15 de agosto de 2013

Antonio Romero: “El Ministerio de Trabajo convierte España en un plató de Gran Hermano”

Antonio Romero: “El Ministerio de Trabajo convierte España en un plató de Gran Hermano”

aromeroFátima Báñez da más vueltas de tuerca
El Ministerio de Trabajo convierte España en un plató de Gran Hermano
El buzón que debería abrirse en España es el de las urnas, para dar la palabra a la ciudadanía
Estimados ciudadanos, estimadas ciudadanas:
La Ministra de Trabajo (que, por cierto, no ha trabajado nunca) la sra Bañez, ha abierto un buzón anónimo para que los y las ciudadanos y ciudadanas denuncien los fraudes laborales; es decir, para que los y las ciudadanos y ciudadanas se denuncien los unos a los otros.
El objetivo no puede ser más ramplón: se trataría de expulsar del subsidio de desempleo y de otras prestaciones sociales a miles de perceptores, además de impedir que haya personas cobrando prestaciones del Estado y “trabajando” al mismo tiempo, y así maquillar las cifras que provoca la crisis.
El gobierno sostiene que no hay seis millones de parados/as y que la crisis no es la única responsable de esta altísima cifra. Mejorar las estadísticas ante la Troika es lo que importa a este gobierno: No le importan las personas, los números están por encima del drama social y humano.


El problema en España es que hay pocos recursos para atender a las prestaciones sociales y … ¿De dónde quiere este gobierno sacar los recursos? ¿De las chapuzas, del trapicheo, de la gente de abajo y del “gigantesco fraude” que esto supone? Veamos algunos ejemplos del tipo de fraude que persiguen:
    • Que un jornalero jubilado con 500 euros al mes (en algunos casos menos) dé varios jornales sueltos a 42 euros
    • Que algún trabajador de la rama general, en situación de desempleo, haga alguna chapucilla de fontanería, albañilería, etc. a algún vecino o familiar
    • Que a algún joven o profesional de la hostelería le contraten en un restaurante por horas o fines de semana sin darle de alta
    • O personas que se dediquen a la venta ambulante para sacar adelante a su familia, dado lo escaso de la prestación que perciben
Parafraseando a Lorca, “aquí pasó lo de siempre, látigo para los de abajo y guante de seda para los grandes empresarios y delincuentes de cuello blanco”.
Habrá que recordar que la ideíta del buzón se le ocurre a la ministra cuando en España la gente está asqueada, alarmada y rebasada por los casos de corrupción. Al tiempo, se conocen hechos como los siguientes:
    • En España en el año 2012 se han evadido más de 300 mil millones de euros, según los datos del FMI
    • Seis de los siete grandes bancos que operan en el país poseen filiales en paraísos fiscales y manejan dinero negro y criminal
    • Todas las empresas del Ibex 35 tienen filiales domiciliadas en los paraísos fiscales para no tributar a la Hacienda Pública
    • Muchos deportistas de élite, al tiempo que ondean la bandera con patriotismo deportivo, ponen sus cuentas en paraísos fiscales para no pagar impuestos en España
    • Los paraísos fiscales ocultan un tercio del Producto Interior Bruto mundial, cerca de 24 billones de euros
    • Al Rey, primer patriota del país, se le descubre una cuenta secreta en un banco suizo y no pasa nada
    •  Los inspectores de hacienda denuncian que en España se pierden 70 mil millones de euros, que no se recaudan por el fraude fiscal existente y que afecta sobre todo a las grandes fortunas y a las grandes compañías empresariales
    • Felipe Gonzalez y José María Aznar unen a su pensión vitalicia como expresidentes de gobierno, de 82 mil euros anuales, sus retribuciones como miembros de los Consejos de Administación de Gas Natural y de Endesa, por los que reciben cada uno mas de 125 mil euros anuales
    • La corrupción llega a cotas inimaginables, afectando de lleno a la Corona, a la Presidencia y al Gobierno, a Comunidades Autónomas y a algúnAyuntamiento remoto.
92.000 personas que se califican como ricos, el 0,001 de la población mundial, una gran parte de estos con domicilio en Europa, en sus paraísos fiscales.
Si todo este dinero pagara algún impuesto, se acabaría con el hambre en el mundo y no habría que recortar políticas sociales.
El gobierno del que usted forma parte, con su presidente y varios de sus ministros de la mano, está en manos de las grandes empresas, cobrando sobresueldos multimillonarios, incompatibles con la exclusividad que tienen los ministros del gobierno por ley.
Sin ninguna autoridad política ni moral, no solo pide sacrificio a la ciudadanía, sino que la emprende contra los y las ciudadanos y ciudadanas, con el argumento de perseguir el fraude de pequeña escala que la gente necesita para vivir y que no le alcanza para hacerlo con dignidad.
Señora ministra, hay hambre en España y bolsas de desnutrición infantil. Su respuesta, y  no digamos la de su portavoz parlamentario, el señor Hernando, es Marca España:
La inquisición, el delatar, el hacer el chivato, “el todos contra todos”.
La España de la expulsión de moriscos y judíos, del saqueo de América latina, de los especuladores, de los señoritos rentistas, de la moral ultracatólica, de la persecución del débil, de las dos varas de medir, esa es su Marca España, casposa y reaccionaria.
Así seguimos…¡Qué poco hemos cambiado como país! es como un río Guadiana, en el que aparecen ustedes y volvemos a las andadas. Ustedes estimulan lo peor del ser humano, el chivatazo, la envidia, la insolidaridad, y la intolerancia.
Un gobierno con un presidente y ministros comprados por las grandes empresas es normal que devuelva favores a estas y empleen el látigo contra los que mantienen materialmente con su esfuerzo el país, los y las trabajadores y trabajadoras.
Es asombroso que usted no haya comparado los niveles de fraude que se dan en cada caso, para orientar las medidas hacia aquellos casos de fraudes voluminosos.
Un poner:

    • ¿Cuántos jornales tendría que dar un pensionista agrario, a 42 euros cada uno, para alcanzar los 42 millones que Bárcenas tiene en el extranjero?
    • ¿Qué número de chapuzas tendría que hacer un albañil en desempleo para equipararse a los 300 mil millones de fugas de capitales que se han producido en 2012?
    • ¿Qué salario tendría que ganar un camarero de la costa para equipararse a los que se embolsan los dos ex presidentes del gobierno, Felipe González yJosé Mª Aznar, los únicos a los que les permiten esa compatibilidad?
    • ¿Cuántos subsidios y ayudas familiares representan los EREs sobre los que se han hecho fraude en Andalucía?
    • ¿Cuántas horas detrás de una barra tendría que echar un camarero para acercarse a la mareante cifra de 350 mil euros anuales libres de impuestos que recibe la directora del Fondo Monetario Internacional? Esta señora se permite, como la buitre carroñera que es,   recomendar que se baje el 10% de los salarios de los trabajadores
    • Todos los casos de corrupción entre políticos catalanes, los hijos de Pujol llevando mochilas de dinero a paraísos fiscales, algunos políticos en las Islas Baleares, el duque Empalmado… darían para alicatar un gran número de cuartos de baño.
Señora ministra, los españoles y españolas deberíamos formular la gran denuncia contra Mariano Rajoy y su gobierno por fraude económico, fiscal y electoral
¿Quién si no es el mayor defraudador del país? Es este gobierno, aunque en materia de trabajo le asesore la Virgen del Rocío.
Creíamos que no se podía caer más bajo, pero usted, señora Báñez, ha demostrado que sí y sus pretensiones no son otras que las de convertir España en un gran plató de Gran Hermano.
El buzón que debería abrirse es el de las urnas, para dar la palabra a la ciudadanía. Con la dimisión de Rajoy y su gobierno se abriría una nueva etapa, donde dejaremos atrás de una vez esa Marca España que persigue a la ciudadanía, la engaña, la vigila, la delata, la saquea de sus derechos sociales y privatiza los bienes públicos de todos, recortando las libertades, como ha figurado siempre en todos los manuales de las castas dominantes de este país. La dimisión del gobierno y la realización de unas nuevas elecciones tiene que abrir el camino a un Proceso Constituyente, que desemboque en una democracia real donde la defensa de lo común, sin marca, sea de una vez por todas el futuro de España.

Antonio Romero Ruiz
Coordinador de la Red de Municipios por la III República