25 de enero de 2013

Amnistía Internacional entrega 60.000 firmas contra los abusos policiales

Luis Giménez San Miguel (Público)
El exceso de uso de la fuerza por parte de los agentes antidisturbios y la impunidad con la que estos actúan ha vuelto a ser denunciada por Amnistía Internacional. Este jueves, una delegación de la plataforma ha ido al Ministerio de Interior para entregar más de 60.000 firmas para pedir al Gobierno que investigue los abusos cometidos en las cargas policiales que se produjeron al final de la manifestación del 25 de septiembre en los alrededores del Congreso de los Diputados. También ha solicitado una reunión con los responsables políticos para abordar este asunto.


Ese día, "se golpeó con porras a manifestantes que ejercían su legítimo derecho a protestar y se dispararon pelotas de goma con lanzaderas de forma horizontal, incumpliendo marcan las normas internacionales de uso de material antidisturbios", ha detallado a Público el director de AI España, Esteban Beltrán, a las puertas del Ministerio.
También ha recordado las cargas que tuvieron lugar en el interior de la estación de Atocha, en las que su organización "ha documentado que se golpeó a manifestantes y viajeros que no suponían ninguna amenaza". Ese día se registraron más de 60 heridos, entre los que también había policías.
A este respecto, hace unos días la Delegada de Gobierno de Madrid, Cristina Cifuentes, afirmó que "la Dirección General de la Policía abrió una investigación interna sobre la actuación policial en Atocha de cuyo resultado le podrá informar en el Ministerio del Interior". Y añadió que no le constaba "ningún expediente disciplinario" abierto a ningún policía, lo que exonera a todos los agentes que cargaron contra manifestantes. Entonces, ante la presión social y mediática, Interior aseguró que se abrirían investigaciones sobre estos hechos. Sin embargo, cuatro meses después todavía no se conoce ningún resultado de dicha investigación. Tampoco los jueces han dado respuesta a la querella que presentaron varias víctimas de la actuación de las UIPs.
También esta plataforma ha vuelto a denunciar que los agentes antidisturbios no llevan las identificaciones correspondientes en estos casos. "Cuando hay una investigación el problema es que los agentes nunca van identificados de forma visible, por lo que el juez no puede hacer nada", se ha lamentado Beltrán. Una una circular del Ministerio de Interior del año 2007 establece que los agentes de la UIP han dellevar siempre el número visible.

Amnistía hace una recomendación clara a España: "No golpeen a manifestantes". Y para que esto se cumpla piden tres medidas al Gobierno de Mariano Rajoy. La primera pasaría por hacer visible la identificación de los agentes, tal y como manda la ley y al igual que ocurre en otros países de la zona. "Si van identificados, el policía que tiene la tentación de cometer un abuso sabe que puede ser reconocido y llevado ante el juez", ha dicho Beltrán.
Junto a Grecia y Rumanía, España es uno los países donde más abusos se han cometido en lasmanifestaciones contra las medidas de austeridad. "Especialmente preocupante es la violencia ejercida contra periodistas", ha reconocido Beltrán. Sin embargo, no limita la denuncia a estos tres países, "claramente es una tendencia europea el uso excesivo de la fuerza". 


En el comunicado que ha emitido AI también se hacen eco de las declaraciones que hizo el pasado mes de octubre el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, sobre la próxima Ley de Seguridad Ciudadana y la prohibición de la difusión de imágenes de agentes ejerciendo sus funciones. Dos días después, recuerdan, Jorge Fernández Díaz también aseguraba que "el ordenamiento jurídico debe encontrar los mecanismos para conseguir que el respeto del derecho a la libertad de expresión no sirva nunca de parapeto para atentar contra el honor o poner en peligro la seguridad e los ciudadanos".



También ven indispensable que existanmecanismos de investigación independientes, como ya los hay en países como Reino Unido u Holanda. De esta forma un nuevo organismo podría registrar las acciones policiales y poner las pruebas directamente disposición dle juez en el caso de que se hayan producido cargas. Esta es una recomendación también del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura.
Y, en tercer lugar, reclaman la existencia de unprotocolo de uso de la fuerza en manifestaciones, que pueda regular el material antidisturbios y la forma que tienen los agentes de utilizarlo. En este sentido, Amnistía está investigando también las baras extensibles, no reguladas, que se ha visto utitilizar a policías infiltrados en movilizaciones recientes. 
El 25 de octumbre pasado la organización presentó el informeActuación policial en las manifestaciones en la Unión Europea,denunciado expresametne el caso de España. En la rueda de prensa, Eva Suárez-Llanos, directora adjunta de AI en España, pidió a los gobierno que dejen "de recurrir a la fuerza si no es estrictamente necesaria y llevar las investigaciones de los abusos policiales hasta el final".
También ven preocupantes las declaraciones de Cristina Cifuentes en Radio Nacional de España, cuando sugirió la posibilidad de "modular el derecho de manifestación".  
En este sentido, la plataforma buscará en la reunión solicitada a Interior la confirmación de los cambios en la Ley. "Limitar el derecho a la libertad de información -aseguran en el comunicado- podría incrementar el clima de impunidad que actualmente rodea las agresiones policiales".