25 de febrero de 2013

Deutsche Bank y Allianz tapan sus informes sobre el daño de la especulación alimentaria


Deutsche Bank y Allianz tapan sus informes sobre el daño de la especulación alimentaria

Los analistas de Deutsche Bank y Allianz, las dos mayores entidades financieras de Alemania, han advertido a sus directivos del efecto negativo que tiene la especulación con productos agrícolas sobre los precios que agudiza la crisis alimentaria en muchos países y también encarece los alimentos en los países industrializados. Las cúpulas de las dos multinacionales siempre han negado cualquier efecto nocivo de este tipo de especulación.
Foodwatch, una ONG alemana centrada en la protección de los derechos del consumidor y la calidad de los alimentos, ha publicado este lunes seis documentos de las dos entidades, algunos confidenciales, en las que los expertos del banco y de la aseguradora admiten que la especulación con este tipo de productos financieros “puede tener consecuencias graves para agricultores y consumidores y, en principio, no es aceptable”, según un informe de DB Research del 28 de marzo de 2011. “Cuando los especuladores empujan los precios a un nivel que ya no está en concordancia con los fundamentos, se pueden producir consecuencias muy graves”.
Otra documento de Allianz es algo más cauto. Admite de que “las fuertes variaciones de los precios no se deben solo a factores especulativos, pero éstos refuerzan el efecto”.




Foodwatch acusa a los directivos de las dos entidades de mentir, ya que públicamente siempre han rechazado que el creciente interés de la banca por derivados y otros productos relacionados con la alimentación tuvieran algo que ver con la subida de precios que ha empeorado las hambrunas en muchos rincones del mundo. Ante una comisión parlamentaria del Bundestag, el economista jefe de Deutsche Bank, David Folkerts-Landau, declaró en junio del año pasado que “apenas existen pruebas empíricas que respaldan la afirmación de que la creciente importancia de productos financieros agrarios hayan provocado un aumento de precios o de la volatilidad”. El mismo argumento lo han expresado los principales directivos, Jürgen Fitschen de Deutsche Bank y Jay Ralph de Allianz, en sendos discursos públicos.
“Compañías como Deutsche Bank y Allianz saben exactamente el daño que causan estos productos financieros, pero engañan a la sociedad e incluso mienten a los parlamentarios para seguir haciendo negocio sin escrúpulos en detrimento de la gente que pasa hambre”. Foodwatch exige que los bancos dejen de hacer negocio con productos financieros que especulan con los precios alimentarios.