3 de octubre de 2012

AMNISTIA INTERNACIONAL DENUNCIA LA ACTUACIÓN POLICIAL DURANTE LAS PROTESTAS DEL 25-S




AI denuncia "arbitrariedad, posible uso desproporcionado de la fuerza, agresiones a periodistas y falta de identificación" por parte de la policía en España


Amnistía Internacional (AI) se dirigirá en los próximos días al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, para pedirle, a través de una carta, que investigue de forma "exhaustiva e independiente" la actuación de la Policía durante los altercados registrados en las protestas del 25S.







España
César Pérez Navarro - Tercera Información
03-10-2012




Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España ha advertido que la organización está recopilando y analizando la información que ha recibido sobre los incidentes violentos del pasado martes 25 en la plaza madrileña de Neptuno, protagonizados por las UIP, y que acabaron con 35 detenidos y 64 heridos. En concreto, se ha referido al "posible uso desproporcionado de la fuerza, amenazas con material antidisturbios a los ciudadanos que se encontraban en la estación de Atocha -ya que está prohibido su uso en lugares cerrados-, golpes a personas que no tenían nada que ver, agresiones a periodistas y la falta de identificación "clara" y "visible" de los agentes.



Beltrán, también ha puesto el acento en la felicitación con que Interior reconoció la "labor" policial pocos días después a pesar de los graves hechos descritos y detectados por AI;



"Nos ha llamado poderosamente la atención de forma negativa, que a pesar de que ha habido decenas de detenidos y heridos, incluidos agentes de Policía, haya habido una felicitación tan rápida por parte de las autoridades al Ministerio del Interior, sin que haya habido ni un mínimo intento de investigación de lo que ocurrió".



Por todo ello, AI muestra su decidida intención de dirigirse a Fernández Díaz para pedir "una investigación exhaustiva e independiente de denuncias de uso de la fuerza de forma excesiva por parte de las Fuerzas de Seguridad sobre los manifestantes".



Al respecto, la organización en defensa de los derechos humanos ha publicado el siguiente comunicado;



"Amnistía Internacional está recopilando y analizando toda la información disponible respecto a la manifestación del 25 de septiembre en Madrid, incluidos los numerosos videos que dan cuenta de las cargas policiales, en la que decenas de personas, incluidos agentes de policía, resultaron heridas.



A falta de un análisis más detallado, Amnistía Internacional cree que algunos de los hechos suscitan preocupación, como por ejemplo el posible uso desproporcionado de la fuerza dentro de la estación de cercanías de Atocha y la pertinencia de la utilización de material antidisturbios en ese recinto. Además de nuevo hemos podido ver imágenes en las que se observa a agentes de policía sin clara identificación, contraviniendo la Circular del Ministerio de Interior de 2007. También resulta preocupante que periodistas fácilmente identificables como tales hayan podido ser objeto de agresiones.



Amnistía Internacional ha expresado en diversas ocasiones su preocupación por las denuncias reiteradas y creíbles de uso arbitrario o excesivo de la fuerza por parte de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley en España, así como por la impunidad que reina en dichos casos. En algunos casos estos han sido sobreseídos por no haberse podido aparentemente identificar al agresor, a pesar de haberse podido corroborar que se produjo la agresión.



Amnistía Internacional, una vez que recopile todos los datos, se dirigirá al Ministro del Interior con las preocupaciones detectadas y, en su caso, la petición de investigaciones exhaustivas e independientes de todas las denuncias de uso de fuerza excesiva de la fuerza por parte de la policía hacia los manifestantes. Mientras tanto queremos recordar que, antes de valorar las actuaciones policiales, las autoridades deben investigar de manera adecuada todos los casos en los que haya denuncias de abusos o de uso desproporcionado de la fuerza".



CRISIS DE LA DEUDA .Grecia-Alemania: ¿Quién debe a quién? (1) La anulación de la deuda alemana en Londres en 1953



ERIC TOUSSAINT*
Desde 2010, la mayor parte de los dirigentes políticos en los países más fuertes de la zona euro, apoyados por los medios dominantes, alaban los méritos de su supuesta generosidad con respecto al pueblo griego y a otros países fragilizados de la zona euro que están en la primera plana de la actualidad (Irlanda, Portugal, España…). En este contexto, los llamados «planes de rescate» originan medidas que continúan hundiendo cada vez más la economía de los países receptores y que propugnan retrocesos sociales inéditos durante los últimos 65 años en Europa. A esto se agrega la estafa del plan de reducción de la deuda griega adoptado en marzo de 2012, que implica una reducción de las acreencias debidas por Grecia a los bancos privados del orden del 50 % /1 mientras que estas mismas acreencias ya habían perdido entre el 65 y el 75 % de su valor en el mercado secundario. La reducción de las acreencias de los bancos privados está compensada por un aumento de las acreencias públicas en manos de la Troika y lleva a nuevas medidas de una brutalidad y de una injusticia fenomenal. Este acuerdo de reducción de la deuda tiene por fin encadenar definitivamente al pueblo griego a una austeridad permanente, pero también constituye un insulto y una amenaza para todos los pueblos de Europa y del mundo. Según los servicios de estudios del FMI, en 2013 la deuda pública griega representará el 164 % del Producto Interior Bruto, es decir que la reducción anunciada en marzo de 2012 no llevará a un alivio real y durable de la carga de la deuda que pesa sobre el pueblo griego. Dada esta situación, Alexis Tsipras, en una visita al Parlamento Europeo el 27 de septiembre de 2012, señaló la necesidad de una verdadera iniciativa de reducción de la deuda griega y se refirió a la anulación de una gran parte de la deuda alemana en el marco del acuerdo de Londres de febrero de 1953. Recordemos este acuerdo.
El acuerdo de Londres de 1953 sobre la deuda alemana
El radical alivio de la deuda de la República Federal Alemana (RFA) y su rápida reconstrucción después de la segunda guerra mundial fueron posibles gracias a la voluntad política de sus acreedores, es decir, Estados Unidos y sus principales aliados occidentales (Reino Unido y Francia) dentro del marco de la guerra fría. En octubre de 1950, estos tres aliados formularon un proyecto en el que el gobierno federal alemán reconocía la existencia de deudas de los períodos anterior y posterior a la guerra. Además agregaban una declaración que estipulaba que "los tres países están de acuerdo en que el plan prevea una liquidación adecuada para Alemania de las exigencias, cuyo efecto final no debe desequilibrar la situación financiera de la economía alemana por repercusiones indeseables ni afectar excesivamente las reservas potenciales de divisas. Los tres países están convencidos de que el gobierno federal alemán comparte su posición y que la restauración de la solvencia alemana irá acompañada de un reembolso adecuado de la deuda alemana que asegure a todos los participantes una negociación justa que tenga en cuenta los problemas económicos de Alemania". /2
La deuda reclamada a Alemania correspondiente al período anterior a la guerra se elevaba a 22.600 millones de marcos incluidos los intereses. La deuda de la posguerra se estimaba en 16.200 millones de marcos. Por un acuerdo alcanzado en Londres el 27 de febrero de 1953 /3, estos montos se redujeron a 7.500 millones y 7.000 millones de marcos, respectivamente. /4 Lo que representó una reducción del 62,6 %.
El acuerdo establecía la posibilidad de suspender los pagos y renegociar las condiciones de éstos si se presentaba un cambio substancial que limitara la disponibilidad de recursos. /5
Para garantizar que la economía de Alemania occidental realmente se relanzara y constituyera un elemento estable y central en el bloque atlántico frente al bloque del Este, los aliados acreedores hicieron grandes concesiones a las autoridades y empresas alemanas, que fueron mucho más allá de la reducción de la deuda. Se partía del principio de que Alemania debía estar en condiciones de reembolsar la deuda manteniendo un alto nivel de crecimiento y una mejora de las condiciones de vida de la población. Pagar sin empobrecerse. Con este fin, los acreedores acordaron:
1.- Que Alemania reembolsara en su moneda nacional, el deutshe mark, lo esencial de la parte que se le reclamada. En forma marginal, reembolsara en divisas fuertes (dólares, francos suizos, libras esterlinas…).
2.- Que al comienzo de los años cincuenta, mientras el país todavía tenía una balanza comercial negativa (el valor de las importaciones es mayor que el de las exportaciones), las potencias acreedoras aceptaban que Alemania redujera sus importaciones puesto que podía producir muchos bienes que antes importaba. Al permitir que Alemania sustituyera importaciones por bienes de producción propia, los acreedores aceptaban reducir sus exportaciones hacia este país. En el período 1950-1951, el 41 % de las importaciones alemanas provenían del Reino Unido, de Francia y de Estados Unidos. Si se suma a esta cifra la parte de las importaciones provenientes de otros países acreedores participantes de la conferencia (Bélgica, Países Bajos, Suecia y Suiza), la suma total llegaba hasta el 66 %.
3.- Que los acreedores autorizaban que Alemania vendiera sus productos en el extranjero, estimulando incluso sus exportaciones, con el fin de conseguir una balanza comercial positiva. Estos diferentes elementos estaban consignados en la declaración antes mencionada. "La capacidad de pago de Alemania, a sus deudores privados y públicos, no significa sólo la capacidad de efectuar los pagos regularmente en marcos alemanes sin consecuencias inflacionarias, sino también que la economía del país pueda cubrir sus deudas teniendo en cuenta su balanza de pagos actual.
El establecimiento de la capacidad de pago de Alemania requería hacer frente a ciertos problemas que eran: 1) la futura capacidad productiva con una consideración particular sobre la capacidad productiva de bienes exportables y la capacidad para la sustitución de importaciones; 2) la posibilidad de vender mercaderías alemanas en el exterior; 3) las probables condiciones de comercio en el futuro; 4) las medidas fiscales y económicas internas necesarias para asegurar un superávit para exportar. "/6
Además, en caso de litigio con los acreedores, en general, los tribunales alemanes eran competentes. Se dice, explícitamente, que, en ciertos casos, "los tribunales alemanes podrán rechazar la ejecución […] la decisión de un tribunal extranjero o de una instancia arbitral." Es el caso, cuando «la ejecución de la decisión sería contraria al orden público», (p.12 del Acuerdo de Londres).
Otro elemento muy importante: el servicio de la deuda se fijaba en función de la capacidad de pago de la economía alemana, teniendo en cuenta los adelantos en la reconstrucción del país y los ingresos por exportación. Así, la relación entre servicio de la deuda e ingresos por exportación no debía superar el 5 %. Esto quiere decir que Alemania occidental no debía dedicar más de una vigésima parte de sus ingresos por exportación al pago de su deuda. En la práctica, Alemania no destinó jamás más del 4,2 % de estos ingresos al pago de la deuda (cifra alcanzada en 1959).
Y otra medida excepcional fue la aplicación de una reducción drástica del tipo de interés, que osciló entre 0 % y 5 %.
Las potencias occidentales le brindaron a Alemania del Oeste una ofrenda de un enorme valor económico: el artículo 5 del acuerdo firmado en Londres postergaba el pago de las reparaciones y de las deudas de guerra -tanto de la primera como de la segunda guerra mundial- que la República Federal Alemana debía a los países ocupados, anexados o agredidos, así como a sus poblaciones.
Finalmente, hay que tener en cuenta las donaciones en dólares de Estados Unidos a Alemania occidental: 1.173, 7 millones de dólares en el marco del Plan Marshall, entre el 3 de abril de 1948 y el 30 de junio de 1952 (o sea, cerca de 10.000 millones de dólares actuales). A los cuales se agregaban, por lo menos, 200 millones de dólares (cerca de 2.000 millones de dólares actuales), entre 1954 y 1961, principalmente a través de la Agencia Internacional de Desarrollo de Estados Unidos (USAID).
Gracias a esas condiciones excepcionales, Alemania occidental se recuperó económicamente en forma muy rápida y terminó por absorber a Alemania del Este a comienzos de 1990. Y ahora, es por lejos, la economía más fuerte de Europa.
Alemania 1953/Grecia 2010-2012
Si nos arriesgamos a hacer una comparación entre el tratamiento al que es sometida Grecia y el que se le reservó a Alemania después de la segunda guerra mundial, las diferencias y la injusticia son asombrosas. Presentamos aquí una lista no exhaustiva en 11 puntos:
1.- Proporcionalmente, la reducción de la deuda concedida a Grecia en marzo de 2012 es infinitamente menor que la otorgada a Alemania.
2.- Las condiciones sociales y económicas que se incluyen en este plan (y en los precedentes) no favorecen en absoluto el relanzamiento de la economía griega mientras que los concedidos a Alemania contribuyeron ampliamente en el relanzamiento de su economía.
3.- A Grecia se le imponen privatizaciones a favor de los inversores extranjeros, principalmente, mientras que a Alemania se la alentaba a reforzar su control sobre los sectores económicos estratégicos, con un sector público en pleno crecimiento.
4.- Las deudas bilaterales de Grecia (respecto a los países que participaron en el plan de la Troika) no se han reducido (solamente fueron las deudas con respecto a los bancos privados) mientras que las deudas bilaterales de Alemania se redujeron en un 60 % o más.
5.- Grecia debe reembolsar en euros a pesar de que está en déficit comercial -y por lo tanto con una penuria de euros- con sus socios europeos (especialmente Alemania y Francia), mientras que Alemania reembolsaría lo esencial de sus deudas en su propia moneda fuertemente devaluada.
6.- El Banco Central griego no puede prestar dinero al gobierno griego mientras que el Deutsche Bank prestaba a las autoridades alemanas y hacía funcionar (por cierto, con moderación) la máquina de fabricar billetes.
7.- Alemania estaba autorizada a no disponer más del 5 % de sus ingresos por exportación al pago de la deuda mientras que ningún límite se le ha fijado a Grecia.
8.- Los nuevos títulos de la deuda griega, que reemplazan a los antiguos debidos a los bancos, no responden más a la competencia de los tribunales griegos, sino que son competencia de las jurisdicciones de Luxemburgo y del Reino Unido –y bien sabemos cómo son favorables a los acreedores privados–, mientras que los tribunales de Alemania (la antigua potencia agresora) tenían esa competencia.
9.- En materia de reembolsos de la deuda exterior, los tribunales alemanes podían rechazar la ejecución de las sentencias de los tribunales extranjeros o de los tribunales arbitrales en el caso en que su aplicación amenazara el orden público. En Grecia, la Troika rechazó, por supuesto, que los tribunales griegos pudieran invocar razones de orden público para suspender el reembolso de la deuda. Ahora bien las enormes protestas sociales y el surgimiento pujante de las fuerzas neo-nazis son directa consecuencia de las medidas dictadas por la Troika y por el pago de la deuda. De hecho, las autoridades griegas podrían perfectamente invocar el estado de necesidad y razones de orden público para suspender el pago de la deuda y abrogar las medidas antisociales impuestas por la Troika, a pesar de las protestas de Bruselas, del FMI y de los «mercados financieros» que dichos actos provocarían.
10.-En el caso de Alemania, el acuerdo establecía la posibilidad de suspender los pagos para poder renegociar las condiciones si se producía un cambio substancial que limitase la disponibilidad de recursos. Nada de eso está previsto para Grecia.
11.-En el acuerdo sobre la deuda alemana, está explícitamente previsto que el país pudiera producir en su territorio lo que antes importaba con el fin de alcanzar un superávit comercial y de reforzar así a sus productores locales. En cambio, la filosofía de los acuerdos impuestos a Grecia y las reglas de la Unión Europea prohíben a las autoridades griegas ayudar, subvencionar y proteger a sus productores locales, ya sea en agricultura, industria, o servicios frente a la competencia de los otros países de la UE (que son los principales socios comerciales de Grecia).
Se podría agregar que Alemania, después de la segunda guerra mundial, recibió donaciones en una cantidad considerable, especialmente, como ya vimos, en el marco del Plan Marshall.
Se puede comprender por qué el líder de Syriza, Alexis Tsipras, hace referencia al acuerdo de Londres de 1953 cuando se dirige a la opinión pública europea. La injusticia con la que es tratado el pueblo griego (así como los otros pueblos cuyas autoridades siguen las recomendaciones de la Troika) debe despertar la conciencia de una parte de la opinión pública. Pero no alberguemos ilusiones, las razones que empujaron a las potencias occidentales a tratar Alemania del Oeste de la manera que lo hicieron después de la segunda guerra mundial no son de recibo en el caso griego.
Para conseguir una verdadera solución al drama de la deuda y de la austeridad, serán necesarias más y más potentes movilizaciones sociales en Grecia y en el resto de la Unión Europea así como el ascenso al poder de un gobierno popular en Atenas. Las autoridades griegas (apoyadas por el pueblo) deberán realizar un acto unilateral de desobediencia como es la suspensión del reembolso de la deuda y abrogación de las medidas antisociales. Esto forzaría a los acreedores a hacer concesiones de envergadura y finalmente se podría imponer la anulación de la deuda ilegítima. La realización, a escala popular, de una auditoría ciudadana de la deuda griega debe servir a preparar el terreno.
29/09/2012
1/ Las acreencias de los bancos privados sobre Grecia pasaron, más o menos, de 200.000 a 100.000 millones de euros. La deuda pública total de Grecia sobrepasa los 305.000 millones de euros.
2/ «Deutsche Auslandsschulden», 1951, pp. 7 y sig., in Philipp Hersel, El acuerdo de Londres de 1953 (III), http://www.lainsignia.org/2003/ener...
3/ Véase el texto completo en francés del Acuerdo de Londres 27 de febrero de 1953: http://www.admin.ch/ch/f/rs/i9/0.94...
4/ El dólar US valía en esa época 4,2 DM. La deuda de Alemania occidental después de la reducción (o sea, 14.500 millones de DM) equivalía a 3.450 millones de dólares.
5/ Los acreedores se negaron siempre a incluir cláusulas de este tipo en los contratos con países en desarrollo o países como Grecia, Portugal, Irlanda, y los de Europe centrale y oriental.
6/ «Deutsche Auslandsschulden», 1951, pp. 64 y sig., in Philipp Hersel, El acuerdo de Londres de 1953 (IV), 8 de enero de 2003,http://www.lainsignia.org/2003/ener...
Traducción:Griselda Piñero. Viento Sur.

*Éric Toussaint doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de Liège –Bélgica- y de la Universidad Paris VIII – Francia-, Maître de conférences en la Universidad de Liège (Bélgica), presidente delComité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (red internacional basada en Liège, Bélgica) CADTM, miembro del Consejo Internacional del Foro Social Mundial desde su fundación en 2001, miembro de la CAIC-Ecuador (Comisión presidencial de Auditoria Integral del Crédito publico). Es también miembro del consejo científico de Attac Francia, de la red científica de Attac Bélgica, así como del Comité internacional de la Cuarta Internacional conocido como Secretariado Unificado de la Cuarta Internacional.

LA BANCA, EL FRAUDE FISCAL Y EL NEW YORK TIMES




Vicenc Navarro
      El New York Times ha ido publicando una serie de artículos sobre Emilio Botín, presentado por tal rotativo como el banquero más influyente de España, y Presidente del Banco de Santander, que tienen inversiones financieras de gran peso en Brasil, en Gran Bretaña y en Estados Unidos,además de en España.En EE..UU. el Banco de Santander es propietario de Sovereign Bank.

    Lo que le interesa al rotativo estadounidense no es, sin embargo, el comportamiento bancario del Santander, sino el de su Presidente y el de su familia, así como su enorme influencia política y mediática en España. Un indicador de esto último es que ninguno de los cinco rotativos más importantes del país ha citado o hecho comentarios sobre esta serie de artículos en el diario más influyente de EE.UU. y uno de los más influyentes del mundo. Es de suponer que si se escribieran artículos semejantes, por ejemplo, sobre el expresidente Zapatero, tales reportajes serían noticia. No así en el caso Emilio Botín.

    Una discusión importante de tales artículos es el ocultamiento por parte de Emilio Botín y de su familia de unas cuentas secretas establecidas desde la Guerra Civil en la banca suiza HSBC. Por lo visto, en las cuentas de tal banco había 2.000 millones de euros que nunca se habían declarado a las autoridades tributarias del Estado español. Pero,un empleado de tal banco suizo, despechado por el maltrato recibido por tal banco, decidió publicar los nombres de las personas que depositaban su dinero en dicha banca suiza, sin nunca declararlo en sus propios países. Entre ellos había nada menos que 569 españoles, incluyendo a Emilio Botín y su familia, con grandes nombres de la vida política y empresarial (entre ellos, por cierto, el padre del President de la Generalitat, el Sr. Artur Mas; José María Aznar; Dolores Cospedal;Rodrigo Rato; Narcís Serra; Eduardo Zaplana; Miguel Boyer; José Folgado; Carlos Solchaga; Josep Piqué; Rafael Arias-Salgado; Pío Cabanillas; Isabel Tocino; Jordi Sevilla; Josu Jon Imaz; José María Michavila; Juan Miguel Villar Mir; Anna Birulés; Abel Matutes; Julián García Vargas; Ángel Acebes; Eduardo Serra; Marcelino Oreja...). Según el New York Times, esta práctica es muy común entre las grandes familias, las grandes empresas y la gran banca. El fraude fiscal en estos sectores es enorme. Según la propia Agencia Tributaria española, el 74% del fraude fiscal se centra en estos grupos, con un total de 44.000 millones de euros que el Estado español (incluido el central y los autonómicos) no ingresa. Esta cantidad, por cierto, casi alcanza la cifra del déficit de gasto público social de España respecto la media de la UE-15 (66.000 millones de euros), es decir, el gasto que España debería gastarse en su Estado del Bienestar (sanidad, educación, escuelas de infancia, servicios a personas con dependencia, y otros) por el nivel de desarrollo económico que tiene y que no se gasta porque el Estado no recoge tales fondos. Y una de las causas de que no se recojan es precisamente el fraude fiscal realizado por estos colectivos citados en el New York Times. El resultado de su influencia es que el Estado no se atreve a recogerlos. En realidad, la gran mayoría de investigaciones de fraude fiscal de la Agencia Tributaria se centra en los autónomos y profesionales liberales, cuyo fraude fiscal representa -según los técnicos de la Agencia Tributaria del Estado español- sólo el 8% del fraude fiscal total. Es también conocida la intervención de autoridades públicas para proteger al Sr. Emilio Botín de las pesquisas de la propia Agencia Tributaria. El caso más conocido es la gestión realizada por la exVicepresidenta del Gobierno español, la Sra. De la Vega, para interrumpir una de tales investigaciones. Pero el Sr. Botín no es el único. Como señala el New York Times, hace dos años, César Alierta, presidente de Telefónica, que estaba siendo investigado, dejó de estarlo. Como escribe el New York Times con cierta ironía, "el Tribunal desistió de continuar estudiando el caso porque, según el juez, ya había pasado demasiado tiempo entre el momento de los hechos y su presentación al tribunal". Una medida que juega a favor de los fraudulentos es la ineficacia del Estado así como su temor a realizar la investigación. Fue nada menos que el Presidente del Gobierno español, el Sr. José Mª Aznar, que en un momento de franqueza admitió que "los ricos no pagan impuestos en España". Tal tolerancia por parte del Estado con el fraude fiscal de los súperricos se justifica con el argumento de que, aún cuando no pagan impuestos, las consecuencias de ello son limitadas porque son pocos. El Presidente de la Generalitat de Catalunya, el Sr. Artur Mas, ha indicado que la subida de impuestos de los ricos y súper ricos tiene más un valor testimonial que práctico, pues su número es escaso. La solidez de tal argumento, sin embargo, es nula. En realidad, alcanza niveles de frivolidad. Ignora la enorme concentración de las rentas y de la propiedad existente en España (y en Catalunya), uno de los países donde las desigualdades sociales son mayores y el impacto redistributivo del Estado es menor. Los 44..000 millones de euros al año que no se recaudan de los súper ricos por parte del Estado hubieran evitado los enormes recortes de gasto público social que el Estado español está hoy realizando. Pero otra observación que hace el New York Times sobre el fraude fiscal y la banca es el silencio que existe en los medios de información sobre tal fraude fiscal. Tal rotativo cita a Salvador Arancibia, un periodista de temas financieros en Madrid, que trabajó para el Banco Santander, queseñala como causas de este silencio el hecho de que el Banco Santander gasta mucho dinero en anuncios comerciales, siendo la banca uno de los sectores más importantes en la financiación de los medios, no sólo comprando espacio de anuncios comerciales, sino también proveyendo créditos -aclara el Sr. Salvador Arancibia- "...medidas de enorme importancia en un momento como el actual, donde los medios están en una situación financiera muy delicada". De ahí que tenga que agradecer al diario que se atreva a publicarlo, porque hoy, artículos como los que publica el New York Times y el mío propio, no tienen fácil publicación en nuestro país. Es lo que llaman "libertad de prensa".

Vicenç Navarro, Catedrático de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University
Publicado en la WEB..
http://rebelion.org/noticia.php?id=152893 LINK DEL ARTICULO ECONOMISTA (DEL BANCO ESPAÑA)PEDRO MONTES SOBRE SALIR DEL EURO?

El racismo está en nuestras mentes, en nuestra formación y en nuestra cultura




Entrevistas

El racismo está en nuestras mentes, en nuestra formación y en nuestra cultura 
Fecha: 2012-09-26 Fuente: CUBARTE 

Recientemente fue celebrada en La Habana una reunión de la Articulación Regional de los Afrodescendientes de América Latina y el Caribe, en la que participaron importantes personalidades intelectuales cubanas y de la región, luchadores por los derechos de los afrodescendientes y en contra del racismo y la discriminación racial en nuestro continente.

Por la parte cubana, entre otros estudiosos, investigadores y especialistas, asistió el doctor en Ciencias y director honorario del Centro de Estudios sobre Estados Unidos de la Universidad de La Habana, Esteban Morales Domínguez, que accedió a realizar declaraciones al Periódico Cubarte, acerca del evento y del tema de la racialidad en la Cuba de hoy.

Antecedentes

En primer lugar se han dado muchos eventos sobre afrodescendientes en América Latina desde finales de los 90s y fundamentalmente después de la cumbre de Durban en el 2001, que trazó una plataforma para la lucha de los afrodescendientes; un amigo decía que a Durban habíamos entrado negros y habíamos salido afrodescendientes.

Nosotros realmente aquí en Cuba, aunque habíamos participado ― particularmente yo he participado en varias conferencias en Venezuela, en Panamá y recientemente en Salvador de Bahía ―, no obstante hay que decir que nuestra presencia era como intelectuales y aunque habían invitado también a miembros del gobierno, por ejemplo al encuentro de Panamá no fue ningún representante gubernamental, aunque me acompañó un funcionario de la embajada nuestra allí durante todo el evento.

A Salvador de Bahía sí fue un representante del gobierno, en este caso Abel Prieto, que era aún ministro de Cultura y que siempre ha sido una persona de la cual hemos recibido, durante todos estos años un gran apoyo para el desarrollo del tema racial en Cuba, como lo hemos tenido también de la UNEAC, de Miguel Barnet, y de otras instituciones, pero fundamentalmente de esas dos.

Conjuntamente con Abel fue Zuleica Romay, presidenta del Instituto Cubano del Libro, y coincidimos una serie de amigos que nos habíamos encontrado en otros eventos; estaba Agustín Lao  Montes, el puertorriqueño, que estuvo estos días con nosotros, Roberto Zurbano, que había ido a presentar la revista Casa de las Américas y Heriberto Feraudy, de la Comisión Aponte de la UNEAC.

Se planteó entonces allí la posibilidad de hacer una reunión en Cuba, porque nuestros amigos y colegas históricos en este asunto siempre nos habían manifestado que Cuba era una plaza importante por su experiencia, para desarrollar un foro de este tipo y que podía ser un factor significativo en el proceso de articulación del movimiento de afrodescendientes en América Latina y el Caribe; eso fue muy bien acogido por Abel y se fijó el mes de abril para efectuarlo, pero no se pudo hacer y finalmente lo hemos dado ahora.

Participantes

Ha venido una representación importante de luchadores por la causa de los afrodescendientes durante muchos años, que son personas que tienen un gran trabajo en sus comunidades, que tienen una comprensión teórica, yo diría ética y política de cómo es el proceso del movimiento afrodescendiente.

Un salto significativo

Me parece que hemos dado un salto significativo no tanto desde el punto de vista de ellos sino de nosotros que siempre habíamos participado más bien a título personal como académicos, como intelectuales, y ahora esta es una actividad que acoge Cuba, que tiene el respaldo del gobierno a través del Ministerio de Cultura y que tiene el apoyo de nosotros, de las instituciones y de las organizaciones de la sociedad civil, representadas por todos los intelectuales que trabajamos en esto y por otros que están agrupados en organizaciones no gubernamentales como La Cofradía de la Negritud, y la Comisión Aponte de la UNEAC, de lucha contra el racismo y la discriminación racial.

Hemos logrado aquí una cosa muy importante, en primer lugar entrar realmente en el proceso de articulación del movimiento que tiene mucha relevancia; esta reunión nos da una herramienta de incalculable valor para tratar de resolver nuestros problemas internos si somos capaces de utilizarla.

La deuda con África

El problema de la trata esclavista y la propia esclavitud, es una deuda extraordinaria que en Durban se planteó con mucha fuerza y que se sigue planteando, incluso el tema de las reparaciones, que se refiere un poco a pagar esa deuda con África, porque África no volvió a ser, pues perdió a toda su juventud, a los que durante siglos hubieran podido contribuir al desarrollo del continente y vinieron para América y el Caribe precisamente personas jóvenes, fuertes, saludables a trabajar en el proceso de colonización, en la producción de azúcar, en los albores de lo que se podría llamar la acumulación originaria del capital.

Esa es una gran deuda que tiene la humanidad con el continente africano y nosotros también la tenemos.

Hemos avanzado pero es mucho lo que nos falta

A pesar de los 53 años de Revolución, se observó claramente, sobre todo después de la ocurrencia de la crisis económica de finales de los 80s y principios de los 90s, que hemos avanzado pero que es mucho lo que nos falta, porque además en nuestro país se cometieron errores en su momento; nosotros tuvimos una política social extraordinariamente humanitaria que nos ayudó a elevarnos a todos, pero en esa política no se tuvo en cuenta el color de la piel y al no tenerse en cuenta no se atiende a una variable sociodemográfica que es de diferenciación social.

En Cuba no es lo mismo ser negro, que ser blanco, que ser mestizo, y de eso no tiene la culpa nadie, es un proceso estructural de desarrollo que ha venido durante más de 500 años, en el que todavía en nuestro país ― a pesar de todo lo que la Revolución ha hecho y todo lo que ha elevado la posibilidad de negros y mestizos ―, se observan las diferencias porque son ancestrales. Además nosotros hemos luchado mucho por ser independientes desde el punto de vista económico, hemos tenido sobre nosotros el bloqueo económico de Estados Unidos, una política agresiva que nos ha obligado a defendernos, y la cuestión racial ha quedado un poco subsumida, digamos, sin una prioridad.

Miedo al tema

Porque también hay que decir que en un momento determinado se le tuvo miedo al tema, en el sentido de que se consideraba que podía dividirnos, en unas circunstancias como las de principios de los 60s en que teníamos que estar muy unidos para luchar contra el enemigo principal y en medio de esas condiciones había organizaciones revolucionarias que no tomaban en cuenta los problemas del color sino que eran organizaciones muy pluridimensionales, pluriculturales, pluriraciales, que ayudaban bajo un proyecto general a que todos los ciudadanos avanzaran. Pero las consecuencias que dejó la esclavitud y que la República no atendió, fueron cosas que quedaron ahí y nos pareció en medio de los 70s y 80s que avanzábamos y el mismo negro no tenía una conciencia clara de que en realidad no estábamos avanzando tan rápido como pensábamos, ni estábamos solucionando los problemas como creíamos, y la crisis económica puso de manifiesto que éramos idealistas al considerar que el problema estaba resuelto.

Surgieron también los prejuicios hasta por parte de personalidades del propio gobierno, de las instituciones que no entendían ni lo que estábamos diciendo, ni que habláramos de racismo y discriminación racial en Cuba, en este país socialista, pero por fin al pasar de los años, poco a poco en esa lucha, discutiendo, escribiendo, analizando el problema, para la inmensa mayoría de la gente ya está claro que el problema existe.

En nuestro país lamentablemente aún existen estereotipos raciales, discriminación y racismo

En nuestro país lamentablemente aún existen estereotipos raciales, discriminación y racismo, y eso no es culpa de la Revolución; al contrario, la Revolución trató de resolverlo, pero en medio de las circunstancias favorables que se presentaron para el avance de toda la población cubana y para la lucha contra la pobreza y la desigualdad, el problema de la importancia que tenía el color como diferenciación, como punto de partida de un sector de la población que partió de más atrás, se subsumió en estos objetivos y ciertamente mereció, ― como yo defiendo ahora ― ciertas políticas de acción afirmativa, porque realmente nuestras personas negras y mestizas no pueden esperar comúnmente lo que puede esperar cualquier ciudadano, hay que tratar de ayudarlos con políticas específicas. De eso se dio cuenta Fidel y empezó a hacer investigaciones muy concretas para hallar la diferencia y la pobreza allí donde estuviera y se puso claramente de manifiesto que eran negros y mestizos los que más sufrían la crisis.

Un elemento importantísimo fue el inicio de la llegada de las remesas a Cuba, pero estamos hablando de solamente el 15% de la población, porque hacia Estados Unidos, que es el país del cual se mandan más remesas hacia Cuba, los negros emigraron tarde, después de los 80, recién salidos de las cárceles, cuando ya ese no era realmente el país de las oportunidades y emigraron en pequeña cantidad, sin apoyo filial ni familiar, y esa es la razón por la cual las remesas llegan fundamentalmente a blancos e intelectuales.

Yo he pasado varias veces por el aeropuerto de Miami, de regreso a Cuba, y en una larga fila de personas que vienen para Cuba apenas usted se encuentra una o dos familias negras, porque no son los que tienen los mejores empleos ni las mejores condiciones para ayudar a su familia aquí; hasta eso se produce y también el hecho de que las llamadas personas blancas ― porque en realidad no hay blancos en Cuba, por eso decimos que todos somos afrodescendientes ― pueden buscar sus apellidos en España, y eso les da ciertas facilidades, pero ¿dónde los negros y mestizos vamos a buscar nuestros apellidos en nuestras familias ancestrales para que nos ayuden?

Un proceso de lucha que es nuestro también

Este movimiento para nosotros tiene gran importancia para ayudar a articularnos dentro de un proceso de lucha que es nuestro también, aunque tenga ciertas peculiaridades, porque muchas de las cosas que nosotros hemos logrado para ellos aún son objetivos a alcanzar como la educación y la salud gratuitas, igual empleo-igual salario, trato social, trato humanitario; pero nosotros todavía estamos muy aliados a ellos en la lucha de lo que es propiamente la discriminación racial, aunque esta en Cuba no se pueda comparar a la que existe en otros países, mucho menos a la que existe en Estados Unidos. Pero existe y es un proceso en el que hemos involucionado un poco en los últimos 20 años, en medio de la crisis económica, y por tanto tenemos ahí una lucha que encauzar, que no la encaucemos solos es una gran ventaja para nosotros.

Por eso decía que me siento contento por lo que significa este encuentro para nosotros, porque aún existen sus reservas, sus incomprensiones, hay la necesidad de empujar, y esta es una oportunidad excelente para nosotros tomar esta bandera internamente y tratar de impulsar la lucha contra la discriminación racial, aunque haya personas que ni quieren oír hablar de eso y haya personas que no entienden cuando uno les habla de ese asunto.

Debemos decir, no obstante, que hemos avanzado en los últimos años aunque no estemos como debemos estar en la televisión, ni en la prensa, ni en los medios; todavía no tenemos la presencia que debemos tener en la economía del dólar y del turismo; todavía no tenemos realmente un equilibrio en la presencia social cultural; esta es una sociedad multicolor, multirracial, con un nivel de consolidación cultural muy alto pero aún negros, blancos y mestizos no ocupan un lugar equilibrado incluso dentro del propio proceso de la integración cultural.

El racismo sobrepasa la estructura de clase, la estructura social y el modo de producción

Este movimiento que nosotros al principio no entendíamos, que decíamos que no éramos afrodescendientes, que nos negábamos a que los norteamericanos nos llamaran afrocuban, es una cosa que se ha ido comprendiendo y del que se ha visto el elemento de positividad tan extraordinario que tiene articular nuestra lucha porque nosotros tenemos experiencias que aportar, aunque solo sea que ni en un proceso de construcción socialista es posible acabar con el racismo, porque el racismo sobrepasa la estructura de clase, la estructura social, el modo de producción; el racismo es un monstruo con miles de tentáculos que sencillamente cuando usted le corta uno, otro asume el papel del que no está; es un fenómeno muy difícil de desarticular y de derrotar, y hay que hacerlo con inteligencia.

Nosotros podemos demostrar que no es suficiente acabar con el capitalismo para acabar con el racismo. Cuando en 1886 se abolió la esclavitud, aunque no existía oficialmente, siguió. El racismo no se va a abolir, todo lo contrario, lo que ocurrió en nuestro país fue que en años promisorios de desarrollo, se ocultó, y emergió luego en medio de la crisis. No podemos pensar que ha desaparecido, está en nuestras mentes, en nuestra formación y en nuestra cultura.

Todavía no se habla del color en nuestras escuelas, ni se estudian los problemas de la racialidad en las universidades; aún no existe una articulación intelectual investigación-medios, esa que tiene que existir para que un tema avance desde el punto de vista social a partir de que tiene una base científica que lo estudia, una persona preparada que lo conoce y un medio que lo divulga, y hace mucha falta.

Tenemos que seguir avanzando en este sentido porque es algo que ya afecta la consolidación del proyecto social de la Revolución, que es un proyecto de igualdad y de equidad; hasta en términos elementales no tomábamos en cuenta el color de las personas y se sabe incluso que hay enfermedades que atacan más a los negros que a los blancos.

Tenemos aún muchos prejuicios, muchos problemas, que 53 años de Revolución, por muy radical que haya sido ― y yo creo que lo fue, a pesar de los problemas que tenemos ahora ―, no son suficientes para extirpar del cuerpo social un fenómeno que existe hace más de 500 años, y es extraordinariamente importante combatir con todas las armas culturales, educacionales, ideológicas, políticas y sociales contra él, porque está en una circunstancia en la cual amenaza con reinstalarse en la macro conciencia de la sociedad cubana.

La importancia de la información y la comunicación

Una de las cosas que yo planteé en el encuentro fue la necesidad de intercambiar información, porque conocer otras realidades aporta experiencias y nosotros podremos aportar, pero ¿cuántos no podrán aportarnos las suyas?; por tanto, el intercambio informativo es esencial.

Nosotros tenemos en Cuba un problema con el censo, incluso en IPS acaban de sacar una entrevista en la que yo le hago una crítica; el censo recoge tal por ciento de blancos, tal de negros y tal de mestizos, a nivel macro, pero lo que hace falta saber es cuántos negros hay en Güines, cuántos están desempleados, cuántos tienen nivel universitario, cuántos no, eso es importante porque nosotros tenemos que construir este país sobre la base de una política social científica donde puedas decir: “allí es donde está la pobreza, la desigualdad”. Por eso Fidel mandó a hacer investigaciones y se le preguntaba a las madres si los niños tenían padres, si había televisor en la casa, si tenían juguetes, si le alcanzaba el dinero para comprar la cuota, porque él se dio cuenta que empezaron a emerger cosas que pensábamos que no existían.

Sí queremos de verdad construir una sociedad de equidad, la estamos construyendo en un país pluriracial y pluricolor, y eso no es simplemente un problema de color de la piel. Cuando usted no tiene en cuenta la variable color de la piel está votando al cesto de la basura 500 años de historia, porque a los negros, blancos y mestizos no les tocó el mismo lugar en el proceso de construcción de esta sociedad y eso se ha arrastrado de generación en generación y es algo que se observa en los barrios, ¿quiénes son los que viven en peores condiciones, o están más veces presos?

Cuando comenzó el período especial yo tenía un aula de 70 estudiantes, de los cuales 14 eran negros y quedaron solo 7, que eran etíopes; los negros cubanos habían tenido que salir del aula a buscar trabajo porque son los que más cerca están de la pobreza, del delito, del mal vivir; no basta con que vivan en el mismo barrio y vayan a la misma piscina, no es suficiente, eso se arrastra.

El primer trabajo de investigación que yo hice fue sobre la entrega de casas a familias de barrios marginales, a las que se les dieron formidables apartamentos y cuando a los dos años regresamos, habían vendido los herrajes y los marcos de las puertas, criaban puercos en las bañaderas; no es un problema solamente de condiciones materiales, es que cuando usted es una persona educada, aprende a aprovechar mejor lo que tiene, vive mejor, mejor educación es mejor vida, aunque usted no gane más salario.

Autoreconocimiento

Tenemos otros problemas, como la cantidad de negros que no se autoreconocen como negros, porque heredamos el fenómeno del blanqueamiento. En el siglo XIX el hacendado blanco que tenía un hijo con la criada negra le compraba el título de blanqueamiento, mire usted qué hipocresía esa. Quiere decir que arrastramos muchas cosas que no son propiamente de nivel material ni económico, sino que son elementos de la cultura, a la que a veces la gente no le presta la debida atención y la cultura se materializa en un modo de vida y en actitudes.

Hay muchas personas que no tienen conciencia de lo que es ser racista

Si a un cubano usted le dice que es machista lo toma como un chiste, pero si le dice que es racista, no lo acepta; porque todo el mundo sabe que es una actitud que demerita. Pero hay muchas personas que no tienen conciencia de lo que es ser racista. En general, cuando yo hablo de racismo no es un problema de los blancos; originalmente fue de blancos contra negros, pero al pasar de los años el negro reaccionó contra eso y se volvió racista.

En nuestro país hoy el racismo no es un problema solo de negros, es de toda la sociedad, es decir, es una disfuncionalidad social; o sea, que las cosas no funcionan de acuerdo a las reglas.

Hay muchas personas que no tienen conciencia de que son racistas, y no porque sean malas personas, es que no ha habido en Cuba un proceso que las ayude a adquirir esa conciencia. En Estados Unidos los negros sí tienen una conciencia de color y de racialidad, pero en este país no, porque el racismo entre nosotros es diferente. Digamos, la colonización española no fue igual que la colonización inglesa ― que fue de apartheid ―, y la colonización española aceptó un poco más al negro, porque tampoco eran blancos, ya que con 800 años de colonización árabe no podían serlo, aunque no reconocen sus ancestros africanos.

Pudiera parecer que en Cuba las cosas son más fáciles

El miedo al negro existe, eso viene porque es la actitud ante el otro, es como se forma el estereotipo; tú tienes que aceptar al otro, pero eso es un proceso de aprendizaje, de educación. En medio de esas circunstancias mucha gente no entiende al otro, es una actitud ante el otro y muchas veces las personas desarrollan un miedo determinado; y si ese proceso está ligado a que esa persona de otro color compite contigo en algo, eso se exacerba. Hubo un momento aquí en que nosotros no teníamos ese problema, porque todos los que estudiábamos en el aula universitaria cuando nos graduábamos teníamos una boleta de ubicación; pero el problema empezó a emerger ahora en que cada uno tiene que ir a buscarse trabajo, y el racismo es también un instrumento de poder para demeritar al otro y que no te pueda hacer competencia.

Es un fenómeno con muchas aristas, muchas de las cuales a veces nosotros ni conocemos y que no son iguales en todas partes. En Cuba el racismo no se aprecia con facilidad, es más difícil porque no se manifiesta claramente y ves mucha confraternidad y solidaridad entre las personas, pero eso no quiere decir que no tengan prejuicios raciales; sí los tienen, pero más ocultos, y los sacan cuando se presenta la circunstancia. Es un proceso bien complejo, delicado, no es solamente que el negro y el mestizo estén económicamente igual que el blanco, no basta; la igualdad económica no es suficiente, no elimina el racismo. En Estados Unidos hay negros millonarios que viven en los barrios buenos de los blancos y son tan discriminados como cualquiera.

Son procesos muy complejos contra los cuales hay que luchar; la discriminación nuestra es por el color que lleva implícito un conjunto mayor de subjetividades. Pudiera parecer que en Cuba las cosas son más fáciles, pero no es así porque es una cuestión de sutilezas que no se pueden identificar tan fácilmente. Estos fenómenos nos demeritan, nos hacen retroceder hacia los peores lugares, son cosas con las que tenemos que acabar para que esta sociedad se desarrolle sobre la base de un proyecto social que deje todos esos lastres atrás.

7-O: Encrucijada socio-electoral en Venezuela



Aligi Molina

El próximo 7 de octubre se celebrarán en Venezuela elecciones presidenciales para elegir a quien será jefe del gobierno y del Estado entre 2013 y 2019. Hasta siete candidatos se presentan a las elecciones [1], que están naturalmente centradas en la confrontación entre las propuestas del presidente Chávez y las del candidato del frente unitario de la derecha, Henrique Capriles Radonski.
Entre los otros candidatos se encuentra también el líder sindical Orlando Chirino, quien apoyó al gobierno de Chávez entre 1998 y 2006 y que ha asumido desde entonces una posición más sectaria de aislamiento, al considerar de forma legítima aunque abierta a debate a nivel táctico, “la necesidad de reconstruir la alternativa socialista en Venezuela y romper la polarización” [2].

El expolio de los gobiernos del FMI

En su contexto institucional, lo que está claro es que estas elecciones son un momento clave del proceso de rebeldía del pueblo venezolano, que se iniciara hace ya varios años sobre todo con la respuesta popular de rechazo, mostrada entre 1989 y 1992, al ahogo que se venía imponiendo desde el FMI a través de sus conocidos programas de ajustes macroeconómicos que hoy se conocen con especial cercanía y dureza en la periferia europea.
Venezuela, ya desde los años 60, ha sido uno de los mayores exportadores de petróleo del mundo, uno de los países más ricos del planeta y a la vez uno de los más pobres y uno de los más violentos, tanto en un sentido estructural como en su consecuente expresión de delincuencia y criminalidad. Ha contado, por ejemplo, con el ingreso per cápita más alto de América Latina. Una gran riqueza que los gobiernos de turno se preocuparon por repartir en muy pocas manos. Su distribución estuvo siempre caracterizada por abrir un abismo que mantenía a las mayorías en la miseria. Ya afirmaba Galeano en 1971 que “en proporción a la cantidad de habitantes, ninguna otra nación del mundo bebe tanto whisky escocés” como lo hacía Venezuela [3]. El saqueo de las arcas públicas hizo crecer una deuda absolutamente ilegítima con la que la banca y la oligarquía venezolana se llenaron los bolsillos.

Logros y problemas de la gestión de Chávez

Aunque es cierto que esa realidad se ha ido transformando, también es cierto que existe un importante desafecto por la lentitud con la que llegan algunos de esos cambios. Según datos de ONU-Habitat publicados en agosto de 2012 en el Informe sobre el Estado de las Ciudades de América Latina y el Caribe [4], en lo que a desigualdad se refiere, Venezuela se presenta como «el país con menos inequidad de ingreso» de América Latina y el Caribe, con un índice de Gini de 0,41. Estados Unidos y Portugal contaban para 2009 con un 0,38 en este indicador. Según el mismo informe el porcentaje de población urbana en situación de pobreza e indigencia se ha visto reducido de un 49% en 1999 a un 28% en 2010.
Además de la reducción de la pobreza y de la pobreza extrema, desde 1999 el gobierno bolivariano ha dado respuesta, especialmente a través de las Misiones, a las urgentes deficiencias estructurales existentes en los sistemas de salud y educación [5]. Además de otros logros como el crecimiento continuo de la economía y la reducción de la deuda, por otro lado es cierto que el gobierno de Chávez ha mostrado limitaciones en los avances en bienestar que procuran las mayorías sociales.
La mayor parte del desafecto existente hacia el gobierno, que no reside únicamente en la oligarquía sino que alcanza también amplios sectores de clases medias e incluso de trabajadoras y trabajadores, se centra muy particularmente en el problema de la inseguridad, y se extiende también a la corrupción en el aparato estatal, a la falta de democracia interna en el PSUV (que carece de independencia y es un instrumento burocrático gubernamental) y el verticalismo en la adopción de las decisiones [6].
El problema de la inseguridad resulta vital en la inclinación que pueden tener algunos sectores menos politizados de la población venezolana a la hora de elegir. La inseguridad es una característica de la violencia estructural que ha sufrido América Latina durante décadas y que sigue sufriendo que se vive con especial dureza en Venezuela. Un problema multifactorial de una profunda complejidad que en los últimos años el gobierno ha intentado atajar a partir de medidas como el control de armas o la concienciación ante situaciones de riesgo.
En cuanto a la cuestión de la democracia interna del PSUV existen críticas en torno a la burocratización del partido, lo que ha llevado a la formación de una nueva burguesía de partido interno a través de la corrupción y del uso del Estado para el beneficio propio en algunos dirigentes. Lo que algunos han venido a llamar la boliburguesía.
Ya sobre el problema de la burocratización del partido advertía el propio Chávez a los Consejos Comunales y al PSUV en julio de 2009 [7] haciéndose eco de una carta que escribió Kropotkin a Lenin ya en marzo de 1920, cuando el primero ya observaba el avance de la burocracia en Rusia [8]:
«Sin la participación de fuerzas locales, sin una organización desde abajo de los campesinos y de los trabajadores por ellos mismos, es imposible el construir una nueva vida. […] En el momento actual, son los comités del partido, y no los soviets, quienes llevan la dirección en Rusia. Y su organización sufre los defectos de toda organización burocrática».

La derecha reaccionaria: el frente de Unidad

Por su parte, la oposición se presenta a través de un histórico frente de Unidad pro capitalista. La derecha pro estadounidense no ha tenido más remedio que hacer esfuerzos por acercar la imagen de Capriles a la de Chávez, asumiendo algunos rasgos populistas tanto en el discurso como en su forma de vestir y gesticular. Los intentos por enmascarar su candidatura en algo que no es han llegado hasta el extremo de invitar en su campaña a votar “abajo y a la izquierda”, lugar donde se encontrará en la boleta electoral una de las casillas con el rostro de Capriles, en este caso en representación del partido de la derecha liberal Primero Justicia [9].
La campaña electoral está siendo convulsa, como cabía esperarse, teniendo en cuenta lo que las venezolanas y venezolanos se están jugando en el proceso. Entre los acontecimientos más remarcados se encuentra el incidente del Complejo Refinador de Amuay una de las refinerías de petróleo más grandes del mundo que controla la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) donde murieron al menos 48 personas al generarse un incendio y una explosión de gran magnitud, el pasado 25 de agosto. Por otro lado, también ha formado parte de la campaña un escándalo de soborno por parte de un diputado del partido de Capriles, Juan Carlos Caldera quien aparece en un vídeo de cámara oculta, hecho público por el PSUV, que lo ha llevado a ser excluido de la campaña.
Lo cierto es, en cualquier caso, que el partido de la Unidad de Capriles es el representante venezolano de lo que Pablo Iglesias ha venido a llamar el Partido de Wall Street [10], un partido con una profunda y universal conciencia de clase y que abarca posiciones abiertamente fascistas como la de uno de sus dirigentes Ricardo Koesling [11]. A pesar de esto, es evidente la necesidad que tiene el partido de la Unidad de presentarse con una falsa máscara de partido de izquierdas que mira por los intereses de las mayorías. Sus intereses y los de las mayorías empobrecidas venezolanas, sobra decir, no coinciden en ningún aspecto.

Las encuestas y el después

A nivel institucional las elecciones del 7-O representan un dilema crucial, como apunta Roland Denis. Lo que viene a decidirse tiene que ver con la “situación interna del aparato de Estado, y es que se decide entre reelegir a Chávez en la presidencia o hundirnos en lo que sería el horror de la vuelta al coloniaje oficializado y el neoliberalismo programático” [12, 13, 14]. De hecho, así lo reconocía y criticaba a su propio partido el diputado opositor William Ojeda: "Los demócratas de Venezuela no aceptamos agendas ocultas, trasnochos economicistas, ni obsesiones neoliberales", en referencia al programa que había hecho público su partido, el de Capriles. El diputado opositor agregaba "No estamos de acuerdo para nada con paquetes de medidas con pretensiones de ajustes macroeconómicos que avanzan desde una perspectiva ortodoxa y dejan de lado a la gente. Quienes pretenden hacer del pueblo apenas una estadística en una fría hoja de cálculo se equivocan".
Al margen de un esperado grito de “fraude” que pueda hacerse desde la derecha para desestabilizar, no parece en principio según las encuestas y los analistas que deba haber sorpresas.. La encuestadora GIS XXI da, en sus diversos escenarios, una ventaja mínima de 10 puntos a Chávez sobre el candidato de la derecha. Por su parte, la empresa Datanalisis asegura que Chávez aventaja al líder opositor por 14,7 puntos [15].
Ahora bien, la lucha real y profunda por el avance de la justicia social y del poder popular tendrá lugar a partir del 8 de octubre no solo para frenar los intentos desesperados que pueda asumir la derecha para retomar el poder del modo que sea sino también, y principalmente, en el seno mismo del chavismo. Tendrá que ver con las posiciones que adopten las verdaderas revolucionarias y revolucionarios venezolanos en la construcción de la alternativa desde abajo y en el empoderamiento de las mayorías.

Fuentes

[1] Consejo Nacional Electora: Candidatas y candidatos a la presidencia de la República http://goo.gl/5VnGB
[2] Entrevista a Chirino: La política del gobierno es anti obrera http://goo.gl/BS7DV
[3] Galeano, E. (1971). Las venas abiertas de América Latina. Madrid: Siglo XXI.
[4] ONU-Hábitat (Agosto, 2012). Estado de las Ciudades de América Latina y el Caribe: Rumbo a una nueva transición urbana. Disponible enhttp://goo.gl/WVAzg
[5] Logros de la Revolución Bolivariana. Razones para votar por Chávez el 3 de diciembre http://goo.gl/NqXca
[6] Almeyra, G. (2012, septiembre 10). Venezuela ante las elecciones http://goo.gl/fPcdW
[7] Chávez lee carta de Kropotkin http://goo.gl/vMIVX
[8] Kropotkin, P. (1920, 4 de marzo). Carta a Vladimir Illich Lenin http://goo.gl/gwZjX
[9] Consejo Nacional Electoral: Boleta electoral 7 de Octubre de 2012 http://goo.gl/LDnH7
[10] Iglesias, P. (2012): 15-S: El Partido del Pueblo frente al Partido de Wall Street http://goo.gl/CisA0
[11] Ricardo Koesling amenaza con matar chavistas el 7-O cuando Capriles sea presidente
http://goo.gl/AAgfW
[12] Denis, R. (2012, agosto 30). Amuay, Conspiración, Campaña http://goo.gl/hSWMe
[13] El paquete neoliberal de Radonski quedó al descubierto http://goo.gl/SF50j
[14] Difunde la verdad: el paquetazo neoliberal http://www.youtube.com/watch?v=LzPK-wD-KI8
[15] Datanálisis da 14,7 puntos a Chávez sobre Capriles http://goo.gl/NIX94
Aligi Molina (@elindignado) es militante de En lluita / En lucha

INDEPENDENCIA Y FEDERALISMO.


Paco Frutos-
ELEMENTALES IDEAS SOBRE SECESIÓN Y FEDERALISMO.
Cuando las cosas importantes han cogido un rodaje irreversible y pueden repercutir de manera significativa sobre la vida colectiva, vale más decir lo que se piensa con claridad y no mantener ninguna ambigüedad ante la permanente y eterna ambigüedad a la que nos tiene acostumbrados Convergència Democràtica de Catalunya o Rajoy y su equipo.
Empiezo diciendo que la independencia de Catalunya en relación al Estado español encierra, en mi opinión, un grave peligro para Catalunya y para España, por lo cual llego a una primera conclusión: mejor no ensayarlo. El problema gordo, de fondo, afecta a la economía, al comercio, a las relaciones humanas, sociales y de mutua solidaridad con el conjunto de gentes que viven en la piel de toro (la pell de brau), que escribió Espriu. No se debiera despreciar esta larga y conflictiva historia en común con banalidades a lo Artur Mas o al estilo de otros dirigentes de CIU y del independentismo, que afirman con énfasis que Catalunya ya vende más del 50% fuera de España. Este estilo peseteril de feriante no debería ser ninguna referencia seria para abordar el problema. En la entrevista que le hizo TV3 a Mas, a casi un mes del 11 de septiembre, el sí pero no, el no pero sí, volvió a ser la tónica. Como yo preferiría llegar a un sólido acuerdo de futuro que cierre de una vez por todas esta situación y nos permita gastar las energías en cosas mucho más importantes para la vida de la gente, de Catalunya y del resto de España, le hubiese agradecido a Mas claridad. Sí, ya sé que hay elecciones, pero aún así. La honradez política siempre da más credibilidad a ésta que el doble lenguaje.
Volviendo al propósito inicial, y dejando claro que estoy contra la independencia, paso a hablar de federalismo. Durante un largo período este sólo era citado esporadicamente por el PCE y por IU y algún que otro pequeño sector de la sociedad. El PSOE lo tenía para designar a sus órganos de dirección "federales". Y poca cosa más. Los que defendíamos el federalismo argumentábamos que era la mejor forma de culminar satisfactoriamente el Estado de las autonomías, que ya había avanzado mucho en sentido federal y en algunos aspectos lo había culminado. 
El federalismo en España sería el reparto del poder y la integración política entre todos los que forman parte del Estado actual de las autonomías. Este Estado federal debe ser contemplado en una nueva Constitución, fruto de un acuerdo político sin ambigüedades, a refrendar por el pueblo español, según el artículo 168 de la Constitución actual. Esa futura Constitución establecería los estados miembros y las competencias de cada uno, dispondría de un órgano jurídico independiente para dirimir conflictos y de un sistema de financiación claro y concreto de la Federación y de los diversos estados. Todo esto estaría encaminado a un funcionamiento más eficaz para el ciudadano, a la plena integración política que garantice la diversidad y el autogobierno, y a ver la mejor manera de ejercer las competencias por el poder central y por los estados miembros. En este proceso, lo que yo intento representar y yo mismo, defenderíamos que este Estado federal fuera republicano, la IIIª República, con el más profundo sentido social, para entendernos, de orientación socialista. Naturalmente, aceptaríamos la decisión popular libremente expresada.
Yo me considero un apátrida cuando las patrias, las más grandes o las más chicas, sirven para envolverse en una bandera detrás de la cual hay intereses y se manipulan sentimientos y sirve para atizarse con ella, a veces hasta la muerte. Soy patriota de esta nueva patria a construir sin las tutelas y dependencias del pasado de opresión, y acarreando hacia ella todo el rico bagaje de la unidad y de la solidaridad de clase y democrática que construimos en circunstancias muy difíciles y que continúa construyéndose hoy en los centros de trabajo y de estudio y en las calles y plazas de toda España, contra las políticas que saquean a la mayoría de abajo para mantener los privilegios de la minoría de arriba. 
Defiendo el patriotismo cuando la patria es para defenderse del expolio y la servidumbre (Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia....) y para garantizar la independencia y abrir un proceso de unidad popular como está sucediendo en América Latina frente a las políticas imperiales de EEUU y Europa. 
Termino con el 11 S: espero que aquella fiesta, que algunos/as encontraron tan bonita, no sirva para pasar página y echar a la papelera las denuncias contra los recortes y los responsables directos de ellos, en Catalunya y en toda España,  y las reivindicaciones para hacer frente desde la izquierda a los problemas reales y solucionarlos para evitar más sufrimientos y dramas sociales.http://franciscofrutos.blogspot.com.es/2012/10/independencia-y-federalismo.html