2 de diciembre de 2012

La calle despierta


Cristina Galindo / J. A. Aunión (El País) 
El ambiente era inflamable y la chispa ha saltado. Los trabajadores de la sanidad, la educación, los jueces, los activistas antidesahucios... La duración y profundidad de la crisis económica ha empujado a miles de ciudadanos a tomar la calle y muchos están convencidos ahora de que la protesta sí que sirve. La insistencia de los profesionales de la medicina ha logrado que la Comunidad de Madrid haya aceptado repensar su plan de transformar el hospital de La Princesa en un centro para mayores, mientras cientos de personas han paralizado decenas de desahucios y han pasado por encima de la banca para cambiar algunas reglas. La protesta, según los expertos, va a ir a más.

Si hace unos meses los ciudadanos se mostraban indignados pero no acababan de movilizarse, ahora han despertado del todo. “La chispa está saltando por sectores”, afirma José Félix Tezanos. Este catedrático de Sociología de la Uned ya vaticinaba en abril de 2011 en este mismo periódico lo que estaba por llegar: había un caldo de cultivo de paro, falta de expectativas y recortes (que empezaron con el anterior Gobierno socialista en 2010) que podía estallar en cualquier momento.

Los ex ministros de Aznar se aferran al dinero público


Ana Pardo de Vera ( Público)
Haber sido ministro de los dos gobiernos de José María Aznar es una valor añadido a la hora de elaborar un currículo y, sobre todo, a la hora de encontrar trabajo y rascar complementos salariales de los Presupuestos Generales del Estado. El PP siempre procura buscar salidas más que dignas a sus ex altos cargos si así lo desean y la lista de ex ministros del hoy presidente de FAES da prueba fehaciente de ello.

Las excepciones las constituyen nada más que cinco ex ministros de los 34 que conformaron los gabinetes de Aznar (15,7%), cuyos ingresos proceden únicamente de la actividad privada y están completamente desvinculados de la política. Es el caso de Eduardo Zaplana, exministro de Trabajo, y actualmente delegado para Europa de Telefónica ; de Juan Costa, ex ministro de Ciencia y Tecnología, que abandonó la actividad pública para integrarse en 2010 en la división internacional de Ernst&Young ; de Pío Cabanillas, ex ministro Portavoz y actualmente Director General de Imagen Corporativa y Marketing Global de Acciona; de Anna Birulés, ex ministra de Ciencia y Tecnología y hoy consejera de la empresa de acero Irestal, y de Manuel Pimentel, el único ministro de Aznar (Trabajo) que dimitió y que dejó el PP en 2003 por la actividad privada editorial, literaria, histórica y cultural.

Euskal Memoria refiere más de 9.600 casos de tortura en los últimos 50 años


Ramón Sola (Naiz)
Cuando la fundación Euskal Memoria comenzó a documentar el tema de la tortura en Euskal Herria en los últimos 50 años, contaba con tres denuncias de vecinos de Oñati, por citar un ejemplo ilustrativo. Sus colaboradores acudieron a certificarlos y, tirando del hilo, hoy es el día han aflorado 53 testimonios más solo en ese pueblo. Por eso, su tercer trabajo, que verá la luz mañana, seguramente no sea más que la punta del iceberg de una realidad que casi nunca fue noticia. Y, sin embargo, a la vez supone sin duda el estudio más amplio, documentado y actualizado sobre este «túnel» del que «aún queda trabajo para salir».

«Pegarme, sí, me pegaron en Iruñea, en Gasteiz y en Donostia también, pero por suerte, lo que es tortura no», explica en el libro uno de los vascos detenidos en los años 70. Son muchos los que ahora empiezan a darse cuenta de que sí, fueron torturados, y pueden contarlo. Así ocurrió en Eibar, en una charla en febrero en la que Euskal Memoria comenzó a difundir el trabajo que ahora toma cuerpo en un libro. Tras las explicaciones de los miembros de la fundación, una persona de edad avanzada tomó la palabra para revelar su caso, y luego otra, y luego otra...

Hayedo sí, cantera no


Gotzon Aranburu (Naiz)
¿Beneficio rápido o protección de la naturaleza? Es un dilema que se presenta frecuentemente y origina posturas enfrentadas entre los afectados. Una iniciativa novedosa, como es la reproducción del ‘Guernica’ de Picasso pintado en un bosque de hayas, ha sacado a la luz pública uno de estos conflictos, provocado por la intención de la empresa Magnesitas de Navarra (Magna) de abrir una cantera en los montes de Zilbeti.


La historia viene de atrás, de hace cinco años, cuando Magna intentó iniciar la extracción de magnesita en Erdiz (Baztan), proyecto que se encontró con la oposición mayoritaria de los vecinos y que en actualidad se encuentra aparcado. Frenada en Baztan, Magna, que posee una planta de procesado de magnesita en la localidad de Zubiri, con más de un centenar de trabajadores en plantilla, ha puesto ahora sus ojos en Zilbeti, concretamente en el subsuelo del hayedo de Antzeri.