1 de octubre de 2013

Fernando Magán: La visita del equipo de la ONU, un respaldo a las víctimas y a las asociaciones de la Memoria Histórica

Fernando Magán: La visita del equipo de la ONU, un respaldo a las víctimas y a las asociaciones de la Memoria HistóricaPDFImprimirE-mail
Nuestra Memoria La ley de la memoria
Escrito por Ramón Pedregal Casanova   
Martes, 01 de Octubre de 2013 04:03
© Mariano CastejónFernando Magán es un abogado comprometido con las causas más justas y parte de su carrera ha transcurrido en la defensa de la Memoria Histórica Democrática ocupándose de las víctimas del franquismo en todos los ámbitos a los que ha sido llamado.

Ahora forma parte de los abogados que colaboran con el equipo de la ONU que ha llegado a España con el fin de conocer de primera mano la situación de víctimas y familiares caídos por la represión franquista y el abandono en el que se encuentran por parte de las autoridades españolas, equipo de Naciones Unidas con el que se reunieron en el hotel en el que se alojaban, en la plaza de Neptuno de Madrid, miembros de la Comisión de la Verdad, de la Plataforma contra la Impunidad de los Crímenes del Franquismo, de la Asociación La Comuna y varios firmantes de la querella argentina, entre ellos querellantes de primera hora como Fausto Canales e Hilda Farfante; y, junto a ellos, Víctor Díaz Cardiel, Julián Rebollo, Julio Recuero, Fran Pérez, Javier Ruiz, Jaime Ruiz, Cristina Almeida y Emilio Silva. Mientras tanto, y respondiendo al llamamiento “Díselo a la ONU”,  más de un centenar de personas permanecieron concentradas ante el hotel en apoyo de los miembros de las asociaciones por la Memoria Histórica que se entrevistaron con los integrantes del equipo de la ONU.


¿Qué opinión te merece la llegada de la delegación de la ONU a Madrid interesándose por conocer de primera mano, a través de las víctimas, familiares y abogados de Derechos Humanos, lo relacionado con los crímenes del franquismo?
Aunque la actual llegada del grupo de trabajo sobre desapariciones forzadas, dependiente de la ONU, se enmarca dentro de las visitas periódicas que este organismo realiza a nuestro país, su mantenimiento a la fecha es una clara expresión del interés del grupo por la situación en nuestro país sobre la materia y esto no deja de representar un respaldo a la labor realizada por víctimas y asociaciones y la búsqueda de una forma de avanzar en conocer la verdad de los hechos e incidir en el Estado para que aplique la legislación internacional.
Por otro lado, la actual visita incorpora una importante novedad. Hasta ahora el grupo de la ONU solo había tenido en consideración las desapariciones ocurridas con posterioridad a 1945, fecha de constitución de este máximo organismo internacional y, a partir de esta visita, serán examinadas otras desapariciones forzadas ocurridas a partir del alzamiento militar.
Por tanto, la llegada de la delegación no deja tener una especial importancia por renovar la presencia en España sino también es cualitativamente importante por periodos de información que recogerá.
¿Tendrá consecuencias?
Obviamente, los expertos de la delegación llegada a España tendrá que redactar un informe sobre su estancia y, además, motivará que sus investigaciones se hagan sobre un número mucho mayor de víctimas que las examinadas en periodos precedentes.
¿Dónde es más débil el gobierno con el caso de las víctimas del franquismo, interna o externamente?
El gobierno y las instituciones del Estado español son más débiles y vulnerables en el ámbito internacional. Estamos considerados en el mundo como un país democrático y garante de los derechos de sus ciudadanos.
Pero, pese a ello, entramos en la llamativa contradicción de que no solamente la Administración de Justicia, el Congreso de los Diputados y el resto de los poderes públicos no proporcionan a las víctimas del franquismo una protección e investigación de carácter amplio, con medios de carácter público, sino que éstas, expresamente, han eludido y justificado darles reparación, en aras de un argumento que es puramente metafísico, no dañar la tantas veces repetida reconciliación de los españoles. Por ello, se precisa presión que provenga de organismos internacionales sobre las instituciones españolas.
¿Puede incidir este viaje sobre el proceso seguido en Argentina?
Formalmente, son dos vías claramente diferenciadas. El grupo de la ONU a quien observa y formula recomendaciones es al propio Estado español. Y el proceso que se sigue en Argentina está encaminado a dar amparo a las víctimas y perseguir la larga impunidad de los autores de delitos muy graves y prolongados ocurridos en España durante la Dictadura del General Franco.
No obstante, no se puede ignorar que, de hecho, ambas se retroalimentan en convencimientos sobre los hechos e impulsa las actuaciones de los promotores.
El pueblo español ocupa un lugar destacado en el mundo por número de desaparecidos. Según parece, se calcula en torno a 140.000, a los que se suman más de 300.000 fusilados, 1.000.000 de presos, 30.000 niños robados, 500.000 exiliados ¿Cómo ha soportado o soporta tanta desgracia causada por los golpistas militares, patronos, iglesia, y colaboracionistas?
De forma objetiva me es difícil dar una respuesta lo suficientemente constatada. Pero me atrevo a asegurar que la larga y cruel Dictadura franquista, con sus bárbaros métodos de exterminio, en su dura represión, y en la total anulación de los derechos democráticos llevó al pueblo a la resignación. Entiendo que es la raíz de aquella situación. Podemos observar que estuvo traducida primero en el exilio, luego en una inmensa emigración y en la existencia de una gran mayoría sin derechos sociales básicos, bajo un aparato represivo desproporcionado y arbitrario.
Volvamos un momento al juicio abierto en Argentina. Por la genética antidemocrática que conforma a los gobiernos que vienen de la “transición” es de imaginar que ni el gobierno, ni el fiscal, ni los jueces permitan la puesta ante la Justicia Argentina, de los asesinos, torturadores e inductores franquistas. O, por el contrario ¿Pueden vencerse esas resistencias del franquismo?
De hecho, la fiscalía ya se ha opuesto a la detención y todo hace pensar que la AN resolverá también que no procede la extradición. No obstante, hemos de tener muy presente que la justicia española debe colaboración a la justicia argentina por razón de sus mutuos compromisos. Esta contradicción también ha de ser aprovechada para ahondar en la brecha de la condena al franquismo y la justicia para todas las víctimas que causó.
¿ONU y Justicia Argentina, esperan respuesta positiva en la sociedad española, en las instituciones, o están llamando a la puerta de la conciencia de éste nuestro pueblo tan callado? ¿Qué nos hace falta?
Tanto el informe de la delegación de la ONU como la querella en Argentina responde a la legalidad, es decir, a un proceder obligado, incluso, a veces, hasta imperativo. Por tanto, su actuación no es una llamada a la conciencia colectiva española, son procedimientos legales. Pero ello no quiere decir que estos avances no sean motivadores socialmente y que ello fortalezca nuestra posición con nuevas iniciativas. Entiendo que estamos en un momento más bien novedoso que debe superar las adversidades recibidas dentro de España, donde, por nosotros mismos, solo puede ser posible este objetivo y otros en tanto en cuanto pueda producirse un cambio de sistema político.
Fernando Magán ¿quieres añadir algo más?
Sí, brevemente. Quiero hacer una llamada a la colaboración entre víctimas, grupos, asociaciones, etc. a objetivos simples pero de importancia:  La elaboración de cuestionarios a remitir al grupo de trabajo sobre desapariciones forzadas de la ONU, teniendo en cuenta los nuevos criterios de cómputo de fechas; la elaboración de un proyecto para la creación de un organismo interno que se ocupe de la búsqueda de personas desaparecidas, algo que existe en todos los países donde han sucedido hechos que han causado esta clase de víctimas; la elaboración de informes y la adecuación de otros existentes para que el Comité de Derechos Humanos de la ONU haga pronunciamiento sobre los crímenes de la Dictadura franquista….
Concentración de apoyo a la víctimas del franquismo