas otras cosas la obesidad está causando estragos entre las clases populares. No se trata de opulencia se trata de comida basura. Se trata de la pérdida de las costumbres culinarias ancestrales, de la cocina con tiempo, de la comida rápida, industrial y barata, de la desinformación generalizada a través de los medios de comunicación. No hace falta más que leer o ver lo que se recoge en los bancos de alimentos o en las bolsas de comida. Mucho alimento elaborado y muy poco fresco que haya que cocinar. A los pobres las sobras (7). En junio daban en mi barrio la bolsa de comida con los bombones Ferrero-Rocher, de la Isabel Preysler, pero que conste estaban caducados. No tenía mucha importancia pero estaban caducados. Los pobres deben su tiempo a la productividad para ser competitivos. Y después de todo este bombardeo hipócrita de los medios de comunicación que queda del simbolismo de los sindicalistas andaluces. ¿Le dieron la vuelta? Molestan los Robin Hood pero no las almas caritativas pérfidas que lo que dan al pueblo con una mano se lo roban doblado con la otra. Se criminaliza la reivindicación, la valentía y se glorifica la humillación que supone aceptar la caridad. Yo he visto en mi calle a mujeres con niños llenas de vergüenza saliendo con la bolsa de comida caritativa para un mes pero que se la comen en 3 días… Y después el almacén solidario cerró todo el mes de agosto porque los voluntarios son eso voluntarios que bastante hacen. Nada de supers… en los mercados de barrio de toda la vida está el derecho a comer sano. Sólo me faltaría hacer aquí una crítica a los del SAT que bastante tienen con la que les esta cayendo. En este documento hemos querido criminalizar esos monopolios “satánicos” con “olor a azufre” que son los Hiper que controlan el 75% de los alimentos que se distribuyen en nuestro país. Y precisamente la campaña de requisas de alimentos vuelve a focalizar en ellos a toda la prensa. ¡Bastante poder tienen como para que les hagamos propaganda gratuita.! Yo me quiero referir a los mercados tradicionales, los que hay en cada barrio. Los que tienen las paradas de verduras, ultramarinos, pescado, carne, embutidos, encurtidos… esos. Han perdido una enorme fuerza económica estos años a favor de los supers e Hipers pero les puedo asegurar que son tan baratos como los otros y la mayoría de productos son de proximidad sobre todo los alimentos frescos. Que como frescos necesitan su tiempo para comprarlos, limpiarlos y cocinarlos. Ese tiempo que la economía capitalista competitiva niega a las clases populares. También a las cooperativas de consumo de productos ecológicos, de las que tenemos en mi barrio dos ejemplos que anteponen la calidad de los alimentos de proximidad a las grandes superficies. Miren las paradas de los mercados. Sus dueños son pequeños tenderos con un pequeño volumen de negocio que han visto mermar en favor de los Hipers. Pero ojo desde el punto de vista del trabajo ocupan a mayor número de personas que nuestros odiados Mercadonas para el volumen de negocio que generan. Muchísimo más. Los tenderos son halagados por los partidos de orden como el PP, CiU, PSOE, PNV, etc. Pero las políticas de estos partidos les han hundido en la miseria. Propongo un sencillo ejercicio de suma del derecho a la alimentación sana con los mercados municipales. Una familia de 3 miembros con una renta de poco menos de 1000 euros se puede hoy sentirse agraciada pero no digamos una de 4 miembros que sólo recibe un PIRMI o sencillamente nada. Con una bolsa de comida al mes no van a ninguna parte aunque buenas que son. Y algunas pasan vergüenza y los voluntarios van desbordados. Lo queremos todo (renta básica) pero como no estamos organizados sólo pedimos la targeta de alimentación Si las familias no llegan a final de mes vamos a exigir a los Servicios Sociales del Ayuntamiento una baremación y que se entregue a cada familia tarjetas con código cargadas con un 200 a 500 euros para canjear por comida en los mercados municipales y pequeño comercio. Los mercados de abastos en mi ciudad tienen la tecnología para restar con tarjetas con banda magnética las compras de comida. Obliguemos a los Ayuntamientos a poner en marcha este sistema eficiente y discreto. Prohibido este sistema en los supers. Eso asegurará el derecho a que mucha de nuestra gente pueda llegar a final de mes. Asegura una economía productiva de proximidad y más eficiente y sostenible. Asegurará más puestos de trabajo. Y sobre todo los mercados municipales están gestionados por los municipios y podremos influir en ellos. Las grandes superficies son totalmente privadas. La batalla contra los Ayuntamientos para que acepten el derecho a comer no será nada fácil. Pero está vez tendremos además a los tenderos, cooperativas de consumo y al pequeño comercio a nuestro favor. Y tendremos a la patronal de los supermercados, AEDAS, muy enfadada porqué cambiaremos muchos millones de euros de manos y hábitos de compra.¡ No es la revolución pero se los tocaremos! Y si queremos acción reivindicativa seguro que encontraremos la manera de requisar comida en un mercado con el beneplácito y apoyo de sus tenderos para la causa y de la manera más lúdica. O bien daremos la tabarra reivindicativa en el plenario más importante del Ayuntamiento del pueblo o barrio. Las requisas a súpers tienen su recorrido pero el derecho a la comida ha llegado para quedarse. Lo asaltaremos. Y por favor, la revolución también empieza en cada uno …. ¿ya sabéis donde comprareis este sábado? 4-08-2012 Salva TORRES. Antikapitalistak

Sudáfrica: esperanzas frustradas de libertad

Charlie Kimber -- El periodista Charlie Kimber viajó durante años a Sudáfrica para explicar la lucha contra el apartheid. A raíz de la masacre en Marikana analiza las luchas del pasado. En la mañana neblinosa del 27 de abril de 1994 estaba en uno de los distritos segregados que están cerca de la ciudad de Johannesburgo para presenciar un hecho extraordinario. La gente negra, oprimida y rechazada durante décadas, hacía cola para poder votar. Millones de personas hacían cola por todo el país, saboreando su victoria y votando por el Congreso Nacional Africano (CNA) de Nelson Mandela. Su promesa era la de conseguir “paz, trabajo y libertad”. Las caras de los votantes eran un reflejo de la determinación ante un sistema de apartheid de segregación racial tenía que ser abolido para siempre. Y la violencia del Estado que había defendido el apartheid también tenía que desaparecer. La historia del apartheid en Sudáfrica ha sido salpicada de masacres; Sharpeville y Langa en 1960, Soweto en 1976 y Boipatong y Bisho en 1992. En todos los casos la gente escapaba al terror del Estado, dejando campos y calles llenas de cadáveres. En 1994 todo el mundo creyó que nunca más vería la desagradable imagen de policías disparando a manifestantes y huelguistas. Pero la masacre de Marikana fue real. Al menos murieron 34 huelguistas asesinados. De nuevo la imagen de policías disparando, de gritos y de cuerpos manchados de sangre. Este hecho ha sido sin duda un punto y aparte, aportando luz sobre la realidad de la Sudáfrica post-apartheid, donde los ricos continúan mandando y la gran mayoría de personas negras son tratadas como prescindibles. La pregunta es, ¿cómo hemos llegado hasta aquí? La respuesta está en la historia del apartheid, la lucha que le puso fin y lo que ha pasado desde aquella gran jornada electoral ahora hace 18 años. El apartheid era un sistema de brutalidad y terror donde todo, desde el trabajo que podías hacer, pasando por el lavabo donde podías ir, hasta el lugar donde podías bañarte, estaba basado en el color de tu piel. Las personas blancas, una de cada siete, eran las únicas que tenían derecho a voto y plenos derechos. Las personas que no eran blancas se enfrentaban a la discriminación y la pobreza. Durante 45 años los niños y niñas tenían que sufrir exámenes humillantes sobre si sus pelos eran bastante rizados o sobre la forma de sus uñas para que el Estado pudiera asignarlos de forma totalmente arbitraria una “categoría racial”. Más de seis millones de personas fueron forzadas a abandonar sus casas y fueron expulsadas a los distritos segregados o a áridas zonas del campo porque simplemente habían estado viviendo en las “áreas raciales equivocadas”. Cuando la gente respondió a estos ataques la represión fue despiadada; el estado colgó a unas 2.000 personas entre 1948 y 1993, centenares de miles fueron encarceladas y millones fueron detenidas. Represión El CNA lideró la resistencia, pero la lucha tenía su precio. Miles de sus miembros fueron torturados y forzados a marchar al exilio mientras se organizaba la oposición al régimen. Su líder, Nelson Mandela, estuvo en la prisión durante 27 años. El apartheid no sólo fue una expresión de racismo nefasto, sino que se basaba en el propio desarrollo del capitalismo. Cuando se descubrieron los yacimientos de diamantes y oro en la década de 1880, las poderosas empresas propiedad de los blancos necesitaban una gran cantidad de mano de obra negra que trabajara en las minas en condiciones infernales por un salario bajo. Al hacer esto, a la vez estaban creando una de las primeras y más perseverantes secciones militantes de la clase trabajadora negra. Para echar al campesinado africano de sus tierras fueron necesarias décadas de guerras, leyes crueles, represión sin piedad y la destrucción de su agricultura. La sociedad que surgió de esto estaba profundamente dividida, un sistema que en 1948 se denominó apartheid. El apartheid no fue derrotado por la presión de los jefes o los políticos del exterior, y seguro que no por los británicos (Sudáfrica había sido colonia británica). Todavía en 1989 el cónsul general británico aseguraba a los empresarios británicos que Sudáfrica era el lugar donde se podían hacer negocios de manera más fiable. Compañías como ICI, GEC, Shell, Pilkington, BP, Blue Circle y Cadbury Schweppes consiguieron grandes beneficios gracias a los sueldos de miseria y las leyes racistas aplicadas bajo el apartheid. La primera ministra conservadora Margaret Thatcher denunciaba al CNA como la “típica organización terrorista”. El apartheid fue derrotado a través de la lucha. Sobre todo fue el gran movimiento obrero a partir de 1973 el que rompió con el régimen del apartheid. El mismo éxito del apartheid creó su propio sepulturero: la clase trabajadora negra. De hecho la escalada de protestas en los puestos de trabajo y las huelgas, conjuntamente con las revueltas en los distritos segregados, convencieron a una gran parte de la clase dirigente de que a menos que se les diera alguna concesión podría haber una revolución. Primero trataron de crear y comprar una clase media negra que ejerciera de líderes “locales”. Cuando esto fracasó, el Gobierno se vio forzado a negociar con las fuerzas de la oposición, principalmente el CNA. Las elecciones de 1994 fueron el resultado de esto. Después de ganar dos tercios de los votos, Nelson Mandela y el CNA entraron en el gobierno. Fue una fantástica victoria para la lucha contra uno de los regímenes más despiadados que se puede imaginar. Fue un triunfo para cualquiera que odie el racismo. Cómo el CNA paró la lucha-- Los líderes del CNA que ahora mandan en Sudáfrica no trataron de enfrentarse al capitalismo. En vez de esto tenían la esperanza de conseguir llegar a un capitalismo “justo” donde las personas negras y blancas serían tratadas igual. Esperaban que su “sociedad” con los jefes aportaría prosperidad. Pero el precio para proteger la voluntad de las poderosas empresas, propietarios de tierras y banqueros, ya sea en Sudáfrica o fuera de ella, fue el abandono de sus promesas a las masas. De hecho, el proceso empezó antes de las elecciones con algunas de las decisiones del gobierno interino del CNA. Como dice el profesor irlandés Patrick Bond, que trabajó para el Gobierno sudafricano entre el 1994 y 2002, “lo primero que hizo el gobierno interino fue aceptar un préstamo de 850 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional. Las condiciones secretas del préstamo, que fueron filtradas a los periódicos, incluían los puntos habituales de los clásicos planes de ajuste estructural: tarifas de importación bajas, recortes en gastos del estado y grandes recortes en los salarios del sector público”. Estrategia-- Después de dos años en el poder, el CNA impuso una estrategia todavía más neoliberal basada en los consejos del Banco Mundial. Los ministros aseguraban que ésta era la única alternativa al colapso económico. El CNA sabía que podía contar con los líderes del Partido Comunista, sus socios en la “alianza tripartita”, para que no se quejaran mucho a raíz de esta decisión; podían criticar al CNA, pero no podían proponer ninguna alternativa. Juntos consiguieron acabar con cualquier tipo de oposición. Una de las clases trabajadoras más militantes y organizadas del mundo fue contenida mientras los líderes del Partido Comunista justificaban el giro del régimen. Los militantes de los sindicatos se vieron atrapados en un proceso de parar las huelgas más que de alentarlas. El neoliberalismo había sido un desastre. Evidentemente han habido algunos cambios desde el 1994; hay más casas, más gente conectada a la red eléctrica o más escuelas y hospitales. Pero ni mucho menos son suficientes. Mientras tanto, una pequeña élite se ha hecho muy rica, con antiguos líderes sindicales mineros, como Cyril Ramaphosa, ocupando varios lugares directivos. A la vez, entre 1995 y 2008 los ingresos medios de las personas negras han caído respecto a los ingresos de las blancas. El activista anti-apartheid Desmond Tutu dijo la famosa frase, afirmando que el CNA había conseguido “parar el tren del tiempo suficiente como para subir en él”. Un informe reciente de Naciones Unidas afirma que 1,4 millones de niños y niñas viven en casas que no tienen acceso a agua potable y que 1,7 millones de personas viven en chozas sin un lugar adecuado para dormir, cocinar o lavarse. Estas condiciones han provocado resistencia y como el estado está más dispuesto a enfrentarse a la resistencia que al capital, el CNA ha empezado a reprimir. La masacre de Marikana no es nada más que una continuación de un proceso más amplio, no de una ruptura. Pero la lucha no desaparecerá; Sudáfrica tiene más explosiones de revueltas per cápita que cualquiera otro estado: huelgas, protestas en los distritos segregados, cortes de carreteras, ocupaciones, etc. Zwelinzima Vavi, secretario general del Congreso Sindical de Sudáfrica, avisó hace dos años que “estamos sentados sobre una bomba de relojería. Los pobres están inquietos, están cansados de ver y leer sobre las élites negras y blancas que acumulan riquezas a pocos kilómetros de donde ellos viven miserablemente”. Y tenía razón. Ahora el desafío es utilizar los métodos que derrocaron el apartheid para luchar por las demandas más inmediatas, unir a la clase trabajadora contra sus jefes y el estado, pero a la vez luchar contra el mismo capitalismo. Charlie Kimber (@charlieswp) es miembro del Socialist Workers Party, organización hermana de En lucha / En lluita en Gran Bretaña