24 de junio de 2013

Crisis institucional en Nafarroa: Miles de personas vuelven a reclamar la dimisión de Barcina

Crisis institucional en Nafarroa: Miles de personas vuelven a reclamar la dimisión de Barcina

por Marxelo Díaz
Domingo, 23 de Junio de 2013 12:50
Compartir redes sociales
Vota este articulo
(1 Voto)
  • tamaño fuente reducir tamaño fuente aumentar tamaño fuente 
  •  
Crisis institucional en Nafarroa: Miles de personas vuelven a reclamar la dimisión de Barcina
La demanda de dimisión de Yolanda Barcina para que pueda ser juzgada en Iruñea reunió ayer a miles de personas en una nutrida manifestación convocada por Kontuz en Iruñea.
Este organismo dedicado a la denuncia de la corrupción destacó que el presunto delito de las dietas irregulares en la CAN se cometió en Nafarroa por parte de dirigentes navarros y que, por tanto, debe ser investigado y juzgado en este herrialde.
Miles de ciudadanos navarros salieron ayer de nuevo a la calle para volver a reclamar que Yolanda Barcina deje su cargo de presidenta del Gobierno navarro y pueda ser procesada en Iruñea. Su empecinamiento en mantenerse en el cargo ha provocado que la causa judicial sobre las dietas irregulares en la CAN que investigaba la juez María Paz Benito haya acabado en el Supremo.
«Los autores del presunto delito son mandatarios navarros y se registró en Navarra. Por lo tanto, queremos que se investigue y se juzgue en Navarra», declaró a los medios Javier Ayestarán, presidente de Kontuz, antes de que comenzara la manifestación, junto a los cines Golem de la capital navarra.


La marcha hasta la Plaza del Castillo comenzó al grito de «Fuera los ladrones de las instituciones» y posteriormente se corearon consignas como «UPN, kanpora», «Que sí hay solución, Barcina dimisión y banqueros a prisión», «Que se vaya Enrique Maya» o «Bat, bi, hiru, lau, que devuelvan lo robau». Al paso del cortejo ante la sede de UPN, en la plaza Príncipe de Viana, se gritó con ganas «Aquí está la cueva de Alí Babá».
La manifestación reunió a unas 10.000 personas. Cuando la cabecera de la marcha había alcanzado el final de la avenida del Ejército, la cola todavía se situaba en la avenida de Baiona.
«Hace ahora casi seis meses salimos a la calle, reclamando conocer la verdad sobre la ocurrido en Caja Navarra. Hoy pedimos justicia. Reclamamos que se depuren responsabilidades y exigimos que se haga aquí, en Navarra, donde ustedes han gobernado, donde ustedes tomaron las decisiones que ahora pagamos toda la ciudadanía», destacaron en el comunicado leído al final de la manifestación.
«Esconderse tras los privilegios de su cargo para no afrontar dignamente su deber supone el epílogo de una sucesión de mezquindades que empezó en Caja Navarra, pero que se ha prolongado en recortes sociales, desmantelamiento de servicios públicos, desprecio al mandato de la mayoría de los ciudadanos y vergonzosos pactos de silencio para no tener que asumir sus responsabilidades», añadieron los organizadores, apostillando que «solo su condición de presidenta del Gobierno, esa que los ciudadanos le prestamos por un tiempo limitado, se interpone entre la continuidad de la investigación en Pamplona o su remisión a Madrid. Le exigimos que por dignidad, no la suya sino la nuestra, dimita y se defienda donde corresponde, aquí en Navarra».
La movilización de ayer contó con el apoyo de un amplio arco político, social y sindical, del que, una vez más, se descolgó el PSN. Evidentemente, UPN y PP tampoco la secundaron. «La unidad que hoy se ha conseguido con esta marcha es la lección que ustedes tendrían que aprender, lo que ustedes deberían respetar y el compromiso que ustedes deberían haber primado por encima de sus intereses partidistas, esos que se ocultan tras una letanía que pierde su efecto movilizador ante la constatación de que mientras ustedes nos enfrentaban en clave identitaria aprovechaban para vaciar las arcas de esta tierra y para limitar su autonomía», respondió Kontuz, que agradeció el apoyo obtenido por parte de la sociedad, «que conseguirá , más pronto que tarde, que lo que ha sucedido en Navarra durante esta nefasta década no se vuelva a repetir».