7 de febrero de 2013

MANIFESTACIONES EL 9 DE MARZO EN BILBO E IRUÑEA Comités de empresas en ERE se unen para rechazar despidos y reformas


GARA > Idatzia > Eguneko gaiak


MANIFESTACIONES EL 9 DE MARZO EN BILBO E IRUÑEA




Comités de empresas en ERE se unen para rechazar despidos y reformas

Trabajadores de una veintena de empresas con expedientes de regulación -pertenecientes a UGT, CCOO, CGT, Independientes, ESK, LAB y ELA- presentaron en Bilbo un manifiesto en contra de los despidos, de las reformas y de las imposiciones y llamaron a participar en las dos manifestaciones que se celebrarán el día 9 de marzo en Iruñea y Bilbo.







Juanjo BASTERRA
BILBO



El primer impacto de la presentación conjunta fue el llamamiento a que otros comités y otras empresas se sumen a esta avalancha sindical «en contra de los despidos, las reformas y las imposiciones de los gobiernos y los empresarios». Todos ellos reclamaron la defensa del empleo en un momento crítico para su futuro, dado que quienes comparecieron se encuentran. o han estado, inmersos en expedientes de regulación de empleo.



Así, todo el abanico sindical reclamó en Bilbo sumar adhesiones porque «la lucha de hoy es el empleo de mañana». Representantes de UGT, CCOO, CGT, Independientes, ESK, LAB y ELA de una veintena de empresa como AENA de Noain y de Foronda, de Alfa, de AP68 de Araba y Bizkaia, de Auzolagun de Bizkaia y Gipuzkoa, la asamblea de trabajadores de Cementos Lemona , Corrugados Azpeitia, Eurest, Fundiciones San Eloy, Incoesa, el comité de Bizkaia de Lanbide, la Mancomunidad de Lea Artibai, Laminaciones Arregui, Holtsa, Panda, Sunsundegui y Odi Bakar demandaron avanzar para hacer frente al poder neoliberal.





Aitzol Oregi, de Cementos Lemona, e Itxaso Viñe, de Eurest, recordaron que en 2013 «la patronal ya nos ha adelantado que recortará más empleo» y admitieron que «sube el desempleo, aumentan los parados sin prestación económica y la situación se hace insoportable. Es de emergencia. Muy grave porque es un problema social de gran envergadura», precisó la representante del comité de Eurest. Los ataques de la patronal y los gobiernos, como explicó Itxaso Viñe, no son solo contra unos pocos trabajadores «sino contra toda la sociedad. Nos condenan al paro, a la miseria y a agotar las prestaciones». Por eso, admitió que los representantes sindicales de comités de una veintena de empresas «hemos decidido unificar la lucha».



En un manifiesto conjunto que leyeron ante los medios de comunicación, recordaron que la situación es insostenible. En 2012 casi 4.500 trabajadores perdieron el puesto por expedientes de regulación de empleo en Hego Euskal Herria y otros casi 7.000 despidos (con datos hasta octubre) fueron por la vía de la conciliación individual.



Itxaso Viñe y Aitzol Oregi recordaron que «expedientes, cierres de empresas, deslocalizaciones, sueldos más bajos por jornadas más largas... el ataque que estamos sufriendo los trabajadores es constante y cada vez más violento. Esto está ocurriendo en todos los sectores: construcción, industria, comercio, hostelería, sector público... En este último, las privatizaciones, además de deteriorar el empleo, ponen en cuestión servicios básicos. Es insostenible».



En vista de esa situación, ambos recordaron -como explica el manifiesto- que «nos hemos reunido trabajadores de distintos comités de empresa, cada uno desde su realidad, porque las luchas que se están desarrollando en nuestras empresas no son, ni deben ser, luchas individuales». Por lo que entendieron que «creemos que todos juntos, cada uno desde su conflicto particular, debemos sacarlos a la calle de forma conjunta».



Pobreza y miseria



Los representantes de todas las centrales sindicales recordaron que «los ataques al empleo y a las condiciones de trabajo son un problema de primera división. Están actuando contra toda la sociedad, porque es a toda ella a la que están condenando a la pobreza y la miseria. Se están viviendo situaciones muy duras en nuestro pueblo».



En el manifiesto critican a los gobiernos, porque hablan «de forma continua y constante» de crear empleo, pero «no se hace una política de empleo efectiva». De hecho, «la situación actual es resultado de políticas que dicta la patronal. Ya sabemos hacia dónde nos dirigimos por ese camino: no a la creación de empleo ni al empleo digno, sino a más paro y pobreza, tal y como ha ocurrido en Grecia».



Denunciaron que la reforma laboral «destruye y precariza el empleo», pero también criticaron que «no hay solución» a través de expedientes de regulación, que se extenderán «al ámbito público». Porque «a la patronal se le ha dado la posibilidad de imponer lo que quiere». Tal es así «que recurre a los despidos en vez de repartir el empleo. Hay que crear empleos nuevos para que todo el mundo pueda trabajar». Por eso, llamaron a otros comités y trabajadores a sumarse a la iniciativa.