12 de abril de 2013

Los bancos se quedaron en 2012 con 372 pisos de desahucios en Navarra

Ana Ibarra (Noticias de Navarra)

Las entidades financieras de Navarra se quedaron el año pasado con un total de 372 viviendas procedentes de desahucios. Viviendas cuyos propietarios no pudieron pagarlas y fueron perseguidos en los tribunales por las mismas entidades financieras que terminaron quedándose con sus llaves a través del procedimiento de la subasta judicial. Así, los bancos pueden quedarse con la propiedad de la vivienda al 60% de su valor de tasación inicial (es decir, cuando estaban caras) y seguir reclamando el resto de la deuda pendiente al moroso mientras la ponen en venta de nuevo a precio de mercado.


Los pisos procedentes de desalojos son escriturados a nombre de la entidad financiera y, solo el año pasado, se hicieron con la titularidad de 372 viviendas, según los datos que recoge el Colegio de Registradores, lo que viene a suponer el 44% de la ejecuciones hipotecarias iniciadas en el mismo periodo.

En el conjunto del Estado el porcentaje fue del 59,25% al contabilizarse 65.778 desahucios y 38.976 viviendas adjudicadas a los bancos (subasta pública que queda desierta y se la adjudica el banco).

"Las daciones en pago se producen antes de que se interponga la demanda judicial"

Por otro lado, los Registros de la Propiedad de España hicieron ayer públicos los datos de las daciones en pago sobre viviendas que concedieron las entidades financieras: un total de 14.229 (la quinta parte de las ejecuciones iniciadas que fueron 65.788) de las que 60 correspondieron a la Comunidad Foral. Es decir, de cada cinco personas que dejaron de pagar su vivienda, una consiguió la dación en pago tras negociar con el banco mientras que las otras cuatro tuvieron que acudir a los juzgados por demanda ejecutoria.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que esta práctica se lleva a cabo antes de que se inicie la ejecución hipotecaria, mientras el deudor negocia con su banco. Las daciones en pago posteriores a la demanda judicial son escasísimas, tal y como reconoce el abogado de la PAH Iñaki Aguirre. Por su parte, los registradores admiten que pese al "escaso uso que parecen tener las daciones, que representaron en 2012 una quinta parte de las ejecuciones de hipoteca iniciadas, los datos demuestran que se utiliza continuadamente en la práctica bancaria habitual (representan el 36,5% de las adjudicaciones inscritas), aunque pueda ser planteada de forma más o menos selectiva según las distintas entidades finaneras".

Desde la Plataforma de Afectados por la Hipoteca se alerta del hecho de que muchos bancos no escrituran a su nombre estas viviendas sino que las ponen a nombre de otras sociedades o inmobiliarias por los que "hay trampas ocultas que impiden saber cuántas viviendas realmente están en poder de los bancos".

No obstante, consideran la noticia positiva porque demuestra que "no hay que demonizar la dación en pago como pretende el PP porque no va a hundir el sistema ya que los bancos la están negociando".

Por otro lado, la banca de Navarra apenas ha aportado de ese parque de viviendas incautadas una treintena para el Fondo Social de Vivienda destinado a alquiler social, cantidad que la PAH considera "insuficiente".