17 de diciembre de 2013

El PP bloquea en solitario la propuesta para combatir la pobreza energética




El PP bloquea en solitario la propuesta para combatir la pobreza energética

El PP bloquea en solitario la propuesta para combatir la pobreza energética


17 de diciembre de 2013



MADRID// El Partido Popular ha anunciado que rechazará la propuesta de ley que el grupo parlamentario Izquierda Plural ha llevado esta tarde al Congreso. Ha sido el único partido que se ha opuesto a tomar en consideración esta propuesta que aportaba diferentes medidas para luchar contra la pobreza que ya sufre uno de cada cuatro españoles y que va en aumento.
El diputado del grupo parlamentario popular, José Flores, ha comenzado su intervención solidarizándose con aquellos que sufren las consecuencias de la crisis en forma de pobreza energética, que ha reconocido que han crecido exponencialmente desde el inicio de la crisis. Sin embargo, ha considerado que con la reforma de ley energética que elaboró el Ministerio de Industria, Energía y Turismo y que aún se está debatiendo, ya se ofrecen suficientes herramientas para luchar contra la pobreza energética.


Asimismo, ha querido recalcar que el Gobierno “trabaja muy duro y desde hace mucho tiempo“ para garantizar una mayor protección social a partir de medidas estructurales. “Y me gustaría destacar la reforma laboral –ha dicho- ya que no hay mejor política social para luchar contra la pobreza y la exclusión que construir un nuevo modelo de relaciones laborales que frene la destrucción de empleo, siente las bases para creación de empleo estable y de calidad y favorezca la competitividad“.
Con su propuesta de ley, Izquierda Plural pretendía que se regularan los suministros básicos del hogar para establecer mecanismos que primaran el ahorro y penalizaran el consumo ineficiente, y garantizar que las tarifas de la luz, el agua o el gas no se convirtieran en un “objeto de mercado“. Para ello, proponían establecer precios sociales e incluir elementos de fiscalidad energética que favorezcan a las familias con ingresos más bajos.
Precisamente, respecto de la merma de poder adquisitivo y el encarecimiento de la luz ha sido de lo que ha querido hablar el diputado socialista Pedro Sánchez, quien ha acusado al Gobierno de haber tratado de “tapar, ignorar, cuando no de agravar la pobreza energética“. Ha puesto como ejemplo dos noticias que se han conicido hoy. Por un lado, el anuncio del ministro de Industria, José Manuel Soria, quien, a pesar de que hace pocas semanas aseguró que no iba a aumentar, ha tenido que contradecirse para confirmar que el recibo de la luz subirá en enero un 1,3%.
“Este anuncio –ha continuado Sánchez- coincide con un dato publicado hoy por el Instituto Nacional de Estadística que toca de lleno la pobreza energética“. Se refería a que, según estos datos, el coste laboral medio por trabajador y mes (que incluye conceptos como su salario o la cotización a la Seguridad Social) se ha reducido un 0,3% en el segundo trimestre de 2013, lo que supone que ya son cinco los trimestres consecutivos de bajada.
Laia Ortíz, diputada por Izquierda Plural, ha propuesto, entre otras medidas, implantar un bono social eficaz cuya concesión se base en la renta familiar, garantizar el suministro de energía en momentos críticos, como puede ser el invierno y elaborar un plan global contra la pobreza energética cuyo objetivo sea el de garantizar el derechos de los ciudadanos a los suministros básicos del hogar.
Según aseveran en su propuesta, los “ayuntamientos y las entidades sociales incrementan las ayudas destinadas a urgencia social“, sobre todo en lo relativo al pago de facturas de la luz, el gas y el agua. Mientras tanto, las grandes empresas españolas han incrementado sus beneficios hasta un 6,78%, mientras que en el resto de la Unión Europea la media ha sido del 2,62%. Además, no ofrecen datos sobre cuántos de sus clientes no pueden hacer frente a sus pagos y, por tanto, se quedarán sin suministro lo que ahondará en su pobreza energética.
Qué es la pobreza energética
Según se define en esta propuesta normativa, la pobreza energética aparece cuando en un hogar no hay dinero para pagar la suficiente energía como para cubrir las necesidades básicas o cuando se destina una parte excesiva de los ingresos familiares a pagar la factura energética de una vivienda. Este fenómeno, en cifras, afecta actualmente a cuatro millones de españoles y, según denuncia la Izquierda Plural, irá en aumento dado el descenso de poder adquisitivo en el que se está traduciendo la crisis para la mayoría de la población, así como lapermanente subida de los servicios básicos de agua, luz y gas. Y es que, tal y como ya documentó Cruz Roja, desde 2010 hasta 2012, el gas aumentó un 22%, la luz un 34%, el agua un 8,5% y el precio de la bombona de butano se incrementó en un 23%.
Además, según un informe publicado por Eurostat, la factura eléctrica en España es un 105% más cara, de media, que en el resto de los países de la Unión Europea. Entre 2006 y 2012, el pequeño consumidor español tuvo que abonar un 88% más por el recibo de la luz que el resto de los ciudadanos europeos.
Este tipo de pobreza suele permanecer oculta, primero porque se da en la intimidad de los hogares, y segundo porque suele estar interrelacionada con otras manifestaciones de carencia de recursos y con la exclusión social, por lo que se diluye en ellos. Sin embargo, tiene graves consecuencias sobre la salud y la economía de las personas.
Al no poderse pagar suministros como el del agua caliente, la luz o el gas, además de la falta de higiene, la pobreza energética obliga a quienes la sufren a elegir entre pagar la electricidad o comprar comida ya que no pueden correr con los gstos de ambas partidas, aunque también puede generar sobreendeudamientos y devenir en aislamiento social.
Las consecuencias más graves de este fenómeno afectan, finalmente a la salud de las personas. Dado que las viviendas no están bien climatizadas, la población que es víctima de esta clase de pobreza corre riesgo de contraer enfermedades respiratorias, que si no se curan bien, sumado a una posible malnutrición, también puede conllevar su muerte prematura. De hecho, en 2011, se estima que entre 2.300 y 9.300 personas fallecieron por esta causa cuando, en este mismo año, se registraron 1.480 muertes por accidentes de tráfico en España.
La Marea es editada por una cooperativa de periodistas y lectore