22 de julio de 2013

Un rey en Tinduf

Un rey en TindufPDFImprimirE-mail
Imperio Sahara Occidental / Marruecos
Escrito por Juan José Téllez   
Lunes, 22 de Julio de 2013 00:00
Si Juan Carlos I viajara a los campamentos saharauis de Tinduf, en la hamada argelina, probablemente no habría un festín del mismo porte con el que le acaba de obsequiar Mohamed VI durante su última visita a Marruecos. En todo caso, un té con un par de fantas en el centro de acogida de Rabuni, una jaima en mitad de ninguna parte, donde el rey de España departiría con Mohamed Abdelatiz, presidente de la República Arabe Saharaui Democrática. Ambos degustarían ese güisqui sin alcohol de todos los desiertos, con sus tres tomas correspondientes: la primera, sin azúcar, amarga como la vida; la segunda, azucarada, dulce como el amor; y, la tercera, con los posos de azúcar de la toma anterior, suave como la muerte.

Lo mismo nos ofrecen resucitar la peseta frente al euro y, desde luego, nos podrán ofrecer un máster para sobrevivir a cualquier crisis, levantar un Estado en las arenas, con el empuje de sus mujeres y el sacrificio de sus jóvenes. Sería, eso sí, muy valorada la fotografía de Emilio Botín con una melfa y un turbante, intentando alcanzar un acuerdo con los beduinos que controlan el mercado negro de la región, mucho más allá del muro levantado por Marruecos, de las minas antipersonas, de aquel pedregal en donde doscientas mil personas llevan veinte años esperando un referéndum de autodeterminación del antiguo Sáhara español, que no va a tener lugar nunca.


Al igual que, en las altas conversaciones hispano-marroquíes, se pasa de puntillas habitualmente sobre el futuro de Ceuta, Melilla o los peñones, Juan Carlos de Borbón y Abdelatiz no harían demasiado hincapié en que, hace cuarenta años, el Polisario se presentara en sociedad a tiro limpio con el asalto a un cuartel colonial español, ni en el hecho de que Marruecos les atacara con armas calibradas en español o que nuestro país dejara al pairo al pueblo saharaui en los acuerdos tripartitos de Madrid, en aquel proceso mezquino que concluyó con la Marcha Verde, cuando Franco agonizaba en noviembre del 75.
Nuestros ministros y los del exilio saharaui podrían debatir entonces una apuesta común por la paz, más allá de la base que Estados Unidos construye desde 2008 en Tan Tan, a unos trescientos kilómetros al sur de Agadir y frente a las Canarias, como cabeza de puente para su Africom. Ni vendría mal, incluso, diseñar una estrategia común contra Al Qaeda del Magreb Islámico y otros grupos que asolan la región en busca de cooperantes a los que secuestrar o de intereses de cualquier suerte a los que poner en jaque.
Bueno es que España y Marruecos se entiendan, de buen grado, voluntariamente y sin estar necesariamente condenados a hacerlo. Demasiados siglos de colonialismo y de recelos, de xenofobia y de orgullo, de desconfianza de parte y parte. Cualquiera que no sea un iluso sabrá apreciar que el destino político, económico y cultural de ambos países está tan unido como la cara y la cruz de una misma moneda. Sin embargo, ¿por qué tiene que ser contradictorio entenderse con Marruecos y respetar las resoluciones de Naciones Unidas que exigen una consulta sobre el Sáhara Occidental que, cada año que pasa, está más lejos de celebrarse?
Mucho me temo que no veremos nunca al comisario de pesca europeo negociar con los polisarios un convenio sobre los caladeros que históricamente tendrían que pertenecerles, aunque Marruecos presuma de las capturas que a diario desembarcan en los muelles de El Aaiún. El mundo está cambiando y ellos saben que, en gran medida, llevan mucho fuera de juego. Incluso, en las últimas revueltas en los territorios ocupados, no eran estrictamente suyos los hilos que movían a los rebeldes. Con la ayuda de Argelia y hasta la caída del muro, lograron sostener el pulso militar con Marruecos pero no han logrado ganar la batalla de la diplomacia: sus países amigos cada vez lo son menos y la impronta marroquí, a lo largo de los últimos treinta años, ha logrado comprar voluntades tanto en el plano internacional como en las propias filas de la RASD. Sin embargo, ahí siguen, tenaces como armenios, heroicos como palestinos y más solos que la una. No esperan que ningún rey les visite. Quizá porque nadie organice en los alrededores cacerías de elefantes o grandes banquetes en donde se sirvan bandejas de discursos y manjares de acuerdos públicos o privados.
Miles de sus hijos nos visitan cada verano. Quizá, entre nosotros, también aprendan que el pueblo español se parece al suyo. Llevamos mucho tiempo recordando uno las gestas de la guerra y otros las de la transición. Pero ambos esperan un milagro y quizá hayan sencillamente olvidado que la libertad no se regala.
---------------