5 de junio de 2013

LA JUEZ MARI PAZ BENITO VE COHECHO EN LAS DIETAS DE CAN Y PIDE IMPUTAR A BARCINA

Jiménez (PSN) se suma al resto de la oposición y exige elecciones anticipadas y la dimisión de Barcina: "La situación es insostenible"

La magistrada sienta las bases para que el Supremo juzgue la Permanente con un auto lapidario - Las partes tienen ahora dos días para fijar posición ante el traslado del caso al TS - La magistrada considera "indispensable" tomar declaración a la presidenta, que queda en situación comprometida
IBAI FERNANDEZ / AGENCIAS: EFE-EP - Miércoles, 5 de Junio de 2013 - Actualizado a las 18:22h


  • Mail
  •  
  • Meneame
  •  
  • Tuenti
  •  
  •  
  •  
Barcina acudió ayer tarde a la entrega del Premio Brunet por los derechos humanos en la UPNA.

Barcina acudió ayer tarde a la entrega del Premio Brunet por los derechos humanos en la UPNA. (Bergasa)




    • Relación de las dietas percibidas por parte de los Cuatro de la Permanente.
    • La sede central de la antigua Caja Navarra, ahora CaixaBank, en la avenida Carlos III de Pamplona.
    • Flecha Ver anterior
    •  
    • Flecha Ver siguiente
    La oposición han exigido este miercoles la dimisión de la presidenta Yolanda Barcina, por la posibilidad de que sea imputada en el caso de las dietas de Caja Navarra (CAN) cuando la causa se eleve al Tribunal Supremo, mientras que el Gobierno Foral ha confiado en que se demuestre pronto su inocencia.
    PAMPLONA. Será el Supremo el que previsiblemente se encargue de tramitar el caso sobre las dietas dobles y triples en Caja Navarra, una vez que la juez de instrucción de Pamplona ha decidido iniciar el proceso para elevar la causa al Alto Tribunal, al considerar que debe tomarse declaración como imputada a Barcina, aforada por su cargo.


    Entre los partidos de la oposición, el secretario general del PSN, Roberto Jiménez, le ha pedido que dimita, porque la situación económica y social de la comunidad es "insostenible" y puede verse agravada si el Supremo decide imputarla por el caso Caja Navarra.
    No obstante, ha recordado que el proceso judicial sigue abierto, no ha culminado, y no hay que "prejuzgar" su resultado, ya que será el Supremo el que decida si imputa o no a la presidenta Barcina y desde el PSN "no le vamos a poner la etiqueta de culpable a nadie".
    Bildu, por su parte, ha pedido también su dimisión "por dignidad democrática y respeto", ya que "la ciudadanía navarra no merece una presidenta del Gobierno de Navarra imputada".
    El portavoz de Aralar-NaBai, Patxi Zabaleta, ha señalado que no ve probable que a corto plazo dimita la presidenta, porque éste "no es un verbo que conjugue la derecha con habitualidad" y ha señalado que los imputados solo han hecho un movimiento "adecuado", que es la devolución de las cantidades percibidas por las dietas.
    Izquierda-Ezkerra es partidaria de que el Parlamento de Navarra fuerce la dimisión si ésta no dimite por unos hechos que considera "gravísimos" y que hacen que este Gobierno en minoría no se pueda "mantener ni un minuto más en estas condiciones".
    El portavoz del PP en el Parlamento de Navarra, Eloy Villanueva, ha dicho hoy que lo sucedido en el caso de las dietas de Caja Navarra "añade incertidumbre a los ciudadanos, incertidumbre en la estabilidad institucional y política de la comunidad".
    Por UPN, partido presidido por Barcina, su portavoz parlamentario, Carlos García Adanero, se ha remitido a lo dicho ayer por la presidenta, quien mostró su confianza en que se compruebe cuanto antes su inocencia y su honorabilidad.
    En ese sentido, el portavoz del Ejecutivo, Juan Luis Sánchez de Muniáin, ha manifestado en conferencia de prensa que el Gobierno de Navarra tiene la "plena convicción" de que la investigación "va a demostrar la inocencia y el correcto actuar" de la presidenta.
    Sánchez de Muniáin, quien ha comentado que oficialmente no les ha sido notificado el auto de la juez, no ha querido hacer "especulaciones" sobre lo que podría suceder si finalmente se llega a producir esa imputación y ha reiterado que están convencidos de que "la actuación de la presidenta y de los cargos públicos de UPN no ha vulnerado la ley" y tienen "absoluta confianza en que eso se va a demostrar gracias a las investigaciones que se van a abrir".
    También han opinado hoy sobre el auto de la jueza de instrucción los portavoces de las dos acusaciones populares personadas en el caso, la asociación Kontuz y el partido UPyD.
    Patxi Zamora, portavoz de Kontuz, ha destacado que el Supremo, cuando lo reciba, no archivará un caso que está "muy fundamentado y muy trabajado" por la jueza de instrucción en Pamplona.
    Zamora ha subrayado a Efe que Kontuz pide la dimisión de Barcina porque los hechos relatados en el auto de la juez de instrucción son "una vergüenza para toda la sociedad navarra".
    Por su parte, el abogado de UPyD Diego Paños ha mostrado e Efe su confianza en el Supremo, pero ha considerado que llevar el caso a este tribunal "no le conviene" a la causa, porque, en su opinión, el "juez natural" que debe llevar la instrucción es el del lugar donde han ocurrido los hechos.
    "No quiero decir que no confíe en el Tribunal Supremo, pero como órgano instructor no es el habitual; no digo que no lo vayan a hacer bien, no se lo tomen con interés o no vayan a ser justos, eso es un absurdo, pero evidentemente ése es un cambio que no conviene" a la causa, ha asegurado.
    LAPIDARIO AUTO DE LA JUEZ Todas las sospechas y suposiciones en torno al cobro de cuantiosas dietas por cuatro altos cargos de UPN en Caja Navarra recogidas por la prensa desde hace año y medio y planteadas casi a diario en el debate público quedan recogidas desde ayer en un lapidario, pormenorizado y conciso auto judicial con la firma de Mari Paz Benito.
    La magistrada que dirige la instrucción hizo públicas las conclusiones de la investigación abierta como consecuencia de las denuncias interpuestas por Kontuz! y UPyD en las que considera "indispensable" la toma de declaración de Yolanda Barcina como imputada por un delito de cohecho impropio. Aboga así por derivar todo el proceso al Tribunal Supremo para que asuma la causa y, en su caso, juzgarlo.
    Paso a paso, pero de forma inexorable, la juez avanza en una instrucción que cada día tiene menos de conjetura y más de certeza, y en cuyo horizonte aparece cada vez con mayor nitidez la figura de la presidenta de UPN y del Gobierno de Navarra. Tomadas las declaraciones de testigos e imputados por el cobro de dietas en la Permanente de Can, la juez considera confirmados los indicios expuestos en el auto del pasado 20 de marzo y vuelve a apuntar un delito de cohecho impropio por parte de Miguel Sanz, Enrique Maya, Álvaro Miranda y el exdirector de Caja Navarra Enrique Goñi.
    Por primera vez, también de Barcina, cuya condición de aforada la ha mantenido hasta ahora al margen del proceso, y quien solo puede declarar ante el Alto Tribunal. Es precisamente lo que plantea ahora la juez, que da dos días a las partes para que apoyen o rechacen esa posibilidad antes de anunciar una decisión que, a la luz del auto difundido ayer, parece tomada. Será el punto final a una rápida pero minuciosa instrucción, abierta todavía a posibles recursos y pendiente de la posición del fiscal, que hasta ahora no ha suscrito la tesis acusatoria.
    RAZONAMIENTOS JURÍDICOS Así lo puso en evidencia con motivo de la retirada de la imputación a Maya, para quien pidió el sobreseimiento de la causa. Una posibilidad que ayer mismo descartó la juez, que rebate los argumentos del fiscal y de la defensa, y que sostiene que todos los miembros de la Permanente de Caja Navarra lo eran como consecuencia de su cargo público, un aspecto fundamental para aplicarles un presunto delito de cohecho.
    El auto de la juez desgrana punto por punto todos los aspectos punibles del caso, y aparta el delito de prevaricación por omisión que planteó al inicio de la instrucción por la ausencia de inspección a Caja Navarra por parte del Gobierno foral. Evita así profundizar en la parte más financiera de la causa, especialmente difícil de probar, y se centra en el cohecho impropio, para el que, subraya, "no es necesario un acto irregular" que compense la dádiva o el regalo percibido, en este caso dietas de hasta 2.680 euros por partida doble en un mismo día. "Las cantidades que estaban recibiendo carentes de justificación era por los cargos que ostentaban, lo que compromete o puede comprometer su imparcialidad", advierte la juez, que recuerda que esas mismas personas tenían asumida la función de "protectorado público" de la entidad.
    Un argumento que refuerza con las dudas legales que genera la creación de la propia Permanente. Reuniones que la juez considera como "la base, excusa o justificación de devengo de dietas que carecen de soporte normativo, cuya composición es decidida por el presidente del órgano (Sanz) con el beneplácito del director general (Goñi), que no son conocidas ni por los órganos de gobierno de la Caja ni por los demás miembros de la Junta de Entidades Fundadoras, y en ocasiones absolutamente carentes de contenido".
    Siempre además sin el control de la Caja y de espaldas al Banco de España, la Comisión Nacional del Mercado de Valores y el propio Ministerio de Economía, que aprobó los estatutos sin que nadie le mencionara el órgano ahora judicializado. Aspectos conocidos y socialmente ya reprobados, pero ahora recogidos en un auto que en breve puede salir dirección al Supremo, y que puede hacer tambalear los cimientos de la comunidad.

    Fuente: Diario de Noticias de Navarra