26 de septiembre de 2012

27 septiembre. 37 aniversario de los últimos fusilados por el franquismo

Van cayendo los 27 de septiembre del calendario de la democracia transicional monárquica del estado español. Seguimos transitando a la nada o al desastre, que al final es lo mismo, la ausencia de derecho a tomar nuestras propias decisiones, de libertad para escoger nuestros caminos, de amparo que nos proteja de los estadios de represión, de justicia para los muertos y los vivos, para los hallados y los no encontrados, viviendo en su stand by de falsas reconciliaciones. Pasa otro 27 de septiembre sin más avances que el tesón de nuestra memoria que se niega a dejar en la cuneta del olvido a quienes defendieron con todo lo que tenían unas ideas, que no murieron cuando fueron asesinados con total impunidad. Otro 27 de culpables no juzgados, no cuestionados, no acusados más que por aquellos que siguen luchando por la verdad, la justicia y la reparación para todas las víctimas del fascismo español durante la dictadura y en la transición, víctimas de crímenes de estado. Señalados como delincuentes, como terroristas, los antifascistas asesinados en los últimos años de la dictadura fueron objeto del terrorismo más reprobable, el que ejerce el estado. Les robaron la vida a garrote o a fuerza de fusil, y quisieron también robarles la dignidad, pero esa era demasiado grande para tan cobardes asesinos hacedores de sentencias de muerte. Otro 27 de septiembre en pie, con los puños en alto, la cabeza erguida, recogiendo su testigo, pues la lucha continua de muy distintas maneras contra los mismos enemigos, con otros nombres y otras caras, pero los mismos oponentes, el pueblo versus los que se empeñan en oprimirnos y explotarnos a su mayor beneficio. Hoy 27 de septiembre de 2011, 37 años después, no olvidamos, no oblidem, non esquecemos, ez dugu ahazten. Jon Paredes Manot “Txiki”, Angel Otaegi, José Luis Sánchez-Bravo Solla, Ramón García Sanz, Xosé Humberto Baena, PRESENTES.

Enfrentamientos en Grecia en la Huelga General: gases lacrimógenos contra cócteles molotov

El Economista- Al menos 50.000 personas se han manifestado este miércoles en el centro de Atenas contra los recortes del Gobierno en la primera huelga general en Grecia desde que llegó al poder el primer ministro conservador, Antonis Samaras, el pasado mes de junio al frente de una coalición pro-europea. La violencia ha escalado, con la Policía lanzando gases lacrimógenos mientras los manifestantes han lanzado cócteles molotov al ministerio de Finanzas. "No nos someteremos a la 'troika'" y "UE y FMI fuera", han sido algunos de los lemas coreados por los manifestantes contra los organismos que otorgaron a Grecia un paquete de rescate para evitar la quiebra del país y que ha obligado a las autoridades a imponer duras medidas de austeridad. Gases contra cócteles molotov Unos 3.000 policías, el doble del número que normalmente se despliega, velan por la seguridad en el centro de Atenas, que desde el pasado mes de febrero ha sido escenario de violentos enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas del orden en varias ocasiones coincidiendo con la aprobación en el Parlamento de medidas de austeridad. Los agentes han formado una barricada frente al Parlamento y han parado a un jubilado que intentaba avanzar hacia la oficina de Samaras con una pancarta con fotos de primeros ministros helenos bajo el título "los mayores traidores de la historia griega". Disturbios en el centro de Atenas. Foto:EFE La Policía griega ha empleado gases lacrimógenos contra los manifestantes que les lanzaban piedras y artefactos incendiarios en el centro de Atenas. De hecho, según el diario Kathimerini, los manifestantes han lanzado cócteles molotov contra el ministerio de Finanzas, e incluso contra la policía, que ha respondido con gas a pesar de tener orden de no hacerlo. Asimismo, se han declarado fuego en los Jardines Nacionales, cerca del Parlamento, que hoy permanecen cerrados por la jornada de protesta. Contra la Unión Europea La marcha ha cruzado la céntrica plaza Sintagma hasta el Parlamento con el fin de protestar contra el nuevo paquete de ajustes exigidos por la UE y el FMI a cambio de un nuevo tramo del rescate. "No podemos soportarlo más, nos estamos desangrando. No podemos mantener a nuestros hijos de esta forma", afirma Dina Kokou, una maestra de 54 años y madre de cuatro hijos que vive con un salario de mil euros al mes. "La subida de los impuestos y la bajada de los salarios nos está matando", ha denunciado. La huelga general, convocada por los dos mayores sindicatos del país que representan a unos cuatro millones de trabajadores, es el primer examen para Samaras desde que llegó al poder. "Ayer los españoles tomaron las calles, hoy somos nosotros, mañana serán los italianos y al día siguiente todo el pueblo de Europa", ha subrayado Yiorgos Harisis, sindicalista de ADEDY, la central sindical del sector público, ante los manifestantes. "Con esta huelga estamos enviando un mensaje firme al Gobierno y a la 'troika' de que las medidas no pasarán incluso aunque sean aprobadas en el Parlamento porque los días del Gobierno están contados", ha añadido.

Dos heridos y un detenido en Euskadi durante la segunda huelga general del año

Euskal Herria afronta este miércoles la segunda huelga general del año, convocada por los sindicatos nacionalistas ELA y LAB, junto a otras centrales sectoriales y movimientos sociales, en protesta por la política de recortes del Gobierno central y la pérdida de derechos laborales y sociales. Esta convocatoria, la sexta desde que se inició la crisis, ha dividido al movimiento sindical en Euskal Herria, ya que no cuenta con el apoyo de las centrales de ámbito estatal CCOO y UGT. Las primeras horas de la jornada han transcurrido con normalidad, sin apenas incidentes. Sin embargo, la Ertzaintza ha detenido esta mañana en la localidad vizcaína de Orduña a un hombre por colocar una barricada en las vías de Renfe, mientras que en Bilbao el conductor de un autobús urbano ha resultado herido leve al ser atacado el vehículo con rodamientos. Sobre las 10:00 horas en Bilbao también se han registrado incidentes y una persona ha resultado herida. Ha sido trasladado por la DYA al hospital Basurto con un pronóstico leve, salvo complicaciones. El incidente ha tenido lugar en las inmediaciones de El Corte Inglés de la Gran Vía de Bilbao, donde desde poco antes que el centro abriera sus puertas se han ido concentrando varias decenas de huelguistas para tratar de impedirlo. La Ertzaintza ha realizado varias cargas con el lanzamiendo de pelotas de goma La última huelga general se celebró el pasado 29 de marzo para protestar contra le reforma laboral. Esa movilización fue convocada inicialmente en ambas comunidades por ELA y LAB. CCOO y UGT eligieron posteriormente la misma fecha para celebrar la huelga general en el conjunto de España pero no hubo llamamiento unitario. La presencia de varias dotaciones de la Ertzaintza han permitido la apertura del centro. Pero en un momento en que los huelguistas se han acercado a las puertas del establecimiento, la Ertzaintza ha procedido a despejar la zona y ha realizado varias cargas, con el lanzamiento de pelotas de goma. En el transcurso de estos incidentes se ha producido el herido. Ahora y en el caso de Euskadi, la huelga convocada por las centrales ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS, EHNE, HIRU, CGT y CNT va a tener lugar en la precampaña electoral para los comicios autonómicos del 21 de octubre. Se van a producir diversas manifestaciones en las tres capitales vascas y en Pamplona Los secretarios generales de las dos principales organizadoras impulsoras, Adolfo Muñoz (ELA) y Ainhoa Etxaide (LAB) han animado a los trabajadores vascos y navarros a secundar esta protesta contra unas medidas de ajuste que han calificado de "golpe de estado antisocial" que "va a hipotecar el futuro económico" de Euskadi y Navarra "a medio y largo plazo". A lo largo del día se van a producir diversas manifestaciones en las tres capitales vascas y en Pamplona, siendo los actos más destacados la marcha que recorrerá Bilbao al mediodía, donde está prevista la presencia de Muñoz y Etxaide, y otra que por la tarde está convocada en el centro de la capital navarra. El Gobierno Vasco ha establecido unos servicios mínimos que serán del 30% en todos los transportes públicos y como un festivo en los centros hospitalarios. Los servicios de emergencia y Puntos de Atención Continuada se mantendrán al cien por cien. En el ámbito educativo se deberá garantizar el acceso a los alumnos en todos los centros no universitarios públicos y concertados. En Navarra, el Ejecutivo ha establecido servicios mínimos en el transporte urbano comarcal, que en la red diurna serán del 60% en las horas puntas y del 40% para las horas valle. Entre los partidos políticos, la huelga cuenta con el apoyo de Bildu y Geroa Bai. Sabino Cuadra estudia acciones legales por los porrazos recibidos El diputado de Amaiur Sabino Cuadra estudia emprender acciones legales por los porrazos que ha recibido hoy en dos ocasiones en Pamplona durante la jornada de huelga general convocada por los sindicatos ELA y LAB. Cuadra, al igual que la portavoz de LAB en temas educativos, Espe Iriarte, exconcejala de Batasuna en el Ayuntamiento de Pamplona, ha recibido varios porrazos en la espalda y en la pierna en dos ocasiones pese a haberse identificado previamente como diputado ante los agentes, ha señalado a los medios de comunicación. En ese sentido, el diputado ha denunciado "la impunidad y la brutalidad" con la que la policía ha actuado tanto en la jornada de huelga general de hoy en Euskal Herria como ayer durante la protesta del 25S en Madrid. El diputado ha considerado que este tipo de incidentes ponen de manifiesto "la impunidad con la que la policía sigue trabajando en este país, impunidad conocida por ellos mismos y protegida por los mandos que ordenan estas actuaciones". La patronal de Euskadi califica la huelga de "fracaso" Los datos recabados por la Confederación Empresarial Vasca (Confebask) aseguran que la huelga de hoy ha tenido una incidencia del 20% y la han calificado de "fracaso". Los datos disponibles de consumo energético acumulado indican también que la repercusión de la huelga ha sido todavía menor que la de marzo de este año, con una reducción del consumo entonces del 45 %, frente al 22 % de hoy. Para Confebask, estos datos muestran el "fracaso" de la convocatoria hecha por las cúpulas sindicales de los sindicatos implicados y de su "estrategia de confrontación, pero sobre todo la creciente divergencia que existe entre éstos y el conjunto de los trabajadores vascos". El Gobierno vasco, por su parte, ha afirmado en Bilbao que el seguimiento de la huelga general de hoy en el País Vasco ha sido, de media, de un 25 % en la Administración pública y de un 20 % en el sector privado.Público

IU exige que se investigue si la Policía se infiltró en el 25-S

Público-- El Gobierno ha felicitado a los policías que ayer cargaron contra los manifestantes del 25-S. La respuesta previsible. Pero la oposición está claramente molesta con la actuación de los agentes en las concentraciones de ayer en los aledaños del Congreso. Desde el PSOE, su secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, pidió a la Policía que "evite" utilizar la violencia en este tipo de manifestaciones, aun admitiendo su "dificilísima tarea". Una expresión que quiso comedida por su anterior cargo de ministro del Interior. Menos prudentes fueron otros diputados de su partido. El secretario general del grupo, Eduardo Madina, rotuló las cargas como "claramente excesivas y desproporcionadas". Rafael Simancas opinó en los pasillos de la Cámara baja que la respuesta de las fuerzas de seguridad no fue "ni medida ni proporcionada", porque en la protesta había ciudadanos que se manifestaron pacíficamente y "unos cuantos radicales" a los que la Policía y la Delegación debe "controlar". Y el exministro Ramón Jáuregui agregó que la actuación pudo "resultar excesiva en algunos momentos". Pero sin duda quien condenó con más contundencia las cargas de ayer fue Izquierda Unida. La federación, y así lo dijo su coordinador federal, Cayo Lara, sospecha que en el 25-S se infiltraron presuntamente "policías vestidos de paisano" para tensionar la manifestación y caldear el ambiente. En los vídeos, señaló, se puede ver a agentes de incógnito "claramente provocadores" en las inmediaciones de la Cámara baja y que luego "aparecen en el círculo de la Policía". "Es una estrategia muy vieja", que se utilizaba en tiempos de la dictadura de Franco, vino a decir, "pero que en pleno siglo XXI no debería ser parte de la vida democrática". En consecuencia, Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) exigirá que el Ministerio del Interior abra una investigación para "aclarar el comportamiento de estas personas". El grupo tratará esta misma tarde de formular la petición, cuando comparezca en comisión el director general de la Policía, Ignacio Cosidó. El encargado de hacerlo será el portavoz de Interior, Ricardo Sixto. IU-ICV-CHA no pedirá formalmente la dimisión de la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, hasta ver qué responde el Ejecutivo. Pero el diputado Gaspar Llamazares se adelantó y exigió, sin más preámbulos, su cese inmediato por aplicar medidas antiinsurgencia propias de las dictaduras latinoamericanas. "El ministro del Interior y especialmente la delegada del Gobierno son expertos catedráticos en convertir malestar social en un conflicto violento –declaró–. Unos buscan la marca España en Naciones Unidas y otros trasladan la carca España cada vez que intervienen", informa Europa Press. José Luis Centella y Alberto Garzón complementaron las palabras de su jefe de filas. El primer portavoz adjunto de Izquierda Plural denunció la actuación "desproporcionada" de la Policía y el enorme despliegue – casi 1.400 agentes para "tan sólo" 6.000 personas, según calculó la Delegación del Gobierno –, que "no se correspondía con el llamamiento ni con la actitud de los convocantes". "Fue un exceso policial brutal que no atendía a ninguna lógica", más que a la "criminalización de la protesta", añadió el diputado por Málaga. Este relató su propia experiencia personal: ayer se encontraba en la calle de Lope de Vega, en los aledaños del Congreso, con el edil Jorge García Castaño y la diputada autonómica Tania Sánchez cuando la Policía empezó a empujar a los manifestantes. También a ellos tres, y sólo cuando se identificaron como cargos públicos paró el acoso. "No hay otro objetivo que vender como peligrosa y antidemocrática una manifestación pacífica y democrática", abundó. Lo mismo que su compañero de grupo Joan Coscubiela (ICV): el 25-S puso de relieve que el país ha decidido "no resignarse, no callarse y hacer frente a las políticas de los gobiernos del PP". Centella censuró asimismo el comportamiento de los "hooligans del PP" que compararon el 23-F con el 25-S –eso hizo la número dos del partido, María Dolores de Cospedal, este lunes–, porque ello "provoca más crispación y calienta el ambiente". "Si el Gobierno echa más gasolina a las calles, habrá situaciones más duras y la gente saldrá a la calle porque sufre mucho", analizó Lara. Rubalcaba, también en los pasillos del Congreso, elaboró una reflexión más general, hilvanando con un solo hilo todas las "fracturas" que ha dejado al descubierto la gestión de Mariano Rajoy: "Hace una semana dije en TVE que creía que España se le estaba yendo de las manos. Y hoy pienso esto pero más. Cada día se le está yendo el país más de las manos". De las tres quiebras, la social, la institucional y la territorial, al PSOE le preocupa especialmente la primera. "Lo que hay es una fondo de rechazo a los políticos y a la acción de la política. Negar verlo es un error. El fondo de rechazo –enfatizó– tiene que ver con la crisis, con la sensación que tienen los ciudadanos de que la política importa menos. Pero también importa la actitud de los gobiernos. Y el Gobierno ha huido del Congreso. ¡Es que no viene! Su huida y la mayoría absoluta está acabando con el debate político. Tener mayoría absoluta no implica rechazar absolutamente todo". El secretario general de los socialistas se preguntó "qué más" debe pasar para que el Ejecutivo "cambie sus políticas y la forma de hacer política". Sobre la actuación policial ayer, Rubalcaba subrayó expresamente que quería ser "prudente", por haber sido ministro del Interior la pasada legislatura, y como le habría "gustado" que hubiera sido el PP con él. Destacó que sabe "lo difícil" que son algunas tareas policiales, sobre todo cuando se trata de compaginar derechos. Recordó que tuvo que lidiar "muchos días" con el 15-M, asaeteado por los conservadores, que le tachaban incluso de blando. "Reconozco que tuve algún problema [de cargas violentas] como los que se vieron anoche, y sé lo difícil que es para la Policía a veces distinguir al manifestante de otras personas. Yo era ministro y hubo imágenes parecidas", insistió, para luego enfilar hacia el mensaje final, recordando sus propias palabras cuando estaba todavía en el Ejecutivo: "Sé lo dificilísima que es la tarea de la Policía, pero debo pedir que evite determinadas cosas" y "busque fórmulas" para impedirlas Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas

La democracia está en las calles, no en los parlamentos

Óscar Simón--- En el momento de escribir este artículo, decenas de miles de personas rodean el congreso en Madrid. La actitud firme y decidida de las mismas se refleja en la respuesta frente a las cargas. A diferencia de otras manifestaciones, las gentes allí presentes no solo no huyen sino que plantan cara, ya sea levantando las manos, sentándose o agarrándose de los brazos. Miles de voces se alzan gritando: ¡Menos policía y más educación! ¡Televisión, manipulación! ¡No nos representan! ¡A por ellos! Pero, sobre todo, ¡Gobierno dimisión! La propia convocatoria del 25S supuso un paso adelante que rompía con la dinámica excesivamente localista del movimiento 15M y fijaba un objetivo claro de movilización política unitaria. Además, el hecho de plantearse como meta la dimisión del gobierno —aunque todo el mundo fuese consciente de que el 25S sólo sería el principio de algo— refleja un incremento de la clarificación política, ya que por primera vez se señala a los gobiernos y al estado (representados en el Congreso) como el eslabón más débil de la cadena, a la vez que garante del orden capitalista, los beneficios bancarios y el estado de injusticia generalizada. Las élites europeas y las estatales no son una excepción. Se encuentran en una lucha desesperada para que potencias mundiales como China, India o Brasil no aprovechen la crisis y las desplacen de la cúspide del poder sistémico. Así, se han lanzado a la demolición de los servicios públicos y de las condiciones de vida de las clases populares en general. Los estados representados por gobiernos y parlamentos han sido los instrumentos legislativos, judiciales y policiales con los que imponer los recortes a toda costa. De esta manera, cada vez más gente ve resquebrajada la ficción de cierta neutralidad mediadora de los gobiernos y sus estados. El gobierno de Rajoy ha salvado a Bankia a costa de los servicios públicos. Ex ministros, ahora banqueros, reciben rescates. Ex empresarios, ahora ministros, ayudan a sus antiguas empresas. La impunidad de los banqueros y la persecución de quienes expropian comida en los supermercados ha mostrado la farsa de la imparcialidad del estado, cada vez más difícil de mantener. Esto no quiere decir que estemos a las puertas de una revolución, pero sí enfoca claramente en términos políticos el conflicto actual. Creo que es importante perseverar en esta estrategia. El día 27 entrarán a trámite los presupuestos al congreso (el gasto será mayor en intereses de deuda que en nóminas de trabajadores y trabajadoras públicas). Quizás el 29S haya alguna manifestación enorme en Madrid, tal y como pasó en Barcelona el 19J, con una inmensa manifestación que no se dejó llevar por la fuerte criminalización que se hizo de la protesta ante el Parlament el 15J. Lo que sí es cierto es que la “izquierda plural” ha entendido en cierta medida el mensaje y los parlamentarios hoy no dejan de tuitear dando apoyo a la protesta, mientras que hace un año hablaban de atentado a la democracia. Hemos visto como en Egipto, Grecia o Portugal los pueblos se han alzado para tumbar a los gobiernos, incluso con éxito. El camino está ahí, el orden económico y social sólo se mantiene mediante el estado. Sin embargo, todavía nos queda recorrido. Podría ser interesante convocar una nueva jornada en un plazo breve, pero suficiente, para conseguir incrementar el número de personas movilizadas y la permanencia de la protesta. Todo está por ver y parece claro que la noche va a ser larga en Madrid. Nos encontramos en momentos inestables y tenemos un mundo por ganar. Oscar Simón es militante de En lluita / En lucha