4 de abril de 2013

“Si en Corea del Norte mostramos debilidad, EEUU iniciaría un ataque al estilo de Libia”


“Si en Corea del Norte mostramos debilidad, EEUU iniciaría un ataque al estilo de Libia”

coreaAlejandro Cao de Benós, delegado especial de Corea del Norte en España.


Cada vez que la situación en la península de Corea entra en crisis, los medios europeos y americanos suelen llamar a la puerta de Alejandro Cao de Benós, el único representante occidental de Corea del Norte, natural de Tarragona. Funcionario del país asiático en calidad de delegado especial en el extranjero, Cao de Benós viaja hoy a Pyongyang, donde pretende permanecer hasta finales de abril, “siempre que no empiece la guerra, en cuyo caso me quedaré allí si así me lo ordenan”, asegura.
Estos días, los ojos de medio mundo se han posado sobre el país comunista tras su decisión de declarar el estado de guerra y de amenazar a EEUU y sus vecinos del sur con comenzar una “guerra total” en el caso de que estos disparen o avancen sobre territorio norcoreano. “Sin Corea del Norte no existirá el mundo”, advierte.
¿Cual es la situación ahora mismo en la península de Corea? ¿Es probable que estalle un enfrentamiento inminente?
La situación es muy crítica porque los Estados Unidos han movilizado submarinos nucleares y portaaviones, que están realizando maniobras de fuego real en la frontera. Por lo tanto, puede estallar el conflicto en cualquier momento, ya que el Ejército Popular está a la espera y tenemos la experiencia de cuál es la política imperialista de los Estados Unidos.


¿Por qué se producen estas tensiones ya históricas entre Corea del Norte y del Sur y EEUU?
Principalmente se dan porque, al final de la II Guerra Mundial, EEUU ocupa Corea del Sur, establece sus bases, así como una dictadura militar bajo su control, que ha durado hasta nuestros días. El ejército surcoreano no tiene control sobre sus propias tropas, sino que son los EEUU los que mandan y los que azuzan a ese ejército para que se enfrente con sus propios hermanos en el norte. Así que hasta que no abandonen los Estados Unidos su control sobre la península coreana, no podrá haber nunca una paz definitiva y una reunificación del país.
El mes pasado Corea del Norte amenazó con lanzar un ataque preventivo contra EEUU. ¿Por qué?
Eso se debe al acoso sistemático, tanto al bloqueo económico como a las sanciones de la ONU y como, vuelvo a decir, al asunto militar, las maniobras militares que se están efectuando en nuestra frontera, que ha llevado a nuestro ejército a estar en total alerta para que, en cualquier momento en que los EEUU crucen la línea que separa las dos Coreas o lancen un misil a territorio norcoreano, se produzca una respuesta inmediata, no sólo contra las tropas, sino contra las bases americanas, tanto en Guam como en Hawai, Okinawa en Japón o incluso sobre territorio estadounidense.
¿No cree que este lenguaje bélico que se está utilizando puede contribuir a calentar las cosas cada vez más y llevar la situación a un punto irreversible?
Lo que está claro es que deben decirse las cosas muy claras. Como prevención, hay que decir a EEUU que, si intenta atacar, eso es lo que se va a encontrar. Usamos un lenguaje fuerte precisamente porque los imperialistas norteameticanos usarán nuestra debilidad para iniciar un ataque al estilo de Irak, Afganistán o Libia. Por lo tanto, es necesario decir las cosas claras cuando hay que decirlas para prevenir males mayores.
Corea del Norte se queja sobre todo de las maniobras con submarinos nucleares por parte de EEUU.
Es una de las causas principales de esta crisis. Si estamos en un momento tan crítico es precisamente por eso, porque los EEUU están utilizando todo su arsenal en la frontera. Si ahora mismo Francia, o Reino Unido con Gibraltar, movilizaran todo su arsenal nuclear y se pusieran a hacer maniobras militares en la frontera, disparando con fuego real, el ejército español, que es supuestamente un ejército aliado, estaría en alerta y se podría desencadenar un conflicto. De hecho esto ya existe en casos como barcazas pesqueras. Hay que decir que que encontramos portaaviones y submarinos nucleares realizando pruebas.
¿Qué condiciones se tendrían que dar para que fuera posible la paz entre las dos Coreas?
Corea del Norte siempre desea la paz pero no la mentira, nunca a cambio de renunciar a la soberanía o al sistema político que ha elegido su nación, el que ha decidido el pueblo. Por lo tanto, la única solución para una distensión o para llegar a acuerdos es que paren esas maniobras o que se desplacen, por lo menos, 200 kilómetros hacia el sur, en vez de hacerlos en la frontera. Tienen mucho territorio para efectuarlas. Incluso cualquier fallo técnico puede desencadenar un conflicto armado total.
El mes pasado la ONU implementó nuevas sanciones contra Corea del Norte, con el apoyo de China, uno de sus pocos aliados. ¿Está China dando la espalda al país?
China es un país capitalista desde los años 90, ya abandonó su sistema socialista y, en este sentido, mira por sus propios intereses. Por una parte es vecina de Corea del Norte y ha invertido cientos de millones de dólares en un nuevo parque industrial que acabamos de abrir en la frontera pero, por otra parte, quiere también hacerle el juego a los EEUU, porque como miembro del comercio internacional globalizado, o capitalista, le debe pleitesía al imperio. Podemos decir que China es un país de múltiples caras, que mira por su interés, y que intenta siempre un poco mantener ese status quo con todas las naciones.
En la prensa se ha hablado sobre todo del complejo industrial en la frontera con el sur donde, según estas informaciones, las condiciones laborales de los trabajadores norcoreanos son extremadamente precarias.
Es totalmente falso. Todos los trabajadores norcoreanos que operan allí -hay unas 123 empresas y unos 50.000 trabajadores del norte- están bajo supervisión norcoreana y eso es precisamente lo que nos está ayudando a conseguir muchos dólares y euros como fuente de financiación de divisa externa. Al ser un sistema socialista y cerrado, al no depender de las fluctuaciones bancarias internacionales, Corea del Norte se debe suplir de dólares o euros para realizar importaciones mediante otros medios. Lo puede hacer a cambio de sus propios recursos naturales, o recibiendo dólares o euros de empresas surcoreanas. En cualquier caso, todos los trabajadores en Corea del Norte siguen unos mismos principios y derechos laborales. De hecho, estos insultos son los que han motivado a nuestro gobierno a declarar hace apenas dos o tres días que, si continúan, no tenemos ningún inconveniente en cerrarlo y expulsar a todas las empresas surcoreanas inmediatamente. Así que deben medir sus palabras y saber que esto es un proyecto de reunificación, no es un proyecto que nos obligue a besar los pies al capitalismo.
¿Ese proceso de reunificación lo ve posible a corto plazo? ¿Qué condiciones deberían darse?
Tuvimos un avance muy significativo hacia la reunificación del año 2000 al año 2008, durante las dos legislaturas del presidente [surcoreano] Kim Dae-Jung. Recordemos que este presidente ganó el premio Nobel de la Paz. Se establecieron las bases de este proceso en dos acuerdos en el año 2000 y el 2007, para llevar a esa paz, a esa distensión que desembocara en una reunificación. Estaban basados en la idea de un país con dos sistemas diferentes. La reunificación no se produciría jamás a la manera alemana, sino que se respetarían los sistemas existentes, vigentes en cada una de las partes: comunismo en el norte y capitalismo en el sur, pero bajo una sola bandera. Esa es la premisa con la que han estado de acuerdo tanto la mayoría de pueblos norcoreanos como surcoreanos y sus gobiernos. En el 2008 llegó un nuevo presidente, Lee Myung-bak, que fue un presidente ultraconservador y pronorteamericano, destruyó todos esos acuerdos formados durante esos años, y volvimos a la situación de inicio, de enfrentamiento. De esos remanentes de progresos por la reunificación a lo largo de esos ocho años sólo queda este centro industrial en la zona de Kaesong, del que hemos hablado. Ahora hay que ver si la nueva presidenta, Park Geun-hye, es capaz de ser independiente y de obligar a los norteamericanos que se queden en su sitio y dejar que Corea sea gobernada por los coreanos.
¿Por qué Corea del Norte es uno de los países más aislados del mundo? En caso de guerra, ¿crees que algún país puede entrar en la guerra en apoyo al norte?
En caso de guerra no esperamos el apoyo de nadie. Corea es autosuficiente, con su arsenal militar. Hemos visto casos como el de Irak, donde sus hermanos musulmanes no acudieron en su ayuda, ni de los hermanos iraquíes, ni de los libios. Por lo tanto, todas esas alianzas políticas, tradicionales, etc., a la hora de la verdad cuentan poco, así que Corea se basta por sí misma para obtener una victoria sobre el ejército norteamericano, en el caso de que hubiese una guerra. En cuanto a la definición que haces de que Corea es un país cerrado, no lo es. La propaganda y la manipulación occidental y el bloqueo han llevado a hacer esta visión del país, cuando Corea ha estado siempre abierta a cualquier persona que se acerque con respeto y que simplemente entienda que existen otras formas de vida y otros sistemas políticos. Corea siempre tiene los brazos abiertos y, de hecho, hay relaciones diplomáticas con la mayoría de países. En el caso de España, desde el año 2001.
¿En qué consisten, a grandes rasgos, las sanciones implementadas sobre territorio norcoreano? ¿Qué consecuencias tienen?
El bloqueo lógicamente influye muchísimo porque no se pueden hacer transacciones monetarias ni podemos hacer comercio internacional libremente. De hecho, no podemos prácticamente ni hacer transporte marítimo, porque las tropas norteamericanas bloquean cualquier carguero civil. El objetivo es asfixiar a nuestra economía para obligarnos a convertir nuestro sistema en otro capitalista, pero eso no va a suceder. En Corea, desde el 9 de septiembre de 1948, estamos bajo sanciones norteamericanas. Aunque eso dificulte muchísimo el factor económico, tenemos fórmulas para saltarnos ese bloqueo. Por lo tanto, no va a funcionar ni va a obligar a Corea del Norte a arrodillarse. El bloqueo ha tenido influencia en algunos hechos graves, como la hambruna que hubo del año 1995 al 2000, que estuvo potenciada por desgracia por los desastres naturales que azotaron al país. En Corea del Norte, apenas el 15% del territorio es cultivable. Esa conjunción de terribles factores, unida a la desaparición del socialismo a nivel mundial, tras lo cual nos quedamos sin aliados, sumió al país en una crisis económica total, en la que también hubo una crisis de alimentos. Afortunadamente, desde al año 2000, la economía empieza a recuperarse. En el último año ha crecido más de un 10% y actualmente no hay nadie, absolutamente nadie, que pase hambre en Corea. Probablemente hay más gente ahora mismo que pasa hambre en España que en Corea del Norte.
¿Ese 15% de terreno cultivable os convierte en importadores de alimentos?
Sí, Corea del Norte es un país importador de alimentos. El trigo se importa desde Rusia, el arroz desde Tailandia y, como sabemos, los alimentos cada día son mucho más caros porque su precio está manipulado por las bolsas de Chicago y por intereses capitalistas. Están haciendo crecer el precio del alimento básico a unos niveles tales que están generando mucha más disparidad, diferencia de clases en el mundo, y más sufrimiento y más pobreza. Como Corea del Norte tiene que importar del extranjero el grano y tiene que pagarlo en dólares o euros, que lógicamente no tiene, porque no es un país capitalista y su moneda no es convertible, se crean todas estas complicaciones a la hora de ajustar todas las raciones necesarias para alimentar a los 24 millones de habitantes.
¿Qué países más allá de EEUU ejercen este bloqueo?
China ha aprobado los últimos bloqueos en el Consejo de Seguridad, por lo que está forzando a nuestras empresas a que se queden en Corea y no puedan comerciar en el exterior. Pero es que aparte hay una ley mediante la cual los estados títeres de EEUU, como Canadá, tampoco pueden comerciar libremente porque se considera comercio con el enemigo. De este modo, si un señor en Canadá quiere importar dos contenedores de ropa de Corea del Norte, porque es muy barata y de muy buena calidad, no puede hacerlo por esa ley que le imponen los EEUU. Por lo tanto, se trata de una asfixia múltiple que, de nuevo, tiene el objetivo de destruir el sistema político soberano de la república.
En el caso de que estallara la guerra, Corea del Norte se vería enfrentada a grandes potencias, como a Japón, a EEUU o la propia Corea del Sur. ¿No hay miedo de este enfrentamiento pueda causar graves daños al país y, en el caso de que se usen armas nucleares, su desaparición?
Para nada, todo lo contrario. Se ha declarado que sin Corea del Norte no existirá el mundo. Estamos hablando de uno de los ejércitos más grandes de todo el planeta, con más de un millón de soldados y más de siete millones de milicianos, la Guardia Roja Obrero-Campesina, que dispone además de misiles intercontinentales y cabezas nucleares que pueden alcanzar cualquier punto del continente norteamericano. Por lo tanto no tenemos miedo. Ya fueron 15 las naciones que lucharon contra Corea del Norte en los años 50, incluida Grecia, Colombia o Australia. Al contrario que entonces, que teníamos un país recién nacido, ahora llevamos 60 años de creación armamentística y de defensa disuasoria, por lo que uno no puede imaginar la capacidad de golpeo que tiene ahora mismo Corea del Norte contra EEUU. Lo primero sería destruir todas sus bases en el Pacífico, no sólo en Corea del Sur, sino también en Japón, en la isla de Guam y Hawai.
Al margen de las relaciones internacionales, la ONU y varios observadores internacionales acusan a Corea del Norte ser el escenario de violación sistemática de derechos humanos.
Esto es parte de la manipulación propagandística. De hecho, los derechos humanos son tener una casa, tener educación, tener derecho a una sanidad digna, y eso es lo que no se cumple en la mayoría de países capitalistas, el primero de ellos EEUU. Esos son los derechos humanos para nosotros. Estamos creando una sociedad igualitaria, los medios de producción pertenecen al pueblo y no a una oligarquía. Por lo tanto, son las típicas etiquetas que usa el capitalismo para lavar el cerebro a la gente a través de los medios de comunicación. En Corea no hay abusos contra los derechos humanos, hay una gran unión, una gran armonía y felicidad entre la gente, lo que muestra precisamente esa capacidad que tiene el país para enfrentarse a la primera potencia nuclear, que son los Estados Unidos.
Pero existen otros derechos igualmente importantes, como el de expresión o las libertades políticas.
La diferencia básicamente es que en Corea del Norte todos vamos a una, es una sociedad comunista, en la que los intereses comunes priman sobre los individualistas. La forma de expresar tus ideas es diferente pero cualquier persona tiene capacidad, tiene la posibilidad de exponer sus ideas y su opinión política e incluso puede presentarse a las elecciones para presidente de la república, si es capaz de convencer a sus compatriotas.
También se acusa a Corea del Norte de tener campos de concentración en el territorio.
Es un medio más de propaganda para intentar equiparar Corea con el nazismo o con otros regímenes que han existido. Es completamente falso. De hecho, las fotografías difundidas por la prensa occidental, hechas a muchos kilómetros de altura a través de satélites, lo único que muestran son granjas cooperativas y minas. Ahí no hay ni una sola evidencia de la existencia de estos campos de concentración. Lo que ocurre es que, como siempre, se aplica el doble estándar. Para difamar e insultar a Corea del Norte, todo vale. En cambio EEUU, que realmente tiene esas cárceles, comete esos abusos en Abu Grahib, en Guantánamo y en muchos otros países, sale totalmente impune. En Corea del Norte no existen esos campos de concentración y, si existieran, el sistema caería por su propio peso, como ocurrió con otras repúblicas socialistas.
Si el país está “limpio” en ese sentido, ¿por qué no se deja entrar a las comisiones de derechos humanos de la ONU para que confirmen esto sobre el territorio?
Porque son precisamente piezas de esa misma propaganda. EEUU controla esos organismos. De hecho, les paga. La mayoría de la financiación de la ONU viene del propio Congreso norteamericano. Lo que no vamos a permitir es que un grupo de personas que han estado difamando, acusando, colaborando con el bloqueo económico para que tengamos problemas en alimentación, nos examinen. Gracias a esos señores que supuestamente defienden los derechos humanos EEUU ha podido justificar su bloqueo económico. Es decir, gracias a esos defensores de los derechos humanos están impidiendo que podamos importar comida. Son fanfarronadas de personas pagadas y muy bien pagadas, que supuestamente con su trabajo voluntario van a examinar los derechos humanos y que en realidad no hacen más que propaganda barata. Nuestra opinión es que el perro ladra pero el tren avanza. No importa cuánto difamen, ya que lógicamente vamos a seguir nuestro camino. Desde luego, lo que no vamos a hacer es invitar a cenar a un señor que nos está insultando cada día y que además nos pone las cosas más difíciles.
Kin Jong Un es ya el tercero de la misma línea sucesoria en el poder. ¿No es esto una clara evidencia de la ausencia de democracia en Corea del Norte?
Ésta es otra de las etiquetas falseadas. La democracia significa darle el poder al pueblo, y es lo que existe realmente en Corea, donde el pueblo es dueño de los medios de producción. El caso de Kim Jong Un hay que entenderlo como el de una figura paternal, de unión entre la gente, que no se puede entender si no se conoce la cultura coreana, si no se ha estudiado un poco de confucianismo, budismo, y, sobre todo, la idea juche [filosofía típicamente coreana]. Básicamente, el poder reside en el pueblo a través de la Asamblea Popular Suprema, que está formada por 687 diputados, en la cual tenemos un presidente electo. La figura de Kim Jong Un es para aportar continuismo, para que todo el mundo siga con las ideas socialistas. No es que él decida todo lo que quiera o cuando quiera, ya que también tenemos primeros ministros, un gabinete y el poder popular que es realmente quien manda.
Pero en última estancia sí recaería el poder en Kim Jong Un.
Sólo a nivel militar. En la última decisión fue votado de forma unánime por esa Asamblea Popular Suprema. No ha heredado el poder, sino que ha sido elegido por estos casi 700 diputados, que son a su vez elegidos cada 5 años por cualquier mayor de edad, a partir de los 17 años. Se puede presentar quien quiera, de forma independiente o como miembro de cualquiera de los tres partidos: el Partido del Trabajo, el Partido Socialdemócrata de Corea o el Partido Chondoísta Chong-u.