6 de enero de 2013

Críticas al lavado de cara del Rey en TVE

Público
Los partidos de la izquierda parlamentaria han arremetido este sábado con dureza contra las declaraciones que pronunció ayer el rey durante la entrevista que concedió en exclusiva a TVE, y en la que se evitó abordar cualquiera de las polémicas que ha afectado a la corona en los últimos meses. El más crítico ha sido el portavoz de ERC en el Congreso, Alfred Bosch. El dirigente republicano ha censurado que Juan Carlos de Borbón arremetiera sutilmente contra el proceso soberanista que se ha planteado en Catalunya, sin que el propio monarca haya sido elegido por los ciudadanos a través de un proceso democrático.


"¿Cómo una persona condena un proceso que se quiere democrático y decidido por el Parlament cuando no ha sido elegida ni responde ante el parlamento?", se ha preguntado Bosch, en declaraciones a la agencia Europa Press. Y ha querido dejar claro que su partido no renunciará a la consulta soberanista que ha acordado con CiU "porque lo diga un jefe de Estado. Así, el portavoz de ERC ha emplazado al monarca a hacer como la corona británica, que "no dice nada" ante la consulta que harán los escoceses en 2014 para decidir sobre su independencia.

"Que deje de preocuparse de estas cosas y se preocupe de poner orden en su casa", ha pedido, insistiendo en que el rey tiene otras preocupaciones como para hablar de lo que sucede en las urnas. Así, Bosch echó en falta que el rey hablara sobre qué ocurre con la Casa Real y su dinero. Y ha recordado la imputación de Iñaki Urdangarín, y sus negocios, ya que cree que es lo que interesa a la gente.

En la misma línea se manifestado el diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares, que ha considerado que Juan Carlos de Borbón ha perdido su oportunidad de "dar las explicaciones que tenía que dar en materia de transparencia", ya que "los principales problemas que han deslegitimado a la monarquía no fueron ni objeto de pregunta". Pero es que además, cree que la entrevista "ha sido un paso en falso, porque el moderador, como dice la Constitución (en referencia al rey), se ha convertido en partidista".

El monarca, a su juicio, "ha adoptado una posición política sobre el debate de las nacionalidades y los procesos soberanistas". "Había dado un paso en falso en Bostuana sobre su representatividad, y ahora ha dado un paso en falso político", señala Llamazares, para quien "no ha sido una entrevista buena, ni para TVE, porque ha tenido un 14% de audiencia, ni para la monarquía".

Para Laia Ortiz, parlamentaria de ICV, la conversación que mantuvo el rey con el periodista Jesús Hermida ha sido "una tomadura de pelo, que demuestra que la Corona está tocada y en decadencia". En su opinión, "la superficialidad de la entrevista, sin profundar en nada y sin entrar en temas de interés, no es propia de un medio público". Además, ha considerado "escandaloso" que RTVE haya dedicado buena parte de su programación a rendir culto al heredero de Franco que se apuntó a la democracia.