30 de enero de 2013

El pacto por el empleo, otra ocurrencia del PSOE


El pacto por el empleo, otra ocurrencia del PSOE


Escrito por Pedro Montes.

Miércoles, 30 de Enero de 2013 00:00



Si los gobiernos del PSOE con Zapatero al frente se caracterizaron por vivir de las ocurrencias, cabe decir lo mismo del PSOE en la oposición con Rubalcaba como dirigente máximo. De repente, sin que nadie lo reclamara, desacreditado por una línea política zigzagueante, desgastado por un pasado ideológico turbio, de pronto, como decía, Rubalcaba, el secretario general, ha sacado de la chistera un conejo formulado en términos de un pacto de estado por el empleo.







Ni en la forma ni en el fondo es posible tomar en serio la propuesta del PSOE.



Arguye Rubalcaba que la situación del paro ha llegado a un punto dramático y a partir de ese dramatismo ve necesario dirigirse al gobierno y a otras fuerzas políticas para alcanzar un acuerdo para combatir el desempleo. Oportunismo puro. El paro lleva tanto tiempo constituyendo un problema social tan grave que resulta tan sorprendente como indignante que sea ahora cuando se cree que ha llegado la hora de intentar darle solución. Son muchos años ya los que las cifras de desempleo han trazado una senda siniestra que, por lo demás, era esperada, por lo que no cabe rasgarse las vestiduras ahora. No olvidemos que antes del ataque salvaje del PP a las garantías y restricciones al despido el pasado año, que mereció una huelga general, fue el gobierno del PSOE el que acometió la penúltima reforma laboral facilitando el despido libre y gratuito, que tuvo también como respuesta otra huelga general.





El PSOE debe, además, tener conciencia de que nadie se va a implicar en serio su propuesta. Si acaso el PP puede aparentar tomarla en consideración para intentar abrigarse del desgaste político, anular la oposición del PSOE e implicarlo en la degradación que está por venir. Pero, fuera de respuesta políticas espurias, todas las fuerzas políticas saben que no hay pacto político por el empleo susceptible de llevarse a cabo en las circunstancias de la economía española.



Aceptada la irreversibilidad del euro (ya veremos) como principio tanto por el PP como el PSOE, y pasivamente por las demás fuerzas políticas y sindicales, endeudada la economía y todos los sectores hasta cotas inmanejables, cercenada la liquidez, aplicándose con dureza el ajuste interno de salarios y dominada la política económica por la austeridad para dar satisfacción a los mercados y los poderes económicos, la pretensión de crear empleo por el acuerdo de los partidos y con compromisos económicos ridículos para la magnitud del problema enfrentado… en un brindis al sol sin base mínima y real alguna.



La situación del paro ha traspasado el carácter dramático para alcanzar el nivel trágico. Pero esta situación no hay voluntad de superarla porque la evolución de la economía, y del paro en consecuencia, está determinada por causas profundas. Sólo removiendo, rompiendo mejor, las ataduras que hacen que no quepa otra política más que la del ajuste y los recortes sería posible a medio plazo acometer el objetivo de recuperar el empleo.



En el marco de unión monetaria, atrapado el Estado en el Pacto de Estabilidad fiscal europeo y endeudado hasta lo impagable, no se puede prever más que un agravamiento del problema del paro, intenso además, a pesar de la destrucción de puestos de trabajo y del desmantelamiento del tejido productivo que ya ha tenido lugar.



No cabe descartar que la nueva ocurrencia de Rubalcaba sea un primer intento por parte del PSOE de formular un pacto de gobierno con el PP para dar respuesta a la insostenible situación del país, por motivos que están en la mente de todos. Puede ser. Cabría pensar en la posibilidad de un gobierno de concentración PP y PSOE para dar una salida desesperada a una situación cargada de tensión social y de problemas políticos, pero ni uno ni otro partido tienen legitimidad, ni autoridad, ni capacidad para resolver las desoladoras y angustiosas condiciones a las que han llevado, ellos fundamentalmente, al país.



PSOE, Rubalcaba, un poco de respeto, por favor.









Pedro Montes es economista y miembro de Socialismo 21.







--------



Fuente: Crónica Popular