1 de mayo de 2013

ENTREVISTA SECRETARIO GENERAL DE CC.OO.Ignacio Fernández Toxo: “Es necesario organizarse para frenar esta brutal ofensiva”






ENTREVISTA SECRETARIO GENERAL DE COMISIONES OBRERASIgnacio Fernández Toxo: “Es necesario organizarse para frenar esta brutal ofensiva”En la Unión Europea, igual que en España, es necesario reforzar las alianzas sociales si queremos tener alguna oportunidad de éxito.
GEMA DELGADO 01/05/2013

Aumentar letra Reducir letra
Mundo Obrero: Estamos a las puertas de 1 de mayo que una vez más es peor que el anterior, ¿ve la salida del túnel? ¿Y si ve alguna luz, nos puede decir qué es lo que se ve al otro lado? ¿En qué condiciones vamos a salir, si salimos?
Ignacio Fernández Toxo:
 La austeridad conduce al abismo económico, y el colapso social es una evidencia para todos menos para sus impulsores. Ni hay “brotes verdes” ni “luz al final del túnel”. Sólo en el “trayecto” la coartada para provocar un cambio de modelo social.
Las reformas impulsadas hace ahora 10 años en Alemania se han convertido en una especie de “verdad revelada” que lo que pretende es garantizar que los países acreedores pagan las deudas contraídas (en gran medida con los bancos alemanes) y para ello no se duda en cambiar gobiernos, modificar constituciones o provocar gran sufrimiento a la población.

M.O.: Hay más de 6 millones de parados, con casi 2 millones de hogares en los que no entra ningún ingreso. ¿Qué mensaje les va a dar el Día Internacional del Trabajo a la gente que espera una respuesta al deterioro laboral, económico y profesional?
I.F.T.:
 No es cierto que no haya alternativas. Es necesario organizarse para frenar esta brutal ofensiva, exigiendo una distribución de la “carga” que impone la crisis distinta. Que pague más el que más tiene, que son quienes más se han beneficiado de la etapa de crecimiento. Tenemos que organizarnos para defender las conquistas realizadas en sanidad, educación, servicios públicos y sociales… derechos laborales... y para provocar una salida de la crisis en clave de progreso. España necesita redefinir prioridades y éstas están en las necesidades de las personas, en el empleo y en la protección en ausencia del mismo.

M.O.: ¿Qué pueden hacer los sindicatos? ¿Cuál son las principales propuestas de CCOO?
I.F.T.:
 La organización colectiva del mundo del trabajo, que es el sindicato, está hoy más vigente que nunca. Pero el sindicato no lo puede todo, ni puede solo, por esto hemos impulsado una amplia política de alianzas: la Cumbre Social, para ganar hegemonía para un discurso alternativo sobre los siguientes puntos:

- Refundar Europa en clave social; plan de choque europeo para impulsar la actividad económica y defender el modelo social. Financiado, en el equivalente al 2% del PIB europeo, desde la política fiscal renovada, la tasa a las transacciones financieras,…

- Una profunda reforma fiscal en España que recupere impuestos como el de Patrimonio o grave las SICAV como las sociedades que son y se asiente en una decidida lucha contra el fraude.

- Que la banca pública (nacionalizada) no se malvenda y opere en el mercado del crédito para financiar la economía a través de la familia y las empresas.

- Defender a las personas también en lo concreto, desde las “mareas”, en los convenios colectivos; frente a los despidos; o los desahucios; con las personas expoliadas de las “preferentes”, etc. En la defensa del sistema público de pensiones. Sin perder de vista la necesaria transformación del modelo productivo español.



M.O.: El 14 de noviembre, por primera vez se celebró una huelga europea, en 5 países y con movilizaciones en casi todos los demás. Cuatro meses después, el 14 de marzo la Confederación Europea de Sindicatos, de la que usted es presidente, convocó una manifestación y concentración europea en Bruselas coincidiendo con la Cumbre de Jefes de Estados y Gobiernos ¿Se está avanzando hacia una unidad de acción sindical europea?
I.F.T.:
 El 14N fue un hito en la historia del movimiento obrero europeo, pero soy consciente de que no ha sido suficiente para hacer cambiar las tendencias. También de las dificultades que comporta poner de acuerdo a 60 sindicatos de 27 países que perviven, porque aun lo viven, la situación de distinta manera.

No obstante, la Confederación Europea de Sindicatos, en estas mismas fechas debate propuestas y alternativas y un plan de movilización que, con toda probabilidad, tendrá una nueva expresión a mitad de junio, coincidiendo con la reunión de la Cumbre Europea de dicho mes.

Cada vez hay más sindicatos del norte y el centro de Europa que comprenden que no sólo han de movilizarse por solidaridad con el sur, sino en defensa de sus propios intereses, igualmente amenazados por las políticas neoliberales.

M.O.: El ataque de los mercados es fuerte y ataca por todos los flancos: a la economía, a la democracia, al Estado de Bienestar, a la educación, la sanidad, a todos los sectores de la población. ¿Qué piensa de la tesis de que para una salida social de la crisis hay que hacer un frente de lucha antineoliberal con tres patas: el movimiento sindical, el social y los partidos que se enfrentan al neoliberalismo, tanto a nivel nacional como europeo?
I.F.T.:
 Es evidente que estamos ante la más profunda, larga y agresiva crisis del sistema y salir de ella desde una alternativa de progreso no va a ser fácil ni rápido, por ello es imprescindible trazar las más amplias alianzas. Los sindicatos españoles lo estamos haciendo, y el ejemplo de las Cumbres Sociales, que antes he comentado, es una clara muestra. Por supuesto mantenemos las relaciones con todas las fuerzas políticas que coinciden con nosotros en su oposición a las políticas neoliberales.

M.O.: A primeros de junio se celebrará la Cumbre Alternativa en Atenas, en la que está previsto que usted participe. ¿Qué resultados espera obtener de esta Cumbre?
I.F.T.:
 En la Cumbre Alternativa de Atenas estará presente CCOO y también otras organizaciones que forman parte de la Cumbre Social. Creo que será una buena oportunidad para intercambiar experiencias de movilización y compartir propuestas de colaboración futura. Al igual que en España, en la UE es necesario reforzar las alianzas sociales si queremos tener alguna oportunidad de éxito. Éste no será pleno si la política no recupera la iniciativa y el impulso de la movilización social se convierte a su vez en impulso de iniciativa política.

M.O.: Acaba de ser reelegido Secretario General de su sindicato hace sólo unas semanas en un congreso marcado por la unidad interna. ¿Qué retos se plantea para este segundo mandato?
I.F.T.:
 La experiencia de integración realizada en los cuatro años anteriores ha sido valorada positivamente por el Congreso; así como compartir la valoración de lo que venimos haciendo y en la aprobación de los retos que tenemos por delante y que resumiría en tres: hacer frente a las políticas que se están siguiendo por el gobierno: mejorar y reforzar nuestra relación con los trabajadores en todos los centros de trabajo; adecuar la organización del sindicato a una situación en la que el paro, las medidas antisindicales de los gobiernos, la reducción de medios, nos exige racionalizar y optimizar los recursos que tenemos.

M.O.: Los sindicatos han sido una de las grandes víctimas de la crisis ¿que han sufrido más, los recortes económicos o la campaña de descalificaciones mediática y del PP?
I.F.T.:
 Recortes de derechos y campañas de descalificación van de la mano y tienen un mismo objetivo: debilitar al movimiento sindical. Todos saben que detrás de cada avance en los derechos sociales y laborales de nuestro país han estado los sindicatos, y de manera muy especial CCOO, por ello son conscientes que desmantelar el Estado de Bienestar, reducir los servicios públicos, y recortar derechos laborales sólo es posible si se debilitan los sindicatos. No niego que la derecha política y mediática nos ha hecho daño, pero hemos reaccionado y en nuestro Congreso y en el reciente Consejo Confederal, hemos abordado toda una serie de medidas para afrontar esa ofensiva, para reforzarnos organizativamente y todo ello estrechando al máximo nuestra relación con los trabajadores y la total transparencia en nuestro funcionamiento. En la historia de CCOO hay momentos más duros que los actuales y es en ellos cuando hay que recuperar a “clásicos” como Marcelino: “si te caes te levantas y sigues adelante”.

M.O.: ¿En qué situación se encuentran los sindicatos hoy respecto hace 8 años?
I.F.T.:
 Es obvio que con 6 millones de parados, con un bloqueo absoluto de la concertación social, con constantes agresiones a los derechos laborales y sociales, tenemos más dificultades para realizar nuestro trabajo que hace 8 años, en un contexto totalmente diferente. Pero lo importante es que somos conscientes de ello, que no nos hemos replegado ni tampoco hemos caído en una fuga hacia delante, que las dificultades nos están sirviendo para ampliar nuestras alianzas y para mejorar nuestra vinculación con los trabajadores.

M.O.: Dos millones de trabajadores podrían perder el convenio colectivo a primeros de julio si no llegan a un acuerdo. ¿Cómo se va a concretar el resultado de esa falta de acuerdo? ¿Y qué plan de acción tiene CCOO?
I.F.T.:
 En el reciente Consejo Confederal abordamos esta cuestión a fondo. Toda nuestra organización esta ya trabajando al máximo para desbloquear la negociación colectiva. Somos conscientes de la transcendencia futura de un eventual debilitamiento de la negociación colectiva por esto, para antes de que llegue la fecha tratamos de alcanzar acuerdos en cada ámbito y con las organizaciones empresariales, al tiempo que preparamos para junio una ofensiva de movilización en defensa de los convenios. Vamos a intentar llegar a un acuerdo con CEOE para prolongar la fecha límite de julio y parece que podemos conseguirlo.

M.O.: ¿Cómo va a ser el próximo ataque contra las pensiones?
I.F.T.:
 La troika está presionando al gobierno de Rajoy un día sí y otro también para que aborde un profundo recorte del sistema de pensiones. También proliferan los “estudios” y artículos de opinión que pretenden demostrar la insolvencia del sistema. Hasta ahora el gobierno ha dado algunos pasos que nosotros hemos criticado duramente, pero por el momento parecen resistirse a ir mucho mas allá, porque saben que eso arruinaría definitivamente la dinámica
de negociación abierta con el Pacto de Toledo, generaría un amplísimo rechazo social con indudables costes electorales, no encontraría ningún respaldo parlamentario y encima no tendría ningún beneficio a corto plazo para sanear el déficit de la economía española. Por eso espero que no cometan la grave torpeza de hacer caso a las presiones que están recibiendo.

Publicado en el Nº 260 de la edición impresa de Mundo Obrero mayo 2013