26 de enero de 2013

Debate sobre el “Dret a decidir”




*Pepe Gutiérrez-Álvarez
El asunto de la consulta por el “Dret a decidir” en Cataluña –un hecho insólito en esta democracia hecha a la medida de un sistema en el que todo está atado y bien atado-, está al orden del día. Se habla de ello donde antes se hablaba del tiempo, del fútbol, y puede entretener la cola de una panadería. Sin embargo, la “opinión pública” se sigue expresando casi exclusivamente por los latifundios mediáticos por los que, de tarde en tarde, se cuela alguna liebre. Aunque últimamente las aguas están un poco más agitadas., lo cierto es que el pueblo trabajador hace mucho tiempo que no cuenta apenas con plataformas propias desde la cuales debatir. Por lo tanto, todo lo que se haga para paliar esta deficiencia, llevando el debate hasta donde sea posible, es una prioridad. Desde este punto de vista, creo que hay que resaltar el valor de la conferencia-debate organizada por la Assemblea del barrio barcelonés de La Marina, al que me referí en un artículo anterior intitulado “Notas para una conferencia sobre el “Dret a Decidir”, y al que me remito.

Medias tintas y desinformaciones sobre el sueldo del rey


César Pérez Navarro (Tercera Información)
La agencia Europapress enviaba esta mañana una nota titulada: "El Rey volverá a gana r 2013 casi 300.000 euros brutos y el Príncipe, la mitad", con el encabezamiento "el presupuesto de la casa Real se reduce un 4%". La reacción de los medios de comunicación a esta noticia y el tratamiento informativo de la misma es de libro. Serviría incluso para impartir una lección sobre sesgo y manipulación. Los datos son claros tal y cómo se leen en Europapress:

Sócrates y Trasímaco


Julio Anguita (Mundo Obrero)
En el libro I de La República de Platón (427- 347 a C.) aparece un diálogo entre Sócrates y Trasímaco, orador y maestro de retórica. En el texto, Trasímaco mantiene que la Justicia es el medio del que se vale el que manda para obtener provecho del que obedece; la justicia no es otra cosa que lo más conveniente para el más fuerte, el cual consigue que los dominados asuman como propios los valores y propuestas del dominador; es decir el poderoso hace pasar por contenido ético de Estado sus propios intereses. Sócrates, sin mostrar desacuerdo con esas afirmaciones, matiza que, en ocasiones, la voluntad del más fuerte transformada en Derecho es de imposible cumplimiento por el autor y beneficiario de la situación.