23 de agosto de 2013

Digo yo

Benito Rabal (Mundo Obrero)
Digo yo que si la nueva ley de la enseñanza que estos fascistas del partido de la putrefacción se han sacado de la manga sirve, según lo que pregonan, para evitar el fracaso escolar y mejorar la calidad de la educación en este país, ¿a qué viene que se incluya la enseñanza de la religión católica como asignatura evaluable si, como se ha demostrado a lo largo de los últimos siglos, fe y razón se toman, como se dice en mi pueblo, el chocolate de espaldas? ¿Qué leches va a mejorar la educación de nuestros hijos e hijas el saber que ese niñodequiéneres todo vestido de blanco es fruto del apareamiento de una paloma con una virgen? Y es más, quién no lo sepa va a suspender y no va a poder conseguir una beca para seguir estudiando, porque semejante sandez se equipara con el conocimiento de la geografía, la historia o las raíces cuadradas.


Se me ocurre, sin embargo que si lo que se quiere es mejorar la calidad de la enseñanza, bastaría con suprimir la obligación de impartir clase de religión católica –y su alternativa- durante hora y media semanal y ese tiempo dedicarlo a la materia de música y drama, con lo que se mejoraría tanto la comprensión matemática como la lingüística. Claro que eso sería acercarnos al ideal de formar seres humanos y aquí lo que se pretende es formar esclavos. Y en cuanto al dinero que falta para las becas de comedor, las de libros y las universitarias, con cerrar el grifo a la escuela concertada, solucionado.

Digo yo que no me cuadra que privatizando la sanidad pública, se acabe con el déficit que se supone nos causa, sin alterar ni su calidad ni su universalidad, porque si la empresa o empresas que se queden con la gestión sanitaria tienen que ganar sus eurillos y el dinero que aportamos a la sanidad va a ser el mismo o menor, ¿de dónde van a sacar el beneficio?. Hay que ser muy tonto para no saber de dónde. ¿Qué usted tiene una úlcera de duodeno? Eso con un paseo diario se le quita. ¿Qué un cáncer de mama? ¡A jugar al parchís!. ¿Qué necesita una prótesis para el brazo? ¡Pero hombre de dios, mire usted a Cervantes, manco y escribió el Quijote…! Así y no de otra forma van a sacar los beneficios.

Digo yo que si esta descomunal estafa global que se empeñan en llamar crisis la ha causado la voracidad de la Banca, ¿cómo es posible que tengamos que ser nosotros quienes paguemos lo que ellos llaman pérdidas y que no son sino una merma en sus ganancias? El dinero que nos cuestan los intereses del rescate bancario, ¿no debían de pagarlo los Bancos en vez de nuestros bolsillos? Porque que yo sepa, la Gran Usura sigue acumulando beneficios a nuestra costa. Claro que se me ocurre que no domiciliar recibos, no usar la tarjeta de crédito, no aceptar cheques, no comprar a plazos, o guardar el poco dinero que tengamos debajo de un ladrillo o en la olla express, que tampoco creo que nos haga falta mucho más espacio, sería una solución -simple y tonta ya lo se- para, al menos, plantarles cara.

Digo yo que, si nos van a quitar las pensiones, ¿a qué seguir pagando las cuotas de la seguridad Social? ¿Alguien conoce a alguien que compre un kilo de peras sabiendo que no se las van a dar? Pues lo mismo.

Y así podría seguir diciendo muchas cosas. Cosas obvias y, tal vez, un poco de andar por casa, soy consciente.

Pero es lo que es y así nos va.