10 de mayo de 2013

Un millón de firmas en cinco días contra la privatización de la sanidad

Eduardo Murieal (Lamarea.es)
El objetivo era recoger 500.000 votos pero, en sólo cinco días, los resultados han superado todas las expectativas. Alrededor de un millón de personas, estiman los organizadores, habrán participado en la consulta por una sanidad madrileña totalmente pública al cierre de esta jornada, una iniciativa impulsada desde colectivos ciudadanos y trabajadores de centros de salud.


Por las decenas de mesas colocadas por toda la Comunidad de Madrid ha pasado un reguero continuo de gente de todas las edades. “Ha sido increíble, el tema de la sanidad ha unido a personas de cualquier ideología. En muchos pueblos en los que el PP tiene mayoría absoluta hemos tenido una participación grandísima en la consulta”, asegura Pilar Esquinas, miembro de la comisión legal de la iniciativa Consulta por la Sanidad.

La mañana de este viernes, último día de recogida de firmas, ya se habían contabilizado casi 800.000 votos, pero los organizadores estiman que el resultado rondará el millón. “Aún quedan por contabilizar algunos pueblos, a lo que hay que sumar la jornada de hoy”, explica Esquinas. Será mañana cuando se disponga de los resultados definitivos.

Los colectivos implicados comenzaron a trabajar en la consulta el pasado 22 de abril. “La hemos lanzado hace muy poco tiempo, hemos gastado 90 euros de nuestro bolsillo en un dominio de internet y a partir de ahí todo ha sido trabajo voluntario. La democracia no necesita mucho dinero, si hay voluntad”, declara Esquinas.

Uso legal de las firmas
Las votaciones no se quedarán únicamente en su valor simbólico. Ahora, se escaneará la documentación para promover mociones en los ayuntamientos de cada pueblo en el que se han presentado votos, exigiendo que el resultado sea vinculante. Además, se van a presentar como iniciativa ciudadana en la Asamblea de Madrid, lo que hará que, al menos en las actas, quede registrada la voluntad popular.

Posteriormente, los promotores irán con las firmas al Congreso de los Diputados, al Senado y al Parlamento Europeo y, por último, a la ONU. “Las resoluciones de la ONU consideran el derecho a la salud como un derecho fundamental, así que queremos, como se hizo con el tema del agua, que quede constancia de cuál fue la opinión de los ciudadanos sobre la privatización de la sanidad”, explica Esquinas