5 de agosto de 2013

Los ecologistas denuncian el juego de intereses tras la reforma energética

Los ecologistas denuncian el juego de intereses tras la reforma energética

PÚBLICO Madrid 31/07/2013 16:14 Actualizado: 31/07/2013 16:53


Los ecologistas aseguran que la reforma no solucionará los problemas del sector. EFEANUNCI


Los principales grupos ecologistas han rechazado de pleno la reforma energética y han denunciado que el Gobierno mantiene un diálogo continuo con las grandes empresas del sector eléctrico y que la hoja de ruta medioambiental responde sólo a "intereses económicos de las grandes compañías eléctricas y no al interés general". "No va a solucional los problemas del sector eléctrico", han manifestado.
En un comunicado, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/Birdlife y WWF han considerado que España seguirá importando y quemando combustibles fósiles en una senda medio ambiental, económica y social insostenible, que además "imposibilita que cualquier persona pueda producir su propia energía de forma limpia", de acuerdo con el Real Decreto sobre autoconsumo.
"Incluso el no registrarse como autoconsumidor en el Ministerio conllevará incurrir en una falta muy grave tipificada con una sanción de hasta 60 millones de euros", han opinado.


Además, las ONG ecologistas denuncian que el paquete normativo está diseñado para "frenar en seco" el desarrollo de las energías renovables "a favor de las tecnologías sucias (gas, carbón y uranio)" y la "absoluta falta de transparencia" mostrada por el Ministerio de Industria, que ha otorgado sólo diez días para presentar alegaciones a la normativa.
"La reforma energética propuesta por el Gobierno va contracorriente de la tendencia internacional de apoyo a las renovables como motor económico de futuro", sostienen. "El extenso paquete normativo, presentado en poco más de una semana, culpa de los males del sistema al desarrollo de las energías renovables y al descenso de la demanda eléctrica. Mientras tanto, nada dice de losenormes beneficios de las eléctricas en un mercado distorsionado, muy poco transparente, y controlado por cinco grandes empresas".