27 de diciembre de 2012

Traficantes de Sueños publica "El kit de la lucha en internet", de Margarita Padilla

TerceraInformación
Pocas dudas caben ya de que Internet se ha convertido en un terreno de batalla crucial para el futuro del desarrollo de la crítica, la transformación y los propios movimientos sociales. A partir de algunas de las principales propuestas ciberactivistas que se han desarrollado en los últimos años como WikiLeaks, Anonymus o Hacktivistas, este libro apuesta por la libertad en Internet, la lucha contra la censura y la falsa escasez de los bienes inmateriales.

Libertad para Alfon y Herrira, el comienzo de la solución

Alba Pedregal
Ante el auge de los movimientos sociales, la represión está aumentando en gran medida, tanto en los derechos y libertades comunes como en la de las personas que se encuentran en prisión. Por ejemplo, a través de la aplicación del régimen F.I.E.S- Ficheros de Internos de Especial Seguimiento- sin tener en cuenta que hay psiquiatras que afirman que este régimen puede causar trastornos irreparables.

Un régimen que la administración penitenciaria española está aplicando incluso a personas en prisión preventiva, como el joven madrileño Alfonso Fernández, Alfon, detenido cuando acudía a un piquete en la huelga del 14N junto a su novia, y encarcelado en Soto del Real, al que se ha aplicado el FIES 5 y cuya situación se está conociendo gracias a la campaña desarrollada por su madre, que, en reciente rueda de prensa, aseguró que tiene intervenidas todas sus comunicaciones, y recordó que la Delegación del Gobierno en Madrid ha prohibido una marcha hasta el centro penitenciario de Soto del Real que se iba a celebrar el domingo 16 de diciembre, por haberse comunicado nueve días antes en lugar de los diez reglamentarios.

2012 Iba a ser el año de la recuperación, pero ha acabado siendo el de los recortes generales y sin discreción

Ibai Fernandez/JAVIER ENCINAS
CONSUME sus últimas horas un año que pocos echarán de menos, pero que en la memoria colectiva perdurará como aquel en el que los cimientos del Estado de bienestar temblaron de forma definitiva. Se cumplen 12 meses desde que el Gobierno de Rajoy llegara a La Moncloa. Lo hizo con una anunciada agenda de reformas que no ha sido sino un continuo recorte de gasto, aplicado con calculadora, con el objetivo ya constitucionalizado de la estabilidad macroeconómica.
Con el manido argumento de que la Administración no puede gastar un euro más de los que ingresa, la austeridad se convirtió un dogma priorizado ante cualquier otro. De ahí vinieron luego subidas de impuestos (primero IRPF, luego IVA y otros con forma de tasas universitarias, sanitarias o judiciales después); la reforma laboral que facilita el despido y fulmina los convenios colectivos y los recortes de personal en colegios y hospitales.