19 de abril de 2013

La enésima demanda judicial del sindicato Manos Limpias

Antonio Maestre (Lamarea.es)
El sindicato Manos limpias ha vuelto a ser noticia por la demanda interpuesta el pasado lunes a Ada Colau, portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Esta actuación judicial se sustenta en un posible delito de amenazas y coacciones, y considera a Colau inductora y cooperadora necesaria. La demanda está motivada por la campaña de criminalización contra los escraches iniciada por la PAH para conseguir la aprobación de la Iniciativa Legislativa Popular que intenta solucionar el problema de los desahucios.


Manos Limpias está dado de alta en el registro de asociaciones como “Colectivo de Funcionarios Públicos Manos Limpias”. Sin embargo, su única actividad sindical conocida es la presentación en las listas del colectivo central de sindicatos de funcionarios CSIF en 2007. Manos limpias no tiene ningún tipo de representatividad sindical como organización.

La única actividad por la que este colectivo ha sido conocido a lo largo de su historia, desde su creación en 1995, es por el uso partidista de la Justicia. Su lema es Allí donde exista un delito, debe haber alguien capaz de denunciarlo. A pesar de ello, sus denuncias y querellas trascienden el tema de la corrupción y suelen ir encaminadas a criminalizar actuaciones que contravienen los preceptos de la ideología de la derecha extrema.

Una de sus actuaciones judiciales que más repercusión ha tenido fue su demanda contra el Juez Baltasar Garzón por su intención de investigar los crímenes del franquismo; una demanda que le valió a Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias, ser nombrado Caballero de honor de la Fundación Francisco Franco por sus “servicios en defensa de los ideales del franquismo”.

Han sido muchas y muy singulares las demandas que el colectivo Manos Limpias ha interpuesto en los últimos años. Uno de sus mayores éxitos fue lograr la inhabilitación de Juan María Atutxa por negarse a disolver al grupo parlamentario de Socialista Abertzaleak.

También demandaron a José Luis Rodríguez Zapatero y a Elena Salgado por el desequilibro de las cuentas del Déficit Público en 2011. Asimismo, se han personado en la causa contra Iñaki Urdangarín y los papeles de Bárcenas, y suelen demandar a todo aquel que injurie a la Corona. Además, son habituales las demandas contra todo lo que ellos consideran que atenta a la fe católica, llegando incluso a demandar a un cura por ser homosexual. La última acción judicial, en este sentido, fue a los estudiantes de la Universidad Complutense de Madrid que entraron en la capilla del campus de Somosaguas y, según el escrito de acusación, “hicieron alardes de sus conductas homosexuales”.

Los movimientos sociales como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca también son uno de sus objetivos prioritarios. Junto a ellos han demandado a Nunca Mais, a las Madres de Plaza de Mayo o al Movimiento 15M.

Miguel Bernad, antiguo líder de la extrema derecha
Miguel Bernad Remón, secretario general del colectivo Manos Limpias, es un histórico de los partidos de extrema derecha en España. Bernad fue secretario general del partido ultra Frente Nacional y fue el número 6 en las listas a las elecciones al Parlamento europeo de 1987. Este partido estaba encabezado por Blas Piñar, el nostálgico del régimen franquista que estuvo a punto de reventar el proceso de transición desde sus proclamas en la plaza de Oriente cuando era presidente de Fuerza Nueva.

Miguel Bernad abanderó en 1992 desde el Frente Nacional el proyecto de hacer un frente común con todos los partidos de extrema derecha que había en España. Bernad, que por aquel entonces era el secretario general del partido, pensó en Ángel Matanzos, para el que trabajaba como asesor, como el líder que encabezaría el proyecto. Pero Ángel Matanzos, concejal del PP del distrito centro en el Ayuntamiento de Madrid, rechazó la proposición por “fidelidad” al PP.

Problemas con la justicia
El Sindicato Manos Limpias no está exento de problemas judiciales en su larga campaña de limpieza contra la corrupción. El Tribunal Supremo llegó a pedir que se investigara al colectivo por denuncia falsa en la demanda que el sindicato presentó contra el Juez del Olmo en el proceso de investigación del atentado del 11-M.

Pero el problema judicial más grave es el que tiene pendiente el propio líder de Manos Limpias. Miguel Bernad está imputado por un presunto delito de chantaje y estafa contra Juan Morales, alcalde del PP en Totana (Murcia). Según la denuncia, Miguel Bernad habría presionado para que Juan Morales pagase una comisión de forma fraudulenta a un comisionista amigo suyo. Bernad se negó a contestar las preguntas de la jueza en la vista oral celebrada en mayo de 2012 y se limitó a insultar al abogado demandante, además de tacharlo de “comunista”.

Bernad, responsable sindical y cargo de libre designación hasta su jubilación.
Miguel Bernad, como funcionario del Ayuntamiento de Madrid, pidió una prórroga de su puesto cuando cumplió 65 años para poder trabajar hasta los 70, prórroga que le fue concedida en virtud de un derecho funcionarial adquirido y que disfrutó hasta febrero de 2012, cuando se jubiló. Durante ese periodo disponía de 60 horas libres como delegado sindical al ser el número 3 de las listas del sindicato CSIF.

Además, Miguel Bernad ostentaba un cargo de libre designación en el departamento de Recursos Humanos del área de Hacienda y Administraciones Públicas, pero siempre dentro de la carrera funcionarial.