31 de agosto de 2013

El Foro por la Memoria de León inaugurará el Monumento a los fusilados del franquismo en León el 12 de octubre

Tras casi una década de espera, la Asociación Foro por la Memoria de León inaugurará el Monumento “Capilla Laica” a las personas fusiladas por el franquismo en el Cementerio de León el sábado 12 de octubre a las 12 horas. Hace ya 9 años, el 4 de noviembre de 2004, Foro por la Memoria de León presentó una moción para la construcción de este monumento en memoria de los represaliados y fusilados por el franquismo, que fue aprobada en pleno municipal del 11 de marzo de 2005 por unanimidad de todos los grupos políticos del Ayuntamiento de León. Todos estuvieron de acuerdo en que con este memorial “León saldaba su deuda histórica” con las víctimas del franquismo que habían luchado y defendido la legalidad democrática de la República.


Gracias a los listados aportados por investigadores, como Wenceslao Álvarez Oblanca y Secundino Serrano, a los extraídos de archivos históricos con la colaboración de la Asociación AERLE, a los que han ido facilitando los propios familiares y al libro de registros del cementerio, se ha logrado desvelar la identidad de los más de 1.500 “paseados” leoneses y leonesas que figuran en el monumento.

Quienes habían permanecido fieles a la legalidad eran juzgados como rebeldes, mientras que quienes los juzgaban eran los que habían apoyado el golpe de estado. Fueron apresados, casi siempre maltratados hasta la agonía y luego fusilados, aunque su muerte consta en los registros del cementerio de León como «parada cardíaca».

De esta masacre no existe ni una sola referencia histórica en la ciudad. Por eso el Foro por la Memoria de León ha pretendido con este Monumento recuperar la memoria de todos los paseados que fueron enterrados en la fosa común del cementerio de León y que ahora yacen bajo modernas construcciones de nichos.

La obra que se inaugura el 12 de octubre está construida a modo de “Capilla Laica” en la que las familias y la sociedad en general, puedan rendir tributo a la memoria de aquellos que fueron represaliados por la defensa de la legalidad republicana y de una sociedad más justa y democrática. Dos grandes muros de hormigón convergentes forman sus paredes laterales, separando este espacio del resto del cementerio, cerrando un recinto destinado a la meditación y el recuerdo. El interior está recubierto de lamas de madera, en las que se intercalan las placas de metacrilato donde consta el nombre, los apellidos, la edad, el lugar de nacimiento y la fecha en la que perecieron las víctimas de la represión franquista.

La construcción de este Monumento responde a la demanda de decenas de familiares de represaliados durante el franquismo, que en su día se pusieron en contacto con el Foro por la Memoria de León, manifestando su deseo de que se dignifique su memoria. En esta década de espera, muchos de los familiares de los más de 1.500 fusilados que han apoyado esta iniciativa han ido falleciendo sin poder ver plasmada una de sus luchas fundamentales: rendir tributo a la memoria de aquellos que fueron represaliados por la defensa de la legalidad republicana y de una sociedad más justa y democrática.